+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 28 de abril de 2019: “Necesaria preparación para acercarse a Dios”

Domingo 28 de abril de 2019: “Necesaria preparación para acercarse a Dios”

Lección: Éxodo Cap. 19, versículos 7 al 13. Entonces vino Moisés, y llamó a los ancianos del pueblo, y expuso en presencia de ellos todas estas palabras que Jehová le había mandado. Y todo el pueblo respondió a una, y dijeron: Todo lo que Jehová ha dicho, haremos. Y Moisés refirió a Jehová las palabras del pueblo. Entonces Jehová dijo a Moisés: He aquí, yo vengo a ti en una nube espesa, para que el pueblo oiga mientras yo hablo contigo, y también para que te crean para siempre. Y Moisés refirió las palabras del pueblo a Jehová. Y Jehová dijo a Moisés: Ve al pueblo, y santifícalos hoy y mañana; y laven sus vestidos, y estén preparados para el día tercero, porque al tercer día Jehová descenderá a ojos de todo el pueblo sobre el monte de Sinaí. Y señalarás término al pueblo en derredor, diciendo: Guardaos, no subáis al monte, ni toquéis sus límites; cualquiera que tocare el monte, de seguro morirá. No lo tocará mano, porque será apedreado o asaeteado; sea animal o sea hombre, no vivirá. Cuando suene largamente la bocina, subirán al monte. 

   Comentario: Moisés fue llamado para que subiera al monte y fue empleado como mensajero del pacto. El Hacedor y principal impulsor del pacto es Dios mismo. Este bendito estatuto fue concedido por la libre gracia de Dios. El pacto aquí mencionado fue el pacto nacional por el cual los israelitas llegaron a ser un pueblo gobernado por Jehová. Fue un tipo del nuevo pacto hecho con los creyentes verdaderos en Cristo Jesús, pero, como otros tipos, sólo era una sombra de las cosas buenas que vendrán. Como nación quebrantaron el pacto; por tanto, el Señor declaró que Él haría un nuevo pacto con Israel escribiendo su ley, no sobre tablas de piedras, sino en sus corazones, Jeremías 31:33; Hebreos 8:7–10. El pacto aludido en estos lugares como próximo a desaparecer es el pacto nacional con Israel que ellos perdieron por su pecado. Si no atendemos cuidadosamente a esto, caeremos en errores al leer el Antiguo Testamento. No debemos suponer que la nación de los judíos bajo el pacto de obras, nada sabe del arrepentimiento ni de la fe en un Mediador, del perdón de pecados ni de la gracia; ni debemos suponer tampoco que toda la nación de Israel tuvo el carácter y poseyó los privilegios de los creyentes verdaderos, como verdaderos partícipes del pacto de gracia.

   Todos ellos estaban bajo una dispensación de misericordia; tuvieron privilegios externos y ventajas para la salvación; pero, como los cristianos profesantes, la mayoría se quedó allí, sin pasar más adelante. — Israel aceptó las condiciones. Respondieron como un solo hombre: “Todo lo que Jehová ha dicho haremos”. ¡Oh, que hubiera habido en ellos un corazón así dispuesto! Moisés, como mediador, transmitió las palabras del pueblo a Dios. Así, Cristo el Mediador, como Profeta, nos revela la voluntad de Dios, sus preceptos y promesas y, luego, como Sacerdote, ofrece a Dios nuestros sacrificios espirituales, no sólo de oración y alabanza, sino de afectos devotos y resoluciones piadosas, ¡la obra de su propio Espíritu en nosotros!

   Referencias: Romanos 10:1 al 11. Hermanos, ciertamente el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación. Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia. Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios; porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree. Porque de la justicia que es por la ley Moisés escribe así: El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas. Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo); o, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que, si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

Santiago 4:8-10. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.

1er Titulo:

Noble Propósito De Hacer Todo Lo Que Se Ha Ordenado. Versíc. 7 y 8. Entonces vino Moisés, y llamó a los ancianos del pueblo, y expuso en presencia de ellos todas estas palabras que Jehová le había mandado. Y todo el pueblo respondió a una, y dijeron: Todo lo que Jehová ha dicho, haremos. Y Moisés refirió a Jehová las palabras del pueblo. (Léase Josué 24:24. Y el pueblo respondió a Josué: A Jehová nuestro Dios serviremos, y a su voz obedeceremos.).

