+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

“Solemne Instrucción Al Día De Reposo Y Adoración”

“Solemne Instrucción Al Día De Reposo Y Adoración”

Domingo 3 de marzo de 2019   Lección: Éxodo Cap. 16, versículos 29 al 36. Mirad que Jehová os dio el día de reposo, y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su lugar, y nadie salga de él en el séptimo día. Así el pueblo reposó el séptimo día. Y la casa de Israel lo llamó Maná; y era como semilla de culantro, blanco, y su sabor como de hojuelas con miel. Y dijo Moisés: Esto es lo que Jehová ha mandado: Llenad un gomer de él, y guardadlo para vuestros descendientes, a fin de que vean el pan que yo os di a comer en el desierto, cuando yo os saqué de la tierra de Egipto. Y dijo Moisés a Aarón: Toma una vasija y pon en ella un gomer de maná, y ponlo delante de Jehová, para que sea guardado para vuestros descendientes. Y Aarón lo puso delante del Testimonio para guardarlo, como Jehová lo mandó a Moisés. Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada; maná comieron hasta que llegaron a los límites de la tierra de Canaán. Y un gomer es la décima parte de un efa.

   Comentario general: La introducción del sábado, 16:29–36. El sábado (lit. “reposo” o “descanso”), como día especial de descanso, es una institución distintivamente israelita. Es el séptimo día de la semana. El día fue dado por Dios providencialmente en el desierto juntamente con la dádiva del pan. Llegó como una demostración de la gracia divina; era un día libre del trabajo cotidiano cuando no había necesidad de salir para buscar la comida, y era un día de gozo y gratitud por la bondad del Señor. Originalmente el sábado no era un día de pesadas cargas religiosas (en contraste, ver la época del Señor Jesús); por el contrario, era un día de descanso y renovación (ver Gén. 2:2, 3; también Exo. 20:8–10; 23:12; 31:14–16; 35:1, 2).

   El Señor mandó a Moisés guardar un gomer de maná en una vasija y colocarla delante del Testimonio para que fuera un memorial para el futuro (vv. 32–34; comp. Heb 9:1–5). El Testimonio, otra designación para el Arca del Pacto, no había sido construido todavía (ver 30:36). Entonces, el orden de colocarla ahí fue en anticipación al establecimiento del culto formal.

   Con esta orden el Señor continuó la enseñanza didáctica: La vasija con el maná servía como un recordatorio para Israel de la preservación divina de su vida en el desierto. A la lección de la Pascua se agregó otro elemento al depósito de memorias sagradas. La historia era la arena donde el Señor hacía sus grandes obras redentoras, y por medio de la historia Israel las conservaba para la memoria y las relataba a las generaciones futuras.

   Cronología de Éxodo 16 y la observancia del sábado

   Es sabido que las cronologías son importantes en el Antiguo Testamento. Sin embargo, no siempre se presta debida atención a su significación y consecuencias. En el caso de la narración de Éxodo 16, se mencionan momentos específicos que es necesario tener en cuenta para comprender el relato. El redactor final ha utilizado este capítulo en particular para enfatizar la observancia del sábado y para mostrar que los diversos elementos involucrados en la narración apuntan a la necesidad de respetar ese día.

   El día quince del mes segundo de la salida de Egipto (v. 1) corresponde a un día viernes. La salida de Egipto se había producido el segundo día de la Pascua, es decir, el miércoles 15 de Nisán (el primer mes del año), información que nos viene de Números 33.3. Si se considera que la llegada al desierto de Sin fue en viernes, se podría pensar que la llegada de las codornices se produjo esa tarde, y el maná, en la mañana del sábado. Esto entraría en contradicción con el resto del capítulo, que enfatiza el punto de no recoger en sábado, destacando incluso que en ese día Dios no enviaba ni el maná ni las codornices. En consecuencia, es necesario revisar la sucesión de hechos. Proponemos la siguiente cronología:

   Pensamiento: Solemne instrucción respecto al día de reposo y adoración. Aquí hay que ser franco siempre se ha enseñado que hay que respetar el día del señor, pero nuestros propios pastores no respetan esto porque igual hacen trabajar a los hermanos en las construcciones de los templos, y se falla por ejemplo a la oración de la mañana, a la escuela dominical, y los hermanos llegan cansado al servicio nocturno muchos de ellos llegan solo a dormir al templo en la reunión de noche. Vemos claramente que no se respeta el día de reposo del creyente. Debemos partir por ahí para seguir dando la enseñanza respecto al día de reposo. Solo es un pensamiento en voz alta para reflexionar y que nosotros como creyentes debemos empezar a respetar este día de reposo para dedicarlos de lleno al Señor, porque el Señor es el Señor del día de reposo.

