+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

“Soy Sacerdote del Hogar”.

“Soy Sacerdote del Hogar”.

……Yo y mi casa serviremos al Señor”.

Josué 24:15

 

“El padre es el sacerdote del hogar”:

Esta es una oración gramatical que escuchamos con mucha frecuencia, suena hermosa a los oídos, pero seria más hermosa si esto fuera una realidad hoy.

¿Qué significa esto que el padre es sacerdote del hogar?, intentaremos dar respuesta a esta pregunta basado en la palabra de Dios. La función sacerdotal en el antiguo Testamento observaba dos aspectos muy importantes relevantes y sobresalientes a la vez: En primer lugar, el sacerdote ofrecía Sacrificios por si mismo, lo cual le permitía mantenerse limpio y sin manchas; en segundo lugar, el sacerdote ofrecía sacrificios por los demás.

Esto significa que el sacerdote tenía que tener una vida moral intachable para ejercer su ministerio por los demás. No hay autoridad moral ni espiritual en nuestro rol de padre y sacerdote si no estamos cerca del Señor, si no hemos cultivado en nuestra propia vida los principios y valores que deseamos ver en nuestra familia hoy. Padre, Dios te ha colocado a ti para ejercer una hermosa labor sobre nuestra familia, Dios nos ha puesto como sacerdotes, no para imponer autoridad sino para ejercer un ministerio que va desde prever para las necesidades materiales, sentimentales, hasta las espirituales. La autoridad no se impone por la fuerza, se gana a base del ejemplo en todo, “Pero tú preséntate como ejemplo en todo” le dice Pablo a Tito.

El himno dice “Danos un bello hogar, donde el padre es fuerte y fiel”; una hermosa mezcla de fortaleza integral y fidelidad. En la palabra de Dios encontramos muchos ejemplos de familias, ninguna es perfecta, sin embargo hay una que llama la atención, especialmente por la función sacerdotal que el padre ejerce sobre su familia; se refiere específicamente a Josué cuando dice: “….pero yo y mi casa serviremos a Jehová” Josué 24:15, de esta declaración de principios de Josué que es considerada un hito en la historia, podemos sacar varias conclusiones sobre el rol sacerdotal del padre:

  1.  El padre como sacerdote reconoce que la familia tiene su origen en Dios.
  2.  El padre es el director espiritual de la familia, es quien dicta las pautas espirituales. Josué reconoce con sus palabras que el rol le es asignado por Dios. Es decir, el se reconoce no solo como líder espiritual de su pueblo, sino como el sacerdote de su   propio  hogar, “Yo y mi casa serviremos a Jehová”
  3.  El padre como sacerdote es el “reflejo de Dios” para su esposa y sus hijos, porque fue creado a la imagen y semejanza de Dios.
  4.  El padre como sacerdote debe interceder regularmente por su familia ante Dios “…Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días”. Job 1:5

El padre como sacerdote debe ser ejemplo del estilo de vida que espera que su familia viva por eso el dice “Yo”, se pone en  primer lugar. Cómo padres no podemos exigir a nuestra familia lo que nosotros no somos capases de hacer. El padre como sacerdote debe conducir a su familia a Dios vale decir es el padre el que debe entregar el mensaje de salvación a sus hijos. La mejor herencia de un padre es que el lleve a sus hijos a los pies de Jesucristo. ¿Lo ha hecho?

Recuerde que herencia del Señor son nuestros hijos. Usted y yo daremos cuenta a El de cómo hemos sido como padres de los hijos (as) que Dios nos dio. El padre como sacerdote conduce a su familia para ser ejemplo a otras familias que no conocen al Señor. ¿Se imagina que habría pasado con el pueblo de Israel si su líder no hubiese sido sacerdote de su propio hogar primero. Josué fue un ejemplo en todo, dirigió a su familia en los principios divinos y esto sirvió de base para las demás familias del pueblo. Su influencia se extendió hasta el día de hoy.¡OH influencia que grande eres! Se me había olvidado: “Feliz día del papá”, Dios te bendiga; y nunca olvides: Eres sacerdote de tu hogar, Dios el día de mañana nos pedirá cuenta sobre nuestro rol sacerdotal. Se ha preguntado usted varón ¿Dónde estás tú? ¿Estás siendo sacerdote? Es la pregunta que Dios nos hace cada día.

Un padre Cristiano debe:

  • Presentar a Cristo a su hijo(a)
  • Orar diariamente con y por su familia.
  • Proveer biblias para toda su familia.
  • Leer y motivar a sus hijos(as) a estudiar diariamente la Palabra de Dios.
  • Congregarse periódicamente con su familia en la casa de Dios.
  • Servir y motivar a su familia para que juntos honren al Señor.
  • Diezmar y ofrendar, él y su familia.
  • Testificar de Cristo a otros e invitarlos a conocer a Jesús como su único y personal salvador e invitarlos a la Iglesia.


¿Está siendo un padre cristiano? Orar es la llave para pedir sabiduría al Padre celestial.

 

 

Feliz día del Padre.


Manuel Obreque Yáñez

Miembro de la IEP en Puerto Montt. Administrador en Historia y Contingencia IEP, Cuarteto Legado de Esperanza, Cuarteteros en Instagram.