+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Conociendo al Pastor Willis C. Hoover.

Conociendo al Pastor Willis C. Hoover.

Era el hombre más sabio que he conocido, y se propuso: “Estudiaré a Wesley y a la Biblia”. Decía que estudiando se aprendía, que en nuestro cerebro teníamos una infinidad de celdillas y mientras más aprendíamos más capacidad se tenía.

Fue laborioso por excelencia, siendo músico, traductor, carpintero, encuadernador, jardinero, etc. En sus viajes en el tren, siempre iba acompañado de su máquina de escribir, escribiendo artículos para sus hermanos. En su maleta llevaba su batuta, para enseñar a cantar bien a este pueblo que tanto amó.

Corregía con cariño al hermano que no era claro para hablar, al que ponía un apodo en vez del nombre, a la madre que enseñaba mal a su hijo. A la que tenía los vidrios de su casa sucios le daba una lección práctica, cogiendo periódicos usados y limpiándolos él mismo.

Al llegar a una Iglesia, donde iba de visita, se sentaba en los últimos asientos, y cuando no oía bien se levantaba y le indicaba a quién dirigía que la Palabra era para toda la congregación. Si cuando estaba predicando se abalanzaban sobre el estrado del púlpito a orar antes de terminar el sermón, les hacía volver a su lugar, diciéndoles hay tiempo para oír y tiempo para orar.

Podemos acordarnos de algunos de los miles de sabios consejos, que daba a la juventud y a las iglesias:

  • Si quieres ser un hombre de respeto no ridiculices jamás a nadie.
  • No digas el “espíritu me dijo” si eso no está conforme a la Palabra.
  • La esposa del pastor no es la pastora, como la esposa del capitán no es la capitana.
  • Hay iglesias apoyadas en su pastor y no en Dios.
  • No use la Biblia como bibliomancia, abriéndola al azar. Estúdiela y pídale la luz al Señor.
  • Para toda cosa que sea preciso hacer, hay una manera perfecta de hacerlo.

Su himno predilecto fue “Cariñoso Salvador”. Su texto “bendeciré a Jehová en todo tiempo. Su alabanza será siempre en mi boca”. Su recuerdo, sus consejos, nos indican una vida práctica en lo espiritual y en lo humano”.

 

AMÉN, A DIOS SEA LA GLORIA.

 

Fuente: Revista Fuego de Pentecostés, Mayo 1959, páginas 7-8.
Autor: J. Escobar S. (Hno. contemporáneo al pastor Hoover)
Transcripción: Manuel Alveal Vera.
Revisión: Rodrigo Turra Morales


Rodrigo Turra Morales

Miembro de la IEP en San Carlos Poniente. Administrador en Historia y Contingencia IEP & TeAdoramos.Org. Estudiante de Derecho - Universidad de Magallanes.