+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 25 de noviembre de 2018 “Mandamiento Que Debe Perdurar En El Tiempo”

Domingo 25 de noviembre de 2018 “Mandamiento Que Debe Perdurar En El Tiempo”

  Lección: Éxodo Cap. 13, versículos 10 al 16. Por tanto, tú guardarás este rito en su tiempo de año en año. Y cuando Jehová te haya metido en la tierra del cananeo, como te ha jurado a ti y a tus padres, y cuando te la hubiere dado, dedicarás a Jehová todo aquel que abriere matriz, y asimismo todo primer nacido de tus animales; los machos serán de Jehová. Mas todo primogénito de asno redimirás con un cordero; y si no lo redimieres, quebrarás su cerviz. También redimirás al primogénito de tus hijos. Y cuando mañana te pregunte tu hijo, diciendo: ¿Qué es esto?, le dirás: Jehová nos sacó con mano fuerte de Egipto, de casa de servidumbre; y endureciéndose Faraón para no dejarnos ir, Jehová hizo morir en la tierra de Egipto a todo primogénito, desde el primogénito humano hasta el primogénito de la bestia; y por esta causa yo sacrifico para Jehová todo primogénito macho, y redimo al primogénito de mis hijos. Te será, pues, como una señal sobre tu mano, y por un memorial delante de tus ojos, por cuanto Jehová nos sacó de Egipto con mano fuerte.

   Referencia: Salmo 44:1. Oh Dios, con nuestros oídos hemos oído, nuestros padres nos han contado, La obra que hiciste en sus días, en los tiempos antiguos.

   Daniel 6.26. De parte mía es puesta esta ordenanza: Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el fin.

Romanos 13:9-10. Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.

   Comentario general. Los israelitas creían que el primogénito, fuera de los hombres o de los animales, debía ser ofrecido a Dios (ver 22:29b, 30; 34:19, 20; Deut. 15:19–23; Núm. 3:11–13, 40–51; 8:16–18; 18:15–18). La vida era don de Dios, y era propiedad suya en una manera única. Algo similar se expresaba también en cuanto a las primicias de la cosecha (ver Éxo. 22:29; Deut. 26:1–11). El sacrificio del primogénito, y también las primicias, expresaban el principio de pars pro toto,: la parte puede representar el total.

   Hay evidencia de que antes del éxodo algunos pueblos en Asia Menor practicaban el sacrificio de los primogénitos en honor de sus dioses. En la época de Moisés entre los cananeos todavía practicaban este sacrificio, y aún fue rechazado entre los descendientes de Abram (ver Gén. 22:1–14 donde se sustituyó un animal, un carnero, por Isaac). La legislación vino para prevenir cualquier abuso cuando hubiera contacto con los pueblos de Canaán (ver 2 Rey. 16:3; Eze. 20:31).

   Para Israel esta celebración se asociaba con la salvación de la vida de sus primogénitos aquella noche de la Pascua egipcia. La consagración de los primogénitos fue la última de las celebraciones recordatorias relacionadas con el éxodo: el motivo principal de la Pascua era recordar la noche cuando Jehovah pasó de largo las casas de los hijos de Israel (12:27); el de los ácimos era recordar el día cuando Jehovah los sacó de Egipto (12:17), y el de los primogénitos era recordar la matanza entre los egipcios (13:15).

   Conságrame (v. 1), es decir “sepárame”, o “dedícame”, significa una dedicación para el uso del Señor, en vez del concepto de algunos de una separación del mundo. El aspecto negativo de separar, o apartar los primogénitos, es secundario a la fuerza positiva de una dedicación para servir al Señor. Él es creador de todo; todo le pertenece.

   Ya que los israelitas no sacrificaban a sus hijos, era menester establecer medidas para la redención de los suyos. Esto se hizo mediante el pago de un precio especial (v. 13). En este pasaje no se especifica el precio; sin embargo, en épocas posteriores se consideró la separación de los levitas a Jehovah como un substituto, una ofrenda por todos los primogénitos israelitas (ver Núm. 3:11–13; 8:14–18).

   En algunos pueblos cercanos se ofrecía el asno en sacrificio a sus dioses (ver Ugarit y Mari); sin embargo, el asno se consideraba en Israel un animal impuro: no es animal que tiene pezuñas partida (Lev. 11:1–8; Deut. 14:3–8). Aunque impuro, era animal útil; entonces, se lo rescataba sustituyéndolo con un cordero. Si el asno no era rescatado se le daba muerte rompiéndole la nuca (v. 13); es decir, rompiéndole la columna vertebral en la base del cráneo. Así se evitaba el derramamiento de sangre. En épocas posteriores podía ser rescatado con el pago de un precio (véase Núm. 18:14–16).

