+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Lunes 18 de mayo de 2020: “Gran necesidad de estar apercibidos en este tiempo final”

Lunes 18 de mayo de 2020: “Gran necesidad de estar apercibidos en este tiempo final”

   Lectura Bíblica: San Mateo Cap. 24, versículos 38 al 42. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. 40Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. 41Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada. 42Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.

   Comentario: El carácter repentino mismo de la venida señala la necesidad de cuidarse de no ser sorprendido sin preparación, despreocupado. Durante los días de Noé—es decir, cuando este “predicador de justicia” estaba construyendo el arca (Gn. 5:32–7:5) y amonestando a la gente—la gente se negó a recibir de corazón lo que él estaba haciendo y diciendo. No se preocupaban. Seguían viviendo “como siempre”, comiendo y bebiendo, casándose y dándose en casamiento.

   Se podría preguntar: “¿Qué hay de malo en estas actividades, o con “comprar, vender, plantar y edificar”, como en los días de Lot (Lc. 17:28–30)?” La respuesta es: “Nada”. En realidad, por medio de esas cosas los hombres pueden glorificar a Dios (1 Co. 10:31). Pero cuando el alma se ve completamente envuelto en ellas, de modo que asuntos como estos llegan a ser un fin en sí mismos, y se descuidan las tareas espirituales, ya no son una bendición, sino que se han convertido en una maldición. Han llegado a ser evidencias de un materialismo vulgar, seguridad falsa y con frecuencia de frío egoísmo.

   Los hombres del tiempo de Noé no recobraron su cordura o sensatez a tiempo. No comprendieron lo peligroso de su situación hasta que fue demasiado tarde. Repentinamente vino el cataclismo (esta es la palabra usada en el original). Para ellos fue verdaderamente un anegamiento, que es el significado básico de la palabra. El diluvio se los llevó o arrasó a todos. La “venida” del Hijo del hombre, será igualmente repentina y desastrosa para los malvados (véase sobre el v. 27). Acerca del Hijo del hombre, véase sobre 8:20. La naturaleza del castigo que espera a los que no están preparados en aquel día se describe en 25:46.

[40, 41]. Entonces dos hombres estarán en el campo; uno es tomado, uno dejado. Dos mujeres (estarán) moliendo con un molino manual; una es tomada, una dejada. Es claro que una vez llegado el día final se ha perdido para siempre toda oportunidad de ser salvo. La puerta está cerrada. Véase sobre 25:10. El Señor llega. De dos hombres que hacen la misma clase de trabajo, probablemente trabajando uno al lado del otro en el campo, uno es tomado.

   Él es recogido por los ángeles para estar para siempre con el Señor. El otro es dejado, destinado a eterna perdición. Lo mismo ocurre en el caso de dos mujeres que en el mismo momento están moliendo con un molino manual (cf. Ex. 11:5), hecho de dos piedras planas, redondas, con un mango cerca del borde de la piedra superior. Este molino no debe ser confundido con el mucho más grande movido por un burro (véase sobre 18:16). La lección es la misma: una de las dos es tomada, la otra es dejada. Aquel que toma es el Hijo del hombre mismo a través de sus ángeles.

   La lección es clara: [42]. Así que, estad alertas, porque no sabéis en que día viene vuestro Señor. Estar (constantemente) alertas o vigilantes—palabra griega de la que se deriva el nombre Gregorio (el vigilante)—significa vivir una vida santificada consciente del venidero día del juicio. Se requiere prudencia y previsión espiritual y moral; es necesaria la preparación. La persona vigilante tiene ceñidos los lomos y sus lámparas encendidas (Lc. 12:35). Es en esa condición que espera la venida del Esposo. Nótese que Jesús se refiere a sí mismo como “vuestro Señor”. Tan glorioso, poderoso y vestido con autoridad y majestad es él; además, tan condescendiente y tan estrechamente unido con quienes le ha placido llamar “suyos”, y quienes son leales a él. Cf. Is. 57:15. Por lo tanto, que perseveren siendo vigilantes.

