+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

“La Presencia De Dios Guía Y Protege A Su Pueblo En Todos Los Tiempos”

“La Presencia De Dios Guía Y Protege A Su Pueblo En Todos Los Tiempos”

Domingo 10 de febrero de 2019:  Lección: Éxodo cap. 16, versículos 6 al 10. Entonces dijeron Moisés y Aarón a todos los hijos de Israel: En la tarde sabréis que Jehová os ha sacado de la tierra de Egipto, y a la mañana veréis la gloria de Jehová; porque él ha oído vuestras murmuraciones contra Jehová; porque nosotros, ¿qué somos, para que vosotros murmuréis contra nosotros? Dijo también Moisés: Jehová os dará en la tarde carne para comer, y en la mañana pan hasta saciaros; porque Jehová ha oído vuestras murmuraciones con que habéis murmurado contra él; porque nosotros, ¿qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová. Y dijo Moisés a Aarón: Di a toda la congregación de los hijos de Israel: Acercaos a la presencia de Jehová, porque él ha oído vuestras murmuraciones. Y hablando Aarón a toda la congregación de los hijos de Israel, miraron hacia el desierto, y he aquí la gloria de Jehová apareció en la nube. 

   Comentario general: La promesa de pan y carne, 16:4–8. Dios respondió a la necesidad legítima y les prometió pan del cielo diariamente (v. 4), y para aquella tarde carne para comer (v. 8). Por medio de la providencia del Señor serían saciados; no obstante, serían puestos a prueba para ver si andaban en la ley divina o no (ver Deut. 8:3). Diariamente saldrían para recoger el pan suficiente para cada persona para aquel día (ver Mat. 6:11); sin embargo, en el sexto día el Señor les ordenó que recogiesen una porción doble (vv. 4, 5). Moisés prometió que el pueblo vería nuevamente la gloria de Jehovah (v. 7) por medio de la milagrosa provisión de alimentos.

   En realidad, la murmuración no era contra Moisés y Aarón, pues ellos eran insignificantes, sino contra Jehovah mismo (v. 8). Tal actitud era peligrosa por cuestionar la integridad de Dios.

   La provisión de codornices y maná, 16:9–10. Moisés hizo acercar de tarde al pueblo a la presencia de Jehovah (v. 9), y mientras que les hablaba, miraron hacia el desierto y la gloria de Jehovah se apareció en la nube (v. 10; ver 40:34–38; Núm 9:15, 16) y vinieron las codornices y cubrieron el campamento. Y al amanecer había una capa de rocío alrededor del campamento (v. 13; ver Núm. 11:31–33) que dejó una sustancia menuda, escamosa y fina como la escarcha sobre la tierra. (v. 14). Al verla, los hijos de Israel se preguntaron unos a otros: ¿Qué es esto? (lit. man hu’ 4478 v. 15; ver v. 31; Núm. 11:7, 8).

   16,6-8. La mayoría de los comentaristas críticos piensa que estos versículos han sido cambiados de lugar y que deberían seguir al mandato de los w. 9-11 (así lo ha afirmado muy recientemente Hyatt). En la sección anterior se han presentado argumentos convincentes para mantener la secuencia actual. En el esquema tradicional, la discusión entre los murmuradores y los ministros de la alianza precede a la teofanía. El discurso de Moisés y Aarón que comienza en el v. 6 es claramente una respuesta directa a la murmuración del pueblo. En estilo polémico retoma al pie de la letra los asuntos en cuestión. En primer lugar, el pueblo ha acusado a Moisés de llevarlo al desierto con malas intenciones. Moisés responde que, en breve, experimentarán a Dios, que los sacó de Egipto. No parece que el énfasis de los w. 6 y 7 recaiga en los dos distintos tiempos o en los dos verbos separados. Al contrario, los dos versículos son paralelos y presentan una idea. En breve (tarde y mañana se usan idiomáticamente) experimentaréis el poder de Dios. Después el v. 8 añade un apéndice que quiere servir de clarificación posterior. Dios se dará a conocer a sí mismo de modo particular, cuando dé carne por la tarde y pan por la mañana. Se distingue claramente la referencia a dos tiempos y a dos signos.