   Comentario 1: Dios no forzó el pacto y la misión sobre Israel. Dijo a Moisés: Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel (v. 6b). Moisés volvió y llamó a los ancianos y les repitió las palabrasdel Señor (v. 7). Los ancianos eran libres de aceptarlas o rechazarlas. Con entusiasmo, todo el pueblo respondió a una, y dijo: ¡Haremos todo lo que Jehovah ha dicho! (v. 8; ver 24:3, 7) Elpacto fue ofrecido libremente y aceptado libremente.

   Comentario 2: (Josué 24:24). Es esencial que el servicio del pueblo de Dios sea hecho con actitud voluntaria. Porque el amor es el único principio genuino del cual puede provenir todo servicio aceptable a Dios. El Padre tales adoradores busca que le adoren: los que le adoran en espíritu y en verdad. Los designios de la carne son enemistad contra Dios, por tanto, el hombre carnal es incapaz de dar adoración espiritual. De ahí la necesidad de nacer de nuevo. Pero gran cantidad de personas se quedan solo en las formalidades cuando se les imponen tareas. — Josué les dio a elegir, pero no como si fuera indiferente que ellos sirvieran o no a Dios. Escogeos a quien sirváis, ahora las cosas están claras ante vosotros. Él resuelve servir a Dios, sea lo que fuere que los demás hagan. Quienes resuelven servir a Dios no deben importarles estar solos de ahí en adelante. Los que van al cielo deben estar dispuestos a nadar contra la corriente. No deben hacer como la mayoría, sino como los mejores. Nadie puede comportarse como debiera en cualquier situación sin considerar profundamente sus deberes religiosos en las relaciones familiares. —Los israelitas estuvieron de acuerdo con Josué, influidos por el ejemplo del hombre que había sido una bendición tan grande para ellos; nosotros también serviremos al Señor. Fijaos cuánto bien hacen los grandes hombres por su influencia, si son celosos en la religión. —Josué los lleva a expresar el pleno propósito del corazón de ser fieles al Señor. Deben despojarse de toda confianza en su propia suficiencia o de lo contrario, sus propósitos serán vanos. Cuando hubieron decidido deliberadamente servir a Dios, Josué los ata con un pacto solemne. Hace un monumento para memoria. De esta manera emotiva Josué se despidió de ellos; si perecen, la sangre de ellos será sobre sus cabezas. —Aunque la casa de Dios, la mesa del Señor y hasta los muros y árboles ante los cuales hemos expresado nuestros propósitos solemnes de servirle, dieran testimonio en contra nuestra si lo negáremos, de todos modos, podemos confiar en Él, que pondrá temor en nuestro corazón para que no nos apartemos de Él. Sólo Dios puede dar gracia, sin embargo, bendice nuestros esfuerzos por hacer que los hombres se comprometan en su servicio.

   Referencias:  Josué 2.18-21. He aquí, cuando nosotros entremos en la tierra, tú atarás este cordón de grana a la ventana por la cual nos descolgaste; y reunirás en tu casa a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la familia de tu padre. Cualquiera que saliere fuera de las puertas de tu casa, su sangre será sobre su cabeza, y nosotros sin culpa. Mas cualquiera que se estuviere en casa contigo, su sangre será sobre nuestra cabeza, si mano le tocare. Y si tú denunciares este nuestro asunto, nosotros quedaremos libres de este tu juramento con que nos has juramentado. Ella respondió: Sea así como habéis dicho. Luego los despidió, y se fueron; y ella ató el cordón de grana a la ventana. (La obediencia de lo ordenado a Rahab se transformó en una noble Salvación).

Josué 6:25. Mas Josué salvó la vida a Rahab la ramera, y a la casa de su padre, y a todo lo que ella tenía; y habitó ella entre los israelitas hasta hoy, por cuanto escondió a los mensajeros que Josué había enviado a reconocer a Jericó. Hebreo 10:29. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?