   “No sabéis en qué día viene vuestro Señor”. [43]. Pero esto sí sabéis, que si el dueño de la casa hubiera sabido a qué vigilia de la noche llegaría el ladrón, hubiera estado alerta y no hubiera dejado que entrara en su casa. Acerca de las vigilias de la noche véase sobre 14:25. La comparación de la venida del Señor con la de un ladrón nocturno se encuentra también en 1 Ts. 5:2–4; 2 P. 3:10; y Ap. 3:3; 16:15. En 1 Ts. 5:2–4 se enfatiza que el hallarse desapercibido es inexcusable. 2 P. 3:10 enseña que la venida es en cumplimiento de una promesa, tendrá resultados catastróficos, y debiera ser un incentivo para la vida santificada. Y los pasajes del libro de Apocalipsis ponen en primer plano el hecho de que para los inconversos la venida repentina es una fuente de terror, pero para quien ha velado es un motivo de gozo.

   Todos estos pasajes tienen en común la idea del carácter repentino e inesperado de la venida y en consecuencia el peligro de hallarse desapercibido por parte de aquellos para quienes esa parousía tiene significancia. El hecho mismo de que el dueño de la casa no sabe cuándo viene el ladrón—porque si lo supiera, velaría solamente en aquel momento particular—hace que le sea necesario estar vigilante en todo tiempo. Por la misma razón, con miras a la venida del Señor todos debieran estar siempre alertad. Puesto que esta venida es definitiva, y no da más lugar a una oportunidad de arrepentimiento, ahora se repite la exhortación en términos ligeramente diferentes, a saber, [44]. Así que vosotros también, estad preparados porque a una hora que no (lo) esperáis el Hijo del hombre vendrá. Estar “preparados” es sinónimo con estar “alertas” o “vigilantes”, preparados en la mente y el corazón. Aquí también, como en el v. 42, debido al tiempo usado en el original, “Estad preparados en todo tiempo” interpreta el sentido del original.

   Apercibir – Diccionario Español : (De percibir).

  1. tr. Prevenir, disponer, preparar lo necesario para algo. U. t. c. prnl.
  2. tr. Amonestar, advertir.
  3. tr. Der. Hacer saber a la persona citada, emplazada o requerida, las consecuencias que se seguirán de determinados actos u omisiones suyas.
  4. tr. Psicol. Percibir algo reconociéndolo o interpretándolo con referencia a lo ya conocido.
  5. tr. Percibir, observar, caer en la cuenta. U. t. c. prnl. No se apercibió de los cambios producidos.

   Referencia Bíblica: 2ª Cr. 19:3, 30:18; Job 15.24; Sal- 112:7; Ez. 3.18; Lucas 1.17.

“A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles”. (1 Pe. 1.12).

1er Titulo:

Falsas interpretaciones bíblicas que confunden en este tiempo. 1ª Timoteo 4:1. Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; 

   Comentario: [1]. Pero el Espíritu dice expresamente que en tiempos venideros algunos se apartarán de la fe. “El Espíritu dice”, esto es, “está ahora diciendo”. ¿A quién estaba hablando el Espíritu? Hch. 20:29, 30 me lleva a pensar que el apóstol quiso decir “a mí” (quizás también a otros). Entonces, el Espíritu está diciendo que “en tiempos venideros”—eras de esta nueva dispensación, eras definitivamente señaladas en la presciencia de Dios—algunos se apartarán o apostatarán de la fe (en sentido objetivo), del cuerpo de verdad redentora, la religión cristiana.

   El Espíritu estaba diciendo esto expresamente (“en palabras claras”). No había dudas ni vaguedad al respecto. Doce años antes, hablando a los ancianos de las iglesias de la misma región en que Timoteo estaba ahora laborando, Pablo les había dicho: “Yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán el rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos”. Pocos años después de ese discurso anotado en Hechos 20, al escribir a los Colosenses desde su primer encarcelamiento en Roma, el apóstol les había advertido contra la aceptación del error de que la fe en Cristo y su obra expiatoria debía ser suplementada por creencias ascéticas y las prácticas correspondientes (Col. 2). Y ahora, al escribir a Timoteo desde Macedonia, el Espíritu Santo le informa claramente que el error, ya presente en su forma incipiente, crecerá y se desarrollará en la forma indicada en el v. 3.