   Después Moisés y Aarón recogen el tema de la murmuración. La importancia de la murmuración resulta clara cuando vemos que en los ocho versículos siguientes se hace referencia a ella siete veces. El pueblo ha murmurado contra sus líderes. Moisés y Aarón se lo echan en cara. El pueblo se está enfrentando a Dios, no a ellos. Naturalmente, lo importante es que Israel no desconocía esto, sino que intentaba ocultar su falta de fe en Dios atacando a Moisés. Moisés no tiene nada que ver con esto y destapa el pretexto: «¿Nosotros qué somos? No habéis protestado contra nosotros, sino contra el Señor».

   16,9-10. Después de la disputa de Moisés y Aarón con el pueblo Moisés instruye a Aarón para que reúna al pueblo «para que se acerque a Yahwé» {qirbü lipne). El término es técnico y se refiere al encuentro en un santuario (27,21; Nm 16,17, etc.). Aquí se refiere sin duda a la tienda del encuentro (Nm 14,10; 16,19). Mientras Aarón hablaba todavía a la asamblea, la gloria de Dios se apareció en la nube. Ha llamado mucho la atención a algunos comentaristas la frase «miraron hacia el desierto»; la consideran extraña, ya que el pueblo estaba en el desierto. Sin embargo, esta reacción es probablemente demasiado lógica. La expresión es una indicación bastante vaga de dirección y no hay que pretender de ella mayor precisión. El comentario de Benno Jacob, «el hombre nunca está en el desierto cuando se encuentra con Dios» (p. 656), ofrece una idea preciosa, pero saca del texto más de lo que dice. El aspecto realmente importante del versículo es la repentina manifestación divina. En todas las narraciones del desierto el pueblo se queja, los hombres se pelean, y, sin embargo, Dios finalmente se aparece y zanja el asunto mediante un juicio definitivo.

   El discurso de Dios a Moisés es el clímax de la sección. Afirma que ha oído la murmuración del pueblo. Su deseo de carne y pan sigue apareciendo como «una queja». No se reconoce como una verdadera necesidad. Sin embargo, lo importante de la respuesta es que, a pesar de todo, Dios hace caso a la murmuración. Promete carne por la tarde y pan por la mañana. Pero accede a su petición no para satisfacer su queja, sino para que Israel, a través de esta acción gratuita de asistencia, conozca quién es Dios.

   Una de las mayores dificultades para comprender el discurso de Dios a Moisés está en que se ha adelantado ya su contenido en la disputa anterior con el pueblo (w. 6-8). Sin embargo, el interés del discurso no radica

en proporcionar información nueva, sino en confirmar lo que Moisés ya había prometido. Si en el v. 4 no parece que Dios haya escuchado su lamento, ahora se afirma con claridad que lo ha hecho. Se confirma la idea

de Moisés: Dios es el acusado y Dios es el que se dará a: conocer al dar respuesta a la necesidad de Israel.

   Referencia:  San Juan 14:16-17. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros

Ezequiel 36.26-24. Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.

Filipenses 4.19-20. Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. Al Dios y Padre nuestro sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.

   Texto: “Éxodo cap. 13, versículo 21. Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche”. 

1er Titulo:

Dios Se Revela Y Da A Conocer Su Poder Para Comprender Sus Obras. Versíc. 6 y 7. Entonces dijeron Moisés y Aarón a todos los hijos de Israel: En la tarde sabréis que Jehová os ha sacado de la tierra de Egipto, y a la mañana veréis la gloria de Jehová; porque él ha oído vuestras murmuraciones contra Jehová; porque nosotros, ¿qué somos, para que vosotros murmuréis contra nosotros? (Léase Jeremías 17.10. Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.).

   Comentario: Dios se probaría a si mismo. Los siervos de Dios fueron delante del pueblo de Dios y declararon su maravillosa promesa:

Þ En la tarde, el Señor usaría su suministro para probar que fue Él quien los salvo y los sacó de la tierra de esclavitud egipcia (v. 6).

