+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 3 de junio de 2018: «Endurecimiento permitido por Dios para manifestar su poder”.

Domingo 3 de junio de 2018: «Endurecimiento permitido por Dios para manifestar su poder”.

 

Lección: Éxodo Cap. 7, versículos 14 al 18. 14 Entonces Jehová dijo a Moisés: El corazón de Faraón está endurecido, y no quiere dejar ir al pueblo. 15 Ve por la mañana a Faraón, he aquí que él sale al río; y tú ponte a la ribera delante de él, y toma en tu mano la vara que se volvió culebra, 16 y dile: Jehová el Dios de los hebreos me ha enviado a ti, diciendo: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva en el desierto; y he aquí que hasta ahora no has querido oír. 17 Así ha dicho Jehová: En esto conocerás que yo soy Jehová: he aquí, yo golpearé con la vara que tengo en mi mano el agua que está en el río, y se convertirá en sangre. 18 Y los peces que hay en el río morirán, y hederá el río, y los egipcios tendrán asco de beber el agua del río.

 

Comentario:

Introducción Dioses, falsos: Existen muchos dioses, pero solo un verdadero Dios viviente. A través de los siglos, la imaginación del hombre ha volado creando imágenes de Dios. Como consecuencia, el hombre ha creado dioses dentro de su propia mente y a menudo formado ídolos hechos de madera, metal y piedra. Las personas incluso adoran al sol, la luna y las estrellas del firmamento, al estudiar lo que llaman el zodiaco, con la esperanza de determinar qué futuro le tienen reservado las estrellas. Algunos hombres se adoran incluso a si mismo, a pesar de sus imperfectas, depravada y de sus agonizantes carne y mente. ¡Solo imagínelo! Cuán terriblemente irreflexivos, deshonestos y engañosos, podemos ser; y con demasiada frecuencia lo somos.

Así eran Faraón y los egipcios. Ellos adoraban a dioses falsos, muchos dioses. Pero también eran culpables de otra terrible maldad, la de esclavizar y maltratar a las personas, incluso a razas enteras de personas. Por lo tanto, la mano del juicio de Dios estaba lista para caer sobre Egipto y sus habitantes. Dios había sido paciente por generaciones, le había dado al pueblo de Egipto tiempo para arrepentirse y reconocerlo como verdadero Dios viviente. Pero ni los gobernantes ni el pueblo se arrepintieron jamás. Continuaron con su religión falsa e idólatra, y con sus costumbres malvadas. Habían incluso esclavizado al único pueblo sobre la tierra que seguía al verdadero Dios viviente: Habían esclavizado a Israel, el pueblo mismo creado por Dios para llevar la Simiente prometida, el salvador del mundo, el Señor Jesucristo.

Dios no tuvo otra opción. A través de Moisés, Él advirtió al gobernante de Egipto, a Faraón mismo: “Dejar ir a mi pueblo, libéralos”. Pero el rey se había negado. Por ello, Dios tuvo que juzgar y castigar a Egipto con el objetivo de liberar a su pueblo para que pudieran cumplir las grandes promesas de Dios en la tierra: Las promesas de la tierra Prometida y de la Simiente Prometida.

   La mano del juicio de Dios ya se encontraba lista para caer. Dios estaba listo para lanzar las plagas: Agua convertida en sangre: Evidencia de que Él es Jehová, el Dios de salvación el único Dios vivo y verdadero, 7:14-18.

  1. La trágica situación que origino el juicio: El corazón de Faraón se había endurecido contra Dios, se negó a liberar al pueblo de Dios (v. 14).
  2. La declaración de la palabra de Dios, su voluntad (vv. 15-16).
  3. El propósito del juicio: Demostrar que Dios es nuestro Señor, el Dios de la salvación, la redención y la liberación, el único Dios viviente y verdadero (v. 17a).
  4. La advertencia y la declaración del juicio (vv. 17b -18).

