+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

“Importante Invitación Que Siempre Debe Estar Presente En Todo Creyente”

“Importante Invitación Que Siempre Debe Estar Presente En Todo Creyente”

 Lunes 11 de febrero de 2019: Lectura Bíblica: Salmo 123, versículos 1 al 4. A ti alcé mis ojos, A ti que habitas en los cielos. He aquí, como los ojos de los siervos miran a la mano de sus señores, Y como los ojos de la sierva a la mano de su señora, Así nuestros ojos miran a Jehová nuestro Dios, Hasta que tenga misericordia de nosotros. Ten misericordia de nosotros, oh Jehová, ten misericordia de nosotros, Porque estamos muy hastiados de menosprecio. Hastiada está nuestra alma Del escarnio de los que están en holgura, Y del menosprecio de los soberbios.

   Comentario: SALMO 123: SUPLICA COMUNITARIA FRENTE AL MENOSPRECIO

   Este canto gradual expresa el clamor de los peregrinos que han estado sufriendo desprecio y escarnio de sus enemigos. Algunos piensan que fue escrito hacia el final del cautiverio babilónico; pero es más probable que se originó en el período persa, quizá cerca del tiempo de Esdras y Nehemías. A la vez, como casi todos los salmos, el cántico expresa el sentir del pueblo de Dios en muchas ocasiones. Dios está consciente de las burlas que sus hijos sufren; siempre pueden pedirle socorro.

1. Clamor con confianza, vv. 1, 2

   El salmista empieza en primera persona, porque representa a toda la comunidad.

   Al principio sólo levanta la mirada a Dios; reconoce la grandeza, la majestad y el señorío de Dios.

El salmista y todo el pueblo toman una actitud de humildad; aceptan su posición de siervos de Dios y confían en su ayuda. “Mirar la mano del amo” es una figura gráfica de esta dependencia de Dios. La expresión, “mirar a la mano de Dios” se usa varias veces en Esdras y Nehemías (Esd. 7:6, 9, 28; 8:18, 22, 31; Neh. 2:8, 18; cf. La combinación “ojos” y “mano” en el Sal. 145:15, 16).

2. Clamor frente a las burlas, vv. 3, 4

   Aunque no involucre daño físico el desprecio es una persecución y una opresión.

   En todas las épocas los siervos de Dios lo han sufrido frente a los que no se someten al señorío divino. El pueblo pide compasión: que Dios intervenga y que haga algo para aliviarles. Hoy los opresores pueden usar los medios masivos de comunicación, cosa que el diablo ha aprovechado en muchos lugares.

   Para hacer peor el asunto, los que se burlan de los creyentes son los que están en holgura; a menudo los fieles están sufriendo alguna enfermedad o pobreza mientraslos opresores gozan de riquezas. Otros salmos se dirigen a este enigma.

   El Salmo no dice en qué forma se manifestará la compasión y la intervención de Dios, pero el pueblo fiel sabe que Dios escucha y puede dejar toda su vida en sus manos.

Semillero homilético

Una plegaria profunda

123:1–4

   La confianza del peregrino (vv. 1, 2).

   Actitud: Levanto mis ojos, v. 1.

   Ternura: Nuestros ojos miran a Jehovah, v. 2.

   Espera: Hasta que tenga compasión de nosotros, v. 2.

   La prueba del peregrino (vv. 3, 4).

   Humildad: Ten compasión de nosotros, v. 3.

   Motivo: Estamos hastiados del desprecio, v. 3.

   Desdén: De los orgullosos opresores, v. 4.

1er Titulo:

Advirtiendo E Invitando A Seguir La Autentica Enseñanza. (2a Timoteo 4:3 y 4. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.).

   Comentario Versíc. 3, 4: Ahora se da una razón que muestra por qué Timoteo debe ser diligente en la obra de predicar el evangelio y de redargüir, reprender y amonestar: Porque tiempo vendrá cuando los hombres no soportarán la sana doctrina.

