+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 5 de enero 2020: “La vestidura del Sacerdote indica la divinidad de Cristo”.

Domingo 5 de enero 2020: “La vestidura del Sacerdote indica la divinidad de Cristo”.

    Lección: Éxodo Cap. 28, versículos 31 al 38. 31Harás el manto del efod todo de azul; 32y en medio de él por arriba habrá una abertura, la cual tendrá un borde alrededor de obra tejida, como el cuello de un coselete, para que no se rompa. 33Y en sus orlas harás granadas de azul, púrpura y carmesí alrededor, y entre ellas campanillas de oro alrededor. 34Una campanilla de oro y una granada, otra campanilla de oro y otra granada, en toda la orla del manto alrededor. 35Y estará sobre Aarón cuando ministre; y se oirá su sonido cuando él entre en el santuario delante de Jehová y cuando salga, para que no muera. 36Harás además una lámina de oro fino, y grabarás en ella como grabadura de sello, SANTIDAD A JEHOVÁ. 37Y la pondrás con un cordón de azul, y estará sobre la mitra; por la parte delantera de la mitra estará. 38Y estará sobre la frente de Aarón, y llevará Aarón las faltas cometidas en todas las cosas santas, que los hijos de Israel hubieren consagrado en todas sus santas ofrendas; y sobre su frente estará continuamente, para que obtengan gracia delante de Jehová.

   Referencias Bíblicas: 1ª Pedro 2:5; Levítico 16:4, 32; 2ª Crónicas 6:41; Colosenses 2:9.

   Comentario General: El manto del efod iba debajo del efod y llegaba hasta las rodillas; no tenía mangas. Aarón debía ministrar vestido con las vestiduras asignadas. Nosotros debemos servir al Señor con santo temor, como quienes saben que merecen morir. —Una lámina de oro estaba fijada a la frente de Aarón, con el grabado de “Santidad al Señor”. Por ese medio se recordaba a Aarón que Dios es santo y que sus sacerdotes deben ser santos, consagrados al Señor. Esta debía estar en la frente de ellos como profesión abierta de la relación de ellos a Dios. Debía ser grabada como grabadura de sello, profunda y durable; no pintada para que se borre, sino firme y duradera; tal debe ser nuestra santidad al Señor. Cristo es nuestro Sumo Sacerdote; por medio de Él nos son perdonados los pecados y no se cargan a nuestra cuenta. Nuestras personas, nuestras obras, son agradables para Dios por cuenta de Cristo y no de otro modo.

¿Cuál es el Significado del Sacerdocio en el Nuevo Pacto?

   El significado del sacerdocio en el nuevo pacto simboliza la iglesia redimida por Cristo. De tal manera que cuando venimos a Cristo nos convertimos en “linaje escogido y real sacerdocio” (1Pe 2:9; Ap 1:6; 5:10; 20:6). Por lo tanto, así como era una función de los sacerdotes en el antiguo pacto, de reconciliar al pecador con Dios, de esta manera la iglesia en esta nueva dispensación, también tiene como responsabilidad el acercar el pecador a Dios por medio del Sacrificio de Cristo (Ro 5:10-11; 2 Co 5:18; He 10:12).

¿Cuál es el Significado de las Vestiduras del Sumo Sacerdote?

   Estas eran las vestiduras del Sumo Sacerdote y su significado: El pectoral, el efod, el manto, la túnica, la mitra, y el cinto.

Significado del Pectoral

   El pectoral estaba tejido con hilos de oro, azul, púrpura, rojo y lino torcido blanco (Ex 28:15). Sus medidas eran de 22 cm de largo y 22 cm de ancho (Ex 28:16). También llevaba 12 piedras preciosas incrustadas, cada una de ellas tenía escrito los nombres de las tribus de Israel. Por lo tanto, simboliza de esta manera que era el representante del pueblo antes Dios (Ex 28:29-30).

Por último, el pectoral también tenía bolsillos y en ellos el sacerdote guardaba el Urim y Tumim para consultar la voluntad de Dios.