   Se invita a los creyentes a que no abandones sus congregaciones y servicio establecidos de adoración a Dios.

   Referencias: Levítico 25:1 al 3. Jehová habló a Moisés en el monte de Sinaí, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, la tierra guardará reposo para Jehová. Seis años sembrarás tu tierra, y seis años podarás tu viña y recogerás sus frutos. (aquí nos habla del reposo de la tierra).

Levítico 26:1 al 6. No haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella; porque yo soy Jehová vuestro Dios. Guardad mis días de reposo, y tened en reverencia mi santuario. Yo Jehová. Si anduviereis en mis decretos y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra rendirá sus productos, y el árbol del campo dará su fruto. Vuestra trilla alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la sementera, y comeréis vuestro pan hasta saciaros, y habitaréis seguros en vuestra tierra. Y yo daré paz en la tierra, y dormiréis, y no habrá quien os espante; y haré quitar de vuestra tierra las malas bestias, y la espada no pasará por vuestro país. 

Texto: Éxodo Cap. 20, versículos 8 y 9. Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 

1er Titulo:

Dar La Necesaria Atención A Lo Ordenado Por Dios. Versíc. 29 y 30. Mirad que Jehová os dio el día de reposo, y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su lugar, y nadie salga de él en el séptimo día. Así el pueblo reposó el séptimo día. (Léase Isaías 58:13 y 14. Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado.).

   Comentario: ¿Cuál fue la respuesta de Dios? Él reprendió al pueblo y le dio un duro encargo (v. 28).

Þ Los reprendió con una pregunta: ¿Hasta cuándo no querrían guardar sus mandamientos y sus leyes? (v. 28).

Þ Les dio un duro encargo: Tener siempre presente que el Señor mismo estableció el día de reposo. Los hechos estaban claros:

• El Señor había dado seis días para recoger pan, para trabajar (v. 29).

• El Señor exigía que todos descansaran y adoraran el día de reposo (v. 29).

• Fíjese: El pueblo obedeció (v. 30).

   Pensamiento: Dos claras lecciones pueden verse en la experiencia de Israel.

• Debemos obedecer a Dios. Dios quiere que se haga lo que dice, y espera que nosotros lo obedezcamos. Nunca debemos desobedecer a Dios, no deliberadamente, no en rebelión. (Éx. 19.5; Dt. 5:29; 26:16; Jos. 1:8; 1 Sam. 15:22; 1 R. 3:14; Mt. 7:21, 24; Jn. 14.23; 15.10,14; Ap. 22.14).

   Atención: Nota de la lección anterior: • ¿Obedeció el pueblo a Dios? Algunos lo hicieron. Y el maná ni hedió ni se llenó de gusanos (v. 24).

   debemos guardar el día del Señor cada semana (v. 23). El Día del Señor es…

• Un día de descanso

• Un día sagrado dedicado al Señor (v. 23).

   Debemos, por tanto, guardar el Día del Señor. No debemos recoger, es decir, trabajar, en su día. debemos apartar un día a la semana para el descanso y la santa adoración tal como Él manda.

Þ Debemos guardar el día del Señor: (Éx. 20:8; 34:21; Is. 56:2; 58:13-14).

Þ Debemos hacer el bien el día del Señor. (Mt 12.12; Mr. 6:2; Jn. 7.23; 9.14; Hch. 16:13; 17.2).

Þ Los primeros discípulos adoraban a Dios el día del Señor. (Hch. 20:7; 1 Co. 16.2; Ap. 1:10-11).