 

Citas:

Romanos 11:25. Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles. Marcos 3:5. Entonces, mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y la mano le fue restaurada sana.

Efesios 4:18. teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón.

Texto: Éxodo Cap. 7, versículo 3. Y yo endureceré el corazón de Faraón, y multiplicaré en la tierra de Egipto mis señales y mis maravillas.

 

1er Titulo:

Dios Escudriña El Corazón. Versic. 14. Entonces Jehová dijo a Moisés: El corazón de Faraón está endurecido, y no quiere dejar ir al pueblo. (Léase Jeremias 17: 9 y 10. 9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? 10Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.).

Comentario: Corazón, duro Faraón: Hubo una trágica situación que ocasionó el juicio: El corazón de Faraón se había endurecido contra Dios, se negó a liberar al pueblo de Dios. Dios ya había enviado a su mensajero ante Faraón en dos ocasiones diferentes, una vez para apelar a él y la segunda vez para advertirle. Pero Faraón había endurecido su corazón y se negó a escucharlo. Se negó rotundamente a arrepentirse, se negó a liberar al pueblo de Dios para que sirvieran y adoraran a Dios. Era terco, obstinado, duro, duro como una piedra, inflexible. Fue ello, el endurecimiento de su corazón contra Dios, su corazón inflexible, el que llevo el juicio de las plagas sobre Faraón y su pueblo.

 Pensamiento: Lo que lanza el juicio y el escarmiento de Dios sobre nosotros es el endurecimiento de nuestro corazón, el tener un corazón inflexible contra Dios.

 

Citas:

Romanos 11:25. Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles.

Éxodo 14:17. Y he aquí, yo endureceré el corazón de los egipcios para que los sigan; y yo me glorificaré en Faraón y en todo su ejército, en sus carros y en su caballería;

Deuteronomio 15:7. Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre.

Hebreos 4:7. otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones.

 

2° Titulo:

El Señor Envía a Moisés Ante Faraón Para Que Libere a Su Pueblo. Versic. 15 y 16.  15Ve por la mañana a Faraón, he aquí que él sale al río; y tú ponte a la ribera delante de él, y toma en tu mano la vara que se volvió culebra, 16y dile: Jehová el Dios de los hebreos me ha enviado a ti, diciendo: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva en el desierto; y he aquí que hasta ahora no has querido oír. (Léase Isaías 61:1.El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel.).

Comentario: Libertad Liberación: Hubo una declaración de la palabra de Dios, su voluntad. Dios dijo a Moisés que interceptara a Faraón en la mañana, cuando este fuera a la orilla del río Nilo. (v. 15). ¿Por qué iría Faraón a la orilla del río Nilo en la mañana?

  •  ¿A bañarse?
  • ¿A realizar un paseo matutino?
  • ¿A ver si el río Nilo había aumentado su caudal, indicando así que la temporada de la inundaciones estaba por comenzar?
  • ¿A rezar en la mañana para adorar al río Nilo, al dios Hapis Nilus? (Recuerde que se adoraba al río Nilo y se pensaba que era sagrado, igual que los hindúes adoran al Ganges y piensan que es sagrado).

Moisés llevaría su vara (bastón) con él (v. 15). Recuerde, la vara era el símbolo del poder y la autoridad de Dios. Moisés proclamaría la palabra de Dios, su voluntad: “Deja ir al pueblo de Dios, libéralos para que sirvan y adoren a Dios” (v. 16). No olvide la terrible opresión al pueblo de Dios. Estaban siendo victimas de una brutalidad y un salvajismo increíbles: Los egipcios los habían esclavizado. La voluntad de Dios es que ningún pueblo sea oprimido, que no haya esclavitud en la tierra. Pero en particular, Dios se opone a la opresión de su pueblo, de aquellos que en verdad creen en Él y lo siguen. Esa era el objetivo de Dios en los días de Moisés, la liberación y la libertad de su pueblo (Israel). El mensaje que Moisés proclamaría era el siguiente: Faraón y Egipto dejarían ir al pueblo de Dios, los liberarían, los pondrían en libertad, para pudieran vivir en libertad y adorarle y servirle. Moisés acusaría a Faraón de negarse a escuchar la Palabra  y la exigencia de Dios, de rechazo y rebelión en contra de Dios (v. 16).