   Los hombres se apartarán de la fe prestando atención a espíritus seductores y a doctrinas de demonios. Como el contexto lo indica (y también véase 1 Jn. 4:6 donde el “espíritu seductor” se pone en contraste con el “Espíritu de verdad”), estos espíritus no son hombres, sino demonios. Como planetas erráticos entre las constelaciones, estos espíritus vagan; más aún, hacen que los hombres vaguen. Seducen, descarrían. Cuando uno les presta oídos está prestando atención a doctrinas de demonios (cf. 2 Co. 4:4; Ap. 13:11, 14).

   Definición de interpretación: Interpretación, del latín interpretatio, es la acción y efecto de interpretar. Este verbo refiere a explicar o declarar el sentido de algo, traducir de una lengua a otra, expresar o concebir la realidad de un modo personal o ejecutar o representar una obra artística. La interpretación, por lo tanto, puede ser el proceso que consiste en comprender un determinado hecho y su posterior declamación.

   Interpretación de la Biblia desde la propia Biblia: La evidencia de la interpretación bíblica se remonta al propio Antiguo Testamento, donde aparece una de las mejores ilustraciones de este concepto, así como de su práctica: es el caso de Esdras, fiel sacerdote judío que públicamente leía al pueblo “en el libro de la ley de Dios, aclarando e interpretando el sentido para que comprendieran la escritura”. Los judíos que retornaron del cautiverio babilónico hablaban arameo, y se vieron en la necesidad de acceder a los textos que constituían las Sagradas Escrituras de su religión, conocidas como Halajá (la Ley de Moisés),​ que estaban escritas en hebreo; de modo que los levitas (que cumplían la función sacerdotal) hacían la traducción e interpretación del hebreo al arameo, procurando conservar el sentido correcto de la ley.

   En el Nuevo Testamento aparecen numerosos ejemplos de interpretación del Antiguo Testamento: algunas por el propio Jesucristo, al que se requiere explícitamente para ello; ​ otras por los redactores de los Evangelios, para encontrar el “cumplimiento de las Escrituras” en los hechos de la vida de Jesús; ​ y otras por los redactores de las Epístolas, para dar orientaciones a las primeras comunidades cristianas. (Ejemplo de interpretación de Jesús Mt. 22:23 al 46).

   Referencia Bíblica: “casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que, arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén”. (2ª Pe. 3.16).

2ª Ti. 3.13- 17. Mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. 

2° Titulo:

Mal uso del avance tecnológico que daña la vida espiritual. 1ª a los Corintios 6.12. Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, más yo no me dejaré dominar de ninguna. 

   Comentario: 12. «Todas las cosas me son permitidas», pero no todas las cosas me son provechosas; «todas las cosas me son permitidas», pero no me dejaré dominar por ninguna cosa.

   En los versículos 12, Pablo cita dos lemas que tenían los corintios. También los corrige: «pero no todas las cosas me son provechosas».

Lema ▬ Respuesta

Todas las cosas me son permitidas ▬ pero no todas las cosas me son provechosas

Todas las cosas me son permitidas ▬ pero no me dejaré dominar por ninguna cosa

La comida es para el estómago y el estómago para la comida ▬ pero Dios los destruirá a ambos

   Comentemos ahora cada uno de estos lemas y sus respuestas:

-a. «Todas las cosas me son permitidas». Este lema aparece cuatro veces en la primera carta de Pablo a los corintios (6:12bis., 10:23bis.). No es de gran importancia saber de dónde vino el lema. No sabemos si fue Pablo quien les aplicó este refrán o si el lema vino de los filósofos griegos o del gnosticismo incipiente. Lo que importa es que algunos de los miembros de la congregación de Corinto usaron el lema como una excusa para promover su propia versión de la libertad cristiana.