   Pensamiento: En este pasaje es necesario aclarar algunos concepto y definiciones que están más abajo, no se trata de imponer una doctrina sobre el día descanso sino hacer énfasis que debemos descansar un día a la semana para dedicarlos a la adoración y el servicio a Dios. Bien sabemos que hoy en nuestra era donde se trabaja los siete de día de la semana, eso no quiere decir que Ud. como creyente va desobedecer a las leyes establecidas por el hombre, sino cuando Ud. tenga su día de descanso se lo dedique al Señor de Señores y rey de reyes. Lo que Dios quiere para nosotros los creyentes que no los afanemos tanto en las cosas materiales sino dejémosle lugar a Él como Dios soberano y vivo y real.

Semillero homilético

¿Cómo observar el día del Señor? Isaías 58:13, 14

   Introducción: En años anteriores se debatía mucho sobre las actividades permisibles en el día del Señor. Hoy en día hay mayor flexibilidad en cuanto a las actividades, hasta tanto que se ha perdido el espíritu de reverencia hacia ese día. Los comercios están abiertos, como cualquier otro día de la semana.

   Las actividades deportivas toman prioridad sobre los cultos en muchas partes. Todo esto nos lleva a preguntar, ¿cómo debemos observar el día del Señor?

Debe ser un día de descanso (v. 13a).

El significado básico de la palabra “sábado”.

El cuerpo necesita tiempo para componerse por medio del descanso.

Debe ser un día de alegría en el Señor (v. 13b).

Reconocemos el Señor de la creación.

Agradecemos al Señor la dádiva de la vida.

Debe ser un día de adoración (v. 13b).

Con sumisión al Dios supremo.

Con gratitud por sus bendiciones.

   Conclusión: Debemos tener balance en las actividades con que observamos el día del Señor. Debe haber tiempo para descansar de nuestras labores de la semana, tiempo para adorar al Señor en la iglesia y tiempo para estar con la familia y los amigos.

   Entonces, cuando el sábado sea realmente consagrado a Jehovah, el pueblo se deleitará en su Dios y podrá

tener la victoria sobre los problemas insalvables (vv. 13, 14). Las promesas de Dios tienen el sello de confirmación que comprometen su mismo nombre: Porque la boca de Jehovah ha hablado.

   Definición: 16.23. sábado: Esta palabra traduce el nombre del séptimo día y su raíz hebrea está vinculada con el tema del descanso. Es mejor mantener esta denominación, pues la misma ha sido establecida en el vocabulario regular y refleja bien el sentido del texto. Otras versiones omiten su mención y dicen «es día de reposo» (DHH, con una nota aclaratoria al pie de página), o «día de descanso» (TLA). El resto (NVI, BJ, NBE) mantiene la palabra «sábado». El traductor debe evaluar si en la cultura a la que se dirige la traducción es preferible mantener el nombre «sábado» o si es necesario recurrir a la propuesta de TLA.

   Consagrado: Se refiere a que es un día especial para Dios. DHH, BJ y NVI traducen igual que RV95. Una alternativa a tener en cuenta es «dedicado a» (NBE), que expresa bien el sentido. TLA prefiere «un día para adorarlo», que es una forma menos cercana a la del texto hebreo y que se limita a detallar una sola forma de consagración.

   16.29 Mirad: Es una expresión que puede omitirse (así hace TLA). NVI prefiere «tomen en cuenta», que es una opción aceptable.

   16.30 Reposó: Otros dicen «descansó» (TLA, NBE, BJ). Es el verbo emparentado con la palabra shabat (sábado), que se refiere al descanso ordenado por Dios como práctica ritual, y no a aquel que viene exigido por el cansancio del trabajo.

   Nota: De que el domingo tenga una relación con el sol y con Jesús, no es ninguna coincidencia. El emperador romano Constantino adoraba a Mitra (dios del Sol), pero dice la leyenda que antes de llegar a ser emperador, cuando luchó contra su rival Majencio por el poder, tuvo un sueño en el cual vio una cruz dentro de un sol con la inscripción “vence con este signo”. Constantino adoptó el signo a un estandarte y ganó la batalla, llegando así al poder. Después y por medio del Edicto de Milán (firmado en 313) permitió la libertad del culto cristiano, el cual hasta dicho edicto era oficialmente perseguido por el imperio. Esto favoreció a los cristianos que se desarrollaron mucho a partir de entonces. En el año 321, Constantino declaró que el día del sol (solis dies) fuera de reposo, prohibiendo servicios oficiales, pero permitiendo los trabajos de campo. No lo hace para celebrar el día del Señor, sino para celebrar al Sol Invicto. Los sucesores de Constantino, salvo el emperador Juliano, fueron cristianos y a partir de esta época, la semana se fue cristianizando. Asociaron el día del sol con la resurrección (pues según el evangelio Jesús resucitó la noche después del Sabath), el primer día del Génesis y la luz (del sol). Incluso antes del decreto de 321, hay indicaciones que los cristianos celebraban el primer día de la semana (Hechos 20, 7). Para el año 363 el Sínodo de Laodicea ordenó a los cristianos a trabajar los sábados y santificar los domingos. Ese decreto sólo afectó a unas diócesis de Anatolia. Luego, en 451 (Concilio de Calcedonia), se decretó que todos los cristianos celebraran el domingo en vez del sábado.