Pensamiento: La esclavitud ni la opresión a ningún pueblo o raza deberían existir, ni siquiera tratándose de una sola persona. La opresión y la esclavitud son malvadas: Se oponen diametralmente a la sagrada Palabra y su voluntad de Dios. Los gobiernos, los gobernantes, los legisladores y los opresores del pueblo de Dios deben escuchar y prestar atención. La Palabra de Dios es clara: Dios la proclama en voz alta para que todos la escuchen: “¡Dejen ir a mi pueblo! Libérenlos para que vivan, me sirvan y me adoren”. La voluntad de Dios es que las personas se amen y que no se opriman las unas a las otras y que tratemos a nuestros vecinos de la manera en que queremos que nos traten.

 

Citas:

Levítico 25:10. Y santificaréis el año cincuenta, y pregonaréis libertad en la tierra a todos sus moradores; ese año os será de jubileo, y volveréis cada uno a vuestra posesión, y cada cual volverá a su familia.

Lucas 4:18. El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos;

Gálatas 5:1. Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

Traducción: 7.16 No has querido oír: Mediante la traducción «no has querido obedecer», TLA interpreta la actitud del faraón que presenta el texto original. El traductor debe evaluar si esta última traducción no es algo forzada, desde el momento que presenta al faraón como desobediente respecto a un Dios que en realidad desconoce. Lo que realmente sucede aquí es que el rey no presta atención a lo que Moisés le está diciendo, o no considera con seriedad sus palabras. Más que desobedecer al Dios bíblico, sucede que el faraón no cree que el Dios de sus esclavos pueda tener algún poder sobre él. RV95 es una buena traducción; a modo de alternativa, proponemos: «Pero hasta ahora no has prestado atención a nuestros reclamos».

 

3er Titulo:

Dura Advertencia De Lo Que Vendrá. Versic. 17 y 18. 17Así ha dicho Jehová: En esto conocerás que yo soy Jehová: he aquí, yo golpearé con la vara que tengo en mi mano el agua que está en el río, y se convertirá en sangre. 18Y los peces que hay en el río morirán, y hederá el río, y los egipcios tendrán asco de beber el agua del río. (Léase Romanos 2:5. Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios,).

Comentario 1: (17:17a). Faraón Þ Juicio:El propósito del juicio era demostrar que Dios es nuestro Señor, el Dios de la salvación, de la redención y la liberación, el único y verdadero Dios viviente. Faraón adoraba a dioses falsos, pero lo que es aún peor, Faraón mismo era considerado dios en Egipto. Ejercía poder supremo sobre la tierra y las personas. Faraón mismo creía que él era un dios, quien había modelado y creado a Egipto y a su pueblo. Sin duda, creyó de sí mismo lo que muchas personas creen de sí mismos hoy día, que él determinaba su propio destino y el destino de su pueblo: Sus vidas, confort, bienestar y destino.

Faraón había dicho anteriormente: “Yo no conozco a Jehová” (Éx. 5:2). Ahora Dios ayudaría a Faraón a conocer al Señor, sencillamente a Dios. Faraón debía aprender que ni él ni ningún otro ídolo eran verdaderos dioses, que no eran nada ante el propio Dios, nada sino simples creaciones de la imaginación de los hombres. Dios demostraría:

  • Que Él y solo Él es nuestro Señor, el Dios de la redención, el único Dios que verdaderamente puede salvar y liberar al hombre.
  • Que Él y solo Él es único y verdadero Dios viviente.
  • Daniel 6:26. De parte mía es puesta esta ordenanza: Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el fin.