Significado del Efod

   El efod era como una especie de delantal bordado en hilos de oro, azul, púrpura, rojo y lino torcido blanco (Ex 28:6). Estaba unido a dos hombreras y sujetado con un cinto (Ex 28:7-8). Así cada hombrera tenía una piedra de ónice con los nombres de las tribus de Israel, seis de un lado y seis del otro (Ex 28:9-11). Por lo tanto, esto simbolizaba que el sumo sacerdote llevaba en sus hombros la carga de toda la nación (Ex 28:12).

Significado del Manto

   El manto estaba tejido en azul, era colocado encima de la túnica blanca y debajo del efod. En el borde de la túnica estaba adornada con campanillas y tejidos azul, púrpura y rojo (Ex 28:31-34). El sumo sacerdote llevaba el puesto el manto mientras ministraba en el Lugar Santo y sus campanillas sonaban mientras estaba en la presencia del Señor (Ex 28:35).

Significado de la Mitra

   La mitra era como una especie de turbante que cubría la cabeza del sacerdote mientras que este realizaba sus funciones. Estaba elaborada de lino fino (Ex 39:28), tenía una lámina de oro en la frente, con el título grabado, “SANTIDAD A JEHOVÁ” (Ex 28:36). Por lo tanto, esta lámina era sostenida con un hilo azul que estaba sobre la Mitra (Ex 28:37). La palabra “Santidad” significa estar apartado del mal y separado para Dios.

Significado del Cinto

   El cinto estaba elaborado en hilos de oro, azul, púrpura, rojo y lino torcido blanco (Ex 39:5). Con respecto a esto, el oro representa “La Divinidad Cristo”, el Azul “lo Celestial”, el púrpura “La Realeza de Cristo”, el rojo “La Sangre de Cristo”, el lino blanco “La Santidad”. En cuanto a la prenda, esta iba ceñida al efod, para atar las vestiduras del sumo sacerdote (Ex 29:5, 9). Así también, el cinto apretado en la Biblia, es símbolo de fortaleza (Sal 18:32, 45:3).

Tipos, Símbolos E Ilustraciones (Éxodo 28: 31 al 38).

Termino histórico:

   El Efod (Ex. 28:4, 6-14; 39:6-7) Vea también (Ex. 39:2-7):

Tipo o ilustración (fundamento Bíblico de cada uno):  

   El efod simbolizaba que el sacerdote representaba al pueblo de Dios y llevaba sus nombres delante de la presencia del Señor.

   “Y harán el efod de oro, azul, púrpura, carmesí y lino torcido, de obra primorosa” (Ex. 28:6).

   “Y labraron las piedras de ónice montadas en engastes de oro, con grabadoras de sello con los nombres de los hijos de Israel, y las puso sobre las hombreras del efod, por piedras memoriales para los hijos de Israel, como Jehová lo_ había mandado a Moisés” (Ex. 39:6-7).

Aplicación para la vida del creyente hoy en día:

   Lo que nos enseña el efod.

Þ El ser humano no puede representarse a sí mismo delante de Dios porque es pecador. Necesita un Abogado, un Intercesor, un Mediador, un Salvador que pueda acercarse a Dios de forma legal y perfecta. El hombre no puede hacer nada de esto; por lo tanto, necesita a Alguien que sí pueda cumplir ese rol. Esa persona es el Señor Jesucristo.

Þ No importa cuál sea nuestra carga ni lo pesada o aterradora que sea nuestra prueba, Dios nos conoce personalmente y sabe todo sobre las pruebas y tribulaciones que enfrentamos, porque Cristo nos representa y lleva nuestros nombres delante de la presencia del Padre.

   Aplicación bíblica para el creyente hoy en día:

   “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os hare’ descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mt. 11:28-30).

   “¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros” (Ro. 8:34).

   “Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspaso los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” (He. 4:14-15).

   “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” (I P. 5:7).

Termino histórico:

   El manto del efod (Ex. 28:4, 31-35) Vea también Ex. 39:22-26

Tipo o ilustración (fundamento Bíblico de cada uno):  

   El manto del efod era parte de las vestiduras del sumo sacerdote, quien lo vestía cuando atravesaba el velo y

ministraba al Señor en el santuario. Tenía dos significados simbólicos:

  1. El manto del efod simbolizaba, a través del sonido de sus campanillas, el ministerio intercesor del sumo sacerdote.
  2. Es sonido del manto del efod simbolizaba una realidad maravillosa: Dios había aceptado la ofrenda del sumo sacerdote y el sacerdote no había muerto.

