+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Lunes 14 de mayo de 2018: «El corazón del salvado es depositario del amor de Cristo»

Lunes 14 de mayo de 2018: «El corazón del salvado es depositario del amor de Cristo»


Notice: Undefined offset: 1 in /home/historia/public_html/wp-includes/media.php on line 764

Notice: Undefined offset: 1 in /home/historia/public_html/wp-includes/media.php on line 766

Notice: Undefined offset: 1 in /home/historia/public_html/wp-includes/media.php on line 769

Notice: Undefined offset: 1 in /home/historia/public_html/wp-includes/media.php on line 70

Lectura Bíblica: Romanos Cap. 5, versículos 5 al 8. 5y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. 6Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. 7Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. 8Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros».

Comentario: Versic.5. Y esta esperanza no decepciona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Nótese esta magistral transición de la fe (v. 1, 2) a la esperanza (vv. 2, 4, 5), al amor (v. 5). Esta es la secuencia que también hallamos encontramos en 1 Co. 13:13. (En 1 Ts. 1:3 la secuencia es fe, amor, esperanza). Hay gente sin esperanza (Ef. 2:12; 1 Ts. 4:13). También hay quienes se aferran a esperanzas ilusorias o engañosas (Pr. 11:7; Hch. 16:19). Pero los que han sido justificados por la fe y reconciliados con Dios disfrutan de las clase de esperanza que no decepciona (Sal. 22:5). Su esperanza está firmemente anclada en el amor redentor de Dios. Otro modo de expresar el mismo pensamiento es este: su fe está aferrada al trono de gracia, esto es, a lo que está “dentro del velo” donde Jesús está sentado a la diestra de Dios (Heb. 6:19, 20) El vive para siempre para interceder por su pueblo (Heb. 7:25).

Además, el amor de Dios no se raciona con cuentagotas. Por el contrario, por medio del Espíritu Santo ese amor es “derramado” en los corazones de los redimidos; en otras palabras, es provisto libre, abundante, copiosa y profusamente, lo que es cierto de todos los dones de Dios en general (Nm. 20:8, 11; 2 R. 4:1–7; Sal. 91:16; Is. 1:18; 55:1; Ez. 39:29; Jl. 2:28, 29; Zac. 12:10; Mt. 11:27–30; 14:20; 15:37; Lc. 6:38; Jn. 1:16; 3:16; Hch. 2:16–18;10:45; 14:17; 17:25; Ro. 5:20; 1 Co. 2:9, 10; 2 Co. 4:17; Ef. 1:8; 2:7; Stg. 1:5; Ap. 22:17). “El da y da y vuelve a dar”. Véase C. N. T. sobre Juan 1:16, 17 (“gracia sobre gracia”).

De hecho, el Espíritu Santo, que es el Dispensador de los dones de Dios, es también él mismo el don de Dios a la iglesia (Jn. 14:16; 15:7). En contraposición a la opinión de algunos, debería enfatizarse que la expresión “el amor de Dios” no puede significar “nuestro amor por Dios”. ¿Cómo podría un amor tan completamente inadecuado ser la base de una esperanza que no decepciona? La referencia apunta claramente al propio amor de Dios, como lo testifica el v. 8 Véanse también Ro. 8:35; 2 Co. 13:13.

En suma, todo esta echa luz sobre el glorioso carácter de la justificación por la fe. Esta acción divina, por la cual el pecador que huye a Dios buscando refugio es declarado justo, es frecuentemente comparada con lo que sucede en una corte. Por ello ha sido llamada una acción forense. Sin duda es eso, pero si se considera su sentido más completo, es mucho más que eso. Nótese el siguiente contraste:

El juez terrenal

  1. al hallar al acusado “inocente”, loabsuelve; o si lo encuentra culpable lo sentencia.
  2. lo despide de la sala de tribunal y notiene ningún trato posterior con él.