Þ En la mañana, el Señor usaría su suministro para probar su gloria (v. 7).

Þ ¿Por qué iba a hacer esto el Señor? Porque el señor iba a probarse a si mismo (que Él era verdaderamente el Señor) porque el pueblo había murmurado y se había quejado en su contra (v. 7).

   Definiciones: 16.6 En la tarde sabréis: Esta afirmación parece innecesaria, pues —luego de ser testigos de todos los actos de Dios en Egipto y del cruce del mar— no se entiende que los israelitas aún necesiten otra prueba de que Dios era el que guiaba los acontecimientos. Sin embargo, la intención de Moisés es enfatizar que Dios sacó al pueblo de la esclavitud, y no él mismo y Aarón, como le habían echado en cara en el versículo 2. Acierta TLA cuando dice: «Fue Dios quien los sacó de Egipto, y no nosotros». Hay cierta ambigüedad que ha dado a pensar que estamos ante un relato perteneciente a una tradición literaria distinta, que no conocía de los hechos milagrosos producidos en los capítulos anteriores. Esto explicaría la presencia de esta frase, aunque en este caso es difícil constatar la existencia de fuentes desconocidas la una para la otra.

La estructura de los versículos 6 y 7 es compleja, razón por la cual TLA ha optado por unir ambos versículos y reacomodar los párrafos. Esto resulta en un texto más breve, pero que refleja bien el sentido original. El traductor debe evaluar si en su caso particular es necesario recurrir a esta opción.

   Definición 2: 16.7 Gloria de Jehová: Es la primera aparición de esta expresión, la cual tiene diversos significados que deben definirse según el contexto. En este caso se trata de una alusión a la presencia invisible de Dios como fuerza y poder que emana de su propio ser. Ver más en el versículo 10.

   Murmuraciones contra Jehová: No hay problemas de traducción, pero es necesario destacar que, en boca de Moisés, las quejas dirigidas a él se presentan como quejas dirigidas a Dios mismo. Moisés comprende que su desempeño es un acto de obediencia a Dios.

   ¿Qué somos nosotros […]?: Se refiere a su condición humana de siervos de Dios. La responsabilidad por la salida de Egipto cae bajo la soberanía de Dios.

   Referencias: 1 Cor. 2:9 – “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman.”

Romanos 1.18-20. Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. 

Este Cap. relata la historia y nos deja más que claro la revelación y protección cuidado de Dios para sus hijos: 1a de Reyes 17.1 al 14. Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra. Y vino a él palabra de Jehová, diciendo: Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Querit, que está frente al Jordán. Beberás del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer. Y él fue e hizo conforme a la palabra de Jehová; pues se fue y vivió junto al arroyo de Querit, que está frente al Jordán. Y los cuervos le traían pan y carne por la mañana, y pan y carne por la tarde; y bebía del arroyo. Pasados algunos días, se secó el arroyo, porque no había llovido sobre la tierra. Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente. Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano. Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir. Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo. Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra. 

2° Titulo:

A Pesar De Su Disconformismo Dios Satisface El Deseo De Su Pueblo. Versíc. 8. Dijo también Moisés: Jehová os dará en la tarde carne para comer, y en la mañana pan hasta saciaros; porque Jehová ha oído vuestras murmuraciones con que habéis murmurado contra él; porque nosotros, ¿qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová. (Léase 2a a Timoteo 2:13. Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo. Un obrero aprobado.).

   Comentario: Ahora fíjese: Dios hizo una advertencia. Las murmuraciones no son contra los siervos de Dios, sino contra Dios mismo (v. 8). Esto es cierto de dos maneras.

• Dios, no su siervo, es la persona que Guía a su pueblo. Dios, no los siervos de Dios, había liberado a los israelitas de su esclavitud en Egipto (el mundo) y los había conducido a iniciar su marcha hacia la Tierra Prometida. Dios en su soberano liderazgo había llevado a los israelitas hasta donde estaban, no Moisés y Aarón. Por tanto, su queja, aunque dirigida contra Moisés y Aarón, estaba en realidad dirigida contra Dios y su liderazgo.