   “Harás el manto del efod todo de azul; y en medio de él por arriba habrá una abertura, la cual tendrá un borde alrededor de obra tejida, como el cuello de un coselete, para que no se rompa” (Ex. 28:31-32). 

Aplicación para la vida del creyente hoy en día:

   Lo que nos enseña el manto del efod:

  1. Jesucristo es nuestro gran Sumo Sacerdote, cuyos pasos resuenan mientras cumple el ministerio intercesor del sumo sacerdote. Su intercesión por nosotros no tiene interrupción ni final, y nos deja una enseñanza profunda: nosotros también debemos orar sin cesar. Debemos volvemos grandes intercesores en favor de nuestros seres queridos y los perdidos del mundo.
  2. Debemos alegrarnos porque el sacrificio de Jesús fue perfectamente aceptable delante de Dios Padre. Habiendo sido salvos, ya no tenemos que preocuparnos: Dios no nos juzgará por nuestras culpas ni nos condenará a la muerte.

Aplicación bíblica para el creyente hoy en día:

   “Buscad a Jehová y su poder; buscad su rostro continuamente” (I Cr. 16:11).

   “Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamare’, y él oirá mi voz” (Sal. 55:17).

   “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ella con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Ef 6:18).

   “Mas este, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable; por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos” (He. 7:24 25).

   “El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Jn. 1:29).

   “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre” (Fil. 2:9).

   “¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros” (Ro. 8:34).

Termino histórico:

   La Lamina de oro (o medallón) (Ex. 28:36-38; 39:30-31)

Tipo o ilustración (fundamento Bíblico de cada uno):

   La lámina de oro estaba atada con un cordón de azul a la cabeza del sumo sacerdote y, entre todas sus vestiduras, era el elemento que lo coronaba. Sobre esa lámina estaban grabadas las palabras “SANTIDAD AL SEÑOR

  1. La lámina de oro simbolizaba que el sumo sacerdote cargaba con las culpas por las faltas del pueblo.
  2. La lamina de oro simbolizaba que el pueblo debe buscar la aceptación de un Dios Santo.

   “Harás además una lámina de oro fino, y grabarás en ella como grabadura de sello, SANTIDAD A JEHOVÁ”. (Éxodo 28:36).

   “Hicieron asimismo la lámina de la diadema santa de oro puro, y escribieron en ella como grabado de sello: SANTIDAD A JEHOVÁ. Y pusieron en ella un cordón de azul para colocarla sobre la mitra por arriba, como Jehová lo había mandado a Moisés”. (Éxodo 39:30-31).

Aplicación para la vida del creyente hoy en día:

   Lo que nos enseña la lámina de oro:

Þa. Lejos estamos de alcanzar la gloria y la santidad de Dios. Necesitamos desesperadamente a alguien que cargue la culpa por nuestras faltas. Esa persona es Jesucristo.

   Jesús es quien cargo la culpa por las faltas y los errores de su pueblo. El ser humano necesita presentar un sacrificio perfecto y ese Sacrificio es Jesús, quien murió en la cruz por nuestros pecados.

Þb. Somos culpable por nuestros pecados, que nos acusan y nos dejan a merced de un juez santo y justo. Dios llama a todo ser humano a acercarse a el sobre la base de los méritos y la justicia de Cristo.

   Debemos buscar la aprobación de Dios acercándonos a él por medio de Cristo y solo por medio de él.

Aplicación bíblica para el creyente hoy en día:

   “quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras”. (Tito 2:14).

   “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu”. (1ª a Pedro 3.18).

   “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. (Juan 14.6).

   “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”. (Hechos 4.12).

Termino histórico:

   Las mitras y túnicas de lino (Éxodo 28:4, 39; 39:27-28).

Tipo o ilustración (fundamento Bíblico de cada uno):

   El lino es símbolo de justicia. Las mitras y túnicas (una especie de camisa larga que básicamente cubría todo el cuerpo), hechas de lino, simbolizaban el acto de revestirse de la justicia de Dios.

