+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 17 de marzo de 2019: “En medio de las batallas Dios manifiesta Su poder a favor de sus escogidos”

Domingo 17 de marzo de 2019: “En medio de las batallas Dios manifiesta Su poder a favor de sus escogidos”

Domingo 17 de marzo de 2019:    Lección: Éxodo cap. 17, versículos 8 al 16. Entonces vino Amalec y peleó contra Israel en Refidim. Y dijo Moisés a Josué: Escógenos varones, y sal a pelear contra Amalec; mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano. E hizo Josué como le dijo Moisés, peleando contra Amalec; y Moisés y Aarón y Hur subieron a la cumbre del collado. Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada. Y Jehová dijo a Moisés: Escribe esto para memoria en un libro, y di a Josué que raeré del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo. Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová- Nisi; y dijo: Por cuanto la mano de Amalec se levantó contra el trono de Jehová, Jehová tendrá guerra con Amalec de generación en generación.

   Comentario: Introducción del contexto Bíblico (17: 8-16). Crisis. ¿Qué hacemos cuando alguna crisis nos toca cerca? Ninguna crisis es más amenazadora que la guerra. Una guerra lanzada en la misma puerta trasera de uno. Esto fue lo que le sucedió ahora a Israel, pero la atención no está en la guerra. La atención está en aquello que trajo la victoria: La constancia de la oración: La intercesión, el clamor a Dios, la victoria sobre el enemigo de la vida viene del SEÑOR y únicamente del SEÑOR. Cuando los enemigos de la vida nos atacan, nuestra tarea es ir delante del SEÑOR y clamar ante Él por la victoria. Esta es la lección, y la gran atención de este pasaje: La quinta crisis de Israel en el desierto: Guerra: victoria por medio de la oración predominante, 17:8-16.

   Vv. 8—16. Israel se comprometió en una lucha necesaria con Amalec en defensa propia. Dios da capacidad a su pueblo, y lo llama a diversos servicios por el bien de su iglesia. Josué pelea, Moisés ora, ambos ministran a Israel. La vara fue sostenida en alto, como estandarte para dar valor a los soldados. Y también hacia Dios como un modo de apelar a Él. —Moisés estaba cansado. El brazo más fuerte fallará si está extendido por mucho tiempo; sólo la mano de Dios permanece extendida todo el tiempo. No vemos que a Josué le pesaran las manos

para pelear, pero a Moisés le pesaban las manos para orar; mientras más espiritual es un servicio, más dados somos a fallar y a rendirnos. —Para convencer a Israel que la mano de Moisés, contra quien habían reñido, estaba haciendo más en su defensa que sus propias manos, su vara más que la espada de ellos, la victoria se produce o decae según Moisés levante o deje caer sus manos. La causa de la iglesia es más o menos exitosa en la medida que sus amigos sean más o menos firmes en la fe y fervientes para orar. Moisés, el hombre de Dios, está feliz de recibir ayuda. No debemos avergonzarnos de pedir socorro o de brindar ayuda a los demás. —Las manos de Moisés así sostenidas, estuvieron firmes hasta que se puso el sol. Fue un gran estímulo para la gente ver a Josué delante de ellos en el campo de batalla, y a Moisés en lo alto en la colina. Cristo es ambos para nosotros: nuestro Josué, el Capitán de nuestra salvación, que pelea nuestras batallas, y nuestro Moisés, que vive siempre, intercediendo en lo alto para que nuestra fe no decaiga. Las armas formadas contra el Israel de Dios no pueden prosperar por mucho tiempo y, por último, serán quebrantadas. —Moisés debía escribir lo que había sido hecho, lo que Amalec había hecho contra Israel; escribe el amargo odio de ellos; escribe sus crueles intentos; que nunca se olvide, ni tampoco lo que Dios había hecho por Israel para salvarlo de Amalec. Escribir lo que debe hacerse; para que en el curso del tiempo Amalec sea totalmente arruinado y desarraigado. La destrucción de Amalec era un tipo de la destrucción de todos los enemigos de Cristo y de su reino.