   Estos libre-pensadores creían que podían hacer lo que se les antojara. La forma en que aplicaban el lema todas las cosas me son permitidas salía de los límites de una conducta cristiana aceptable. En lugar de vivir como creyentes perdonados, santos y justos, se entregaban a pecados sociales y sexuales. En lugar de someterse al señorío de Cristo, aprobaban el pecado en el nombre de la libertad que habían recibido en Cristo. En vez de servir al Señor y al prójimo en un amor verdaderamente cristiano (Mt. 22:37–40), se servían a sí mismos.

   Uno de los dichos breves de Martín Lutero nos ayuda a comprender el entendimiento torcido que los corintios tenían de la libertad cristiana. Lutero dice: «El cristiano es perfectamente libre y señor de todo, sin estar sujeto a nadie. Un cristiano es perfectamente servicial y siervo de todos, sujeto a todos».

-b. «Pero no todas las cosas me son provechosas» (cf. Eclesiástico 37:27, 28). Al parecer algunos libre-pensadores de la iglesia de Corinto aplicaban las palabras todas las cosas a todo, incluyendo la inmoralidad sexual. Pero Pablo rechaza la idea de que la expresión debe entenderse como incluyendo al pecado. Los mandamientos de Dios delimitan claros parámetros para una conducta correcta. Aunque Pablo concuerda con el lema, lo limita por medio de una afirmación adversativa: «Pero no todas las cosas me son provechosas». En esta afirmación omite el referente, es decir, no agrega algo como: «para mí», «para vosotros», sino que deja el asunto abierto. El punto es que nuestra conducta, sea buena o mala, siempre afecta a la gente con la que tratamos. No tenemos el derecho de hacer lo que nos antoje sin tomar en cuenta el daño que nuestra conducta puede hacerle al prójimo. El egoísmo va en contra del mandamiento de amar al prójimo como a nosotros mismos. Por consiguiente, Pablo añade: «Pero no todas las cosas me son provechosas».

-c. «‘Todas las cosas me son permitidas’, pero no me dejaré dominar por ninguna cosa». Pablo vuelve a citar el lema que circulaba en la comunidad cristiana de Corinto, para volver a limitar su aplicación e impacto. La expresión todas las cosas tiene su contraparte en ninguna cosa.

   ¿Qué trata Pablo de comunicar con este rechazo? Primero, el griego contiene un juego de palabras. Cuando dice que todas las cosas le están permitidas quiere decir que tiene autoridad para hacer lo que quiera. Tener autoridad es enseñorearse de algo o alguien. Pero después añade que él no dejará que nada ni nadie tenga autoridad sobre él. Segundo, Pablo se aplica el lema a sí mismo usando la primera persona singular. Hace esto con frecuencia para dar el ejemplo y para orientar a los lectores que enfrentan problemas morales y sociales. Tercero, al identificarse con estos problemas, hace notar que él ya no posee lo que lo posee a él.

   Dios nos ha dado apetitos naturales que la libertad cristiana nos permite satisfacer. Por ejemplo, estamos limitados por las leyes naturales y morales: no debe abusarse de la comida y la bebida, el sexo debe mantenerse dentro del marco del matrimonio. Pero si una persona cede al pecado, se convierte en su esclavo y el pecado en su amo (cf. Gn. 4:7; Ro. 6:16). Una persona puede ejercer su libertad cristiana libremente, siempre y cuando lo haga en comunión con Dios.

   Significado de Tecnología: Qué es Tecnología:

   Se conoce como tecnología a un producto o solución conformado por un conjunto de instrumentos, métodos y técnicas diseñados para resolver un problema.

   Generalmente, se asocia la tecnología con el saber científico y la ingeniería; sin embargo, tecnología es toda noción que pueda facilitar la vida en sociedad, o que permita satisfacer demandas o necesidades individuales o colectivas, ajustadas a los requerimientos de una época específica.