Dios como juez

  1. Al hallar al acusado culpable—cosa que siempre sucede—borra su culpa en base a la obra cumplida por el Hijo de Dios, el Portador de Culpa.
  2. Por medio del Espíritu Santo derrama Su amor en su corazón,y lo adopta como hija o hijo propio.

Pero la comparación debe ser llevada un paso más allá, ya que aun la adopción humana no es en realidad una ilustración adecuada de la adopción divina. En la adopción humana los padres desearían transmitir algo de su propia carácter o espíritu al niño adoptado. A veces esto sucede hasta cierto punto; otras veces nada de ello sucede. Pero cuando Dios adopta, él también planta su propio Espíritu en el corazón del adoptado, transformándole a él o ella en su propia imagen (Ro. 8:15).

Versic.6–8. Porque cuando éramos aún impotentes, en el tiempo señalado Cristo murió por los impíos. Ahora bien, a duras penas morirá alguien por un justo, aunque quizá por uno bueno alguien se atrevería a morir. Pero Dios demuestra su propio amor por nosotros en esto, que cuando éramos aún pecadores Cristo murió por nosotros.

En este pasaje Pablo afirma la razón por la cual él dice que Dios derramó su amor en los corazones de los pecadores. El nos dice que estaba justificado en hacer esta afirmación que “cuando éramos aún impotentes”, o sea, desvalidos, totalmente incapaces de rescatarnos a nosotros mismos de los efectos de la caída, Cristo, motivado por amor soberano y no por mérito o logro humano alguno, murió por nosotros, los impíos. El carácter absolutamente único de este amor se hace evidente cuando consideramos que en tanto que por una persona justa a duras penas alguien este dispuesto a morir—aunque, como rara excepción podría darse el caso de que por una persona buena alguien se atrevería a morir—Dios, por el contrario, demuestra su propio amor de este modo tan maravilloso, a saber, que cuando nosotros estábamos todavía en nuestro estado de invalidez y pecado, Cristo murió por nosotros.

En relación con esta explicación nótese lo siguiente:

a) Los “impíos” del v. 6 son los “pecadores” del v. 8, a saber, aquellos pecadores por quienes Cristo murió, los“amados de Dios, santos” de 1:7.

b)La distinción entre “un justo” y “uno bueno” no debe ser forzada, como si el apóstol estuviese diciendo que por una persona meramente “justa” sería casi imposible encontrar a alguien que muriera, en tanto que por una persona“buena”, o benefactora, sería posible, bajo condiciones excepcionales, encontrar un sustituto que estuviera dispuesto a ofrecer su propia vida. Esto es sobreinterpretar. Debemos adherirnos al punto básico que Pablo está tratando de enfatizar y no oscurecer su pensamiento introduciendo distinciones injustificadas. Han que dejar lugar para variaciones estilísticas.

c)Lo que Pablo está diciendo es que el amor de Dios, como es revelado en Jesucristo, no tiene ni precedente ni paralelo. Ningún mérito de parte nuestra podría haber movido a Cristo a morir por nosotros, porque él murió por nosotros “cuando éramos todavía pecadores”. Además, él murió por nosotros “en el tiempo señalado”, esto es, en el tiempo fijado por Dios (cf. Mr. 1:15; Gá. 4:4), no por nosotros.

Esta muerte no tenía paralelo en lo referente a la maravilla de la gracia condescendiente y perdonadora. ¡Cristo murió por los que eran malos, malos, malos! No había en ellos bondad que pudiera haber atraído su amor. En la muerte de Jesús por los pecadores Dios demuestra su “propio amor” soberano. Véanse Is. 1:18; 53:6; 57:15; Dn. 9:17–19; 1 Jn. 4:10.

d) Nótese la palabra “demuestra”, en tiempo presente. Aunque es cierto que para Pablo, tanto en el tiempo de escribir esta carta como para nosotros hoy en día, la muerte de Cristo era un acontecimiento que había ocurrido en el pasado, su lección continúa siendo una realidad siempre presente y gloriosa.

e) Nótese “su propio amor por nosotros”.

f) Aunque es cierto que en estos tres versículos Pablo usa no menos de cuatro veces la preposición (πέρ) quetiene un amplio espectro de significado, que va desde sobre o respecto a (cf. περί) hasta en lugar de (cf. ντί), yque frecuentemente significa “por”, “a favor de”, “por amor de”, “para beneficio de”, parecería que aquí en Ro. 5:6–8 esta pequeña palabra, que en sí misma no significa “en lugar de”, implica tal significado. ¿No indica el contexto (cf. v. 9, 10) que por medio del derramamiento de su sangre Cristo quitó de nosotros la ira de Dios?