   Referencias: Apocalipsis 15:3-4. Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado.

1ª de Crónicas 29:11. tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos.

Texto: Salmo 20, versículos 7 y 8. Estos confían en carros, y aquéllos en caballos; Mas nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria. Ellos flaquean y caen, Mas nosotros nos levantamos, y estamos en pie.

1er Titulo:

Enemigos Que Acechan El Camino De Los Que Van A La Tierra Prometida. Versíc. 8 al 10. Entonces vino Amalec y peleó contra Israel en Refidim. Y dijo Moisés a Josué: Escógenos varones, y sal a pelear contra Amalec; mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano. E hizo Josué como le dijo Moisés, peleando contra Amalec; y Moisés y Aarón y Hur subieron a la cumbre del collado. (Léase Efesios 6:12-13. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.).

   Comentario: (17:8-9) Amalecitas ▬ Crisis ▬ Israel: Estaba la crisis de la guerra. ▬ Los amalecitas atacaron Israel mientras estaban acampados en Refidim. (Éx. 17:8). ¿Por qué atacarían los amalecitas a Israel? Sin duda, porque se sintieron amenazados. Eran un pueblo del desierto que vivía al sur de la Tierra Prometida de Canaán. Habían evidentemente oído hablar de la liberación de Israel de Egipto y de su marcha hacia Canaán, alrededor de dos o tres millones de ellos. Para llegar a Canaán, esta gran cantidad de israelitas tendría que marchar o bien cerca o bien a través de la tierra de los amalecitas. Los líderes de los amalecitas no tenían idea de cuáles eran las intenciones de Israel, si de pasar por sus tierras en paz o si atacarlos y saquearlos. Por tanto, los amalecitas lanzaron un ataque sorpresivo contra Israel. El ataque fue súbito, totalmente inesperado. Cuatro hechos deben señalarse acerca del ataque de los amalecitas.

• El ataque fue extremadamente cruel y salvaje. Fue lanzado primeramente contra los inválidos y los indefensos: Los rezagados (Los enfermos, viejos, y fatigados) quienes iban detrás del grupo principal de viajeros. Las Escrituras dicen que los amalecitas los mataron a todos (Dt. 25:17-19. Acuérdate de lo que hizo Amalec contigo en el camino, cuando salías de Egipto; de cómo te salió al encuentro en el camino, y te desbarató la retaguardia de todos los débiles que iban detrás de ti, cuando tú estabas cansado y trabajado; y no tuvo ningún temor de Dios. Por tanto, cuando Jehová tu Dios te dé descanso de todos tus enemigos alrededor, en la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad para que la poseas, borrarás la memoria de Amalec de debajo del cielo; no lo olvides.)

• El ataque fue un ataque sorpresivo lanzado contra un gran número de civiles, no contra un ejército, totalmente inmotivado y fuera de lugar. Los líderes de los amalecitas debieron haber enviado emisario para averiguar las intenciones de Israel y buscar la pasa. El lanzamiento de un ejército para comenzar a matar, mutilar, violar y esclavizar al pueblo era algo reprobable.

• Los amalecitas pretendían aniquilar a los israelitas, exterminarlos completamente y borrarlos de la faz de la tierra. Eran conducidos por el prejuicio y el odio amargo contra los israelitas, el mismo amargo y prejuicio que han sentido muchas naciones contra los judíos durante generaciones.

• Los amalecitas debían haber sabido que Dios había prometido la tierra de Canaán a Israel. Debían haberlo sabido de la misma forma que las personas hoy saben que los judíos ven la Tierra Palestina (Canaán) como la Tierra Prometida dada a ellos por Dios, pero los amalecitas debieron darse cuenta de este hecho muchos más que nosotros hoy. ¿Por qué?