• Las murmuraciones y las quejas demuestran desconfianza hacia Dios, que una persona no cree que Dios se preocupa y hará que las cosas salgan bien. Por tanto, cuando nos quejamos y murmuramos, le estamos diciendo a Dios que no confiamos en Él, que no confiamos en que Él nos ama y que nos liberará. Nuestra quejas y murmuraciones no son contra el siervo de Dios, no realmente. Son contra Dios mismo.

   Referencias: Salmo 78:19. Y hablaron contra Dios, Diciendo: ¿Podrá poner mesa en el desierto?

1a Samuel 8:7. Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos. 

Lucas 10:16. El que a vosotros oye, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a mí me desecha; y el que me desecha a mí, desecha al que me envió.

   Promesa de abundancia: Lv. 26:5; Dt. 30:9; Sal. 132.15; Is. 30:23; Amos 9.13; Zac. 8.12).

   Advertencia contra la incredulidad: (Dt. 32.20; Os. 8.12; Mr. 16:14; Jn. 3:36; 8:24; 16.8-9; He. 3.12; He. 4:11.).

   Definiciones: 16.8 Contra Jehová: Es una repetición que tiene como propósito dar énfasis al concepto del versículo anterior. Moisés deja en claro que, con sus quejas, los israelitas no se oponen a él o a su hermano, sino a Dios mismo. Ver el Salmo 78.19.

3er Titulo:

La Gloria De Dios Es Bendición Para Los Que Se Acercan Con Corazón Contrito. Versíc. 9 y 10. Y dijo Moisés a Aarón: Di a toda la congregación de los hijos de Israel: Acercaos a la presencia de Jehová, porque él ha oído vuestras murmuraciones. Y hablando Aarón a toda la congregación de los hijos de Israel, miraron hacia el desierto, y he aquí la gloria de Jehová apareció en la nube.  (Léase Isaías 66:2. Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra; hebreos 4:16. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.).

   Comentario: Dios hizo saber las condiciones previas para recibir el pan de Dios. El pueblo tenía que venir, acercarse a Dios (vv. 9-10). Cuando los creyentes pecan contra Dios quejándose y murmurando, deben venir ante el Señor y acercarse a Él. La idea es la de confesión y arrepentimiento: Las personas se acercarían a Dios, vendrían ante Él y confesarían y se arrepentirían de sus quejas y murmuraciones.

   Fíjese que el pueblo obedeció: Ellos miraron hacia la nube que simbolizaba la presencia misma de Dios (v. 10). Lo que presenciaron fue una visión fenomenal: La gloria del Señor apareció en la nube.

   Pensamiento: Con qué frecuencia Dios nos concedería una clara, intensa sensación de su gloria y presencia, si tan solo nos acercáramos a Él. Si tan solo pasáramos largas sesiones de meditación y oración en su presencia. Cuanto poder estaría presente en nuestra vida y en nuestro ministerio si con frecuencia nos quedáramos a solas con Dios por largos periodos de tiempo.

   Referencia: Hebreos 10:22. acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Santiago 4:8. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

Isaías 48:16. Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió Jehová el Señor, y su Espíritu.

Isaías 55:1-3:Todos los sedientos, venid a las aguas; y los que no tenéis dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad vino y leche sin dinero y sin costo alguno. ¿Por qué gastáis dinero en lo que no es pan, y vuestro salario en lo que no sacia? Escuchadme atentamente, y comed lo que es bueno, y se deleitará vuestra alma en la abundancia. Inclinad vuestro oído y venid a mí, escuchad y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros un pacto eterno, {conforme a} las fieles misericordias mostradas a David.

