+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 31 de mayo de 2020: “El Tabernáculo, centro de adoración a Dios”

Domingo 31 de mayo de 2020: “El Tabernáculo, centro de adoración a Dios”

optional file nameLección: Éxodo Cap. 33, versículos 7 al 13. 7Y Moisés tomó el tabernáculo, y lo levantó lejos, fuera del campamento, y lo llamó el Tabernáculo de Reunión. Y cualquiera que buscaba a Jehová, salía al tabernáculo de reunión que estaba fuera del campamento. 8Y sucedía que cuando salía Moisés al tabernáculo, todo el pueblo se levantaba, y cada cual estaba en pie a la puerta de su tienda, y miraban en pos de Moisés, hasta que él entraba en el tabernáculo. 9Cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube descendía y se ponía a la puerta del tabernáculo, y Jehová hablaba con Moisés. 10Y viendo todo el pueblo la columna de nube que estaba a la puerta del tabernáculo, se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba. 11Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo. 12Y dijo Moisés a Jehová: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo; y tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: Yo te he conocido por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos. 13Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos; y mira que esta gente es pueblo tuyo. 

   Referencias Bíblica: “Mas ahora tu reino no será duradero.  Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó”.  (I Samuel 13:14). (el verdadero tabernáculo de adoración a Dios es nuestro Corazón).

“Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren”.  (Juan 4:23).

“Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.” (Jeremias31:33).

Comentario Temas a tratar: [3]. Tercer punto: entender que Dios sí quita su presencia y si castiga a su pueblo

-a. Simbolizado por el hecho de que Moisés levantara la tienda (el centro de adoración) fuera del campamento: los creyentes que buscaban al Señor acudían allí.

-b. Moisés iba constantemente a la tienda a buscar al Señor.

1) La profunda preocupación y reverencia del pueblo cuando Moisés iba a buscar al Señor: se levantaban y se quedaban de pie a la puerta de sus tiendas.

2) La columna de nube (la presencia del Señor) descendía a la puerta del tabernáculo: el Señor hablaba con Moisés.

3) Los israelitas, sumamente preocupados, iban a la puerta de sus tiendas y adoraban cada vez que veían la columna de nube a la puerta del centro de adoración.

4) El Señor hablaba con Moisés cara a cara.

5) Cuando Moisés volvía al campamento, Josué, su joven asistente, se quedaba allí orando y cuidando el centro de adoración.

[4]. Cuarto punto: interceder por la restauración y la renovación, pidiendo que Dios manifieste su presencia en plenitud y conceda su guía en todo sentido

-a. Los audaces pedidos de Moisés:

1) Pidió a Dios que le dijera quién iba a ayudarlo.

2) Pidió a Dios que renovara su confianza en que: o Dios lo conocía por su nombre; o él había hallado gracia a sus ojos.

3) Pidió a Dios que le enseñara sus caminos, para que supiera cómo conocerlo y agradarle.

4) Pidió a Dios que recordara que Israel era su pueblo.

-b. La promesa de Dios: su presencia y descanso (el descanso de alcanzar la tierra prometida). 

[B]. (Éxodo 33:1-23). Introducción: El pecado separa al ser humano de Dios. Él es santo, puro y justo; por lo tanto, no puede tener relación alguna con el pecado, sino que debe juzgarlo y condenarlo. Su naturaleza santa lo exige. Sin embargo, hay un atributo de su naturaleza que es aún más importante en este punto: Dios es amor; él es misericordioso y clemente. Él tiene que mostrar su amor al hombre. Por eso, también tiene que hacer justicia a favor de todos los que han sido heridos o han recibido un trato injusto por parte de otras personas. Él tiene que impartir justicia sobre todos los pecadores e impíos de la tierra. Esa es la razón por la que él estableció que habrá un día del juicio: Dios debe hacer justicia sobre la tierra.

   Eso fue lo que experimentaron los israelitas. Acababan de pecar, de quebrantar su pacto con Dios, de desobedecerle y de rechazarlo. Habían transgredido los diez mandamientos; por consiguiente, el juicio de Dios estaba a punto de recaer sobre Israel. No obstante, Moisés se había presentado delante de Dios para interceder a favor de Israel: oró y oró pidiéndole que perdonara al pueblo. El presente pasaje nos muestra a Moisés aún en la presencia de Dios, aun buscando a Dios y rogándole que perdonara y restaurara a su pueblo para que volvieran a gozar del favor divino. De eso se trata el importante pasaje que examinaremos a continuación: La amenaza de una separación entre Dios y su pueblo, y la gran intercesión de Moisés: los puntos esenciales del arrepentimiento y la renovación posteriores al pecado (Ex. 33:1-23).