 

RIQUEZA LITERARIA

Romano 5.5 amor, ãgape; Strong #26: Una palabra a la que el cristianismo le dio un nuevo significado. Fuera del NT, raramente se usa en los manuscritos griegos existentes de la época. Ágape denota una invencible benevolencia y una irreductible buena voluntad, que siempre busca el bien de la otra persona, no importa lo que ésta haga. Es el amor sacrificial que da libremente sin pedir nada a cambio y no se para a considerar el valor de su objeto.  Ágape es un amor que se ofrece conscientemente, mientras philos depende de circunstancias involuntarias; tiene que ver con voluntad más que con la emoción. Ágape describe el amor incondicional de Dios por el mundo.

Pensamiento: Hechos 1:8. pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. El corazón del hombre es un deposito, una vasija, un tiesto, pero debe ser lleno del Espíritu Santo. Para que pueda cambiar o tener una nueva vida, para ser lleno de amor de Dios y así se podrá amar al prójimo, y por sobretodo amar a Dios, porque Él nos amo primero, advierta que debemos ser llenos del Espíritu Santo. 

 

1er Titulo:

El Corazón Regenerado Posee Fuego Celestial. Jeremías 20:9. Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude.

Comentario: Siguiendo el formato del lamento en los Salmos, Jeremías empieza con una queja contra el Señor y su llamamiento. Reconoce el poder de Dios en su llamamiento y en la misión que le ha dado a su profeta. El verbo traducido aquí persuadido es mejor traducido “seducido”, “decepcionado” o “acosado”. Jeremías no pudo resistirlo. Dios era el más fuerte de los dos. (Lea de nuevo el llamamiento del profeta en 1:4–8, 17–19). Pero ahora Jeremías es el objeto de risa y burla. Cada vez que proclama el mensaje de juicio que el Señor le ha dado es aún más aislado. Cuando proclama: “¡Violencia y destrucción!” (v. 8a) la gente se burla de él. Su lealtad a su misión le es causa de afrenta y escarnio del pueblo.

En el v. 9 el profeta contempla una solución: no hablará más de este mensaje tan impopular. ¡Dejará su llamamiento divino! No hablará en el nombre de Jehová. Pero, encuentra que esta no es tampoco la solución. No puede hacerlo, porque este llamamiento y esta palabra es como un fuego ardiente en sus huesos. Ha procurado contenerlo, pero es imposible (comp. Amós 3:8). La situación de Jeremías es un tormento continuo. Está siendo dividido, rasgado dentro de sí.

Jeremías clamó al Señor en su desesperación, pero no dejó de alabar abriendo su corazón a Dios. Proclamó con fidelidad su Palabra y no recibió nada a cambio más que persecución y dolor. Aun cuando se abstuvo de proclamar la Palabra de Dios por un tiempo, esta se volvió como fuego en sus huesos hasta que ya no pudo contenerla más. Cuando la Palabra viviente de Dios se vuelve fuego en sus huesos, también se sentirá impulsado a anunciarla a otros, cualquiera sea el resultado.

En los versículos 7–18 Jeremías lamenta su ministerio impopular. El Señor le sedujo (engañó) a ello. Quería dejar de proclamar el mensaje desagradable del cautiverio babilonio, pero no podía. La palabra de JEHOVÁ ardía como fuego dentro de él. Escuchaba cómo sus amigos tramaban contra él, pero encomendó su causa a JEHOVÁ. A veces confía, alabando a JEHOVÁ, pero otras veces está tan desanimado que desearía no haber llegado a nacer.