2° Titulo:

Orden De Santificarse Para Presentarse Delante De Jehová. Versíc. 9 al 11. Entonces Jehová dijo a Moisés: He aquí, yo vengo a ti en una nube espesa, para que el pueblo oiga mientras yo hablo contigo, y también para que te crean para siempre. Y Moisés refirió las palabras del pueblo a Jehová. Y Jehová dijo a Moisés: Ve al pueblo, y santifícalos hoy y mañana; y laven sus vestidos, y estén preparados para el día tercero, porque al tercer día Jehová descenderá a ojos de todo el pueblo sobre el monte de Sinaí. (Léase Josué 3:5. Y Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros.).

   Comentario 1: Aunque el Señor lo sabía, Moisés le informó de la decisión del pueblo. Entonces, Dios dijo que iba a acercarse al pueblo en una densa nube para que el pueblo escuchase mientras hablaba con Moisés. Por medio de la teofanía, el oficio de Moisés como el mediador divinamente elegido sería confirmado (v. 9).

   Comentario 2: (Josué 3.5): Los israelitas llegaron al Jordán con fe, habiéndoseles dicho que debían cruzarlo. En el camino del deber prosigamos tan lejos como podamos y dependamos del Señor. Josué los guiaba. Se nota en particular su levantada temprano, lo cual demuestra, como después en otras ocasiones, cuán poco buscaba él su propia comodidad. Aquellos que harán pasar grandes cosas, deben levantarse temprano. No ame el dormir, no sea que se empobrezca. Todos los que están en puestos públicos siempre deben atender al deber de su posición. El pueblo tenía que seguir al arca. Así, pues, nosotros debemos andar en todo conforme a la regla de la Palabra y a la dirección del Espíritu; así será la paz sobre nosotros, como sobre el Israel de Dios; pero debemos seguir a nuestros ministros solamente como ellos sigan a Cristo. — Todo el camino de ellos por el desierto fue una senda no hollada pero principalmente éste por el Jordán. Mientras estemos aquí debemos esperar y prepararnos para pasar por caminos que no pasamos antes; pero en la senda del deber podemos proceder con osadía y alegría. Sea que estemos llamados a sufrir pobreza, dolor, trabajos, persecución, reproche o muerte, estamos siguiendo al Autor y Consumador de nuestra fe; ni podemos sentar planta en ningún punto peligroso o difícil en todo nuestro viaje pues la fe verá allí las huellas de los pies del Redentor, que pasó por esa misma senda a la gloria en lo alto, y que nos llama a seguirle, para que donde Él está nosotros también podamos estar. Ellos tenían que santificarse. Si queremos experimentar los efectos del amor y poder de Dios, debemos abandonar al pecado y tener cuidado de no contristar al Espíritu Santo de Dios.

   La purificación del pueblo, 19:10–15. Dios es santo y mandó que el pueblo se santificara y se preparara para el tercer día, cuando él descendería sobre el monte. El pueblo debía prepararse espiritual y físicamente para el encuentro; debía prestar atención al corazón y a la apariencia física. El Santo de Israel debía recibir el respeto que le correspondía.

   En primer término, debía lavar su ropa (v. 10). La orden significaba llevar ropas limpias y dignas en el ejercicio de lo sagrado (ver Gén. 35:2; Lev. 11:25, 28, 40). En el desierto, con la escasez de agua, no era fácil mantener los vestidos limpios; sin embargo, para presentarse ante el Señor, aun con sacrificio, se debía hacerlo de la mejor manera posible.