   En todo período de la historia (véase comentario sobre 2 Ti. 3:1) habrá un tiempo durante el cual los hombres se niegan a oír la sana doctrina. A medida que la historia avanza hacia la consumación, esta situación se hace peor. Los hombres no soportarán o tolerarán la verdad, la doctrina que es llamada sana porque promueve la salud espiritual (véase sobre 1 Ti. 1:10). Pero, teniendo comezón en los oídos,acumularán para sí maestros adaptados a sus propios caprichos. No es el heraldo del evangelio el que ha fallado, sino el oír de los hombres volubles que forman el auditorio. Tienen oídos con comezón (de un verbo que en su forma activa significa “hacer cosquillas”; de aquí en el pasivo ser hecho cosquillas, de donde “tener comezón”, figura de “tener un deseo irritante”). Su anhelo es tener maestros que se adapten a sus propios caprichos o gustos pervertidos (véase comentario sobre 2 Ti. 2:22). Tan grande es ese anhelo que amontonan maestro sobre maestro. Esto hace que uno se acuerde de Jer. 5:31: “Los profetas profetizaron mentira … y mi pueblo así lo quiso” y de Ez. 33:32: “Y he aquí que tú eres a ellos como cantor de amores, hermoso de voz y que canta bien; y oirán tus palabras, pero no las pondrán por obra”. El pueblo aquí descrito está más interesado en algo diferente, algo sensacional, que en la verdad desnuda. Y cuando se les presenta la verdad (como ciertamente lo hizo Ezequiel), no están interesados en la verdad misma, sino en la forma en que se presenta, el “estilo”, la oratoria del predicador, … el predicador mismo,su voz, su porte, su apariencia, sus modales. Aquí en 2 Ti. 4:3, 4 el énfasis está en el anhelo de oír historias fascinantes y especulaciones filosóficas: y apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a los mitos. La verdad redentora de Dios, que trata sobre el pecado y la condenación, con la necesidad de un cambio interior, etc. (cf. 2 Ti. 3:15–17) no la pueden digerir. Se apartan de ella (como en 2 Ti. 1:15), y se vuelven (como en 1 Ti. 1:6) a los “mitos”, aquellas familiares fábulas de viejas mencionadas con anterioridad(véase comentario sobre 1 Ti. 1:4, 7; 4:7; Tit. 1:14; cf. 2 P. 1:16) o cualquier cosa similar a ellas.Siempre hay maestros que están deseosos de “rascar y hacerle cosquillas en las orejas a quienes desean que se les haga así.

2° Titulo:

Estimulando Al Prójimo A Las Buenas Obras En Cristo. (Hebreos 10:24 y 25. Y consideremos cómo podemos estimularnos mutuamente al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como algunos habitúan hacer, sino animémonos unos a otros—y tanto más cuando veis que el Día se acerca.).

   Comentario Hacia la expresión del amor 10:24: Versíc. 24. Y consideremos cómo podemos estimularnos mutuamente al amor y a las buenas obras.

   Esta es la tercera exhortación y la tercera virtud de la tríada fe (v. 22), esperanza (v. 23) y amor (v. 24). Ya antes en la epístola el escritor había hablado sobre esta tríada (6:10–12). En consonancia con la conclusión de la carta de Pablo acerca del amor (1 Co. 13:13) y otros pasajes en que éste menciona la tríada (Ro. 5:1–5; Gá. 5:5–6; Col. 1:4–5; 1 Ts. 1:3; 5:8; y véase 1 P. 1:21–22), el escritor de Hebreos demuestra que el amor es el más grande de los tres, porque alcanza a otros. El amor es comunitario. Para el hombre, el amor se extiende hacia Dios y hacia el prójimo. Además, “Dios demostró su propio amor por nosotros en esto: Cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros” (Ro. 5:8).

   Consideren cuidadosamente de qué forma podemos estimularnos unos a otros fervorosamente al amor y a las buenas obras, dice el escritor. Pongan en acción su mente para encontrar algunas maneras de provocar unos a otros—en el buen sentido de la palabra—para aumentar sus expresiones de amor a fin de que resulten en la ejecución de obras nobles. El resumen de la ley hecho por Jesús, vale decir, la ley real (Stg. 2:8), “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” con frecuencia es reducida a un “Amate a ti mismo”. Pero esta ley real se extiende más allá del prójimo hasta llegar a Dios. Las acciones llevadas a cabo por amor al prójimo honran a Dios Padre. Por lo tanto, obedecer y cumplir con la segunda parte del resumen, “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mt. 22:39), constituye en realidad una obediencia y cumplimiento de la primera parte del resumen, “Amarás al Señor tu dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente” (Mt. 22:37). Y Pablo llama almandamiento de amarse unos a otros una “deuda continua” (Ro. 13:8). “Así que el amor es el cumplimiento de la ley”, concluye él (v.10).

   En la asistencia a los cultos 10:25: Versíc. 25. No dejemos de congregarnos, como algunos habitúan hacer, sino animémonos unos a otros—y tanto más cuando veis que el Día se acerca.

   Una de las primeras indicaciones de una carencia de amor por Dios y por el prójimo es que el cristiano se aleje de los cultos. El miembro abandona las obligaciones comunitarias, deja de asistir a las reuniones y exhibe los síntomas de egoísmo y de egocentrismo.

   Aparentemente algunos miembros de la congregación hebrea a los cuales se dirigió originalmente la epístola mostraban descuido en su asistencia a los cultos. Lo hacían a sabiendas, desertando de “la comunión de los santos”. De fuentes procedentes del primer siglo de la era cristiana sabemos que la falta de interés por los cultos era cosa común. La Didache, un manual de la iglesia para la instrucción religiosa que proviene de la última parte del siglo primero, contiene esta exhortación: “Pero congregaos con frecuencia, buscando las cosas que son provechosas para vuestras almas”.