 Porque los amalecitas eran los descendientes de Esaú, el hermano gemelo de Jacob. Y Dios le había dado la promesa de la Tierra Prometida a Jacob y a sus descendientes. Esaú sabía todo acerca de la promesa. Y fíjese: Amalec era el nieto de Esaú. Esaú seguramente contó las grandes promesas de Dios tanto a su Elifaz como a su nieto Amalec (Gn. 36.15. Estos son los jefes de entre los hijos de Esaú: hijos de Elifaz, primogénito de Esaú: los jefes Temán, Omar, Zefo, Cenaz).

   El punto es este: Loa amalecitas eran primos lejanos de los israelitas. Ellos probablemente sabían y ciertamente debían conocer sobre la promesa a Israel de la Tierra Prometida de Canaán. Debieron haber enviado emisarios y averiguar las intenciones de Israel, no lanzar un ataque brutal y salvaje contra ellos. (El comentario del expositor Bíblico) dice: “Existen grandes posibilidades de que [los amalecitas] hayan sabido acerca de la promesa de la tierra de Canaán que fue hecha al hermano gemelo de Esaú, Jacob; por tanto, ellos no debieron sentir amenaza alguna a sus intereses en el Neguev si hubieran recordado y tomado en serio esta promesa. Después de todo, la promesa sería un medio de bendecir a Amalec junto con todas las demás naciones (Gn. 12:3) si ellos solamente, como Abraham, hubiera creído. En vez de eso ellos vinieron (wayyabo) y atacaron a Israel en Refidim, a cierta distancia a sur de la región norte-central del Sinaí en donde vivían”.

Moisés designó un comandante para movilizar un ejército para defender a Israel, el joven Josué (v. 9). Al parecer Moisés ya le había a Josué movilizar un ejército para Israel. Esto lo sugiere la rapidez con que Josué y los hombres armado fueron capaces de movilizarse y detener el ataque de los amalecitas. Recuerde, el ataque era un ataque sorpresivo contra aquellos que se quedaron atrás: Los inválidos, enfermos, fatigados y viejos. ¿De dónde obtuvieron las fuerzas armadas de Israel sus armas? Probablemente de los egipcios. Cuando fueron liberados por los egipcios, ellos solicitaron una paga (sueldos atrasados) por su trabajo de esclavos. Una de las solicitudes puede haber sido la de armas con el propósito de protegerse y cazar en medio del desierto, armas tales como espadas, arcos y flechas. Esta habría sido una solicitud natural y comprensible. También está la posibilidad de pudieran haber recobrado algunas armas de los egipcios cuando su ejército fue ahogado en el Mar Rojo. Además, ellos habrían hechos cuantas armas pudieran mientras marchaban de un lugar a otro en sus andanzas por el desierto, armas tales como largas lanzas, hondas, arcos y flechas, y escudos.

▬ Fíjese que Moisés prometió buscar a Dios, interceder por Josué y los soldados (v. 9). Josué ería a pelear; Moisés iría a orar. Moisés prometió que iría hasta la cumbre del collado más alto de los alrededores del campo de batalla, y levantaría la vara de Dios, pidiendo y clamando a Dios en oración. La vara de Dios era considerada como estandarte de Israel. En consecuencia, cuando vieran la vara de Dios (su estandarte) alzada en alto, sabrían que el siervo de Dios estaba clamando a Dios. Se sentían alentados y motivados a luchar más allá de sus fuerzas. Sabían que Dios les daría la victoria sobre su enemigo. El punto es este: Moisés prometió a los guerreros de Israel que él sería su intercesor, su guerrero en la oración.

   (17:10): Oración, constancia de la ▬ Oración, débil ▬ intercesión ▬ Piedra, la: Estaba la constancia de la

oración. Fíjese que Moisés oraba mientras Josué y el ejército combatía: Se oró constantemente mientras se libraba la batalla (v. 10).