   Referencias: Mateo 16:24. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. (el creyente que ama a Dios se va a negar todos los días).

Romanos 8:13. porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. (vivir conforme a la carne es hacer caso omiso las ordenanzas de Dios).

Jeremías 17:21. Así ha dicho Jehová: Guardaos por vuestra vida de llevar carga en el día de reposo, y de meterla por las puertas de Jerusalén. (el hombre necesita un día de descanso es por razones física por ese motivo Dios estableció un día de descanso o de reposo).

2° Título:

Responsabilidad De Conservar Puro El Alimento Divino De Generación En Generación. Versíc. 31 al 34. Y la casa de Israel lo llamó Maná; y era como semilla de culantro, blanco, y su sabor como de hojuelas con miel. Y dijo Moisés: Esto es lo que Jehová ha mandado: Llenad un gomer de él, y guardadlo para vuestros descendientes, a fin de que vean el pan que yo os di a comer en el desierto, cuando yo os saqué de la tierra de Egipto. Y dijo Moisés a Aarón: Toma una vasija y pon en ella un gomer de maná, y ponlo delante de Jehová, para que sea guardado para vuestros descendientes. Y Aarón lo puso delante del Testimonio para guardarlo, como Jehová lo mandó a Moisés. (Léase 1ª de Pedro 2.2. desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación.).

   Comentario: Maná ▬ Conmemoración: Estaba el mandato de que el maná (el pan del cielo) fuera conmemorado.

• Fíjese en la descripción del maná (v. 31).

• Dios mandó que un gomer (dos cuartos de galón) de maná fuera guardado como evidencia para las futuras generaciones (vv. 32-34). Dios quería un testimonio para las futuras generaciones: Un testimonio que declarara cómo Él alimentó a su pueblo después que lo liberó de Egipto.

   Fíjese que Moisés dio instrucciones a Aarón de hacer lo que Dios había ordenado (v. 33), y que Aarón obedeció. Él guardó una vasija de maná hasta que el arca del testimonio fue construida 8v. 349. Fíjese tres artículos serían guardados en el arca del testimonio o como usualmente la llamamos el arca del pacto (la cual sería construida en forma de cofre) (cp. He. 9:4. el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto.)

Þ El maná que era guardado en una urna de oro (Noté no se echó a perder, ni se derritió como fue dado al pueblo.).

Þ La vara de Aarón que reverdeció (Nm. 17:10).

Þ Las tablas que contenían los diez mandamientos.

   Pensamiento. La fidelidad de Dios debe ser testimoniada en el corazón de cada creyente. Dios es fiel. Si le obedecemos, sinceramente lo seguimos, Él cumple sus promesas con nosotros. Él nos cuida y se preocupa por nosotros (Dt. 7:9; 1 R. 8:56; Sal. 36:5; 89:1; 1 Co. 1:9; 2 Ts. 3:3; 2 Ti. 2.13; He. 2.17; 10.23; 1 Pe. 4.19).

   Definiciones: 16:31: Pan del cielo ▬ Pan de Dios, Jesucristo ▬ Maná: Dios prometió alimentar a los israelitas con pan del cielo. Los israelitas llamaron a este pan maná. El maná era semejante a la resina o semilla de culantro. La semilla del culantro es un pequeño grano blanco que se utiliza para sazonar. El sabor del maná era como hojuela con miel (Éx. 16:31) o como hojuelas hechas con aceite de oliva 8Nm. 11.8). El maná podía molerse con un molinillo de mano o triturarse en alguna especie de mortero y cocinarlo o cocerlo en calderas (ollas o teteras de hoy) (Nm. 8:7-8). Fíjese en tres escenas significativas (tres importantes lecciones) que pueden obtenerse del maná.