   “Y bordarás una túnica de lino, y harás una mitra de lino; harás también un cinto de obra de recamador” (Éx. 28:39).

   “Igualmente hicieron las túnicas de lino fino de obra de tejedor, para Aarón y para sus hijos. Asimismo, la mitra de lino fino, y los adornos de las tiaras de lino fino, y los calzoncillos de lino, de lino fino” (Éx. 39:27-28).

Aplicación para la vida del creyente hoy en día: 

   Lo que nos ensenan las mitras y túnicas de lino:

ÞSi el hombre desea vivir en la presencia de Dios, debe primero revestirse de la justicia de Cristo. El ser humano es depravado y completamente incapaz de generar esa justicia por sí mismo. Por lo tanto, nadie puede caminar delante de Dios ni servirlo si no se reviste de la justicia de Cristo.

Aplicación bíblica para el creyente hoy en día:  

   “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Co. 5:21).

   “Me vestía de justicia, y ella me cubría; como manto y diadema era mi rectitud” (Job 29:14).

   “En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas” (Is. 61:10).

   “Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención” (1 Co. 1:30).

   “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento […]” (Is. 64:6).

Texto: Colosenses Cap. 3, versículo 12. Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia.

 

1er Titulo:

Ropaje Necesario Para Estar En La Presencia De Dios. Versíc. 31 al 34. Harás el manto del efod todo de azul; y en medio de él por arriba habrá una abertura, la cual tendrá un borde alrededor de obra tejida, como el cuello de un coselete, para que no se rompa. Y en sus orlas harás granadas de azul, púrpura y carmesí alrededor, y entre ellas campanillas de oro alrededor. Una campanilla de oro y una granada, otra campanilla de oro y otra granada, en toda la orla del manto alrededor.  (Léase Apocalipsis 3:4. Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas.).

   Referencias Bíblicas: Marcos 16:5; Mateo 17:2; Apocalipsis 3:5, 18; 4:4; 7:9; 19:8.

   Comentario: [4] (Exodo 28:31-35) Tabernáculo De Moisés ▬ Sacerdocio ▬ Manto Del Efod: La tercera prenda de las vestiduras sacerdotales era el manto del efod, un manto largo y sin mangas hecho íntegramente de azul. Las instrucciones para su confección eran las siguientes:

  1. Hacer una abertura para pasar la cabeza por el centro.

El borde de esta apertura tenía que estar reforzado con un cuello tejido para que no se rompiera (v. 32).

  1. Hacer granadas de hilo azul, púrpura y carmesí (v. 33). Esas granadas estarían cosidas a la orla del manto,

alternadas con campanillas de oro: una granada, una campanilla, otra granada, otra campanilla, y así sucesivamente en el borde del manto (v. 34).

  1. El propósito simbólico del manto era doble:

1). Primero, que sonara en medio del ministerio intercesor del sumo sacerdote (V. 35). Antes de poder ministrar delante del Señor, el sumo sacerdote tenía que ponerse este manto. Habiéndose puesto todas las prendas sacerdotales, el tintineo de las campanillas marcaba cada uno de sus pasos. Su sonido permitía al pueblo saber dónde estaba cuando llevaba sus nombres delante de la presencia del Señor, de modo que cuando él ministraba a su favor, ellos podían seguir su ministerio intercesor y sus movimientos entre los distintos rituales de la adoración. Mientras llevaba adelante cada ritual en particular, el pueblo obviamente oraba y meditaba sobre las verdades que simbolizaba el ritual. La fruta de la granada, conocida tradicionalmente por su bella flor y su fertilidad, simbolizaba la belleza y la fecundidad del ministerio intercesor del sacerdote.

2). Segundo, que sonara para indicar una realidad maravillosa: Dios había aceptado la ofrenda del Sumosacerdote y el sacerdote no había muerto (v. 35). El sonido de las campanillas significaba para el pueblo que el sacerdote estaba vivo y ministrando a favor de ellos. Siempre que el sumo sacerdote entraba al lugar santo, existía la posibilidad de que su ofrenda no fuera acepta delante de Dios. Cuando un Dios Santo recibe una ofrenda impura o profana, la consecuencia final siempre es la muerte (siempre la muerte espiritual, pero a veces también la muerte física).