   En un capítulo anterior, el escritor de Hebreos advierte a los lectores en contra de seguir el ejemplo de los israelitas desobedientes que vagaban por el desierto, y de alejarse del Dios vivo (3:12). El escritor exhorta a los lectores a “alentarse unos a otros diariamente … para que ninguno de vosotros sea endurecido por el engaño del pecado” (3:13). Él se da cuenta de que el celo ha decaído entre algunos de los miembros. Es así que él dice una vez más: “Animémonos unos a otros” (10:25). No sólo el escritor de esta epístola sino también todos los miembros de la iglesia tienen la tarea comunitaria de alentarse mutuamente todos los días. Juntos llevamos la responsabilidad, puesto que somos el cuerpo de Cristo.

   Como cristianos debemos mirar hacia el futuro, es decir, hacia el día en que Jesús volverá. Cuanto más nos acercamos a dicho día, tanto más activos debemos estar en animarnos unos a otros en cuanto a mostrar amor y hacer obras buenas aceptables a Dios. Nos hubiera gustado tener más información acerca de “el Día”, pero el escritor es tan parco como los otros escritores del Nuevo Testamento que lo mencionan (véanse, por ejemplo, Mt. 25:13; 1 Co. 3:13; 1 Ts. 5:4). Dice Philip Edgcumbe Hughes: “Cuando se habla de él en esta manera absoluta, ‘el Día’ sólo puede significar el último día, el día escatológico final, que es el día para ajustar cuentas y de juicio conocido como el Día del Señor”.

3er Titulo:

Delicia Al Vivir La Verdadera Comunión Cristiana. (Salmo 133: 1 al 3. Cántico gradual; de David. ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre la barba, La barba de Aarón, Y baja hasta el borde de sus vestiduras; Como el rocío de Hermón, Que desciende sobre los montes de Sion; Porque allí envía Jehová bendición, Y vida eterna.).

Comentario: SALMO 133: SALMO DIDACTICO-SAPIENCIAL: LA DULCE ARMONIA FRATERNAL

   El lindo Salmo destaca la armonía y el amor fraternos. Puede referirse a una familia (Deut. 25:5), pero la intención del salmista es hablar de hermanos en el pueblo de Dios (Deut. 15:3, 12; 25:3). Probablemente fue cantado cuando los israelitas iban caminando a las fiestas en Jerusalén. Realmente es bueno y es agradable cuando los hermanos en el pueblo de Dios se aman y viven en armonía.

    Las dos metáforas que se usan enfatizan lo agradable y beneficioso de tal armonía. Quizá a nosotros no nos parece un cuadro tan agradable pensar en aceite cayendo sobre la cara, la barba y la ropa de un sacerdote. Pero hemos de recordar dos cosas: primera, en un lugar seco y en parte desértico, el aceite siempre era refrescante, pues aliviaba la piel seca. Además, el salmista está pensando en el aceite de la unción con que fue ungido el sumo sacerdote. Según Éxodo 30:22–33, este aceite era una preparación especial que incluía varias especias aromáticas. Debe haber llenado el lugar con un aroma exquisito. Y nótese que afecta todo el cuerpo.

   La otra figura del rocío también es agradable y refrescante, especialmente en un país semi desértico. Hermón es el monte más alto de Israel; fue conocido por el rocío que caía. El monte de Sion estaba muy lejos de Hermón, pero el salmista no puede dejarlo afuera cuando habla de la bendición de Dios. El rocío afecta a todos, los cubre a todos, tanto a los grandes como a los pequeños.

   Con ambas figuras hay una repetición de “descender”. Esta armonía, esta bendición desciende de Dios y afecta a todo el cuerpo y a todo el pueblo. El NT también destaca la importancia del amor y la armonía en la iglesia. Dios quiere esta unidad armoniosa, la bendice y la señala como prueba de la vida eterna (1 Jn. 3:14).

Semillero homilético

La unidad espiritual:133:1–3

La hermosura de la unidad (v. 1).

Visión: He aquí, v. 1.

Bien: Bueno. Valioso, útil. Cuán bueno y cuán agradable es.

Unidad: Habitar. Congregar, solidaridad, fraternidad. Juntos en armonía.

La delicia del amor fraternal (vv. 2, 3).

Oleo: Unción. Ungir, gozo, alegría. Como el buen aceite.

Rocío: Refrigerio. Vivifica, refresca, fecunda. Que desciende.

Fruto: Abundancia. Prosperidad, felicidad, riqueza. Bendición y vida eterna.