1. El maná fue pan dado por Dios para salvar a Israel de la muerte física (morir de hambre). Jesucristo es el pan de Dios dado para salvar al hombre de la muerte espiritual. Esto significa que el maná era un tipo del pan del cielo, un símbolo del propio Señor Jesucristo. Fíjese lo que Jesucristo decía de sí mismo:

• Jesucristo dijo que Él es el verdadero Pan del cielo Juan 6.32. Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo.

• Jesucristo dijo que Él es el Pan de Dios que descendió del cielo: Juan 6:33. Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo. 

• Jesucristo dijo que Él es el Pan de vida: Juan 6:48. Yo soy el pan de vida. 

• Jesucristo dijo que Él es el Pan vivo que descendió del cielo Juan 6:51 y 58. Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo; Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente. 

• Jesucristo dijo que quienquiera que comiere, esto es, participase, de Él como _Pan de vida viviría para siempre. Juan 6:58: Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente. 

• Jesucristo dijo que quienquiera que a Él viniese, nunca padecería hambre ni sed. Jn. 6:35. Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. 

2. El maná fue enviado por Dios, pero el pueblo tenía que recogerlo. Jesucristo fue enviado por Dios, pero nosotros tenemos que aceptarlo. (Jn. 1:12; Jn. 3:16; Ap. 3:20).

3. El maná era el pan diario del redimido, el pan sobre el cual harían celebración. Y fíjese, ellos tenían que levantarse temprano para recoger el maná o el sol lo derretía. La ilustración está clara: Los creyentes debemos levantarnos temprano cada día a recoger el maná de Dios, el Pan del cielo. Debemos levantarnos temprano para recibir nuestro alimento espiritual mediante la oración y el estudio de la Santa Palabra de Dios. Y debemos recordar: Cuando salga el sol, el maná se derrite. Las actividades del día comienzan a presionarnos cuando sale el sol. El punto: Debemos levantarnos temprano para alimentarnos del Pan de vida, el Señor Jesucristo. Debemos buscar de Él en la oración y en el estudio de su palabra, buscar de Él temprano cada día (Dt. 4:29; 17:19; Sal. 1:2; 63:6; 104.34; 119:47;143:5; Is. 55:6; Jer. 15:16; Hech. 17:11; Ro. 15.4; 1 Pe. 2:2-3).

   Definición: 16.33 Delante de Jehová: Es una expresión común en el Antiguo Testamento. Tiene varios sentidos y cuando se aplica a Dios se vincula con la idea de “presentar una ofrenda” o “colocarse en humildad frente a Dios”. Algunas versiones prefieren «ante Yahveh» (BJ), o «en la presencia del Señor» (NVI). TLA ha optado por unir los versículos 33 y 34, vinculando esta frase con el testimonio del versículo siguiente. Dice, entonces: «Frente al cofre del pacto», omitiendo la presencia de Dios o asumiéndola como implícita en este objeto que la simboliza. Si el traductor considera que es necesario unificar los versículos a fin de clarificar la traducción, proponemos lo siguiente: “Para colocarla delante de Dios, junto al cofre del pacto”.

   16.34 Del Testimonio: Se refiere a un objeto que recuerda el pacto del Sinaí. Con esta palabra se designan en Éxodo varios objetos, aunque vinculados entre sí, como sucede con el Arca del testimonio (25.22) o con las tablas del testimonio (31.18). En este caso, no se detalla a cuál objeto se refiere, pero el contexto general del libro indica que se trata de una referencia al arca donde se depositaron las tablas de la ley. El problema es que en esta narrativa aún no han sucedido cosas tales como el pacto y la entrega de las tablas.

DHH prefiere traducir «ante el cofre del pacto» (también TLA), para hacer una distinción respecto del arca, que se supone que no existe aún. NBE dice «ante el documento del pacto», lo cual no es recomendable. El traductor debe evitar la forma de RV95, porque no ofrece sentido en castellano. En caso de no optar por unificar los versículos 33 y 34 (TLA), sugerimos seguir DHH.