   Definiciones de frases: 19.9 Nube espesa: También «oscura» (TLA). Esto indica que los israelitas podrán oír a YHVH, pero no verlo. Moisés refirió las palabras del pueblo: Esta frase es una repetición del versículo 8 y, aunque puede resultar literariamente dura, es parte del texto hebreo. TLA omite la repetición, debido a que une los versículos 8 y 9 en una sola redacción. 19.10 Laven sus vestidos: El verbo que corresponde a «lavar» tiene que ver con «retorcer», «golpear», lo cual refleja la manera de lavar las telas en la antigüedad. El verbo es distinto al que se utiliza en 29.4 para aludir al lavado de los cuerpos. Atendiendo a este detalle, no hay problemas de traducción en esta frase, pero es necesario resaltar que este es un acto de purificación. Si en la cultura receptora de la traducción no se comprende este rito, debe seguirse TLA, que añade «como señal de su pureza», o colocar una nota aclaratoria al pie de página. 19.11 El tercer día: Ya indicamos la importancia de las fechas para el Antiguo Testamento. Sea que los israelitas llegaran al Sinaí el primer día de Tamúz (el cuarto mes del año) o el día 15 del mismo mes (ver nuestro comentario en 19.1), en cualquier caso, llegaron un miércoles. En consecuencia, el tercer día es sábado y, por tanto, la presentación de Dios va a coincidir con el día elegido y consagrado a él. Descenderá: Hay cierta incoherencia en el texto, porque está hablando Dios, pero el verbo está en tercera persona. Aunque este recurso estilístico no es habitual, tampoco es del todo extraño al Antiguo Testamento. Otras traducciones corrigen el texto y colocan «yo descenderé» (NVI), «bajaré yo» (DHH), «voy a aparecerme» (TLA). Cualquiera de estas opciones es recomendable a los efectos de hacer más sencilla la lectura.

   Referencias: Efesios 5:25-27. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

Apocalipsis 19:7-9. Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios. 

3er Titulo:

Limites Necesarios Para No Ser Consumidos. Versíc. 12-13. Y señalarás término al pueblo en derredor, diciendo: Guardaos, no subáis al monte, ni toquéis sus límites; cualquiera que tocare el monte, de seguro morirá. No lo tocará mano, porque será apedreado o asaeteado; sea animal o sea hombre, no vivirá. Cuando suene largamente la bocina, subirán al monte. (Léase 2ª de Samuel 6:6-7. Cuando llegaron a la era de Nacón, Uza extendió su mano al arca de Dios, y la sostuvo; porque los bueyes tropezaban. Y el furor de Jehová se encendió contra Uza, y lo hirió allí Dios por aquella temeridad, y cayó allí muerto junto al arca de Dios.).

   Comentario 1: En segundo lugar, no debía sobrepasar los límites puestos por Dios: no subáis al monte ni toquéis su límite (v. 12). En el día del encuentro del pueblo con Dios, el monte Sinaí seconvertiría en un recinto reservado para la divinidad (ver más tarde el lugar santísimo deltabernáculo). Dios era santo; no debían ser demasiado familiares con él, tratando de llegardemasiado cerca de su presencia. No debían ser demasiado curiosos, tratando de verlo de cerca,ni debían buscar reliquias religiosas del lugar santo.

   El ser humano prefiere vivir por vista en vez de por la fe, y está dispuesto a transferir la devoción debida a Dios hacia objetos materiales. Además, la tendencia humana es a ceder fácilmente a la tentación de comercializar lo religioso con la venta de supuestas reliquias santas. Guardaos. . . cualquiera que toque el monte, morirá irremisiblemente (v. 12).

   La manera solemne en que la ley fue entregada era para impresionar al pueblo con el sentido correcto de la majestad divina. También para convencerlo de su propia culpa y mostrar que ellos no podían soportar un juicio ante Dios sobre la base de su propia obediencia. El pecador descubre en la ley lo que debe ser, lo que él es y lo que le falta. Allí aprende la naturaleza, la necesidad y la gloria de la redención y de haber sido hecho santo. Habiéndosele enseñado a refugiarse en Cristo y a amarlo, la ley es la regla de su obediencia y fe.

