+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

“Sabio Consejo Al Pueblo Para Fortalecer La Fe En Dios”

“Sabio Consejo Al Pueblo Para Fortalecer La Fe En Dios”

Domingo 16 de diciembre de 2018

    Lección: Éxodo Cap. 14, versículos 11 al 14. Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto? ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: ¿Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto. Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.

    Comentario: Cuando los israelitas se dieron cuenta de que los egipcios venían tras ellos… temieron muchísimo y clamaron a Jehovah (v. 10). El verbo “clamar” siempre indica una queja a causa de una gran angustia. No era una petición de salvación, sino era más bien una queja culpando a Dios por ponerles en tal situación. La debilidad de su fe se hacía evidente. Mientras todo iba bien salieron osadamente (v. 8b); sin embargo, con el cambio aparente de la suerte, culparon a Dios y a Moisés su mensajero. Era más fácil sacar la gente de la esclavitud que sacar la esclavitud de la gente. Los largos años de servidumbre en Egipto habían dejado su marca psicológica sobre la personalidad israelita. En el momento les preocupaba más la seguridad que habían gozado en Egipto (v. 11).

   Mientras vivían la gloria de la salida triunfante, Moisés era un héroe, pero ahora, con el terror, el pueblo lo culpaba por la crisis. Lo culpaba por traerles al desierto para morir. Con amarga ironía le preguntaron: ¿Acaso no había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para morir en el desierto? (v. 11) La respuesta era evidente: ¡Claro que había sepulcros en Egipto! No había otro país en el mundo tan preocupado con la muerte como Egipto; el país era famoso por sus tumbas y pirámides gigantescas. ¡Mejor nos habría sido servir a los egipcios que morir en el desierto! (v. 12) Querían volver a la seguridad de la vida servil en vez de morir en el desierto, y no se daban cuenta de que los egipcios se acercaban para recapturarlos en vez de matarlos. Con todo, no fue la fe de Israel la que produjo el milagro del éxodo. Fueron el milagro del éxodo y la victoria del mar las que produjeron la fe de la gente (ver 14:31). Con claridad el texto enseña que la victoria y el crédito de la liberación pertenecían solamente a Jehovah.

   Moisés hizo uno de los desafíos de fe más grandes de la Biblia: ¡No temáis! Estad firmes y veréis la liberación que Jehovah hará a vuestro favor. A los egipcios que ahora veis, nunca más los volveréis a ver. Jehovah combatirá por vosotros… (vv. 13, 14).

   No temáis es una exhortación (ver Gén. 26:24; Isa. 40:9; 41:10; etc.); estad firmes significa “estacionarse”, “tomar la posición de uno”, o “quedarse quieto”. Moisés les dijo “estad firmes” o “estad quietos” para ver la liberación del Señor (ver 2 Crón. 20:17; Isa. 30:15). La esperanza no está en estar inmóvil, sino en el significado psicológico; veréis, es decir con los ojos, la liberación de este enemigo.

   La liberación también lleva consigo otro sentido; puede significar una salvación espiritual siendo que es Dios quien la hace. Los dos significados requieren “quedarse en silencio” (v. 14b), o “quedarse quieto,” ante el Señor, con confianza. En el contexto de Éxodo 14 las palabras de Moisés probablemente significan además que “dejen de clamar” o “quejarse”.

   El versículo revela un gran cambio en la vida de Moisés desde el encuentro con Jehovah en Sinaí; en este momento su fe está basada en experiencias personales, y confía en la fidelidad de Dios para cumplir con su palabra. ¡Dios los salvaría!