Comentario 2: ( 17- 18). Juicio  Río Nilo: Hubo advertencia y pronunciamiento del juicio. Fíjese en la descripción del juicio venidero, el que estaba a punto de caer sobre la naturaleza impía y perversa del pueblo que rechazo a Dios y oprimió a las personas.

  • Las aguas del Nilo se convertirían en sangre.
  • El agua se contaminaría y quedaría inservible.
  • Los peces morirían y el agua apestaran.
  • El agua no seria potable
  • El gran alcance del juicio incluiría a todas las aguas de Egipto: Arroyos, canales y los lagos o embalses.

¿Se convirtió el agua en sangre de verdad? Algunos comentaristas dicen que no, que Dios ocasionó un desastre natural que hizo que el agua luciera como la sangre. Se piensa que algún sedimento rojo fluyo río abajo desde Etiopía hacía el Nilo, lo que tornó el agua roja, que Dios ocasionó lluvias tan fuertes e inundaciones que una gran cantidad de ese sedimento fluyo hacia el Nilo. Además, la inundación arrastró consigo un tipo de alga que hacía que los peces murieran, suficiente cantidad de alga como para disminuir a nulo el nivel de oxigeno del río, lo que ocasionó la muerte a los peces.

Otros comentarista creen que Dios convirtió el agua en sangre de verdad. Ellos creen que esa es la única explicación adecuada que abarca los acontecimientos que siguieron a la inundación.

Cualquiera que sea el caso, el convertir el Nilo en sangre se hizo a voluntad de Dios y cuando Él quiso. Cualquiera que hayan sido los cambios ocurridos en el agua del Nilo, dichos cambios ocasionaron la muerte a los peces, hicieron que el agua apestara y que no fuera potable. Dios hizo que el agua se contaminara, y cualquiera que haya sido la contaminación, la torno roja, roja como la sangre, si es que no era sangre. Esto ocasionó la muerte a los peces e hizo que el río apestara y se volviera no potable.

Pensamiento: Dios nos ha advertido una y otra vez: Seremos juzgados por los pecados que hayamos cometido y no lo hubiéremos confesados a Dios. Cada uno de nosotros debe rendir cuentas a Dios. Nos pararemos delante de Dios y seremos juzgados por las cosas que hemos hecho en esta tierra, y por las que podíamos haber hecho y no las hicimos. Un hecho es incuestionable, absolutamente cierto: Según estadísticas, el cien por ciento de nosotros morirá. Moriremos y enfrentaremos el juicio de Dios. (para los creyente el Tribunal de Cristo). (2 Corintios 5:10. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.).

 

Citas:

Éxodo 18:13. Aconteció que al día siguiente se sentó Moisés a juzgar al pueblo; y el pueblo estuvo delante de Moisés desde la mañana hasta la tarde.

Apocalipsis 20:11. Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.

 

Advertencias:

Hebreos 12:25. Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. Apocalipsis 8:13. Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: ¡Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles!

Lucas 17:20. Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia. (Aquí nos deja claro que no vendrán más advertencia, porque ya estamos advertido por su palabra).

 

Traducción: 7.17. En esto conocerás que yo soy Jehová: Es la introducción al anuncio de la primera plaga. La forma de TLA es también correcta: «Él le dará otra prueba de que es Dios»; el traductor puede utilizarla, si considera que es más clara para los lectores a quienes se dirige la traducción. Esta frase es también una respuesta a las palabras del Faraón en las que dice que no sabe quién es el Dios de Moisés (5.2). Deben evitarse las formas que presentan esta frase como una advertencia al Faraón —como NVI, que comienza con «¡ahora sabrás […]!», con signos de exclamación—, pues supone una actitud de castigo que no está presente en el texto.

 

Texto: Éxodo Cap. 7, versículo 3. Y yo endureceré el corazón de Faraón, y multiplicaré en la tierra de Egipto mis señales y mis maravillas.

 

 

Amén, para la gloria de Dios.

 

 

DESCARGUE AQUÍ - ESTUDIO COMPLETO

Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.