   En cuanto a su origen etimológico, la palabra tecnología significa “el estudio de la técnica”. Proviene del griego τεχνολογία (tejnología), que se compone de τέχνη (téjne), que significa “técnica, arte, oficio”, y λόγος (lógos), “estudio, tratado”.

   Por otro lado, la tecnología también se refiere a la disciplina científica enfocada en el estudio, la investigación, el desarrollo y la innovación de las técnicas y procedimientos, aparatos y herramientas que son empleados para la transformación de materias primas en objetos o bienes de utilidad práctica.

   En este punto, es importante resaltar que la técnica es el conjunto de conocimientos técnicos, habilidades, y reglas que se utilizan para obtener un resultado. Por su parte, la tecnología es el medio, es decir, es el vínculo entre el cómo, que lo solventa la técnica, y el por qué.

   Se pueden emplear como sinónimos de la palabra tecnología los siguientes términos: ciencias aplicadas, conocimiento, técnicas, entre otras.

   Pensamiento: ya sabemos que es la tecnología, es toda la ciencia aplicada en el desarrollo humano, quizás algunos años atrás ¿Dónde y cómo se lavaba la ropa?, porque no había tecnología para ayudar a esta labor, así hay muchas herramientas de trabajos que se hicieron en bien del hombre. En la actualidad que sucede con la tecnología de la comunicación, nuestros predicadores le han dado duro al celular, pero esto va pasar y llegara algo más moderno y sofisticado esto es parecido cuando apareció la televisión la iglesia la prohibió, pero ahora esta en todos los hogares de los creyentes. El problema no está en los objetos fabricado como herramientas útiles para la humanidad, sino el problema es el creyente que no sabemos utilizar la tecnología de punta que hay hoy, porque falta una llenura del Espíritu Santo en nosotros, para poder gobernar nuestro propio “Yo”. Y muchas de estas herramientas tecnológicas abusamos del uso de ella. Es como que los idolatramos en estas herramientas que son materias perecibles. (Ej. Automóvil, profesiones, dinero plástico, celular, computadores, tv, radio, etc.). Estos elementos no son nocivos, pero la palabra nos esta enseñando el mal uso, no dice que no los usemos, sino que debemos ser conscientes, racionales en sus usos (dominio Propio), Que Dios os bendiga a cada creyente para administrar la tecnología.

Referencias Bíblicas: “Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo” (Stg. 3:2); 1ª Co. 10:23-24; 2ª Pe. 1: 5-7; Pero para esto hay que ser buenos administradores ref., 1ª Co. 4:1-2; Tito 1.7; 1ª Pe. 4:10.

3er Titulo:

Condiciones predominantes en la vida humana, señalan los tiempos finales. San Mateo 24:37 y 38. Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. 38Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca.

Comentario:   Cómo esperar su venida, 24:37–25:13. A partir de este momento, Jesús dirige la atención de sus discípulos decididamente hacia la culminación de los siglos y cómo ellos deberían esperarla (24:36–25:13). Emplea una variedad de métodos didácticos para grabar en sus mentes la importancia de estar preparados. En esta sección Jesús emplea tres términos en referencia a la Segunda Venida: aquel día y hora (v. 36); la venida del Hijo del Hombre (v. 39); en qué día viene vuestro Señor (v. 42).

Jesús advierte que nadie puede pronosticar el tiempo en que la culminación de los siglos tendrá lugar, pues ese conocimiento pertenece sólo al Padre. Al afirmar que ni aun el Hijo (v. 36) sabía la hora de aquel evento, estaba contestando la pregunta de los discípulos (v. 3) y también revelando sus propias limitaciones, pues cuando se encarnó, se despojó a sí mismo… haciéndose semejante a los hombres (Fil. 2:7). Su humanidad fue una realidad concreta y no meramente un espejismo, como sostenían erróneamente los gnósticos. ¡Cuánto tiempo se ha perdido y cuántos se han engañado por las vanas y orgullosas pretensiones de algunos que fijan fechas para la Segunda Venida! ¡Tales personas pretenden saber más que el mismo Hijo de Dios!

