+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 8 de diciembre de 2019: “Excelencia y solemnidad en los elementos del Tabernáculo de Dios”

Domingo 8 de diciembre de 2019: “Excelencia y solemnidad en los elementos del Tabernáculo de Dios”

Lección: Éxodo Cap. 27 versículos 17 al 21. Y para la puerta del atrio habrá una cortina de veinte codos, de azul, púrpura y carmesí, y lino torcido, de obra de recamador; sus columnas cuatro, con sus cuatro basas. Todas las columnas alrededor del atrio estarán ceñidas de plata; sus capiteles de plata, y sus basas de bronce. La longitud del atrio será de cien codos, y la anchura cincuenta por un lado y cincuenta por el otro, y la altura de cinco codos; sus cortinas de lino torcido, y sus basas de bronce. Todos los utensilios del tabernáculo en todo su servicio, y todas sus estacas, y todas las estacas del atrio, serán de bronce. Y mandarás a los hijos de Israel que te traigan aceite puro de olivas machacadas, para el alumbrado, para hacer arder continuamente las lámparas. En el tabernáculo de reunión, afuera del velo que está delante del testimonio, las pondrá en orden Aarón y sus hijos para que ardan delante de Jehová desde la tarde hasta la mañana, como estatuto perpetuo de los hijos de Israel por sus generaciones.

   Referencias Bíblicas: Hebreos 9:1 al 11; 1ª Pedro 3.18; 2ª Corintios 5.21; 1ª Pedro 1.19; Efesios 1:6.

   Comentario general:  [2]. (Éxodo 27:9-19) tabernáculo de Moisés ▬Atrio ▬acercarse a Dios. El atrio del tabernáculo simbolizaba que el ser humano puede acercarse a Dios. Tenía varios propósitos y todos eran importantes en la construcción del tabernáculo. Recuerde cuál era el propósito general del tabernáculo: que hubiera un lugar donde Dios pudiera habitar con su pueblo y un lugar al que el pueblo pudiera acudir para acercarse a Dios y adorarlo. El atrio servía como seto o barrera entre el mundo externo y la presencia de un Dios santo: marcaba un límite claro entre el mundo y la presencia de Dios.

   El atrio era una salvaguardia contra cualquier tipo de acercamiento ilícito al santuario. El tabernáculo de Dios era el lugar más santo de la tierra y no cualquiera podía entrar, sin más, en su terreno santificado_ Solo los creyentes, los verdaderos creyentes, podían entrar. El atrio era la protección que impedía que los animales salvajes que deambularan por ahí entraran en el tabernáculo. Era un símbolo que revelaba una verdad clara y evidente: el único camino para entrar a la presencia de Dios es aquella única entrada, la única puerta que tenía el atrio. Consideremos los detalles que revela el texto bíblico:

  1. Israel tenía el mandato de construir el atrio (v. 9). Dios quería asegurar que el mobiliario sagrado del tabernáculo estuviera a salvo y para eso ordenó a su pueblo que levantara una barrera protectora alrededor de la tienda.
  2. El lado sur del atrio estaba construido de acuerdo con las siguientes especificaciones precisas (w. 9-10):

Þ estaba hecho de cortinas de lino de 45 metros de largo;

Þ tenía veinte columnas encastradas en veinte basas de bronce;

Þ había corchetes y anillos de plata en las columnas.

  1. El lado norte estaba construido exactamente según las especificaciones de Dios (v. 11):

Þ estaba hecho de cortinas de lino de 45 metros de largo;

Þ tenía veinte columnas encastradas en veinte basas de bronce;

:> las columnas tenían corchetes y anillos de plata.

  1. El lado occidental estaba construido según las siguientes especificaciones exactas (v. 12):

Þ estaba hecho de cortinas de 22,50 metros de largo

Þ tenía diez columnas con sus diez basas.

  1. El lado oriental también medía 22,50 metros de largo (v. 13), con la diferencia de que incluía la única entrada al atrio. Ahora bien, observe que la puerta de entrada al tabernáculo era espaciosa, lo suficiente para recibir a cualquier persona, y estaba flanqueada por dos cortinas. Veamos las especificaciones de esas cortinas:

Þ cada una medía 6,75 metros de largo;

Þ cada una estaba sostenida por tres columnas, cada una con su basa (vv. l4-15).