   Pensamiento 1: El momento para perseverar en la oración es cuando el enemigo nos ataca. Espiritualmente, el ataque puede ser el enseñamiento de algún (a)…tentación; mal pensamiento; idea lujuriosa; sugerencia inmoral; deseo de robar; inclinación a mentir; acto de egoísmo; tentación de engañar. Físicamente, el ataque puede ser la amenaza del ridículo, la burla, el abuso, la persecución, el daño corporal; incluso la amenaza de muerte. Cualquiera que sea el ataque del enemigo, la esperanza del creyente se halla en Dios. Tan pronto como es lanzado el ataque, tan pronto como el creyente se da cuenta del ataque, el creyente debe inmediatamente volverse a Dios y orar. Y debe ser constante en su oración. (1 Cr. 16:11; Mt. 7:7; 26:41; Lc. 18:1; Jn. 16:24; Ef. 6.18; 1 Ts. 5:17).

   Pensamiento 2: Con frecuencia somos atacados por los enemigos de esta vida, enemigos tales como: las enfermedades; los agravios; los prejuicios; el odio; la tentación; la lujuria; la avaricia; la arrogancia; la soledad; el vacío; la muerte. Cuando los enemigos nos tacan, nuestra única esperanza es el SEÑOR, ir ante Él y clamar por ayuda. La constante oración (la intercesión, la búsqueda del rostro de Dios) son nuestra única esperanza. (1 Cr. 16:11; Mt. 7:7; Ef. 6:18; 1 Ts. 5:17; Jer. 29:13).

   Referencia: Romanos 11.28. Así que, en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres.

Mateo 10:35-36. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa.

   El gran enemigo nuestro es la propia carne Romanos 8:6-7. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden.

2° Título:

El Deber De Los Colaboradores; Levantar Las Manos De Los Ungidos Por Dios. Versíc. 11 al 13. Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada. (Léase Romanos16:3 y 4. Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús, que expusieron su vida por mí; a los cuales no sólo yo doy gracias, sino también todas las iglesias de los gentiles.).

   Comentario: (17:11-13): Oración, constancia de la ▬ Oración, débil ▬ intercesión ▬ Piedra, la: Estaba la constancia de la oración.

▬ Fíjese que Moisés oraba mientras Josué y el ejército combatía: Se oró constantemente mientras se libraba la batalla (v. 10).

   Pensamiento 1: El momento para perseverar en la oración es cuando el enemigo nos ataca. Espiritualmente, el ataque puede ser el enseñamiento de algún (a)…tentación; mal pensamiento; idea lujuriosa; sugerencia inmoral; deseo de robar; inclinación a mentir; acto de egoísmo; tentación de engañar.

   Físicamente, el ataque puede ser la amenaza del ridículo, la burla, el abuso, la persecución, el daño corporal; incluso la amenaza de muerte. Cualquiera que sea el ataque del enemigo, la esperanza del creyente se halla en Dios. Tan pronto como es lanzado el ataque, tan pronto como el creyente se da cuenta del ataque, el creyente debe inmediatamente volverse a Dios y orar. Y debe ser constante en su oración. (1 Cr. 16:11; Mt. 7:7; 26:41; Lc. 18:1; Jn. 16:24; Ef. 6.18; 1 Ts. 5:17).

▬ Moisés hizo exactamente lo que prometió que haría: Subió hasta la cumbre del collado más elevado.

Subió hasta la misma cumbre para que todos pudieran verlo mientras oraba a Dios. ¿Por qué?

▬ A causa de la importancia crucial de la constancia de la oración (v. 11). Fíjese lo que sucedió.

• Cuando Moisés levantaba su mano y la vara de Dios Israel prevalecía (v. 11).

• Cuando se cansaban las manos de Moisés y él bajaba sus brazos y la vara, Israel tenía que retirarse ante el embate del enemigo (v. 11).

   ¿Por qué sucedió esto? Porque Dios necesitaba enseñarle a su pueblo una contundente lección. Ellos estaban solo comenzando su viaje hacia la Tierra Prometida, y necesitaban aprender la verdad básica de la vida: La victoria es a través del SEÑOR y a través del SEÑOR únicamente. En el futuro, no importa qué enemigo fuera, la única esperanza de victoria el SEÑOR. Nadie más podría llevarlo victoriosamente a la Tierra Prometida, nadie excepto el SEÑOR.