  En el pasaje se incluyen tres categorías de primogénitos: se ofrecerá en sacrificio el primogénito de los animales limpios (posteriormente se lo ofrecerá al sacerdote como una parte del sostén de éste); se rescatará con un cordero el primogénito de un asno, un animal impuro, o se le dará muerte, y finalmente, se rescatará por obligación el primogénito humano sin especificar el precio. (Muchos años más tarde se dará cuenta del precio que pagó Jehovah para rescatar a la humanidad pecadora.) Todo esto es una señal como un memorial de lo que hizo Jehová para librar a Israel de la esclavitud (v. 16 con vv. 14, 15). Tal como las instrucciones para los Ázimos, la verdad debía llegar a ser una parte vital de la vida misma como una señal sobre tu mano y como un memorial entre tus ojos (v. 16; véase 13:9 y el comentario).

   Texto: Deuteronomio Cap. 8, versículo 11. Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy.

1er Titulo:

Terminante Orden De Dios. Versíc. 10. Por tanto, tú guardarás este rito en su tiempo de año en año.  (Léase Levítico 18.4. Mis ordenanzas pondréis por obra, y mis estatutos guardaréis, andando en ellos. Yo Jehová vuestro Dios.).

    Comentario: Celebrar la consagración en el momento designado año tras año. La consagración del primogénito, de los hijos del creyente a Dios, sería celebrada fielmente. (Esa es la terminante orden de Dios).

    Pensamiento 1: de las instrucciones que regulan la consagración del primogénito se desprenden tres lecciones muy importantes.

1). Debemos consagrar nuestro hijo primogénito a Dios. Al entregarle nuestro hijo primogénito a Dios, sentamos el precedente y fijamos las pautas de consagrar todos nuestros hijos al SEÑOR.

2). Debemos tomar la levadura del mal y sacarla de nuestra vida y hogar. Y debemos ser estrictos en cuanto a ello, sumamente diligentes en descubrir cualquier mal y expulsarlo (arrepentimiento).

3) Debemos comer solo pan sin levadura, esto es, comer y digerir solo justicia, solo la vida de Cristo: Solo la pureza, la bondad y la justicia de su ser.

   Referencias: (Mateo 5:6; 1 Co. 5:7-8; Ef. 6:14; Fil. 1:11; Col. 2:6-7; 1 Ti. 6:11-12; 2 Ti. 2:15; Tit. 2:12-13; 1 Pe. 2:1-3). Uds. escogen la mas que convenga al tema.

   Ejemplo de orden y terminante: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.” Jeremías 1:5.

   Éxodo 27.21: En el tabernáculo del testimonio, afuera del velo que está delante del testimonio, las pondrá en orden Aarón y sus hijos, delante de Jehová desde la tarde hasta la mañana, como estatuto perpetuo de los hijos de Israel por sus generaciones.

   La orden de Cristo a Pablo: 1 Corintios 1:17-18. Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo. Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.

   Definición de: orden – Diccionario Español (Del lat. ordo, -inis).

  1. amb. Colocación de las cosas en el lugar que les corresponde.
  2. amb. Concierto, buena disposición de las cosas entre sí.
  3. amb. Regla o modo que se observa para hacer las cosas.
  4. amb. Serie o sucesión de las cosas.

   Se entiende por orden la acción de posicionar o colocar las cosas en el sitio que le corresponde a cada uno. Es una palabra originaria del latín “ordin” de la cual derivan muchas otras palabras como ordenar, ordenado, ordenamiento, ordenador entre muchas otras, esta palabra latina viene de una raíz indoeuropea “ar” que significa mover o ajustar. El orden es la disposición de las cosas de acuerdo con un plan; se contrapone a la casualidad y al caos.

   La palabra orden posee múltiples usos y significados por ejemplo también se le atribuye a la progresión o sucesión de las cosas y la relación que guardan una con otra. Otra acepción del vocablo se utiliza para describir un mandato o norma imperiosa que debe cumplirse obligatoriamente. En el entorno arquitectónico se le llama orden al grupo formado por una columna y cuerpos horizontales que se encuentra sobre ella, y estos componen una estructura. En la antigüedad, los griegos crearon tres tipos de órdenes entre ellas, El dórico, el jónico y el corintio; y los romanos crearon el orden compuesto y el toscano; que luego fueron utilizados por otros estilos arquitectónicos.

   En el ámbito eclesiástico el término se le atribuye a cada grado del sacramento que se le otorga a un cristiano, como sacerdote, diácono u obispo. En la informática este término se usa para describir el comando o mandato que una instancia comanda a otra para su ejecución. Seguidamente, en la botánica orden son los grupos taxonómicos en que se dividen las clases y que se subdividen en familias.