   Pensamiento 1. Jesucristo es el gran Sumo Sacerdote que, cumple el ministerio intercesor del Sumosacerdote. El intercede por nosotros delante del trono de Dios y su ministerio de intercesión es constante y perpetuo.

Þ Cristo intercede por nosotros a la diestra de Dios.

   “¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros” (Ro. 8:34).

Þ Cristo vive para siempre e intercede por las personas que él ha salvado.

   “Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos (He. 7:25).

Þ Cristo intercede por el pecador.

   “Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores” (Is. 53:12).

Þ Cristo intercede por quienes son débiles y más propensos a fallar.

   “Pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos” (Lc. 22:32).

Þ Cristo intercede incluso por sus enemigos.

   “Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes” (Lc. 23:34).

Þ Cristo intercede por la iglesia, por todos los creyentes de todas las generaciones.

   “Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son” (Jn.17:9).

   Pensamiento 2. Jesucristo se ofreció a sí mismo en sacrificio a Dios en cinco sentidos importantes:

(1) Jesús se ofreció a sí mismo como la ofrenda perfecta de justicia, el Justo por los injustos.

   “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu” (1 P. 3:18).

(2) Jesús se ofreció a sí mismo como el sacrificio perfecto, el Cordero de Dios.

   “El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Jn. 1:29).

(3) Jesús se ofreció a sí mismo como el Sumosacerdote perfecto, Aquel que intercede por el ser humano.

   “Mas este, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable; por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos” (He. 7:24-25).

(4) Jesús se ofreció a sí mismo como el Salvador resucitado, Aquel que vive por la eternidad.

   “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1 Co. 15:3-4).

   “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los, que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Ts. 4:16-17).

(5) Jesús se ofreció a sí mismo como el Señor exaltado, Aquel que está sentado a la diestra de Dios.

   “Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios” (Mr. 16:19).

   “Pero desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios” (Lc. 22:69).

   “[…] según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales” (Ef. 1:19-20).

   “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre” (Fil. 2:9).

   “Que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza” (Ap. 5:12).

2° Titulo:

Condición Impuesta Por Dios Para Ministrar En El Santuario. Versíc. 35-36. Y estará sobre Aarón cuando ministre; y se oirá su sonido cuando él entre en el santuario delante de Jehová y cuando salga, para que no muera. Harás además una lámina de oro fino, y grabarás en ella como grabadura de sello, SANTIDAD A JEHOVÁ (Léase Levítico 8:8-9. Luego le puso encima el pectoral, y puso dentro del mismo los Urim y Tumim. Después puso la mitra sobre su cabeza, y sobre la mitra, en frente, puso la lámina de oro, la diadema santa, como Jehová había mandado a Moisés.).

   Referencias Bíblicas: 2ª Crónicas 6:16; 33:8; Santiago 1.9; Efesios 4:13.

   Comentario: [5] (Éxodo 28:35-36) Tabernáculo De Moisés ▬ Sacerdocio ▬ Vestiduras, Lámina De Oro Sobre La Mitra: Sobre la mitra (una especie de tocado o gorro), el sacerdote vestía una lámina o medallón de oro. Este elemento era la parte más importante de la mitra. Observe las instrucciones especiales que Dios dio al respecto:

▬ a. La lámina de oro debía llevar grabadas las palabras “SANTIDAD A JEHOVA” (v. 36). ¡Qué declaración más grandiosa y profunda para vestirla! Es importante advertir dónde iba puesta esta lámina de oro: sobre la frente, justo donde llamaría la atención. Probablemente fuera lo primero que llamara la atención de las personas sobre las vestiduras sacerdotales.

    Pensamiento 1. Qué diferente sería el comportamiento de los creyentes si llevaran atadas a su frente las palabras “SANTIDAD AL SENOR”. Allí, sujeta firme delante de su mente, la lámina de oro sería para el creyente un constante recordatorio de que debe llevar una vida de santidad. No obstante, eso mismo es lo que debemos hacer, mentalmente y con diligencia. Debemos llevar adelante vidas santas.