  1. Primer punto: escuchar el llamado de Dios y su advertencia: que el pecado hace que Dios quite su presencia personal (vv. 1-3).
  2. Segundo punto: arrepentirse (vv. 4-6).
  3. Tercer punto: entender que Dios si quita su presencia y sí castiga a su pueblo (vv. 7-11).
  4. Cuarto punto: interceder por la restauración y la renovación, pidiendo que Dios manifieste su presencia en plenitud y conceda su guía en todo sentido (vv. 12-13).

Texto: Deuteronomio Cap. 16. Versículo 16. Tres veces cada año aparecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la fiesta solemne de los panes sin levadura, y en la fiesta solemne de las semanas, y en la fiesta solemne de los tabernáculos. Y ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías;

1er Titulo:

Intima comunión de Dios con su siervo. Versíc. 7 al 9. 7Y Moisés tomó el tabernáculo, y lo levantó lejos, fuera del campamento, y lo llamó el Tabernáculo de Reunión. Y cualquiera que buscaba a Jehová, salía al tabernáculo de reunión que estaba fuera del campamento. 8Y sucedía que cuando salía Moisés al tabernáculo, todo el pueblo se levantaba, y cada cual estaba en pie a la puerta de su tienda, y miraban en pos de Moisés, hasta que él entraba en el tabernáculo. 9Cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube descendía y se ponía a la puerta del tabernáculo, y Jehová hablaba con Moisés. (Léase Salmo 25:14. La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, Y a ellos hará conocer su pacto.)

Comentario: [3]. (Éxodo 33:7-11). Castigo ▬ juicio: El tercer punto esencial para la restauración está relacionado con nuestro entendimiento: debemos comprender que Dios si castiga a su pueblo cuando ellos pecan. En efecto, Dios quita su presencia. Cuando una persona peca, deja de ser sensible a la presencia de Dios, pierde la percepción profunda de la guía de Dios y la seguridad, el cuidado y la protección que él le da. Dios empieza a parecer lejano, cada vez más distante y hasta inalcanzable.

   Eso fue lo que les sucedió a los israelitas. Dios había amenazado con castigarlos por su terrible pecado. El los amaba tanto como nos ama a nosotros. En consecuencia, cuando ellos pecaron, él tuvo que castigarlos, para así corregirlos y disciplinarlos. La forma en que derramó su castigo sobre ellos fue quitar su presencia de en medio de ellos.

-a. El hecho de que Dios había quitado su presencia de en medio del pueblo está simbolizado en que Moisés tomó una tienda, la instaló fuera del campamento y declaró que sería el centro de adoración de Israel (v. 7). La llamó el “Tabernáculo de Reunión”, el lugar adonde el creyente debía acercarse para encontrarse con Dios. El punto es el siguiente: la presencia de Dios debía estar fuera del campamento, lejos del pueblo, y no dentro del campamento, en medio del pueblo. Los creyentes interesados ▬quienes realmente querían buscar al Señor▬ tenían que salir del campamento para buscarlo.

-b. Veamos qué hacía Moisés: él se acercaba continuamente a la tienda para buscar al Señor (v. 8). Su inquietud por el castigo de Dios -quitar su presencia de entre su pueblo- lo motivó a buscar al Señor. Imagine lo que las Escrituras retratan a continuación:

1) El pueblo también estaba muy preocupado y mostró más reverencia de lo normal. Cuando Moisés entraba al “Tabernáculo de Reunión”, todos los israelitas se levantaban y se dirigían a la puerta de sus tiendas. Imagine la escena: varios millones de personas interrumpiendo lo que sea que estuvieran haciendo para caminar hacia la entrada de sus tiendas y quedarse de pie en un momento de oración y silencio mientas su mediador, Moisés, se acercaba a Dios para interceder a favor de ellos.

2) Cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube (la presencia del Señor) descendía y se cernía sobre la entrada de la tienda (v. 9). Mientras tanto, el Señor hablaba de esta situación con Moisés y, por su parte, Moisés oraba y buscaba al Señor.

    Pensamiento 1. Hay algo que necesitamos entender: Dios nos castiga cuando pecamos. Él nos ama con un amor perfecto; por lo tanto, cuando pecamos, él nos disciplina y nos corrige. Su castigo no tiene la finalidad de condenamos, sino de disciplinarnos, corregirnos y guardamos de dañarnos y destruirnos a nosotros mismos. Por esa razón, él siempre nos castiga cuando pecamos. Él siempre lo hará porque nos ama y quiere lo mejor para nosotros.