   Referencias: Daniel 1.8 al 17. Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse. Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos; y dijo el jefe de los eunucos a Daniel: Temo a mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que los de los muchachos que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza. Entonces dijo Daniel a Melsar, que estaba puesto por el jefe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías: Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber. Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas. Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días. Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey. Así, pues, Melsar se llevaba la porción de la comida de ellos y el vino que habían de beber, y les daba legumbres. A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños.

Deuteronomio 8:3. Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre. 

Jeremías 15:16. Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu nombre se invocó sobre mí, oh Jehová Dios de los ejércitos. 

3er Titulo:

Dios Proveerá Bendición A Sus Hijos Fieles Hasta Terminar Su Carrera. Versíc. 35 y 36. Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada; maná comieron hasta que llegaron a los límites de la tierra de Canaán. Y un gomer es la décima parte de un efa. (Léase Salmo 37:25. Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan.; Isaías 33:15 y 16. El que camina en justicia y habla lo recto; el que aborrece la ganancia de violencias, el que sacude sus manos para no recibir cohecho, el que tapa sus oídos para no oír propuestas sanguinarias; el que cierra sus ojos para no ver cosa mala; éste habitará en las alturas; fortaleza de rocas será su lugar de refugio; se le dará su pan, y sus aguas serán seguras.)

   Comentario: Con esta orden el Señor continuó la enseñanza didáctica: La vasija con el maná servía como un recordatorio para Israel de la preservación divina de su vida en el desierto. A la lección de la Pascua se agregó otro elemento al depósito de memorias sagradas. La historia era la arena donde el Señor hacía sus grandes obras redentoras, y por medio de la historia Israel las conservaba para la memoria y las relataba a las generaciones futuras.

   Vv. 32—36. Habiendo Dios provisto el maná para que fuera el alimento de su pueblo en el desierto, debían guardar una cantidad como recuerdo. El pan comido no debe olvidarse. Los milagros y las misericordias de Dios son para recordarlos. La palabra de Dios es el maná por el cual se nutren nuestras almas, (Mateo 4:4. Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.). Las consolaciones del Espíritu son maná escondido, (Apocalipsis 2:17. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.). Estas vienen del cielo, como el maná, y son el sustento y el consuelo de la vida divina en el alma, mientras estamos en el desierto de este mundo. Cristo en la palabra es para aplicarlo al alma y los medios de gracia son para usarse. Cada uno de nosotros debe juntar para sí mismo y debe hacerlo en la mañana de nuestros días, la mañana de nuestras oportunidades; si lo dejamos irse, puede que se haga muy tarde para recoger. El maná no es para acumularlo sino para comérselo; quienes han recibido a Cristo deben vivir por fe en Él, y no recibir en vano su gracia.

   Hubo maná suficiente para todos, suficiente para cada uno, y nadie tuvo demasiado; así, pues, en Cristo hay suficiente pero no más de lo que necesitamos. Los que comieron maná, volvieron a tener hambre, murieron finalmente, y de muchos de ellos no se agradó Dios; mientras los que se alimentaron de Cristo por fe, nunca volverán a tener hambre ni morirán jamás y de ellos se agradará Dios para siempre. Busquemos fervorosamente la gracia del Espíritu Santo para que convierta todo nuestro conocimiento de la doctrina de Cristo crucificado en el alimento espiritual de nuestras almas por fe y amor.

   Definiciones: 16.36 Un gomer es la décima parte de un efa: No hay problemas de traducción, pero es necesario explicar el sentido de este versículo. El autor desea señalar qué es un gomer y lo explica en relación con un efa. Tengamos en cuenta que el gomer aparece sólo en este capítulo en todo el Antiguo Testamento, de modo que era una medida muy poco conocida. Seguramente, el lector de entonces conocía el efa y, en consecuencia, le era sencillo calcular la medida del gomer. La alternativa de TLA puede utilizarse, pues pone en claro la conversión de las medidas.

   El maná

   Esta palabra designa el alimento que Dios envió a los Israelitas en el desierto. En 16.31, el texto hebreo llama a esta sustancia man, tomando la palabra de 16.15 (“¿Qué es esto?”, en hebreo man hu|’). La palabra man (maná) aparece en Números 11. 6-7 con el mismo sentido que aquí. De modo que el nombre “maná” se deriva del versículo 15. Es necesario señalar que man es una palabra extranjera “no hebrea”, de la cual no conocemos, propiamente, el sentido. En arameo es una partícula interrogativa (“¿quién?”), pero tampoco se ajusta al sentido de 16.15, que parece señalar la sorpresa de los israelitas y, por tanto, se traduce “qué […]”. No obstante, la traducción es tentativa.