   Pensamiento: Advierta la constancia del líder Moisés. La firmeza de mantenerse firme en la promesa de Dios, para esperar la salud de Jehová. La gran victoria y liberación para el pueblo de Dios. Y de un gran juicio para los opresores, porque morirán a futuro por las aguas del mar Rojo. Por eso querido hermano en Cristo. Si Dios lo ha honrado como líder en su iglesia manténgase firme en su fe, en las Escrituras, lo que dice la biblia y nadie lo moverá de su fe en el Dios verdadero. Aquí es muy importante para Ud. mi amado Pastor que lee este tema, es importante que Ud. Se mantenga firme como líder si Ud. se mantiene firme su iglesia será firme y saldrán adelante, porque Ud. Esta guiando a su iglesia a la Patria Celestial, La Tierra Prometida del cielo. Dando los sabio consejos a su grey para sea Santa y tres Santa, predique la sana doctrina, entregue el mensaje verdadero.

   Referencias: Proverbios 22:20-21. ¿No te he escrito tres veces? En consejos y en ciencia, Para hacerte saber la certidumbre de las palabras de verdad, ¿A fin de que vuelvas a llevar palabras de verdad a los que te enviaron? 

Isaías 25:1. Jehová, tú eres mi Dios; te exaltaré, alabaré tu nombre, porque has hecho maravillas; tus consejos antiguos son verdad y firmeza.

Jeremías 7.23-26. Mas esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me seréis por pueblo; y andad en todo camino que os mande, para que os vaya bien. Y no oyeron ni inclinaron su oído; antes caminaron en sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado, y fueron hacia atrás y no hacia adelante, desde el día que vuestros padres salieron de la tierra de Egipto hasta hoy. Y os envié todos los profetas mis siervos, enviándolos desde temprano y sin cesar; pero no me oyeron ni inclinaron su oído, sino que endurecieron su cerviz, e hicieron peor que sus padres.

Texto: Josué Cap. 1, versículo 9. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

1er Titulo:

Murmuración Y Desaliento Frente Al Peligro. Versíc. 11 y 12. Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto?  ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: ¿Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto.  (Léase 1a a los Corintios 10: 11. Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.).

   Comentario: (hay que tomar el Versíc 10 para entender el tema 1): Miedo▬ Falta▬ de Fe▬ Quejas▬ Culpar a otros: La tercera escena infundió miedo y terror. Fue el miedo y el clamor del pueblo de Dios. Cuando el pueblo de Dios vio al ejército más poderoso del mundo sobre horizonte marchando hacia ellos, se sintieron como cualquier persona desarmada se sentiría: Temblaron de miedo (v. 10).

Þ Algunos clamaron a Dios por ayuda (v.10).

Þ Otros gritaron improperios al líder de Dios, se quejaron y se volvieron en su contra. Acusaron a Moisés de haberlos llevado al desierto a que el ejército egipcio los masacrara. Los acusadores de recordaron a Moisés que en Egipto le habían pedido que los dejara en paz. ¡Era mejor ser esclavos que morir en el desierto (vv. 11-12)!

   El pueblo de Dios se sintió indefenso y desamparado. Allí estaban, un pueblo indefenso, incluyendo a las mujeres y los niños, a punto de ser atacados por el ejército más poderoso de la tierra. No vieron vía de escape y se sintieron presa de una desesperación intensa y profunda. Culparon y condenaron al líder de Dios. Olvidaron el poderoso brazo de salvación y liberación de Dios.

   Pensamiento 1: El punto es darse cuenta del miedo que sintió el pueblo de Dios y de su falta de fe. Sentir miedo, un miedo terrible, sería lo más natural en una situación así. Clamar a Dios sería una reacción normal y natural, pero no quejarse ni volverse en contra del líder de Dios. Ello revela superficialidad y fe débil. Las personas no confiaban en que Dios los libraría. Su memoria era muy mala. Pienso en todo lo que Dios había hecho por ellos.

Þ Dios había acabado de demostrar su inmenso poder al lanzar las diez plagas de juicio sobre Egipto. Todos los israelitas fueron testigos del inmenso poder de Dios.

Þ Dios acababa de liberar a los israelitas de la esclavitud de Egipto.

Þ Dios los había guiado paso a paso desde que habían sido liberados.