   Estudio a fondo: Gloria de Dios ▬ Dios de Gloria ▬ Gloria Shekinah: La gloria del Señor apareció en la nube. Esta era la gloria Shekinah, la nube que simbolizaba la presencia de Dios. Era la misma nube que había guiado a Israel fuera de Egipto y que descansaría sobre el tabernáculo (Éx. 40.34-38). La gloria Shekinah también descansaría sobre el propiciatorio en el lugar santísimo del tabernáculo. Las Escrituras describen la gloria del Señor como sigue:

  1. La gloria del Señor es como un fuego consumidor. (Éx. 24:17. Y la apariencia de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, a los ojos de los hijos de Israel.)
  2. La gloria del Señor es como un pilar de fuego que irradia luz. (Éx. 13:21-22. Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche. Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego).
  3. La gloria del Señor es como un horno enfurecido. (He. 12:18-19. Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad, al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más).
  4. La gloria del Señor es como una luz que irradia esplendor, una luz que está tan llena de esplendor que Pedro la llamó “la magnifica gloria” (2 Pe. 1.17. Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia.).
  5. La gloria del Señor es como una luz tan gloriosa y brillante que no hay necesidad de un sol. (Ap. 21:11; 23. teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal; La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. 
  6. La gloria del Señor es una luz tan brillante que ningún hombre puede acercársele. (1Tim. 6.16. el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén).

   Definición: 16.10 La gloria de Jehová: Es la misma expresión del versículo 7, común a todo el Antiguo Testamento, cuyo significado es, en este caso, la presencia de Dios hecha visible en forma de nube. Así traducen DHH, BJ, NVI y NBE, pero TLA prefiere hacer explícita esa idea y traduce: «Era Dios mismo, que se apareció en medio de una nube muy brillante», lo cual es una alternativa aceptable.

   Texto: Éxodo cap. 13, versículo 21. Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche. 

   Comentario del texto: La columna que guía, 13:20–22. Son varias las explicaciones ofrecidas para la columna de nube de día y la de fuego de noche: (1) Jehovah iba delante de ellos por medio de un brasero ardiente cuyo humo guiaba de día y el reflejo alumbraba de noche. Esta era la costumbre de un ejército o caravana de la época para señalar la línea de marcha; (2) era el resultado de una actividad volcánica en la zona (ver 19:16–18; 24:15–18); (3) era el resultado de nubes y relámpagos asociados con el monte Sinaí, y (4) era el resultado de una presencia especial de Jehovah para guiar y proteger a los suyos.

   Se entiende que Jehovah iba delante de ellos (v. 21) por medio de su representante Moisés, y hasta con su presencia demostrada con la nube. Así que, la interpretación mejor es la de la nube como la presencia especial de Jehovah con los suyos. La nube juega un papel importante en el desarrollo de la historia desértica (ver Exo. 33:7–11; 40:34–38; Núm. 9:15, 16; 11:25; 12:5, 10; Deut. 31:15). Es un testimonio de la presencia única del Dios en una forma viva y dinámica con Israel.

Dios guía a su pueblo. 13:20–22

   Introducción: El pueblo de Dios puede estar seguro de la dirección de Dios. Dios es el que conoce el camino. Dios guía a su pueblo continuamente (“tanto de día como de noche”).

   Dios guía a su pueblo con absoluta seguridad. Dios guía a su pueblo a la tierra prometida.

   Conclusión general: Sigamos la dirección siempre segura del Señor

   Definición: 13.21 Columna de nube: La dificultad de esta expresión no es la traducción sino su referente. Se ha señalado que mientras columna alude a algo sólido y rígido, nube indica todo lo contrario. En este sentido, hay que asumir que la expresión es extraña y que se la debe traducir tal como está. La alternativa de TLA, «una nube en forma de columna», puede ayudar a resolver el problema.

Columna de fuego: Tenemos el mismo problema que en el caso anterior, aunque ahora TLA coincide con RV95 y dice, literalmente, «columna de fuego». Es recomendable traducir en ese sentido.

Amén para la gloria de Dios.

Bibliografía a usar como aporte: Bíblia de Bosquejos y sermones Éxodo 1 al 18. Comentario Bíblico Mundo Hispano. Bíblia de referencia Thompson. Libro de Éxodo Pablo R. Andiñach; Comentario de toda la Biblia, de Matthew Henry.

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO

Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.