  1. La entrada consistía en una cortina que servía como única puerta al atrio (v. 16). Esa cortina medía 9 metros de largo, estaba hecha de lino fino, decorada y bordada con hilo azul, púrpura y carmesí -los mismos colores vistosos de las cortinas internas del santuario_ y colgaba de cuatro columnas, encastradas cada una en su basa.

1er Titulo:

Hermosa Presentación De Las Columnas Del Atrio. Versíc. 17. Todas las columnas alrededor del atrio estarán ceñidas de plata; sus capiteles de plata, y sus basas de bronce. (Léase Gálatas 2:9. y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión; ▬ Apocalipsis 3.12. Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.).

   Referencias Bíblicas: Mateo 28:19; Apocalipsis 3.12; Número 4:31-33; 7:8; Éxodo 38:17, 21; Gálatas 2.9;

   Comentario: g. Las columnas del atrio estaban unidas con corchetes y anillos de plata (v. 17).

Los Capitales de Plata.

  1. a) Su propósito:

Los capitales de plata se colocaban encima de las columnas y servían de ornamento.

  1. b) Su significado tipológico:

Los capitales de plata se colocaban encima de las columnas y hablaban de la redención. La plata habla de la redención porque era parte del dinero que cada israelita tenía que pagar por la redención de su alma. Cada israelita mayor de veinte años tenía que pagar medio ciclo. El hecho de que los capiteles se colocaban encima de las columnas de bronce significaba que la hermosura de la redención estriba en el juicio del pecado. Estos, por lo tanto, les recordaban a los israelitas que el Señor los había redimido y que ellos pertenecían a él (1 Corintios 2:19; Éxodo 38:25-28; 30:12-16).

Las Molduras de Plata.

  1. a) Su propósito:

Las molduras eran varas que se conectaban entre sí y sostenían toda la pared.

  1. b) Si significado tipológico:

“Todas las columnas para el atrio alrededor serán unidas con varas conexivas de plata” (Exodo 27:17). Léase Éxodo 30:16 con 38:25-28. La plata de la expiación unió aquellas sesenta columnas. Así como también la obra redentora de Cristo une a los creyentes en él (Comparar 1 Corintios 12:13; Efesios 2:12-16).

2° Titulo:

Lugar De Adoración A Dios. Versículos 18-19. La longitud del atrio será de cien codos, y la anchura cincuenta por un lado y cincuenta por el otro, y la altura de cinco codos; sus cortinas de lino torcido, y sus basas de bronce. Todos los utensilios del tabernáculo en todo su servicio, y todas sus estacas, y todas las estacas del atrio, serán de bronce. (Léase Isaías 6:7. y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado.).

   Referencias Bíblicas: Apocalipsis 19:10; Juan 4:23-24; 1ª Corintios 10:14; 1ª de Juan 5.21; Colosenses 3.17.

   Comentario: h. La síntesis de estas especificaciones reafirma lo que acababa de revelarse a Moisés (vv. 18-19):

  1. l) El atrio medía 45 metros de largo por 22,50 metros de ancho, la altura de las cortinas de lino fino que lo delimitaban era de 2,25 metros, y esas cortinas se sostenían con basas de bronce.

2) Todos los utensilios del servicio del tabernáculo, incluso las estacas de la tienda, debían ser de bronce.

   Pensamiento 1. Las paredes que delimitaban el atrio nos enseñan al menos tres lecciones:

Þ Las paredes de lino simbolizaban la justicia y santidad de Dios. Él es tan justo y santo, tan blanco y puro, que está apartado del mundo.

Þ Cuando las personas miran a Dios, deben ver que él habita en justicia y santidad. Cuando los israelitas miraban las paredes del atrio, recordaban que él es santo.

Þ Cuando las personas se acercan a Dios, deben hacerlo con reverencia, asombro, adoración y alabanza. Deben alabarlo y agradecer que él les permite entrar en su presencia.