Þ Además, Dios les había prometido llevarlos a la Tierra Prometida de Canaán.

   La situación requería de fe, de una gran fe en la promesa de Dios y en su poderoso brazo que había sido puesto a prueba una y otra vez. Pero no tenían fe. Sentían que no podrían ser liberados, que no había forma posible en que pudieran salvarse de tan grande enemigo. Pero la Palabra de Dios es clara: No debemos temer. No importa cuán grande o grave sea la situación, no importa cuán terrible el problema, no importa cuán perdida o desesperanzadora pueda parecer la situación, el creyente nunca será presa del miedo y la falta de Fe, (Mt. 13:58; 14:31; 17:17; Mr. 4:40; Lc. 22:67; Jn. 12:37).

   Pensamiento 2: El miedo es una de las peores pesadillas que alguien puede enfrentar en su viaje por el desierto de este mundo. El miedo hace que las personas…•se preocupen incesantemente por el dinero. •peleen entre ellos. •se preocupen demasiado por su apariencia. •se aíslan. • tomen decisiones apresuradas e irracionales. • lancen acusaciones falsas. •traten de hacer amistades por interés. •fallen a otros. •se enfermen físicamente. •ignoren a Dios. • se encierren en si mismos. •roben, mientan, hagan trampas, maltraten, peleen, maten.

   ¿Qué debe hacer una persona cuando es presa del miedo? Solo existe un antídoto, solo un verdadero remedio: El SEÑOR JESUCRISTO. Jesucristo puede traer paz y calma a nuestra vida; puede librarnos del miedo. Esta es la clara declaración de las Escrituras. (Promesas según las Escrituras: Mt 10:30-31; Jn. 14: 27; Fil. 4:6-7; 2 Ti. 1:7; Sal. 29:11; Is. 41:10; 43:1-2; Ro. 8:35,37-39; Ef. 2:14).

   Pensamiento 3: Advierta la desesperación no es buena en el creyente, pero somos seres humanos y también llega ese momento en las pruebas que estamos acorralados y nos desesperamos, y muchas veces nos olvidamos de clamar a Dios, al Dios verdadero y vivo, al SEÑOR JESUCRISTO. Esta lección nos quiere enseñar a nosotros los creyentes tenemos una esperanza viva y verdadera Él está con nosotros, no los deja en manos del enemigo, sino que envía su salvación en el momento justo. Si Ud. está pasando por un momento difícil clame a este Dios vivo y verdadero el SEÑOR que va a responder a su clamor (Jer. 33.3: Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces).

   Referencia: 1 Pedro 1:4. Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones.

   2a Corintios 12:20-21. Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes; que cuando vuelva, me humille Dios entre vosotros, y quizá tenga que llorar por muchos de los que antes han pecado, y no se han arrepentido de la inmundicia y fornicación y lascivia que han cometido.

   Filipenses 2:14. Haced todo sin murmuraciones y contiendas,

Proverbios 24:11. Libra a los que son llevados a la muerte; Salva a los que están en peligro de muerte. 

2° Titulo;

Confianza En Dios En La Adversidad. Versíc, 13. Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis.  (Léase San Mateo 8:25 y 26. Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos! Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.).

   Comentario: No temáis ▬ Estar firme ▬ Salvación ▬Liberación: La cuarta escena constituye uno de los más grande retos a que el hombre se haya enfrentado jamás. Es el gran mensaje de Victoria y liberación. Fíjese que el siervo de Dios no reaccionó ni la emprendió contra los que se quejaban y lo acusaban. Con gran compostura, Moisés lanzó tres retos al pueblo de Dios.

  1. No temáis (v. 13). Imagínese la situación. El pueblo de Dios se vio enfrentado al mar que estaba delante de ellos y a un ejército iracundo detrás de ellos. Miles y miles de soldados, jinetes y carros marchaban en dirección a los Israelitas, y no había hacia dónde huir. Se encontraban encerrados. ¿Cómo no temer? Sentir un miedo aterrador sería una reacción normal al enfrentar una situación así de imposible. Pero el mensajero de Dios continuó gritando: “¡No temáis!”