(l) No debemos poner nada vano ni injusto delante de nuestros ojos.

   “No pondré delante de mis ojos cosa injusta. Aborrezco la obra de los que se desvían; ninguno de ellos se acercará a mí” (Sal. 101:3).

(2) Debemos guardar y controlar nuestra lengua.

   “Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño” (Sal. 34:13).

(3) Debemos pensar solo en lo que es puro y santo.

   “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Fil. 4:8).

(4) Debemos llevar adelante vidas que expresen SANTIDAD AL SENOR.

   “Porque yo soy Jehová, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios: seréis, pues, santos, porque yo soy santo” (Lv. 11:45).

   “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios” (2 Co. 7:1).

   “Y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Ef. 4:24).

   “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (He. 12:14).

   “Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo” (1 P. 1:16).

   “Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir!” (2 P. 3:11).

3er Titulo:

El Sacerdote Intercediendo Ante Dios Por El Pueblo. Versíc. 37 y 38. Y la pondrás con un cordón de azul, y estará sobre la mitra; por la parte delantera de la mitra estará. Y estará sobre la frente de Aarón, y llevará Aarón las faltas cometidas en todas las cosas santas, que los hijos de Israel hubieren consagrado en todas sus santas ofrendas; y sobre su frente estará continuamente, para que obtengan gracia delante de Jehová. (Léase Hebreos 7:25. por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.)

    Referencias Bíblicas: He. 7.25; Ester 4:8; Is. 53:12; Lc 22:32; Jn. 14:16, 17:9; Ro 8:34; He. 2:17, 4:14-15.

    Comentario: [5] (Éxodo 28:37-38) Tabernáculo De Moisés ▬ Sacerdocio ▬ Vestiduras, Lámina De Oro Sobre La Mitra: Sobre la mitra (una especie de tocado o gorro), el sacerdote vestía una lámina o medallón de oro. Este elemento era la parte más importante de la mitra. Observe las instrucciones especiales que Dios dio al respecto:

▬ b. La lámina de oro iba atada a la parte delantera de la mitra con un cordón de azul (v. 37).

▬ c. El propósito de la lámina de oro era doble:

  1. l) Simbolizaba que el Sumosacerdote cargaba con las culpas por las faltas y los errores del pueblo cuando presentaba sus ofrendas delante de Dios (v. 38). El pueblo estaba lejos -muy lejos- de alcanzar la gloria y la santidad de Dios.

2) Simbolizaba que el pueblo debía buscar la aceptación de un Dios santo (v. 38).

   Pensamiento 2. La lámina de oro y los propósitos que cumplía nos dejan dos profundas lecciones.

(l) Jesús cargó con la culpa por las faltas y los errores de todos nosotros. El hombre necesita un Sacrificio perfecto e inmaculado, y ese sacrificio es Jesús.

   “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados” (Is. 53:5).

   “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Ro. 5:8).

   “[Cristo] se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre” (Gá. 1:4).

   “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición-(porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)” (Gá. 3:13).

   “Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante” (Ef. 5:2).

   “Quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras” (Tit. 2:14).

   “Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados” (1 P. 2:24).

   “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu” (1 P. 3:18).

(2) Debemos buscar la aceptación de Dios acercándolos a él por medio de Cristo y solo por medio de él.

   “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todos aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Jn. 3:16).

   “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Jn. 6:38).

   “Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” (Jn. 8:24).

   “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Jn. 14:6).

   “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hch. 4:12).

   “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (1 Co. 3:11)

Dedicación de  La Biblia De Bosquejos Y Sermones les desea año 2020

    A todos los hombres y mujeres del mundo que predican y enseñan el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. A la misericordia y gracia de Dios. Por revelación de Jesucristo, nuestro Señor.

   “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Ef. 1:7).

Por la misericordia y gracia de Dios, que ha permitido que su Palabra llegara a nosotros. Que todo ser humano sepa que Dios tiene misericordia de él, lo perdona y lo usará para cumplir su glorioso plan de salvación.

   “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él” (Jn. 3:16-1 7).

   “Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Ti. 2:3-4).

Amén, para la Honra y Gloria de Dios

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO

 

 


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.

 

Deja una respuesta