   Jesucristo consumó el simbolismo de las paredes del atrio. Él es la justicia de Dios.

   “Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia” (Ro. 3:21-22).

“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Co. 5:21).

   Pensamiento 2. La puerta o entrada del tabernáculo nos deja al menos dos enseñanzas:

Þ Hay un solo camino para entrar en la presencia de Dios. En contra de lo que muchas personas creen y buscan en la práctica, no existen muchos caminos.

Þ El ser humano debe acercarse a Dios si lo que desea es vivir por la eternidad. Nadie jamás vivirá con Dios a menos que se acerque a él exactamente como él lo ordena.

   Jesucristo consumó el simbolismo de la puerta o entrada del tabernáculo.

Þ Jesús es la única puerta a la presencia de Dios. El hombre debe acercarse a él por medio de Jesucristo y solo a través de él.

   “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Jn. 10:9).

Þ Jesús es el único camino por medio del cual el hombre puede acercarse al Padre. “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mi (Jn. 14:6).

COMENTARIO 2:

Las estacas y las cuerdas. (Exodo 27:19)

  1. a) Las estacas de bronce.

Números 3:36-37 hace referencia a estacas y cuerdas que servían para sostener las cortinas y darles firmeza. Así también el creyente puede contar con estas estacas, las cuales son las promesas de Dios, las cuales darán estabilidad a su experiencia cristiana. Algunas de estas estacas son Romanos 14:4; Juan 10:28-30; Colosenses 3:3.

1- Su propósito: Por medio de las estacas el Tabernáculo y el atrio eran afirmados al suelo (tierra) para que ningún viento pudiera llevárselos.

2- Su significado tipológico: Las estacas se asemejan a Cristo; Isaías profetizó refiriéndose a él: “Y lo hincare como clavo firme en lugar firme”. Cristo se mantuvo firme en el desierto de tentación y así mantiene firmemente la Iglesia en medio de las tempestades.

  1. b) Las cuerdas.

1- Su propósito: Las cuerdas estaban conectadas con las estacas y mantenían erectas las columnas.

2- Su significado tipológico: Estas cuerdas pueden asemejarse al amor de Cristo el cual sostiene con seguridad el Tabernáculo de Dios: La Iglesia y el Creyente.

 

La Puerta del Atrio. (Exodo 27:16-19)

  1. a) Su construcción:

    La puerta era el único medio de acceso al atrio. Esta puerta estaba ubicada en el extremo oriental del atrio. Consistía en una cortina de color azul, purpura, carmesí y lino fino torcido. La puerta tenía unos 9 metros de largo por 2.20 de alto, sostenida por cuatro columnas. La puerta nos dice que Cristo vino a ser la puerta de acceso a Dios; que el hombre por naturaleza está afuera y que él vino a llevarnos a Dios (Juan 10) había una sola puerta para entrar al atrio. El oriente en las Escrituras está relacionado con la aurora. Al campo de Judá le fue mandado poner sus tiendas del lado del oriente, “al levante” (Números 2:3). Así los rayos del sol levantándose caerían primeramente sobre la puerta, revelando sus colores y enseñando el camino para acercarse a dios. No había ninguna entrada por detrás o por los costados: el que entraba tenía que hacerlo en la luz.

   Los hombres naturalmente aman las tinieblas, debido a sus malas obras. La luz manifiesta lo que el hombre es. El pecador tiene que ser expuesto antes de poder ser salvo: tiene que entrar por la puerta señalada por Dios plenamente consciente de que es pecador; no tiene que evadir la luz, ni cubrir o esconder su estado. Y esto es por qué tantos de los que son justos en su propia opinión rehúsan el camino de Dios. No quieren someterse a ser registrados y humillados en la luz de Dios, ni tomar la salvación tal como Dios la ha provisto; por eso adoptan caminos de su propia invención. Caín era el primero de éstos. Cerró los ojos a la verdad de que era un hombre caído y buscó en las tinieblas un camino hacia Dios, aparte de la sangre derramada. Otros siguieron en sus pisadas; y “el camino de Caín” es aquel por el cual van miles de personas justas en su propia estimación, las que buscan un camino a Dios sin la sangre del Cordero. El fin de todos esos caminos es la muerte: la oscuridad de las tinieblas para siempre.