    “Reconoce asimismo en tu corazón, que como castiga el hombre a su hijo, así Jehová tu Dios te castiga” (Dt. 8:5)

    “Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges, y en tu ley lo instruyes” (Sal. 94:12).

   “No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, ni te fatigues de su corrección; porque Jehová al que ama castiga, como el padre al hijo a quien quiere” (Pr. 3:11-12).

   “Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto” (Jn. 15:2).

   “Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; más siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo” (1 Co. 11:30-32).

   “Y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo” (He. 12:5-6).

-Comunión con Dios:

“Entonces el pueblo estuvo a lo lejos, y Moisés se acercó a la oscuridad en la cual estaba Dios”. (Éxodo 20:21).

“Pero Moisés solo se acercará a Jehová; y ellos no se acerquen, ni suba el pueblo con él” (Éxodo 24:2).

“Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel.” (Éxodo 25:22).

Pensamiento de intimidad: Una cosa es tener comunión con una persona y otra es tener intimidad con ella. Tener comunión con alguien es pasar tiempo con esa persona y compartir la vida. Pero es otra cosa tener intimidad con esa persona en el cuarto matrimonial.

Igualmente tú puedes tener comunión con Dios, hablar con Él, depender de Él. Pero es totalmente otra cosa tener intimidad con Dios. En la intimidad Dios se manifiesta y sus planes se revelan a tu vida. Es donde eres transformado por Él.

“Pero Dios nos ha revelado todo a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios” 1ª a los Corintios 2:9-13 Dios te ama con una intimidad que supera todos tus sueños. Él quiere que tengas una relación cercana y personal con El. Este es un honor y privilegio extraordinario que Moisés, David y, por supuesto, Jesús tuvieron con Dios. Pero, ¿cómo se desarrolla la intimidad con Dios?

  1. Desarrollando apertura, vulnerabilidad y honestidad. Al igual como David y Job tenemos que desarrollar una apertura, honestidad y vulnerabilidad con Dios dándole acceso a todos los rincones de nuestra vida.

Esto solo puede suceder cuando nos encontramos a solas. Jesús lo puso de esta manera que cuando entremos en intimidad con Dios cerremos las puertas y las ventanas para poder desnudar completamente nuestro corazón delante de Él (Mateo 6.6).

  1. Quédate quieto y escucha. No puedes desarrollar una relación íntima con Dios a la carrera. Cuando Moisés entró en la Tienda de Reunión para hablar con el Señor, oyó que la voz le hablaba y él habló con El (Números 7:89). Es decir, no había distracciones y se podía dialogar.

Ahora tenemos al Espíritu Santo y podemos mantener una conversación íntima con nuestro Padre (Romanos 8:15). Pero para esto debo de estar quieto y sin distracciones para escuchar.

  1. Permite que el Espíritu Santo tenga el control. Pablo dice que el Espíritu Santo escudriña el corazón de Dios y nos lo revela. Es en la intimidad que el Espíritu Santo revela los misterios de Dios.

El Espíritu Santo te revelará por lo menos 3 cosas. Las cosas que te han sido concedidas como el amor, el perdón y la salvación. Te revelara las cosas del futuro, la verdad, y lo que tengas que decir y hacer (Juan 16.13). Finalmente te revelara los dones que tiene para empoderar tu vida. 

Análisis de discurso

Esta unidad sorprende porque presenta una “Tienda del encuentro” de la que no habíamos sentido hablar antes y que no parece tener ninguna vinculación con la descrita hasta el momento. No es un lugar de culto ni de adoración, no posee sacerdotes ni muebles especiales, ni se encuentra en el centro del campamento, sino fuera de él. Su construcción no merece ninguna descripción de sus detalles. Es un lugar de encuentro entre Dios y Moisés. Su mención tiene como objetivo mostrar que luego de la idolatría se fortalece la figura de Moisés, el único con quien Dios habla en la intimidad. Se la menciona en otros textos como Números 11.16 y 12.4. Sin embargo, más adelante en el relato, esta expresión se utilizará para referirse al santuario mismo. Así, ambos nombres llegarán a confundirse y a usarse indistintamente, reflejando, probablemente, dos modos distintos de nombrar el mismo objeto. En 40.34-35 se unirán ambas tradiciones para clarificar que se refieren al mismo santuario.