   Comentario 2: (2ª de Samuel 6:6-7): Uza fue muerto de un solo golpe por tocar el arca. Dios vio presunción e irreverencia en el corazón de Uza. La familiaridad con lo más digno de reverencia, sirve muy bien para despertar el desprecio. Si fue un crimen tan grande que alguien tocará el arca del pacto, sin tener derecho a hacerlo, ¿qué será de los que pretenden tener los privilegios del pacto sin vivir a la altura de este? — Obed-Edom abrió sus puertas sin miedo, sabiendo que el arca era sabor de muerte para muerte sólo para los que la trataban en forma incorrecta. La misma mano que castigó la orgullosa presunción de Uza, recompensó a la osadía humilde de Obed-Edom. Que nadie piense lo peor del evangelio por los juicios de quienes lo rechazan, antes bien considere las bendiciones que trae a todos los que lo reciben. Los jefes de familia sean estimulados a preservar la religión en su familia. Es bueno vivir en una familia que recibe al arca, porque todo lo que la rodee andará mejor.

   LIMITES: Otra instrucción interesante sobre el encuentro divino en el Monte Sinaí es el límite o frontera que el Señor estableció. (Éxodo 19:12) Y pondrás límites alrededor para el pueblo, y dirás: «Guardaos de subir al monte o tocar su límite; cualquiera que toque el monte, ciertamente morirá. 

   Esta restricción era para beneficio del pueblo (para evitar que alguien muriera). Sin embargo, se menciona una fecha en que sí se podrá cruzar la frontera: (Éxodo 19:13) Ninguna mano lo tocará, sino que será apedreado o asaeteado; sea animal o sea hombre, no vivirá. Cuando suene largamente la bocina ellos subirán al monte. 

   En esta instrucción hay otra revelación profética: El sonido largo no se refiere a cualquier sonido del shofar. La frase “Suene largamente la bocina” es la traducción de una palabra hebrea: Yovel, que también se traduce como: “Jubileo”. El sonido del “Yovel” se toca en un día en especial, y en un año en especial: (Levítico 25:8-10) Contarás también siete semanas de años para ti, siete veces siete años, para que tengas el tiempo de siete semanas de años, es decir, cuarenta y nueve años. Entonces tocarás fuertemente el cuerno de carnero el décimo día del séptimo mes; en el día de la expiación tocaréis el cuerno por toda la tierra. Así consagraréis el quincuagésimo año y proclamaréis libertad en la tierra para todos sus habitantes. Será de jubileo para vosotros, y cada uno de vosotros volverá a su posesión, y cada uno de vosotros volverá a su familia.

   Yovel es el sonido de trompeta que se toca en el día en que da inicio al Jubileo, precisamente en el Día de Expiación (heb. Yom Kipur). El Jubileo es el año del perdón de toda deuda, y el año en el que los israelitas regresaban a su heredad original.  Esta fiesta especial es sombra del día en que Jesús vendrá a borrar todo pecado y perdonar todo deuda, además de devolver las tierras a quienes le pertenecen.

   Esta es la trompeta profética que sonará en la Segunda Venida de Jesús (1 Cor. 15:52; 1 Tes. 4:16). En ese día, todos los pecados serán expiados, y podremos subir la Montaña de Dios para estar con Él para siempre.

   Traducciones de palabras: 19.12 Guardaos: Es una expresión castellana correcta, pero hay formas más actuales de decir lo mismo. DHH coloca en su lugar «que respeten el monte y que no suban»; NVI dice «que no suban al monte»; TLA ofrece «adviérteles […] que no deben subir». 19.13 Bocina: Se refiere a un instrumento construido con el cuerno de una cabra. No era un instrumento musical, pero sí se lo utilizaba para convocar a la gente o conducir a la guerra. También puede traducirse como «trompeta» (TLA). En caso de haber en la cultura receptora de la traducción un objeto similar, puede colocarse su nombre.

   Referencias: Gálatas 5:17-24. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. —(Aquí hay un límite para el creyente) Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

(Dios coloca un limites) 1ª de corintios 10: 12-14: Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. 

Filipenses 2:12-13. Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

   Texto: Hebreos Cap. 10, versículo 22. acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

   Comentario del texto: El creyente ha recibido una doble certeza de que puede acercarse a Dios; primeramente, porque tiene confianza por medio de la sangre derramada de Cristo; en segundo lugar, porque Jesús es el “gran sacerdote sobre la casa de Dios”. Si hubiera la más mínima vacilación en la mente del creyente, el escritor de Hebreos le está diciendo que mire a aquel único y gran sacerdote, Jesucristo (4:14).