   Pensamiento 1: No importa a qué problemas nos enfrentemos, el mensaje de Dios siempre es “¡No temáis! El problema puede ser…• la bancarrota. •el desempleo. •las dificultades financieras. •una relación apartada. • un problema familiar. •un conflicto. •una enfermedad. •un accidente. •la muerte de un ser querido. •la tentación. •el pecado.

   La lista podría continuar interminablemente, pero nunca debemos desesperarnos. El primer mensaje de Dios para nosotros siempre es: “No Temáis”. (2 Reyes 6:16; Sal 3:6; 91:5; 118:6; Pr. 3:24; Is. 41:10; 43:1-2; Mt. 10:31-32; He. 2:14-15; Ap. 1:17.18).

   Referencias: hebreo 10:35-36. No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.

   Filipenses 1:20. conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte.

3er Titulo;

Protección Divina A Su Pueblo. Versíc. 14. Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.  (Léase Salmo 34: 4 Busqué a Jehová, y él me oyó, Y me libró de todos mis temores. y 7. El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende.).

    Comentario: Perseverancia ▬ Confianza▬ Firmeza ▬ Mantenerse Firme ▬Tranquilidad: El segundo reto al pueblo de Dios fue el más difícil de todos: Estar Firme, mantenerse firme y esperar la salvación (mantenerse firme creyéndole a Dios) que Jehová haría por ellos (vv. 13-14). ¡Imagínese! Allí estaba el pueblo de Dios con el ejército más poderoso del mundo marchando hacia ellos. ¿Cuál sería su reacción más natural? Huir, salir de allí, correr adonde pudieran. Pero el líder de Dios, gritaba: “Estad firmes, manteneos firmes (creyendo) y ved la salvación que Jehová hará hoy por nosotros”. Entonces Moisés declaro la maravillosa verdad de la promesa de Dios:

Þ El enemigo, los egipcios, serán destruidos.

Þ JEHOVÁ mismo luchará por ustedes.

Þ Solo estad firmes, manteneos firmes: Ved.

    Pensamiento: Cuando nos enfrentamos a un problema severo, un problema que no parece tener solución, ¿cuál es la inclinación natural de nuestro corazón? Usualmente es huir, desparecer, correr adonde podamos (familia, prestamos). Y no corremos a donde el SEÑOR JESUCRISTO.

   Sin embargo, esa no es la manera de Dios. Dios quiere que estemos firmes, nos mantengamos firmes; Veamos la salvación de Jehová. Dios quiere liberarnos. Debemos, por consiguientes. Estar firme no ceder, no derrumbarnos ni huir. Debemos ser inquebrantables: Estar firmes, esperando que el poderoso brazo de Dios nos salve y libere.

   Referencias: Job 37:14. Escucha esto, Job; Detente, y considera las maravillas de Dios.

Salmo 46:10-11. Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah

Isaías 37:7. Ciertamente Egipto en vano e inútilmente dará ayuda; por tanto, yo le di voces, que su fortaleza sería estarse quietos.

2 Timoteo 1:7. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Texto: Josué Cap. 1, versículo 9. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. 

El v. 9 presenta demandas antitéticas: “…que te esfuerces y seas valiente” y “No temas ni desmayes…” A la vez son expresiones de confianza en un Dios que ha prometido acompañarlos y un reconocimiento que él, siendo el Señor de la historia, puede cumplir sus promesas.

 

Amén, para la gloria de Dios.

2a Corintios 1:20. porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.

Bibliografía a usar como aporte: Bíblia de Bosquejos y sermones Éxodo 1 al 18. Comentario Bíblico Mundo Hispano. Bíblia de referencia Thompson. Libro de Éxodo Pablo R. Andiñach.

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.