   La puerta era para todos: igualmente para el príncipe como para el mendigo. El padre canoso y el niñito podían entrar el uno al lado del otro. Así es con Jesucristo. El ladrón del Calvario, la mujer de la ciudad y Saulo el fariseo pasó por la misma puerta, y fueron todos salvados por la “común salvación”.

   La puerta era ancha, pero baja. Tenía veinte codos de anchura por cinco de altura. Puede ser contrastada con la puerta del Lugar Santo, las dimensiones de la cual eran diez codos de altura por diez de anchura. La superficie de ambas es igual, pero la puerta del Lugar Santo tiene el doble de la altura y solamente la mitad de la anchura de la puerta del atrio. El pensamiento principal en la puerta de adentro es la altura, mientras que en la puerta del atrio es la anchura.

   La aplicación de esto es evidente. El Lugar Santo era solamente para los sacerdotes. Otros no podían entrar allí. Por ello su entrada era angosta. Los privilegios de la familia de Dios no son para el mundo; el pecador inconverso no es admitido dentro de la esfera de ellos. La puerta de la iglesia de Dios –su asamblea en la tierra- sólo debe tener una anchura que admita a los que Dios ha llamado para estar allí. A los inconversos y contaminados no les está permitido entrar. No es así con el evangelio. La puerta del atrio era ancha, y cualquiera o todos podían entrar allí. La anchura del amor de Dios es lo que toca al pecador ansioso. La pregunta de su corazón es: “¿Me admitirá a mi?”. Y la bendita respuesta queda para siempre: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito”. “El que por mí entrare, será salvo”. Cuando Dios dice: “El que quiere, venga”, es exactamente lo que dice; y cuando el apóstol declara que Dios “quiere que todos los hombres sean salvos” (1 Timoteo 2:4), no queda duda ninguna de la anchura de la puerta.

El lamento de Jesús era: “No queréis venir a mí, para que tengáis vida” (Juan 5:40) Quizás alguien diga: “Soy demasiado vil; soy demasiado malo para entrar”. Ah, aquella puerta no era para la gente buena. Era para el transgresor. El evangelio es las buenas nuevas de Dios para el culpable. La salvación de Dios es para los perdidos. “Yo soy la puerta: el que por mí entrare será salvo”. (Juan 10:9) “Será salvo” es la palabra.

   Era sólo un paso. Un momento el transgresor estaba fuera de la puerta, la cortina de lino estaba contra él, impidiéndole, manteniéndole fuera. Un momento después estaba adentro y la cortina estaba a su favor, cercándole por todos lados y guardándole adentro. La recepción de la salvación no es un proceso tedioso: no es la obra de meses ni de años. Se hace en un momento. Ese momento es cuando el pecador termina con sí mismo y recibe a Cristo, cuando cesa de esperar la admisión a Dios por su propia justicia, y entra por Cristo solo. Dios se ha empeñado en salvar a ese pecador, y lo hace en seguida y para siempre. ¡Qué maravilloso el cambio! ¡De muerte a vida, de tinieblas a luz, de Satanás a Dios! El salvado ahora se halla dentro del círculo del favor de Dios. Ya no es enemigo sino hijo. La cortina de lino que antes le retenía afuera, ahora le guarda adentro. Permanece firme en gracia, y la justicia está de su lado. Ve cómo la cortina cuelga sobre la placa y es sostenida por las columnas que descansan en las basas de bronce. Aprende que Dios le ha salvado en justicia por la redención de Cristo y el juicio del pecado.

3er Titulo:

Permanente Presencia De Dios Representada En Las Lampara Encendida. Versículos 20 y 21. Y mandarás a los hijos de Israel que te traigan aceite puro de olivas machacadas, para el alumbrado, para hacer arder continuamente las lámparas. En el tabernáculo de reunión, afuera del velo que está delante del testimonio, las pondrá en orden Aarón y sus hijos para que ardan delante de Jehová desde la tarde hasta la mañana, como estatuto perpetuo de los hijos de Israel por sus generaciones. (Léase 1ª de Samuel 3:3-4 Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde estaba el arca de Dios; y antes que la lámpara de Dios fuese apagada, Jehová llamó a Samuel; y él respondió: Heme aquí.). 