33.7 Tabernáculo: En esta oportunidad la palabra hebrea no es la misma que se emplea en los capítulos anteriores para denominar la tienda o el santuario (ver 26.1). En efecto, no parece ser la misma tienda y, de ser posible, debemos buscar una denominación que la distinga. TLA le da otro nombre («una carpa»), con lo cual asume como un hecho que se trata de objetos distintos.

Y lo llamó: Moisés le da un nombre particular. Quizá esto sea un indicio de que no es equivalente a la tienda que Dios le instruyó hacer.

Tabernáculo de reunión: El hebreo dice “Tienda del encuentro”, que es una expresión mejor que la que ofrece TLA («Carpa comunitaria»).

Cualquiera que buscaba a Jehová: Esto indica que no era un lugar reservado a sacerdotes, sino abierto a todo el pueblo.

33.9 Columna de nube: Es la misma expresión que en 13.1 (ver).

2° Titulo;

Presencia divina en la nube inspira adoración. Versíc. 10. 10Y viendo todo el pueblo la columna de nube que estaba a la puerta del tabernáculo, se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba. (Léase 2ª de Crónicas 7:3. Cuando vieron todos los hijos de Israel descender el fuego y la gloria de Jehová sobre la casa, se postraron sobre sus rostros en el pavimento y adoraron, y alabaron a Jehová, diciendo: Porque él es bueno, y su misericordia es para siempre.)

Comentario: 3) Mientras Moisés estaba en el tabernáculo, los israelitas, preocupados, se quedaban a la entrada de sus tiendas y adoraban al Señor (v. 10). Ellos también buscaron al Señor para que él les concediera la restauración completa de:

◘ la presencia personal de Dios;

◘ la guía, el cuidado y la confianza que Dios provee;

◘ la protección y la seguridad que Dios da.

4) Las Escrituras relatan un detalle asombroso: Dios hablaba con Moisés cara a cara, como habla cualquier persona con su amigo (v. 11; vea Nm. 12:8; Dt. 34:10). Tan solo imagine las gloriosas experiencias que Moisés habrá vivido con Dios. Esos momentos, obviamente, fueron revelaciones especiales que Dios concedió a Moisés, manifestaciones especiales de su presencia y de su voz. Recuerde el gran llamado que Dios había hecho a Moisés

y la asombrosa tarea que le había asignado: librar al pueblo de Dios, sacarlo de la esclavitud, organizarlo y establecerlo como nación, y guiarlo a través de un peregrinaje por el desierto que duraría cuarenta largos años. Moisés necesitaba vivir encuentros muy especiales con Dios. Su llamado y su tarea probablemente hayan sido los más difíciles que alguna vez se le hayan asignado a un ser humano. La verdad de esta declaración es evidente cuando pensamos en la impresionante e incluso aterradora tarea que se ilustra en los libros de Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.

33.10 Adoraba: El verbo utilizado indica “inclinarse”, “arrodillarse”. TLA traduce «se arrodillaban», y BJ, «se postraba».

Adoración:

“Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor” (Salmo 95:6).

“Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; Temed delante de él, toda la tierra.” (Salmo 96:9).

“diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.” (Apocalipsis 14:7).

“Ellos, después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo; y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Amén.” (Lucas 24:52-23).

3er Titulo:

Dios conoce a los suyos y aprueba su camino. Versíc. 11 al 13. 11Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo. 12Y dijo Moisés a Jehová: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo; y tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: Yo te he conocido por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos. 13Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos; y mira que esta gente es pueblo tuyo. (Léase 2ª a Timoteo 2:19. Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.).

   “Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.” (Juan 1:48).

   “Pero si alguno ama a Dios, es conocido por él.” (1ª de Cor. 8:3).

“más ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar” (Gálatas 4:9).

Comentario: 5) Considere que Josué siempre se quedaba a orar y cuidar del centro de adoración cuando Moisés salía (v. 11). Moisés hizo que Josué se habituara a estar expuesto a la presencia de Dios. Lo había llevado con él a la cumbre de montaña y ahora lo había puesto en la única tienda donde se manifestaba la presencia de Dios.

   [4]. (Éxodo 33:12-17). Intercesión ▬ oración ▬restauración ▬renovación: El cuarto punto esencial para alcanzar la restauración es interceder, invertir tiempo en la oración atenta y diligente, luchar con Dios, pedir, buscar, tocar la puerta, rogar, clamar. Una vez que el creyente ha pecado, la única forma de que sea totalmente restaurado la única forma de que recupere una sensibilidad total a la presencia y la guía de Dios es interceder. El creyente debe buscar el rostro de Dios para hallar perdón y restauración.

