+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Pastor Alejandro Tello: “Música Sacra”.

Pastor Alejandro Tello: “Música Sacra”.

Hablando entre vosotros con Salmos, con himnos y cánticos espirituales,

cantando y  alabando al Señor en vuestros corazones”. Efesios 5:19

 

Según la historia de la música sacra o sagrada, por muchos siglos ha permanecido el canto de la verdadera alabanza espiritual, con reconocimiento y temor de Dios. Siempre el pueblo de Dios ha deseado expresar por medio del canto su adoración y amor al creador, ella tiene su origen en la Santa Biblia. Moisés y los hijos de Israel cantaron a Jehová después de la destrucción del ejército egipcio (Éxodo 15:1 y 21). Todos  los Salmos son himnos usados, para demostrar el gozo y gratitud e inspiración espiritual.

 

La evolución de los  siglos y el modernismo se ha introducido en forma muy disimulada en las iglesias, y en la actualidad se practican innumerables formas, estados y procedimientos musicales, de personas que “inteligentemente” han recogido melodías mundanas, desagradando así la verdadera música sacra. ¿dónde está tu celo? “Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso”. Deuteronomio 4:24

 

Antiguamente la música sacra era una motivación profunda como alimento espiritual, alegría, gozo y llegó a la  cima de la verdadera significación religiosa y fe en Dios. Creo que los tiempos en modo alguno pueden desviar o alterar la verdadera música sagrada, que corresponde a la dignidad de Dios y expresa su verdadera espiritualidad.

 

Una iglesia que canta demuestra su vida y gozo de Dios y disfruta de la bendición y buena asistencia a las reuniones. No olvidemos que fueron los cantos espirituales que trajeron el gran avivamiento de Gales. ¿Hubo alguna vez un avivamiento sin canto? Por eso el apóstol Pablo recomendó a las iglesias a alabar a Dios, “Cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales” Colosenses 3:16

 

La  hermandad se rejuvenece cuando todos cantan en forma ferviente,  porque cada cristiano está demostrando su alabanza, adoración y su testimonio personal de salvación. Los beneficios serán la participación unida y elevación del corazón a Dios, tanto en los adultos, jóvenes ancianos y niños, pues ella es el más sublime y poderoso medio de expresión a nuestro buen Dios.

 

Cuando el Rey Salomón comenzó a establecer los servicios del templo, la música ocupó un lugar muy importante (2º Crónicas 5:12-14). Jesús y sus discípulos después de haber cenado, cantaron un himno de alabanza y luego se dirigieron al monte de los Olivos. (Mateo 26:30). Pablo y Silas después  de haber sido azotados los metieron a la cárcel y  puestos sus pies en el cepo. “Pero a medianoche orando Pablo y Silas, cantaban himnos y los Presos los oían”. (Hechos 16:25). El nacimiento de Jesús en Belén de Judea, fue anunciado a los pastores por el ángel y luego maravillosas huestes celestiales alababan a Dios. (Lucas 2:13 y 14).

 

El gran reformador y traductor de la Santa Biblia, Martín Lutero tenía grandes talentos musicales, compuso muchos himnos, uno de los cuales fue “Castillo fuerte es nuestro Dios”, basado en el Salmo 46 en el año 1528. Este fue el himno de la batalla de La Reforma a tal extremo que toda Alemania lo cantaba y esto ayudó mucho a la expansión de La Reforma. Los emigrantes protestantes que eran enviados al destierro y los mártires en la hora de la muerte cantaban el gran himno “Castillo Fuerte es nuestro Dios”. ¡Aleluya!

 

Dios nos inspires a cantar nuestros himnos, como dice el salmista “Cantad alegres a Dios habitantes de toda la tierra”. Salmo 100:1

 

 

Para la gloria y alabanza de Dios.

 

 

Alejandro Tello A. – Pastor en Brasil.

Fuente: Revista Fuego Pentecostés, Nº 694, junio 1987.

Transcripción y Revisión: Manuel Obreque Yañez. 


Manuel Obreque Yáñez

Miembro de la IEP en Puerto Montt. Administrador en Historia y Contingencia IEP, Cuarteto Legado de Esperanza, Cuarteteros en Instagram.