   Referencia Bíblica:  Levítico 24:2; Números 4:16; Mateo 25:3 al 9; Lucas 12.35; Mateo 5.15; Efesios 5:18.

   Comentario:  [3]. (Éxodo 27:20-21) tabernáculo de Moisés ▬candelero ▬luz. El candelero del tabernáculo simbolizaba que el camino hacia la presencia de Dios siempre está abierto. Allí, en el lugar santo, era el elemento que alumbraba el camino del sacerdote. Sin el candelero, la tienda habría sido un oscuro y desconocido misterio. En el corazón humano, los efectos de la oscuridad son:

  • tropiezos; • falsas enseñanzas; • miedo; • falsa adoración; •confusión; •soledad; •impotencia; •vacío; •desesperanza.

   El candelero iluminaba el camino hacia la presencia de Dios y le mostraba al pueblo cómo entrar en ella. Veamos las instrucciones que dan las Escrituras al respecto:

  1. Dios dio el mandato de que debía traerse aceite puro de olivas para hacer arder continuamente las lámparas

(V. 20). La lámpara de Dios debía emitir una luz pura, fuerte y brillante. La fuente de esa luz era el aceite puro que provenía de olivas verdes machacadas, no aplastadas. Al parecer, de las olivas machacadas o golpeadas se obtenía una luz que no hacía humo (o hacía muy poco). E1 candelero estaba ubicado justo afuera del velo interno, la cortina que separaba el lugar santo del lugar santísimo (v. 21), y tenía la función de proveer luz de forma continua en la presencia del Señor, tanto de día como de noche. Guardar este mandamiento requería que los sacerdotes prestaran atención al candelero constantemente, que recortaran los pábilos de las lámparas y las reabastecieran de aceite de oliva.

  1. Observe que este mandamiento era un estatuto perpetuo que todas las generaciones debían guardar. Ese dato es de suma importancia: la luz de Dios es para todas las generaciones, para todos los hombres, mujeres y niños a lo largo de la historia.

Þ Cuando la luz de Dios está oculta de los hombres, la oscuridad trae destrucción y muerte a sus vidas.

Þ Cuando la luz de Dios está lejos de los actos de los hombres pecadores, su corazón se endurece.

Þ Cuando la luz de Dios se extingue, los pueblos van en pos de dioses falsos.

   Este mandato no es solo para Israel, sino también para los creyentes hoy en día. La luz de Dios debe arder de forma continua o el mundo quedará perdido en la oscuridad.

   Pensamiento 1. Jesucristo es la verdadera luz que nunca se extingue. Su luz siempre está encendida:

  • para mostrarles a las personas cómo acercarse a Dios y asegurarse de obtener su aprobación;
  • para mostrarles a las personas cómo enfrentar las pruebas de la vida, sin importar lo difíciles que sean;
  • para mostrarles a las personas cómo resolver los problemas graves de la vida.

   “En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres” (Jn. 1:4).

   “Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo” (Jn. 1:9).

   “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn. 8:12).

   “Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo” (2 Co. 4:6).

   “La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera” (Ap. 21:23).

   “No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos” (Ap. 22:5).

   Pensamiento 2. A lo largo de las Escrituras, el aceite es un símbolo del Espíritu Santo, Debemos estar llenos del Espíritu de Dios para que los pueblos del mundo vean a Cristo y su gran amor por ellos. El desafío de todo creyente es llevar adelante una vida marcada por la llenura del Espíritu de Dios.

(1) El creyente que está lleno del Espíritu de Dios da un contundente testimonio de amor, gozo y paz.

   “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu” (Ef. 5:18).

   “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley” (Gá. 5:22-23).

(2) El creyente que está lleno del Espíritu de Dios es una luz que alumbra a todo el mundo.

   “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder” (Mt. 5:14).

   “Para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo” (Fil. 2:15).