   Moisés estaba muy preocupado por el castigo que Dios había impuesto a Israel. Sentía que su pueblo y él jamás podrían alcanzar la tierra prometida sin la presencia de Dios mismo guiándolos en persona. Él no estaba satisfecho con la segunda mejor opción. No le bastaba con la guía de un ángel; quería a Dios.

⏩ No quería la presencia de un ángel; quería la presencia de Dios.

⏩ No quería la guía de un ángel; quería la guía de Dios.

⏩ No quería la protección de un ángel; quería la protección de Dios.

   Moisés hizo lo único que podía hacer. Tomó el arma de la intercesión: se presentó delante de Dios y oró. Oró como nunca antes lo había hecho. Intercedió sin cesar; permaneció delante de Dios hasta que él lo escuchó y suplió su necesidad.

-a. Veamos qué fue lo que Moisés pidió a Dios. Él hizo cuatro audaces pedidos (vv. 12-13).

1) Pidió a Dios que le dijera quién iba a ayudarlo (v. 12).

2) Pidió a Dios que renovara su confianza en que:

◘ Dios lo conocía por su nombre, es decir, de una forma muy personal;

◘ él (Moisés) había hallado gracia a sus ojos (v. 13).

3) Pidió a Dios que le enseñara sus caminos (v. 13) con un propósito: para saber cómo conocer y agradar a Dios cada vez más.

4) Pidió a Dios que recordara que los israelitas eran su pueblo, escogido por él (v. 13). Dios los había creado y los hizo una nación de creyentes al llamar a Abraham:

◘ a tener descendencia;

◘ a enseñarles los caminos de Dios.

   Allí estaban los israelitas, acampando al pie del monte Sinaí, justo después de haber cometido el terrible pecado de rechazar a Dios. Estaban enfrentándose a una nueva realidad: Dios había quitado su presencia de en medio de ellos. En ese contexto, Moisés quería que Dios recordara que Israel era su nación, el mismísimo pueblo que Dios había escogido, las personas que él quiso que fueran sus seguidores y testigos sobre la tierra.

◘ un descanso espiritual, la seguridad y confianza de contar con la guía y protección de Dios día a día;

◘ el descanso de la salvación y redención, la liberación frente a la amenaza de todos sus enemigos, tanto espirituales como físicos;

◘ un descanso eterno, el reposo de vivir con Dios en la tierra prometida para siempre.

   “Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso” (Éx. 33:14).

   “Bendito sea Jehová, que ha dado paz a su pueblo Israel, conforme a todo lo que él había dicho; ninguna palabra de todas sus promesas que expresó por Moisés su siervo ha faltado” (1 R. 8:56).

   “Y dije: ¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría” (Sal. 55:6).

   “Vuelve, oh alma mía, a tu reposo, porque Jehová te ha hecho bien” (Sal. 116:7).

   “A los cuales él dijo: Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refrigerio; mas no quisieron oír” (Is. 28:12).

   “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mt. 11:29).

   “Pero los que hemos creído entramos en el reposo, de la manera que dijo: Por tanto, juré en mi ira, no entrarán en mi reposo; aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo” (He. 4:3).

   “Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen” (Ap. 14:13).

   Pensamiento 1. La oración genera cambios. La intercesión ▬la oración ferviente▬ atrae a Dios y conmueve su corazón. Dios suple las necesidades de la persona que verdaderamente busca el rostro de Dios y no lo deja ir hasta que él suple su necesidad. Esa es la enseñanza que nos dejan las santas Escrituras.

   “Mas si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma” (Dt. 4:29).

   “Me invocará, y yo le responderé; con él estaré yo en la angustia; lo libraré y le glorificaré” (Sal. 91:15).

   “Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad” (Is. 58:9).

   “Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído” (Is. 65:24).

   “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Mt. 7:7).

    Pensamiento 2. La intercesión de Moisés por Israel lo convierte en un tipo de Cristo. Él se presentó delante de Dios como el mediador e intercesor de Israel, rogando que Dios perdonara los pecados del pueblo y restaurara por completo su presencia en medio de ellos. De nuevo, Moisés es un tipo de Cristo en su ministerio intercesor.

   “Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores” (Is. 53:12).

   “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo” (1 Ti. 2:5-6).

   “Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos” (He. 7:25).