   Esta es la razón por la cual Dios quería a Moisés en la cumbre del collado a la vista de todos, para que pudieran ser testigos del poder de…la constancia de la oración; la intercesión; el clamor a Dios; la búsqueda de Dios; el ruego a Dios; la confianza en Dios.

   El pueblo de Dios, tanto los soldados como los civiles, podían ver fácilmente lo que sucedía cuando Moisés era lo suficientemente fuerte para mantener la vara alzada: El comenzaba a ganar la batalla. Pero también fueron testigos de lo que sucedía cuando Moisés se cansaba y bajaba la vara de Dios. Empezaban a perder la batalla y se veían obligados retirase.

   Pensamiento 2: La lección estaba clara. Cuando el enemigo ataca, el pueblo de Dios debe ir ante Dios. El pueblo de Dios debe…ser constante en la oración; convertirse en intercesor; clamar a Dios; buscar a Dios; rogar continuamente a Dios; confiar en Dios (2 Cr. 20:18; Lc. 6.12; Gn. 32:26; Salmo 34:6, 61:2).

▬ Fíjese que Moisés, el guerrero de la oración, necesitó una piedra en la que sentarse para tener descanso y apoyo (v. 12). La piedra lo sostuvo, lo sustentó, y le dio descanso para que pudiera resistir y mantenerse constante en la oración.

   Pensamiento 3. Recuerde que la piedra es un símbolo, una imagen del SEÑOR JESUCRISTO. (Éx. 17.6.) Como la roca de nuestra vida, Él es nuestro…apoyo; descanso; seguridad; cimiento (Sal. 94:22, 118:22; Mt. 21:42; Ef. 2:20; 1 Pe. 2:6).

   Pensamiento 4: Todos los creyentes hemos enfrentado momentos en nuestras andanzas por el desierto en los que el agotamiento y la total fatiga golpean con gran fuerza. Ha habido momento…

• en que las fechas limites siguieron llegando, y mientras más trabajamos más nos atrasábamos

• en que los momentos de devoción personal hacia Dios fueron hechos a un lado, hasta que llegaran momentos más apropiados

• en que la pareja no entendía y provocaba tensión y frustración entre nosotros

• en que los niños nos ocupaban demasiado tiempo o se metían en muchos problemas

• en que un ser querido nos abandonaba o moría y nos quedábamos con un dolor insoportable

• en que la comunión con el cuerpo de Cristo era el último de nuestros pensamientos

• en que nuestro horario estaba fuera de control

• en que la vida era solamente soportada y no disfrutada

• en que algún accidente o enfermedad golpeada con toda fuerza

• en que las finanzas han andado mal y no nos ha alcanzado para mantenernos

• en que los enemigos atacaban y no veíamos escapatoria

• en que todo ha parecido en vano, como si todo estuviera perdido

   Dios sabe que nosotros necesitamos su apoyo día tras día, momento a momento. Aquí es donde Jesucristo hace su entrada. Él es la Roca de nuestra salvación. Él nos sostiene mientras caminamos al final de nuestras fuerzas, Él sostendrá nuestra vida. Él es la Roca, el Apoyo que nunca se desploma, la Fuente sin límites ni fronteras, un Salvador que nunca se cansa de salvarnos de nosotros mismos. (Dt. 33:27; Sal. 18:2, 18:31-32, 18.35, 46, 27:5).

▬ Fíjese que el guerrero de la oración, Moisés, también necesitó de otros que pudieran ayudarlo en su intercesión y ruego a Dios. Otros dos hombres habían subido al collado a ver al SEÑOR con Moisés: Aarón y Hur (ÉX.17:12)

   Cuando Moisés estuvo demasiado cansado para sostener en alto la vara de Dios, los dos hombres sostuvieron sus brazos. Fíjese que ellos se quedaron junto a Moisés todo el día, hasta la puesta del sol. Tenga presente que esto tres hombres eran siervos de Dios. Allí en el collado, sosteniendo en alto la vara de Dios, con la batalla por su propia supervivencia librándose abajo en el valle, estos hombres estaban haciendo lo que cualquier siervo de Dios estaría haciendo:

• Orando y clamando a Dios

• En brega e intercediendo con Dios. (brega: trabajo, afán, lucha. esfuerzo y superación.).