 

2° Titulo:

Un Corazón Renovado Inspira Buenos Propósitos. 1 de Cronicas 22:7. Y dijo David a Salomón: Hijo mío, en mi corazón tuve el edificar templo al nombre de Jehová mi Dios.

Comentario: En un discurso muy formal dirigido a Salomón, David volvió a hablar de su deseo de edificar el templo, de cómo fue impedido de llevarlo a cabo porque había sido un hombre de sangre, y de la promesa del Señor que su hijo Salomón edificaría la casa de Dios. Pidió que JEHOVÁ estuviera con Salomón, dándole entendimiento y prudencia, y apremió a Salomón a que fuera obediente a la ley de Dios.

No se oculta el hecho de la incapacidad de Salomón de hacer él solo el templo. Por un lado está su juventud (v. 5). Si bien es un hecho que nadie sabe a ciencia cierta la edad de Salomón a estas alturas, el comentarista Barnes opina que no podría haber tenido más de 25 años ni menos de 14. El Cronista también recalca la necesidad de los preparativos hechos por David para que el templo llegase a ser una realidad. Es cierto que Dios no permitió a David construir el templo, pero era igualmente verdad que Salomón necesitaba de la ayuda de su padre en los preparativos. El escritor posexílico ya ha dicho que David no puede hacer el templo; tampoco Salomón lo puede hacer solo. Mediante esta dependencia mutua, el Cronista enfatiza no tan sólo la continuidad entre los dos reyes para formar una monarquía unida, sino que reconoce aun más de este modo la importancia del templo.

Pensamiento: Dios dijo a David que él no sería el que construiría el templo. En su lugar, la tarea sería para su hijo Salomón. David aceptó con gracia este «no» de Dios. No se sintió celoso por el hecho de que su hijo fuera a tener el honor de construir el templo de Dios, sino que hizo todos los preparativos para que Salomón llevara a cabo su tarea. De la misma manera, debemos dar los pasos para preparar el camino de nuestros hijos para que encuentren y cumplan el llamado de Dios en sus vidas. Tarde o temprano nuestros hijos tendrán que tomar sus propias decisiones, pero podemos ayudarlos al proporcionarles las herramientas apropiadas: enseñándoles cómo orar, cómo estudiar la Palabra de Dios, la diferencia entre el bien y el mal y la importancia de participar en la iglesia. Advierta dice un corazón renovado o sea nacido de nuevo, tiene buenos propósitos.

Aquí hay que destacar el corazón de David: Las escritura dice que tenia un corazón conforme a Dios (Hechos 13:22.Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero).(1 de Samuel 13:14.Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó).

Pensamiento 2. ¿Qué significa ser un varón conforme al corazón de Dios? Para David, era relacionarse de manera cercana e íntima con el Padre celestial (Sal 63.1, 6-8). Esto implica mucho más que tener una rutina para repetir oraciones memorizadas; por el contrario, esta intimidad está basada en el deseo intenso de crecer lo más unido posible a Dios (Sal 42.1).

¿Qué se necesitaría para que usted sea descrito como un hombre o una mujer conforme al corazón de Dios? ¿De qué actividades debería apartarse? ¿Qué prácticas debería añadir a su estilo de vida? Pídale a Dios que le ayude a hacer los ajustes que sean necesarios, y también le ayude a tomar la decisión de hacer de este epitafio la meta de su vida.

Deuteronomio 30:6. Y circuncidará Jehová tu Dios tu corazón, y el corazón de tu descendencia, para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas.

1a1a Tesalonicenses 3:13. para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.

 

3er Titulo:

Un Corazón Bendecido Esta Dispuesto a Alabar a Dios. Salmo 84:2. Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.

Comentarios:

¡Cuán amables…! es el lenguaje de amor. El salmista ama a Dios y ama su santuario. Así debe ser el lugar de reunión de la iglesia, un lugar de gozo, donde queremos estar. Además, hemos de amar a los hermanos que son templo de Dios (1 Cor. 3:16; 6:19).