   “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Jn. 2:1-2).

   Frases usadas en contexto Bíblico: 33.11 Cara a cara: La traducción literal del hebreo refleja una forma figurada de expresarse. No significa que Moisés viera la cara de Dios (ver el v. 20, escrito, probablemente, para responder a esta inquietud). Esta expresión la encontramos también en Deuteronomio 34.10, mientras que en Números 12.6-8 se dice que el diálogo era “boca a boca”, otra expresión que, sin duda, tiene el mismo sentido de intimidad. Se trata, entonces de una forma superlativa de comunicación, dado que, a diferencia de los profetas, no incluye la mediación de sueños o visiones. El sentido es que la relación de Dios con Moisés es directa, personal y única.

Como habla cualquiera con su compañero: Es mejor la traducción de TLA: «Como si hablara con un amigo». Deben evitarse las palabras cualquiera y compañero pues desvirtúan el carácter íntimo de la relación que señala esta frase.

El joven Josué: El texto parece indicar que Josué permanecía en la tienda, pero no se dice que compartiera la experiencia de comunicación con Dios que experimentaba Moisés.

En medio del Tabernáculo: El sentido es que estaba dentro de la tienda. DHH (también BJ) ofrece la mejor traducción: «Nunca se apartaba del interior de la Tienda».

33.12 Pero no me has indicado a quién enviarás conmigo: Es una alusión al ángel mencionado en el versículo 2. Moisés comprende que la expresión «un ángel» (BJ, ver comentario de 33.2) deja sin especificar a quién se refiere, diluyendo su identidad, y esto es preocupante. Dios había prometido su presencia y sostén, pero ahora parece alejarse de esa promesa.

Yo te he conocido por tu nombre: Expresión literal (también BJ la usa) que indica una relación particular e íntima. Otras versiones ofrecen «que tienes mucha confianza en mí» (DHH), «me dijiste que me amas» (TLA), o «también me has dicho que soy tu amigo» (NVI). Estas últimas aciertan el sentido, pero se apartan del lenguaje hebreo, que asigna al nombre un valor especial. El traductor debe evaluar si la forma de RV95 es difícil de comprender en la lengua receptora, en cuyo caso recomendamos DHH.

Gracia a mis ojos: El concepto de gracia tiene suma densidad teológica y recorre toda la Biblia. Es imprescindible que el traductor compatibilice la traducción de esta palabra con el resto de las Escrituras. En este caso, el sentido es el de contar con la buena voluntad o el favor de Dios. Otras versiones traducen «cuento con tu favor» (NVI), o «confías en mí» (TLA). Nótese que el único otro personaje del Antiguo Testamento que recibe un trato similar es Noé, en Génesis 6.8.

33.13 Me muestres ahora tu camino: En el Antiguo Testamento se entiende por camino la forma de conducirse de Dios o la forma que él tiene de conducir a su pueblo. Moisés no está pidiendo una guía para la ruta, sino indagando la voluntad de Dios. Este sentido figurado está presente también en muchas lenguas y permite preservar la forma hebrea, lo cual es mejor. Si la lengua receptora no admite naturalmente este sentido, se puede seguir TLA, «dime qué piensas hacer», o DHH, «hazme saber tus planes».

Te conozca: Esta expresión tiene un significado profundo en el Antiguo Testamento. Dicho significado trasciende el plano meramente intelectual y se refiere a un modo de conocimiento personal, que involucra a uno con el otro. Su sentido es siempre denso y, según los pasajes, va desde el logro de una identidad de voluntades hasta la intimidad sexual. En este caso, Moisés reclama que Dios le permita conocer su voluntad para poder ser guía del pueblo. Si no sabe cuál es su plan, no podrá cumplir con la misión de conducir a los israelitas. En lo posible, debe preservarse esta expresión tal como está en RV95. Si no se entiende en determinadas lenguas, puede reemplazarse por la propuesta de TLA: «Para que yo también llegue a amarte».

Esta gente es tu pueblo: Esta frase no tiene problemas de traducción, pero merece que nos detengamos en ella. Moisés ve peligrar la promesa de Dios de ser el Dios de Israel. La violación del pacto cometida por el pueblo ha hecho dudar a YHVH de continuar siendo el protector del mismo. Moisés busca entonces extender su relación personal con Dios para que abarque al pueblo entero. En un lenguaje muy humano, le recuerda a Dios que esos que acampan allí son su pueblo.

Amén, para honra y gloria de Dios.

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.

 

Deja una respuesta