EL TABERNÁCULO DE MOISÉS

SECTOR DEL TABERNACULO:

Las paredes del tabernáculo (Ex. 27:9-19)

LO QUE NOS ENSEÑA

Lo que las paredes nos enseñan:

Þ Las paredes de lino simbolizaban la justicia y santidad de Dios. Él es tan justo y santo, tan blanco y puro, que está apartado del mundo.

Þ Cuando las personas miran a Dios, deben Ver que él habita en justicia y santidad. Cuando los israelitas miraban las paredes del atrio, recordaban que él es santo.

Þ Cuando las personas se acercan a Dios, deben hacerlo con reverencia, asombro, adoración y alabanza. Deben alabarlo y agradecer que él les permite entrar en su presencia.

LA CONSUMACION DEL SIMBOLISMO EN CRISTO

Cristo consumó el simbolismo de las paredes:

   “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Co. 5:21).

   “Y vestíos del nuevo hombre [Cristo], creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Ef 4:24).

   “Y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno” (Col. 3:10).

SECTOR DEL TABERNACULO

La única puerta o entrada del tabernáculo (Ex. 27:16)

LO QUE NOS ENSENA

Lo que la entrada del atrio nos enseña:

Þ Hay un solo camino para entrar en la presencia de Dios. En contra de lo que muchas personas creen y buscan en la práctica, no existen muchos caminos.

Þ El ser humano debe acercarse a Dios si lo que desea es Vivir por la eternidad. Nadie jamás vivirá con Dios a menos que se acerque a él exactamente como él lo ordena.

LA CONSUMACION DEL SIMBOLISMO EN CRISTO

Cristo consumó el simbolismo de la puerta o entrada:

Þ Jesús es la puerta, 1a única puerta por la que el hombre puede entrar para ser salvo.

Þ Jesús es el camino, el único camino por medio del cual el hombre puede acercarse al Padre.

   “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Jn. 10:9).

   “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Jn. 14:6).

 

TIPOS, SÍMBOLOS E ILUSTRACIONES

(Éxodo 27:1-21)

 

Þ Término histórico: Los cuernos del altar (Ex. 27:2)

   Vea también El altar del holocausto (Ex. 27:1-8; 35:16; 38:1-7; 39:39; 40:6, 29) y altar del incienso (Ex. 30:1-10; 35:15; 37:25-29; 39:38; 40:5, 26-27)

 

Þ Tipo o ilustración (fundamento bíblico de cada uno)

   Tanto el altar del holocausto como el altar del incienso tenían cuernos a cada esquina. A lo largo de todas las Escrituras, los cuernos de ambos altares tienen cuatro significados simbólicos distintos:

   (a). A lo largo de las Escrituras, los cuernos simbolizan poder y fuerza. Por lo tanto, los cuernos del altar simbolizan el poder y la fuerza de Dios.

   “Pero tú eres santo, tú que habitas entre las alabanzas de Israel” (Sal. 22:3).

   “Y mi verdad y mi misericordia serán con él; y en mi nombre será ensalzado su cuerno” (Sal. 89:24 [RVA]).

“Empero tú ensalzarás mi cuerno [poder] como el de unicornio: Seré ungido con aceite fresco” (Sal. 92:10 [RVA]).

“Allí haré reverdecer el cuerno [poder] de David: He prevenido lámpara a mi ungido” (Sal. 132:17 [RVA]).

   (b). Los cuernos del altar simbolizan el poder sacrificial y expiatorio (reconciliatorio) del altar, tal como lo apreciamos en el hecho de que el altar fuera el lugar del sacrificio.

(c). Los cuernos del altar simbolizan la salvación de Dios.

(d). Los cuernos del altar simbolizan la protección, la seguridad, el refugio y la ayuda de Dios.

“Y le harás cuernos en sus cuatro esquinas; los cuernos serán parte del mismo; y lo cubrirás de bronce” (Éx. 27:2).