Jehová de los Ejércitos aparece aquí y al final del Salmo, arreglo literario que se llama una “inclusión”. El salmista está gozoso porque reconoce quién es este Dios que viene a adorar. Anhela y desea viene de las palabras “pálido” y “consumir” en heb. Una señal del amor a Dios es el anhelo de estar en comunión con él y adorarle. Atrios habla del templo, pero también simboliza la comunión con Dios. Su corazón y su carne, es decir toda su alma y cuerpo están involucrados en esta adoración. La adoración gozosa puede expresarse de varias maneras. No hay nada comparable a la comunión con Dios. La mención del pajarito y la golondrina (v. 3) enfatiza el lugar de seguridad y descanso que es el lugar de comunión de Dios. Algunos sugieren que pueden ser figuras del salmista mismo. Se repite Jehová de los Ejércitos, y este gran Dios sobre todas las huestes celestiales es ¡Rey mío y Dios mío!

¡Bienaventurados! (v. 4). Este salmo contiene tres bienaventuranzas. ¡Qué privilegio es servir al rey de todo! Hemos de alabarle continuamente.

Pensamiento: Así como el pueblo anhela que lleguen las lluvias de otoño al final de un abrasador verano, así también los peregrinos que vienen a la Fiesta de los Tabernáculos en Jerusalén desean ardientemente la compañía de Dios en el templo.

El anhelo del alma por casa de Dios, debería ser un ardientemente en el corazón por la casa de Dios, para ir adorar. Así como se desea las lluvias después de un caluroso verano así debiera ser el anhelo por tener a dios dentro del corazón.

Salmo 38:9. Señor, delante de ti están todos mis deseos, Y mi suspiro no te es oculto.

Filipenses 3:7-11. 7Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. 8Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, 9y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; 10a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, 11si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.

 

4° Titulo:

Todo Salvado Debe Guardar En Su Corazón La Palabra De Dios. Proverbios 3: 1 al 4.1Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos; 2Porque largura de días y años de vida. Y paz te aumentarán. 3Nunca se aparten de ti la  misericordia y la verdad; Átalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón; 4Y hallarás gracia y buena opinión Ante los ojos de Dios y de los hombres.

Comentario: Cómo vivir bien, 3:1-4

El cap. 3 juega un papel prominente en el NT. Sin duda, varios pensamientos o dichos del capítulo estaban en las vidas morales de los judíos del primer siglo. Por lo tanto, los primeros cristianos judíos eran muy sensibles a la palabra de Dios, meditando sobre la aplicación de ella a la luz de los dichos y los hechos del Mesías, Jesús de Nazaret (Juan 5:39; Luc. 24:27; Hech.2:14–40; 7:2–53; 8:32–35; 17:11). De verdad, la ética superior de los primeros cristianos se puede atribuir a las normas elevadas de ciertos pasajes del AT como los que se encuentran en el Pentateuco (Éxo. 20 ss.; Lv.; Deut. 4 ss.) y el libro de los Proverbios. Además hay que recordar los pasajes proféticos condenando las graves faltas morales de los hebreos (Isa. 3; 5:8–23; Amós 1 s.; Miq. 1 s.). Es interesante que el sacerdote, el sabio y el profeta llegan a condenar las mismas condiciones pecaminosas. El sacerdote enseña basando el contenido sobre la ley dada por Dios (los diez mandamientos, las leyes de santidad, etc.). El sabio enseña basando el contenido sobre la experiencia humana y las normas que se han formulado. Y el profeta enseña basando el contenido sobre el estado moral concreto que se puede observar a la luz de la palabra que ha llegado viva del corazón de Dios. Su trabajo apasionante viene como una reacción al estado moral y señala ciertos pecados específicos. Así la palabra divina se presenta como una muestra del carácter divino (la ley), como un reflejo de la creación (la sabiduría que se encuentra en los libros de Proverbios, Job y Eclesiastés) y como un encuentro con la inmoralidad del hombre (los escritos proféticos). Un erudito contemporáneo ha dicho: “Tanto los Proverbios como la Ley nos llaman a un compromiso con Dios y su orden divino. Ambas partes del canon (el texto como se encuentra) llaman al hombre a amar la justicia y la integridad, a cuidar al pobre y al necesitado y a aceptar la vida como un regalo atesorado por Dios… Ambas unidades de la tradición hebrea se dirigen básicamente a una expresión única de la vida buena y fiel” (Brevard S.Childs).