• suplicando y rogándole a Dios.

   El punto aquí es este: Un guerrero de la oración con frecuencia no es suficiente. Se necesita tener apoyo en la oración. Se necesita de otros cuando el enemigo ataca y amenaza al pueblo de Dios.

   Pensamiento 5: Cada creyente necesita ser constante en la oración. Hay momentos en los que nosotros, nuestros seres queridos, amigos, iglesia y creyentes de todo el mundo necesitan de oraciones especiales (periodos de intercesión especiales), de clamor a Dios. Por lo tanto, debemos estar listos para orar y orar (listo para pasar largos periodos de tiempo en oración) listos para ser constantes en la oración, rogando a Dios que nos dé la victoria sobre el feroz enemigo que nos ataca. (Lc. 6:12; Gn. 32:26; Ef. 6.18; 1Ts. 5:17; Jer. 29:13).

   Referencia: 1 Corintios 3:9. Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios; 2ª Corintios 6:1. Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios; Filipenses 4:3. Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida; Filemón 1.24. Marcos, Aristarco, Demas y Lucas, mis colaboradores.

3er Titulo:

Altar De Gratitud Que Debe Estar En Todo Hijo De Dios. Versíc. 14 al 16. Y Jehová dijo a Moisés: Escribe esto para memoria en un libro, y di a Josué que raeré del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo. Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová-Nisi; y dijo: Por cuanto la mano de Amalec se levantó contra el trono de Jehová, Jehová tendrá guerra con Amalec de generación en generación. (Léase Josué 8.30-31. Entonces Josué edificó un altar a Jehová Dios de Israel en el monte Ebal, como Moisés siervo de Jehová lo había mandado a los hijos de Israel, como está escrito en el libro de la ley de Moisés, un altar de piedras enteras sobre las cuales nadie alzó hierro; y ofrecieron sobre él holocaustos a Jehová, y sacrificaron ofrendas de paz.).

   Comentario: (17:13-16). Victoria ▬ Triunfo ▬ Amalecitas ▬ Nombres de Dios: Estaba el resultado de la constancia de la oración. 1. El enemigo fue derrotado (v. 13). Dios le dio a su pueblo la victoria sobre su enemigo. Los amalecitas fueron aplastados.

   Pensamiento 1: Los amalecitas son una imagen de los enemigos feroces y violentos, que el creyente tiene que enfrentar mientras camina a través del desierto de este mundo. Enemigos tales como…gobernantes malvados; pueblos opresores; drogas; alcohol; glotonería; inmoralidad; pornografía; lujuria; avaricia; orgullo; soledad; hastío; pérdida del empleo; falta de propósito; falta de dinero; temor; desesperación; impotencia. Tales enemigos son extremadamente peligrosos. Pero hay esperanza, gloriosa esperanza. Todos los enemigos, sin importar cuán fuertes o terribles sean, pueden ser derrotados. Podemos vencer y conquistar. Podemos alcanzar la victoria sobre todos, no importa a cuál nos enfrentemos. ¿Cómo? ¡Mediante Dios!

   Mediante el poder de Dios. Acudiendo al Señor por ayuda. Si llamamos (oramos, somos constantes en la oración) Dios nos escuchará y nos liberará de los amalecitas de nuestros tiempos. Dios nos dará la victoria sobre todos los enemigos, sin importar quién o qué son, y sin importar cuán feroz sea su ataque. La victoria solo llega cuando el poder de Dios, el poder de la oración, es usado para vencer a los amalecitas de estos tiempos. (Jn 16:33; 2 Co. 1.10; 2 Ti. 4:18; He. 2.14-15; Pe. 2.9; Éx. 14.14; Dt. 20:1; 2 Sa. 22.2-3; 1Cr. 16.11).