Semillero homilético

La unidad anhelada:133:1–3

   El atractivo de la vida congregacional y sus resultados.

   El secreto del atractivo.

   Convivencia. Es un mundo atenazado por la soledad, la comunión de los creyentes es una bendición y una constante invitación a los que están en soledad.

   Reunión. En un mundo en que cada uno va a lo suyo, es admirable una congregación que siempre está deseando reunirse para gozarse en la adoración a Dios.

   Concierto. Como una orquesta que, a pesar de la diversidad de instrumentos y notas, cuando son debidamente interpretados, el resultado es un conjunto armónico que deleita el oído, así es una congregación en armonía y sumisión a las Escrituras y a la obediencia al Señor.

   Resultados del atractivo.

   Solemnidad. El salmista compara la impresión que produce la sinfonía inacabada de la naturaleza (creación) con la impresión que produce la congregación de Dios reunida en el acto cúltico.

   Lozanía. Así como el rocío renueva el verdor de las plantas cada mañana, la belleza de una congregación depende siempre de las actitudes de cada miembro en adoración delante de Dios.

   Influencia. Cuando una congregación cumple sus propósitos (requisitos) para la que fue diseñada, más sensibles son sus bendiciones y extiende el influjo de su presencia santa.

4° Titulo:

Compartiendo Con Su Prójimo Del Amor De Dios, En Sanas Conversaciones. (Efesios 4:29. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino (solamente) la (palabra) que sea buena para edificación, según la necesidad, a fin de impartir gracia a los que escuchan.).

   Comentario: Versíc. 29. Véase también sobre 5:4. De la advertencia en contra de la actitud impropia hacia las cosas materiales Pablo prosigue con una amonestación en contra del uso indebido de la lengua, también contraponiendo en este caso lo positivo a lo negativo, en el espíritu de Ro. 12:21, “vence con el bien el mal”. Escribe: Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca. Palabra corrupta es aquella que está podrida, putrefacta; por tanto, corruptora, perversiva, injuriosa (Mt. 15:18). Bien podemos suponer que estos muy nuevos convertidos a la fe cristiana habían vivido en un medio ambiente impuro, donde la conversación soez, en banquetes, reuniones sociales y fiestas era el pan de cada día de los presentes. El cambio experimentado al salir de este ambiente tóxico y entrar en la atmósfera pura y sana de la comunión cristiana debe haber significado para ellos nada menos que una revolución. Aun cristianos bastante crecidos en santificación han confesado a veces el hecho de lo difícil que en ciertas ocasiones resulta limpiar sus mentes totalmente de las palabras y la melodía de esta o aquella grosera música de taberna. La odiaron, lucharon contra ella, estuvieron seguros de haberla expulsado para siempre de sus pensamientos, cuando repentinamente, hela allí otra vez, pronta para invadir y torturar con su presencia nuevamente. Sucede así también con ciertas frases o palabras viles, y aun blasfemias, tan comunes en el período de pre-conversión de la vida, que suelen irrumpir en momentos de descuido contaminando la atmósfera. Recordemos a Pedro quien, siendo apóstol del Señor, “comenzó a maldecir y a jurar” cuando suponía que su vida se hallaba en peligro (Mt. 26:74). También aquí, el único remedio, además de la oración, es llenar la mente y corazón con lo que es puro y santo, en el espíritu de Gá. 5:22 y Fil. 4:8, 9.

   Consecuentemente, Pablo prosigue: … sino (solamente) la (palabra) que sea buena para edificación, esto es, para “edificar el cuerpo de Cristo” (4:12), según la necesidad (literalmente,“edificación de la necesidad”, significando: la edificación requerida por la necesidadconcreta o específica), a fin de impartir gracia a los que escuchan, es decir, paraque reciban de ella beneficio espiritual. Esto nos recuerda Col. 4:6, “Que vuestra palabrasiempre sea con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo responder a cada individuo”.Véase también Col. 3:16.

   Notamos un paralelo interesante entre los vv. 25, 28 y 29. En cada caso el apóstol insta a los lectores a ser bendición para todos aquellos con quienes se relacionen diariamente. Si solamente hay abstención de la falsedad, del hurto, y del lenguaje corrupto, el resultado nunca será positivo. El cristianismo no es una religión de un mero “no hacer”, y los cristianos no deben conformarse con ser meros ceros. En lugar de esto, deben imitar el ejemplo de su Maestro, cuyas palabras eran tan llenas de gracia que la multitud se maravillaba (Lc. 4:22). “Y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!” (Pr. 15:23).

Amen, para gloria de Dios

1a de Corintios 10.31. 31 si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO

Bibliografía: Bíblia de Referencias Thompson; C.N.T de William Hendriksen; Expositor Clase de Dorcas IEP 2019. Comentario Mundo Hispano.


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.