El cap. 3 puede dividirse utilizando la frase hijo mío, a quien se dirigen los proverbios. Hay tres veces que aparece hijo mío (vv. 1, 11 y 21; para una discusión amplia de esta frase, ver el comentario sobre 1:8, 9). Una segunda manera de dividir el capítulo utilizará una estructura basada en los mandatos negativos, pero no es muy práctica ni factible. Se puede dividir 3:1–12 por los mandatos negativos (vv. 1, 3, 7 y 11). Mejor sería la frase hijo mío, aunque haya que subdividir las secciones porque incluyen mucho material.

Además de la audiencia impactada por los proverbios, esta sección se une al capítulo anterior por la palabra “olvidar” (v. 1 y 2:17). Por lo tanto, la sección toca el tema de la obediencia a la voluntad de Dios: sus mandamientos, su disciplina y su sabiduría.

La estructura de los vv. 1–4 forma un paralelismo entre vv. 1, 2 y 3, 4. La fórmula es la siguiente:

Aún el contenido de los dos juegos forman un paralelo: los verbos y las promesas encontradas en los vv. 2 y 4.

En el hebreo, se enfatiza la palabra mi-instrucción, el objeto directo, poniéndolo al comienzo de la oración (v. 1). La instrucción traduce la palabra hebrea torah 8451, que puede significar «la ley». Mis mandamientos está en una posición paralela con la instrucción. La promesa dada hace referencia a una vida prolongada (abundancia de días, v. 16, y años de vida) y a una vida mejor (bienestar o shalom). Así el maestro identifica cómo tener una vida larga y abundante, mejor en cantidad y en calidad (v. 2; ver 9:11; 10:27).

El v. 3 repite la fórmula del v. 1 dando énfasis a los sustantivos, en este caso las palabras misericordia y verdad. Las dos palabras se encuentran en otros pasajes del AT, mostrando el carácter de Dios (Éxo. 34:6; Deut. 7:9) y la actitud que se esperaba de los que son hijos de Dios (Ose. 4:1). Así como el v. 1 habla de los mandamientos de Dios, el v. 3 habla del carácter de Dios y cómo estos atributos deben formar una parte de nuestro ser. Las dos palabras hablan de las características tiernas y puras de Dios. Misericordia, que traduce jesed 2617, significa «la bondad, la benevolencia y el compromiso de amor». La palabra verdad no traduce el significado amplio de ’amet 571, su significado puede ser «fidelidad, autenticidad y lealtad». ¡Qué grande es Dios! ¡Y qué grande es nuestro desafío para madurar y ser como él!

La palabra «atar» ocurre en cuatro citas de Proverbios (6:21; 7:3; 22:15). Se encuentran dos citas que hablan de «atar las instrucciones de los padres al corazón» y «atar las instrucciones del maestro a los dedos» (6:21; 7:3; 22:15). Tal manera de recordar algo se encuentra en Deuteronomio 6:6–9, cuando Moisés compartía la ley de Dios con los hebreos a la salida de Egipto: (Estas palabras) las atarás a tu mano como señal, y estarán como frontales entre tus ojos. Las escribirás en los postes de tu casa y en las puertas de tus ciudades (Deut. 6:8, 9). El hecho de «atar» simboliza la necesidad de mantener una fuerte visibilidad de los mandamientos de Dios (Éxo.