   Ninguna señal especial (vv. 37–41). Para ilustrar el hecho de que nadie puede saber el día y hora (v. 36), Jesús cita el caso de Noé cuando, de repente, el diluvio cayó inesperadamente sobre la gente cuando cumplía las rutinas diarias (vv. 37–39). Luego, describe dos casos —uno masculino y otro femenino— de cómo será la parousía, en forma totalmente inesperada (vv. 40, 41). En ese momento se producirá una separación. Los justos serán tomados (ver v. 41; comp. v. 31), quizá por los ángeles, y los injustos dejados (ver v. 41b).

   El seguidor de Cristo debe vivir en la tensión entre el saber que su Señor volverá y el no saber cuándo. Jesús presenta dos imperativos para indicar cómo sus seguidores deben vivir mientras que esperan su retorno final. Velad (v. 42) y estad preparados (v. 44) son dos imperativos del tiempo presente, enfatizando una vigilancia constante y cuidadosa. Los dos son esencialmente sinónimos.

Ilustración: Un ladrón en la noche

Parece un cuento, pero le sucedió a cierto pastor y su familia. Mientras ellos estaban en la iglesia alguien había decidido visitarles. El pastor había elegido para ese domingo en la noche basar su mensaje en Mateo 24 para hablar de la segunda venida del Señor. Uno de los ejemplos tomado para ilustrar su mensaje fue el de referirse a la forma en que el Señor vendría, como ladrón de noche (1 Tes. 5:2). Cuando el pastor y su familia regresaron al hogar se encontraron que les habían robado. El ladrón había aprovechado el momento en que los dueños de la casa estaban en el templo. Nunca antes había sido tan real para este pastor la ilustración mencionada por Jesucristo (24:43). Como ladrón en la noche, Cristo vendrá sin anunciarse.

Condición: nombre femenino:  Naturaleza o conjunto de características propias y definitorias de un ser o de un conjunto de seres. ▬ Disposición que establecen las distintas partes en un acuerdo. ▬ Der. Acontecimiento futuro e incierto del que por determinación legal o convencional depende la eficacia inicial o la resolución posterior de ciertos actos jurídicos.

predominar – Diccionario Español

  1. tr. Prevalecer, preponderar. U. m. c. intr. Predominó el interés general sobre el particular.
  2. intr. Dicho de una cosa: Ser más abundante en cantidad, en número o en intensidad que otra u otras. En esta novela predomina lo descriptivo.

Pensamiento: ¿Cuál es la condición? Como en los días ¿Cuál es lo predominante en este pasaje? Estaban comiendo, bebiendo, casándose y dando en casamiento. Entonces comparemos en esto tiempos la condición es la misma. Y lo que es predominante en estos días, es la carnalidad; violencia, divorcio adulterio, engaño, falta de fe, la falsa religión, doctrina, idolatría, y esta son señales antes del fin. Lucas 17:26 -27. “Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos.” 

Referencias Bíblicas: Santiago 2:1 al 13. Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado; ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos? Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? Pero vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran a los tribunales? ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fue invocado sobre vosotros? Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores. Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley. Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad. Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio. ¿Qué predomina en tu vida conforme a las Escrituras?

Mateo 24:12. y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. ¿Predomina en tu vida?

4° Titulo:

Tiempos finales que serán acortados por amor a los escogidos. San Mateo 24:22. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. 