   El carácter milagroso de la aparición de este alimento ha contribuido a que su designación también quedara envuelta en cierta oscuridad. La forma adquirida en occidente, “maná” (con vocal “a” final), viene de la Septuaginta, que en Números 11 transcribe la palabra de esa manera. Con esa forma recibe influencia de otra palabra hebrea que significa “porción”, y así es utilizada tanto en el Antiguo Testamento como en el hebreo moderno.

  En el versículo 31 se describe el maná como semilla de color blanco y de sabor como de miel. Debemos señalar que hasta hoy se conoce en el desierto un producto que surge de ciertas plantas, en las mañanas. El mismo tiene las características de

   Significado de Efa: (heb. Efah [1-3], “oscuridad”; heb. Lfâh [4], una transliteración del egip. ipt). 
1. Nieto de Abrahán por medio de Cetura, e hijo de Madián (Gn. 25:4; 1 Cr. 1:32, 33). Sus descendientes, una tribu madianita del noroeste de Arabia, continuó llevando el nombre de su antepasado (ls. 60:6; registrado como Haiapâ en las inscripciones asirias de Tiglat-pileser III) y eran reconocidos por su riqueza en camellos. 
2. Concubina de Caleb (1 Cr. 2:46). 
3. Descendiente de Judá (1 Cr. 2:47). 
4. Originalmente, una medida de capacidad egipcia adoptada por los hebreos para los granos (áridos). El efa hebreo (Jue. 6:19; Ez. 45:11; etc.) era una unidad básica e igual al bato* en volumen; equivalía a unos 22 litros. El nombre designa tanto el instrumento de medir como la propia medida (Ez. 5:6-10). En Pr. 20:10 y Mi. 6:10 se tradujo como “medida”, pero aparentemente no como una unidad específica sino como de valores honestos en general. En Ex. 29:40, Lv. 14:21 y otros pasajes se habla de “una décima parte

” (heb. iÑÑârôn) de un homer (entre 1, 7 y 2,2 litros). 
   Concordancia Bíblica: Efa v. Medida

• Deuteronomio 25:14 ni tendrás en tu casa efa grande y efa pequeño

• Zacarias 5:6 Y Él dijo: Este es un efa que sale.

   Pensamiento: La fidelidad de Dios durante cuarenta años que nos les falto el alimento, a pesar de que su pueblo no era fiel, pero Dios permanecía fiel a su pueblo incrédulo e obstinado. Ahora para el creyente hay promesas fieles de cuidarnos y alimentarnos hasta el fin de nuestros días si somos fieles, y no los apartamos del Dios vivo y verdadero. Dios proveerá bendición si los mantenemos creyendo en Él hasta siempre. (hasta cuando el venga por nosotros o dejemos de existir en esta vida) pero el requisito es ser fiel a Dios.

   Referencias: 3 Juan 1 al 6. El anciano a Gayo, el amado, a quien amo en la verdad. Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. Pues mucho me regocijé cuando vinieron los hermanos y dieron testimonio de tu verdad, de cómo andas en la verdad. No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad. Amado, fielmente te conduces cuando prestas algún servicio a los hermanos, especialmente a los desconocidos, los cuales han dado ante la iglesia testimonio de tu amor; y harás bien en encaminarlos como es digno de su servicio a Dios, para que continúen su viaje. 

2 Juan 1:4. Mucho me regocijé porque he hallado a algunos de tus hijos andando en la verdad, conforme al mandamiento que recibimos del Padre.

Salmo 132:15. Bendeciré abundantemente su provisión; A sus pobres saciaré de pan.

Filipenses 4:18-19. Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios. Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. 

Amén para la gloria de Dios.

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO

Bibliografía a usar como aporte: Bíblia de Bosquejos y sermones Éxodo 1 al 18. Comentario Bíblico Mundo Hispano. Bíblia de referencia Thompson. Libro de Éxodo Pablo R. Andiñach; Comentario de toda la Biblia, de Matthew Henry.


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.