   Se nos exhorta a venir a Dios; en esta vida terrenal lo hacemos en oración. El gran sacerdote toma nuestras oraciones y, como intercesor, las presenta en nombre nuestro a Dios. Este sacerdote ha recibido la responsabilidad de cuidar la iglesia, es decir, la casa de Dios (3:6). La labor sacerdotal de Cristo continúa aún después de haber terminado con su obra expiatoria en la tierra (Jn. 19:30). Él ha sido designado como mediador del nuevo pacto (8:6), y “es capaz de salvar completamente a los que se acercan a Dios por medio de él, porque él siempre vive para interceder por ellos” (7:25).

   Los creyentes están absolutamente seguros ya que tienen un gran sacerdote que los representa. Este gran sacerdote nunca pierde de vista a los que pertenecen a la casa de Dios, puesto que él y ellos pertenecen a la misma familia (2:11).

   Aunque el escritor no sea explícito, se nos exhorta a acercarnos a Dios. En el pasaje paralelo (4:16) él nos dice que vayamos al trono de gracia en oración. El escritor ahora lleva este paralelo un paso más allá y describe cómo hemos de acercarnos a Dios en oración. Aparte de tener confianza hemos de ir con “con corazón sincero y en plena certidumbre de fe”.

   El escritor enfatiza que el corazón debe ser sincero para que la fe sea genuina. La palabra sincero describe el corazón de una persona que es honesta, genuina, comprometida, confiable y sin engaño. Cuando el corazón del creyente es sincero, la fe es evidente con plena certidumbre. El creyente tiene completa confianza en Dios porque acepta plenamente la verdad del evangelio. En contraposición a ello, la duda hace que el creyente no se acerque a Dios. La duda insulta en tanto que la fe exalta.

   Cuando el escritor de Hebreos dice que nos acercamos a Dios “con corazones rociados para limpiarnos de una conciencia culpable” y con “cuerpos lavados con agua pura”, él se está refiriendo a lo interno (corazones) y a lo externo (cuerpos). La frase lavados con agua pura nos hace recordar el bautismo. Pero el bautismo en sí mismo es solamente un acto externo experimentado objetivamente. Su contrapartida es el rociamiento de nuestros corazones con la sangre de Cristo (Heb. 9:14). Este rociamiento es un acto interno que se apropia subjetivamente.319 Se nos exhorta a acercarnos a Dios con el cuerpo y el alma purificados de pecado.

   El corazón es el centro de nuestra vida moral. Dice el escritor de Hebreos: “Nuestros corazones [están] rociados [con la sangre de Cristo] para limpiarnos de una conciencia culpable”. Esa sangre libera al creyente. Él puede ahora libremente acercarse al trono de gracia porque su conciencia está limpia. Por fe él se ha apropiado del perdón del pecado por medio de Cristo. Él sabe que Cristo ha quitado para siempre la culpa que le impedía acercarse a Dios.

   El bautismo no era algo desconocido para los judíos. La ley de Moisés estipulaba que el sumo sacerdote, en el Día de la Expiación, debía bañarse antes de ponerse sus vestiduras para entrar al santuario (Lv. 16:4; véanse también Ex. 29:4; Lv. 8:6). Y Ezequiel profetiza que Dios rociará agua limpia sobre su pueblo para lavarlos de las impurezas espirituales (Ex. 36:25). En su epístola, el escritor de Hebreos menciona el “agua pura” usada para lavar nuestros cuerpos. Esa agua limpia simbólicamente al creyente del pecado. “Cristo amó a la iglesia [la casa de Dios] y se dio a sí mismo por ella para santificarla, purificándola por el lavamiento con agua por la palabra” (Ef. 5:25–26).

Amén Para La Gloria De Dios

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO

Bibliografía a usar como aporte: Bíblia de Bosquejos y sermones Éxodo 1 al 18. Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 2 Éxodo. Bíblia de referencia Thompson. Libro de Éxodo Pablo R. Andiñach; Comentario de toda la Biblia, de Matthew Henry. El Libro De Éxodo Ernesto Trenchard Y Antonio Ruiz Prologo De José M Martínez


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.