2. la victoria tenía que ser escrita y recordada por siempre (v. 14). Dios dijo a Moisés que escribiera dando cuenta del ataque y la victoria para que Josué y las siguientes generaciones siempre recordara el hecho. Pero fíjese: ¿Qué quería específicamente Dios que recordara su pueblo? Que la victoria es a través del SEÑOR y solamente a través de Él. Cuando los enemigos atacan al pueblo de Dios debe ir ante el SEÑOR y orar, y ser constante en la oración hasta que el SEÑOR le dé la victoria. (Éx. 15:1; Sal. 25:2; 92:4; Col 2.15).

3. Se pronunció un juicio sobre el enemigo: El enemigo del pueblo de Dios sería completamente exterminado (v. 14). Los amalecitas como nación serían completamente destruidos. La maldad y la crueldad de los amalecitas eran terribles. En consecuencia, enfrentarían el juicio de Dios. Ellos habían decidido borrar al pueblo de dios de la faz de la tierra, pero al final, Dios trajo el juicio de la extinción sobre ellos. Su extinción final como nación al parecer tuvo lugar bajo Saúl y David (1 Sa.15:1-35; 2 Sa. 1:1-8:12).

4. El nombre de Dios fue establecido para siempre: Moisés construyo un altar allí en Refidim y lo llamó Jehová-Nisi, que significa “El SEÑOR ES MI ESTANDARTE” (vv. 15-16) Fíjese que Moisés honró a Dios, no a Josué. Él no hizo que Josué desfilara ante el pueblo en una marcha triunfal; él hizo construir un altar para Dios.

   Pensamiento 2: Hay muchos enemigos a través de la vida que buscan destruirnos, enemigos terribles: enemigos tales como…las enfermedades; los accidentes; la tentación; el alcohol; la lujuria; la inmoralidad; el abuso; la irresponsabilidad; la bancarrota; la avaricia; la glotonería; la soledad; la violencia; las amenazas; la guerra.

   La lista pudiera seguir, pero hay esperanza. La liberación es posible. La victoria es a través del SEÑOR. Pero fíjese: La victoria es a través del SEÑOR y solamente a través de Él. (2 Co. 2:14; 1 Co. 15.57; 1 Jn. 5:4).

   Estudio del Nombre de dios: (17:15). Nombres de Dios ▬ Titulo: Jehová-Nisi significa “el SEÑOR es mi estandarte”. Moisés había levantado la vara de Dios como estandarte de Israel, como el emblema, el símbolo de Israel. Recuerde, la vara era el símbolo del poder de Dios. Moisés había clamado, orando para que Dios concediera la victoria sobre el enemigo que había atacado al pueblo de Dios. La vara de Dios había sido levantada como estandarte identificador y símbolo de que el poder de Dios estaba allí presente con Israel. EL SEÑOR (Jehová, Yahveh) estaba presente y les dio la victoria. Fue la presencia, la salvación y la liberación de Dios (su poder), los que dieron el triunfo. Por tanto, Moisés declaró que el estandarte de Israel, el estandarte del pueblo de Dios, era EL SEÑOR mismo.

   Referencia: 1a de Crónicas 21:26. Y edificó allí David un altar a Jehová, en el que ofreció holocaustos y ofrendas de paz, e invocó a Jehová, quien le respondió por fuego desde los cielos en el altar del holocausto. Apocalipsis 8.3. Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Hebreos 12.28-29. Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor.

Amén para la gloria de Dios.

Bibliografía a usar como aporte: Bíblia de Bosquejos y sermones Éxodo 1 al 18. Comentario Bíblico Mundo Hispano. Bíblia de referencia Thompson. Libro de Éxodo Pablo R. Andiñach; Comentario de toda la Biblia, de Matthew Henry.

  DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.