   Comentario: De lo que sigue inmediatamente es evidente una vez más que para Jesús la transición de la segunda a la tercera aplicación de la predicción de Daniel fue tan fácil como la de la primera (la tribulación experimentada por el pueblo de Dios durante el reinado de Antíoco Epífanes) a la segunda (la angustia en relación con la caída de Jerusalén): [21, 22]. … porque entonces habrá gran tribulación, tal que no ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, y como no volverá a haber. Y si aquellos días no fueran acortados nadie se salvaría. Pero por amor de los escogidos aquellos días serán acortados. En cuanto a la “gran tribulación” a que Jesús se refiere aquí, hay que tener cuidado. Ap. 7:14 también habla de una “gran tribulación”. ¿Son estas dos la misma? La respuesta es: no. Como indica el contexto en Ap. 7, la palabra que aquí se usa tiene un sentido mucho más general. Debido a su fe todo genuino hijo de Dios experimenta tribulación durante su vida en la tierra. Véase Jn. 16:33; cf. Ro. 8:18; 2 Co. 4:17; 2 Ti. 3:12. Pero aquí Jesús está hablando acerca de una tribulación que caracterizará a “aquellos días”, una tribulación tal que nunca ha sido ni jamás habrá semejante, un período muy breve de horrible angustia que ocurrirá inmediatamente antes de su venida (véanse vv. 29–31). Es el período mencionado también en Ap. 11:7–9; 20:3b, 7–9a. Por amor de los escogidos de Dios—véase C.N.T. sobre Ef. 1:4—a fin de que no todos tengan una muerte violenta, los días de esta tribulación final serán acortados. Aquí también se hace manifiesto el amor de Dios. Casi no es necesario agregar que no se hace justicia al concepto de esta tribulación, que precede inmediatamente “al fin” de la historia del mundo y que sobrepasa a toda otra aflicción en intensidad, si se refiere solamente a los pesares experimentados durante la caída de Jerusalén.

   Pensamiento: Mateo 24:22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.

  La curiosidad que sale de este versículo consiste en: ¿son las misma 24 horas? ¿Es el mismo horario? ¿Un minuto corre más rápido que hace doscientos años?

   Ciertamente, en estos tiempos, a veces notamos que el tiempo corre aceleradamente. A veces tenemos la percepción que cierta actividad o temporada ocurrió no hace tanto tiempo, pero la vemos llegar tan rápido que exclamamos: “wao, parece que fue ayer”, o también exclamamos “el tiempo está más rápido”.

   Hay personas que han citado ese texto bíblico, con la finalidad de aludir a esa percepción sobre el tiempo; sin embargo, tenemos que aclarar que el referido texto bíblico no se debe aplicar en esos casos.

   Cuando Jesús profetizo tal declaración, él se refería al periodo de prueba o de tribulación; no se refería al tiempo cronológico que hoy conocemos, cuya unidad básica en el Sistema Internacional es el Segundo. Es el mismo segundo, es el mismo minuto con 60 segundos.

   ¿Como explicar la sensación de la entropía del tiempo? Las razones por las cuales tenemos la sensación de que el tiempo está pasando rápido, se deben principalmente al afán, al cual se somete esta sociedad. El afán y las muchas ocupaciones hacen que el tiempo pase más rápido de lo que realmente constituye.

   Jesús, al hablar del fin de los tiempos, enfocaba a la vez acontecimientos cercanos y futuros, como lo hacían los profetas del AT. Un enfoque que presenta Jesús es del periodo de la gran tribulación, que una de sus características es precisamente que dicho periodo no durara breve tiempo, de lo contrario, no habría oportunidad para los escogidos (Israel). es lo mismo que sucede cuando somos tentados, Dios no nos deja ser tentados más allá del tiempo en el que podemos resistir, como lo declara San Pablo en I Corintios 10:13. “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.”

   De manera que concluimos diciendo que cuando Jesús dijo que, si los días no fuesen acortados, no se refiere al tiempo cronológico, se refiere al periodo de prueba sobre el cual se someterá al Pueblo de Israel.

Referencias Bíblicas: 2ª Tés. 2:1 al 4. Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. 

Marcos 13:19-21. porque aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó, hasta este tiempo, ni la habrá. Y si el Señor no hubiese acortado aquellos días, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos que él escogió, acortó aquellos días. Entonces si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo; o, mirad, allí está, no le creáis.

Romanos 11:5-7. Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia. Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. ¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos.

Amén, para la honra y gloria de Dios.

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO

 


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.

 

Deja una respuesta