13:9, 16; Deut. 6:8, 9). Hay alguna evidencia arqueológica de que existían adornos para el cuello, el brazo y los pies con ciertos escritos de buena fortuna. No es extraño pensar que tales adornos existían en Israel. Por lo tanto, hay muchas culturas que muestran algún mensaje sobre las entradas de los edificios sagrados y sobre las casas particulares. Aquí las características misericordia y verdad deben encontrarse por escrito en el cuello del joven. No sería difícil escribir las palabras hebreas jesed y ’amet, sólo diez letras, en alguna tablilla de arcilla y después formarla para el cuello, o escribir en algunas piedras preciosas las diez letras, quizá cada letra en una piedra preciosa y unirlas por un hilo dorado. El peligro es, después de algún tiempo, mirar al objeto como algo mágico. Hoy en día algunos judíos ortodoxos llevan algunas cajitas en su frente y en sus muñecas. Estas cajitas contienen los versículos del Shema (Deut. 6:4–9;11:13–21 y Núm. 15:37–41). Curiosamente, la palabra hebrea para poste (Deut. 6:9) llegó a tener el significado de una cajita que contenía un pergamino. Una mezuzah, una cajita con un pergamino, fue encontrada en las cuevas de Qumrán. El pequeño pergamino contenía el texto de Deuteronomio 10:12–11:21.

La última frase del v. 3 hace referencia a escribir las palabras o características de la misericordia y la verdad en las tablas del corazón. El concepto de escribir algo en el corazón figura prominentemente en el AT (Deut. 6:6; Sal. 37:31; Isa. 51:7; Jer. 31:33). Al llegar al corazón, las características forman una parte de la personalidad. Pablo hace alusión a las tablas de corazones humanos y afirma que el Espíritu Santo ha escrito sobre ellos, haciéndolos una carta de Cristo, leída por todos los hombres, dando así testimonio de Dios (2 Cor.3:3).

La promesa que se encuentra en el v. 4 ha resultado del cumplimiento de los imperativos del v. 3. Al mostrar las cualidades de la misericordia y la verdad (autenticidad), el joven ganará el favor ante los ojos de Dios y de los hombres. Una alusión al favor ante Dios y ante los hombres se encuentra en el NT cuando se habla de Jesús (Luc. 2:52) y cuando se motiva a las buenas relaciones (Rom. 12:17; 2 Cor. 8:21). No obstante, buscar el favor de Dios ha de ser la prioridad máxima (21:2; 24:2; 24:12; 1 Sam. 16:7; 1 Crón. 28:9; Luc. 16:11; Heb. 4:13). Siempre la opinión y el favor de Dios ha de recibir la fidelidad del joven sabio. Seguidamente, el joven debe buscar tener una buena reputación en la comunidad (10:7; 11:16, 22, 27; 12:8).

 

El significado de la Biblia en nuestros días

El pastor Benjamín Weir, uno de siete rehenes en Beirut, Líbano, confesó, después de su liberación, que controló su desesperación en ese crisol por medio de la meditación en los Salmos y los Proverbios. Su compañero, Terry Anderson, testificó que estaba agradecido a Dios porque el primer libro que le permitieron tener en la cárcel era la Biblia. Los siete rehenes leyeron la Biblia y participaron diariamente en cultos, en lo que llegaron a llamar «la iglesia de la puerta cerrada». Esto nos ilustra el significado de la Biblia para nuestra vida.

La Biblia tiene palabras de ánimo para la persona que está deprimida. Tiene palabras de orientación para la persona que necesita ayuda en este sentido. La lectura diaria de unos pocos versículos puede cambiar la perspectiva de uno con relación a los problemas.

 

Joya bíblica

No se aparten de ti la misericordia y la verdad; átalas a tu cuello. Escríbelas en las tablas de tu corazón (3:3). Si uno escribe el mensaje de la Biblia en el corazón por medio de la memorización de versículos clave, ese tesoro está presente en todo momento y puede ser fuente de consuelo y motivación.

 

AMÉN, A DIOS SEA LA GLORIA.

DESCARGA AQUÍ

Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.