 

Þ Aplicación para la vida del creyente hoy en día

  1. Solo Dios tiene el poder y la fuerza para librar a su pueblo en medio de todas las pruebas y tentaciones de la vida.
  2. Hoy en día, Dios acepta el sacrificio de Jesucristo como el sustituto por la ofrenda del creyente. Jesucristo mismo es el poder expiatorio que reconcilia al creyente con Dios. No obstante, el ser humano primero debe clamar al nombre del Señor para recibir este poder expiatorio y reconciliatorio.
  3. La salvación de Dios es un don que puede experimentar todo el que clame al Señor y ruegue por su salvación (vea Ex. 30:10; Sal. ll8:27; Lc. 1:69).
  4. Dios prometió guardar a su pueblo cerca de su corazón y velar por ellos para guiarlos en su peregrinaje hacia la tierra prometida del cielo. Él ha prometido suplir todas las necesidades de su amado pueblo (vea 2 S. 22:3; Sal. 18:2; l R. 2:28).

 

Þ Aplicación bíblica para el creyente hoy en día

   “Dijo: Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador (2 S. 22:2).

“Me libró de mi poderoso enemigo, y de los que me aborrecían; pues eran más fuertes que yo” (Sal. 18:17).

“Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores” (Sal. 34:4).

“Porque has librado mi alma de la muerte, y mis pies de caída, para que ande delante de Dios en la luz de los que viven” (Sal. 56:13).

“Y hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportare yo; yo hice, ya llevare’, yo soportare y guardaré” (Is. 46:4).

“El cual nos libró, y nos libra, y en quien esperamos que aún nos librará, de tan gran muerte” (2 Co. 1:10).

“Pero el Señor estuvo a mí lado, y me dio fuerzas, para que por mi fuese cumplida la predicación, y que todos los

gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león” (2 Ti’ 4:1 7).

“Y sobre sus cuernos hará Aarón expiación una vez en el año con la sangre del sacrificio por el pecado para expiación; una vez en el año hará expiación sobre el por vuestras generaciones; será muy santo a Jehová” (Ex. 30:10).

“Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona” (Lv. 17:11).

“Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación” (Ro. 5:11).

Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?” (Sal. 27:1).

“Pero la salvación de los justos es de Jehová, y él es su fortaleza en el tiempo de la angustia” (Sal. 37:39).

“He aquí Dios es salvación mía; me asegurare’ y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH Jehová, quien ha sido salvación para mí” (Is. 12:2).

“Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará

sobre ti con cánticos” (Sof. 3:17).

“Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; salvador mío; de violencia me libraste” (2 S. 22:3).

“Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; me ocultará en lo reservado de su morada; sobre una roca me pondrá en alto” (Sal 27.-5).

“Tú eres mi refugio; me guarda: más de la angustia; con cánticos de liberación me rodearás” (Sal. 32:7).

“En el temor de Jehová está la fuerte confianza; y esperanza tendrán sus hijos” (Pr. 14:26).

“Torre fuerte es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y será levantado” (Pr. 18:10).

 

 

[3] Termino histórico

   Las paredes del atrio (Ex. 27:9,19). Vea también Ex. 35: 17; 36:20-34; 38:9-20; 39:33, 40; 40:8, 33.

Þ Tipo o ilustración (fundamento Bíblico de cada uno):

   Las paredes del atrio estaban hechas de cortinas de lino. A lo largo de las Escrituras vemos que el lino fino se describe como un material blanco y limpio, lo cual habla de la justicia de Dios.

   Las paredes del atrio simbolizaban la justicia y santidad de Dios. Él es tan santo y justo, tan blanco y puro, que está totalmente apartado del mundo.

   “La longitud del atrio será de cien codos, y la anchura cincuenta por un lado y cincuenta por el otro, y la altura

de cinco codos; sus cortinas de lino torcido, y sus basas de bronce” (Ex. 27:18).

Þ Aplicación para la vida del creyente hoy en día:

   Lo que las paredes del atrio nos enseñan:

  • Cuando las personas miran a Dios, deben recordar que él es santo y habita en justicia y santidad. Por lo tanto,

cuando se acercan a Dios, deben hacerlo con reverencia, asombro, adoración y alabanza. Deben alabarlo y agradecer que él les permite entrar en su presencia.

Þ Aplicación bíblica para el creyente hoy en día:

   “Exaltad a Jehová nuestro Dios, y postraos ante su santo monte, porque Jehová nuestro Dios es santo” (Sal. 99:9).

   “Que, librados de nuestros enemigos, sin temor le serviríamos en santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días” (Lc. 1: 74-75).

   “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu,

perfeccionando la santidad en el temor de Dios” (2 Co. 7:1).

   “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre” (He. 13:15).

   “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis

las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1ª Pe. 2:9).

 

[4] Termino histórico

   La puerta o entrada al atrio (Ex. 27:16) Vea también Ex. 35:17; 38:18-19; 39:40; 40:33

Þ Tipo o ilustración (fundamento Bíblico de cada uno):

   El atrio del tabernáculo tenía una abertura bien señalada, distinguible y accesible para cualquier persona, grande o pequeña, rica o pobre, que aceptara la invitación a entrar por ella. Sin embargo, había una sola puerta por la cual entrar a la presencia de Dios. Esa puerta tenía al menos dos Significado simbólicos:

  1. La puerta simbolizaba la gran invitación de Dios a entrar en su presencia. No obstante, observe que hay una

sola puerta, una sola entrada a la presencia de Dios.

  1. La puerta simbolizaba que el hombre debe acercarse a Dios exactamente como él manda.

   “Y para la puerta del atrio habrá una cortina de veinte codos, de azul, púrpura y carmesí, y lino torcido, de

obra de recamador; sus columnas cuatro, con sus cuatro basas” (Éx. 27:16).

Þ Aplicación para la vida del creyente hoy en día:

   Lo que la puerta o entrada al atrio nos enseña:

  1. Hay un solo camino, una sola puerta para entrar en la presencia de Dios. Jesucristo es esa puerta. En contra de lo que muchas personas creen y buscan en la práctica, no existen muchos caminos ni muchas puertas.
  2. Los seres humanos ben acercarse a Dios exactamente como él manda. Nadie jamás vivirá con Dios a menos que se acerque a él de la forma correcta, por medio de su Hijo, el Señor Jesucristo.

Þ Aplicación bíblica para el creyente hoy en día:

   “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Jn. 10:9).

“Por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios” (Ro. 5:2).

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne” (He. 10:19-20).

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Jn. 14:6).

“Porque por media de él [Cristo] los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre” (Ef. 2:18).

“Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas” (Jn. 10: 7).

 

[5] Termino histórico

   El aceite para el alumbrado (Ex. 27:20-21)

   Þ Tipo o ilustración (fundamento Bíblico de cada uno):

   El sacerdote debía prestar atención al candelero y reabastecerlo de aceite siempre que fuera necesario, para que la luz nunca se consumiera. El aceite simboliza al Espíritu Santo, la presencia del Espíritu de Dios en la vida del seguidor de Dios.

   “Y mandarás a los hijos de Israel que te traigan aceite puro de olivas machacadas, para el alumbrado, para hacer arder continuamente las lámparas. En el tabernáculo de reunión, afuera del velo que está delante del testimonio, las pondrá en orden Aarón y sus hijos para que ardan delante de Jehová desde la tarde hasta la mañana, como estatuto perpetuo de los hijos de Israel por sus generaciones” (Ex. 27 :20-21).

   Þ Aplicación bíblica para el creyente hoy en día:

   Þ Jesucristo prometió al creyente que el Espíritu Santo siempre estaría presente guiando al pueblo de Dios hacia la luz verdadera de Cristo. El Espíritu Santo:

  • muestra a las personas cómo acercarse a Dios y obtener su aprobación;
  • muestra a las personas cómo enfrentar las pruebas de la vida, sin importar lo difíciles que sean;
  • muestra a las personas cómo resolver los problemas graves de la vida.

  

Þ Aplicación bíblica para el creyente hoy en día:

   “Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” (Ez 36:2 7).

   “Y yo rogare’ al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Jn. 14:16-17).

   “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él” (Ro, 8:9).

   “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” (1 Co. 3:16).

   “Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando” (Sal 23:5).

   “Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros” (He. 1:9; vea Stg. 5:14).

Amén, Para Honra Y Gloria De Dios.

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO

 


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.

 

Deja una respuesta