   Sinónimo de orden: orden

  • mandamiento, mandato, decreto, precepto, prescripción, advertencia, disposición, ley, edicto, ordenanza.
  • colocación, estructura, sistema, jerarquía, método.
  • comunidad, instituto, cofradía, regla, hábito, hermandad.
  • armonía, disciplina, paz, tranquilidad, normalidad, equilibrio, autoridad.

2° Titulo:

Procedimiento Ordenado Por Dios. Versíc. 11 al 13. Y cuando Jehová te haya metido en la tierra del cananeo, como te ha jurado a ti y a tus padres, y cuando te la hubiere dado, dedicarás a Jehová todo aquel que abriere matriz, y asimismo todo primer nacido de tus animales; los machos serán de Jehová. Mas todo primogénito de asno redimirás con un cordero; y si no lo redimieres, quebrarás su cerviz. También redimirás al primogénito de tus hijos.  (Léase 1 a los Corintios 14:40. pero hágase todo decentemente y con orden.).

  Comentario: Consagración ▬ Primogénitos ▬Hijos: Honrar a Dios cuando nos libere y lleve a Canaán. Recuerde que Canaán simboliza la Tierra Prometida del cielo y de la salvación, la victoria, la paz y el reposo. Los israelitas honrarían a Dios haciendo tres cosas muy importantes:

  1. el primogénito debía consagrarse a Dios (v. 12). El primogénito sería ofrecido a Dios en sacrificio. ¿Por qué? Para recordarles a los israelitas que Dios fue la fuente de la vida de cada unió de ellos:
  • El único y verdadero dios viviente.
  • El redentor, el único Salvador y Libertador, el que los había liberado de la esclavitud de Egipto y entregado la Tierra Prometida.
  1. Había dos excepciones en cuanto al sacrificio y muerte del primogénito, el de los asnos y el de los hombres (v. 129.

◘Los asnos serían redimidos con un cordero. Se sacrificaría el cordero en vez del asno. Esto se debe bien porque el asno se consideraba un animal inmundo o porque era útil para el trabajo (Ex. 34.20; Un. 18.15). Cualquiera que fuera la razón, se sustituiría el asno por un cordero. Fíjese también en este hecho: Dios quiso que la consagración del primogénito fuera guardada por todos. Si una persona empezaba a dejar de guardar el ofrecimiento del primogénito a dios, entonces las autoridades legales le quitarían el asno y le fracturarían la cer5viz. El asno era el SEÑOR, no del hombre; por tanto, ningún hombre se negaría a redimir su asno.

◘ El hijo primogénito de una familia era redimido con cinco siclos (Ex. 13:13; 34:20). En este pasaje no se da la cantidad; los cinco ciclos se explican en detalles más adelante (Nm. 18.16).

   Nota importante: “el primogénito macho de los animales sería sacrificado al Señor, pero el hijo primogénito sería redimido (Éx. 13:13; 34:20). Esta disposición es un importante recordatorio de que el sacrificio humano nunca fue aprobado por Dios (Dt. 18:10; Lv. 18:21; 20:2-5)., aunque los propios israelitas entregaban sus hijos en sacrificios igual que sus vecinos paganos (cp. 2 Re. 3.27; 16:3; 17:31; 21:6; 2 Cr. 33:6; Ez. 16:20-21). Los profetas constantemente alzaban su voz en contra de esta práctica abominable (Cp. Is. 57:4-5; Jer. 7.30-34; 19: 4-9; 44: 6_10; Ez. 16:20)”

   Referencias: 1a de Samuel 7:11. Hijo, pues: Así hará el rey que reinará sobre vosotros: tomará vuestros hijos, y los pondrá en sus carros y en su gente de a caballo, para que corran delante de su carro (este es un ejemplo de procedimiento)

   Salmo 111:9. Redención ha enviado a su pueblo; Para siempre ha ordenado su pacto; Santo y temible es su nombre.

   2 Samuel 23:3-7: 3 El Dios de Israel ha dicho, Me habló la Roca de Israel:  Habrá un justo que gobierne entre los hombres, Que gobierne en el temor de Dios. Será como la luz de la mañana, Como el resplandor del sol en una mañana sin nubes, Como la lluvia que hace brotar la hierba de la tierra. No es así mi casa para con Dios;
Sin embargo, él ha hecho conmigo pacto perpetuo, Ordenado en todas las cosas, y será guardado, Aunque todavía no haga él florecer Toda mi salvación y mi deseo.

   Definición de: Procedimiento: Procedimiento, esta voz alude a la acción de proceder; es un término que proviene del latín “processus” que significa “avances, desarrollo, marcha”, y esta deriva del verbo “procederé” que quiere decir “marchar o avanzar” formado por el prefijo “pro” (hacia delante) más el verbo “cederé” (andar, caminar, marchar). La palabra procedimiento puede definirse como, todo aquel método implementado guiado por una serie de paso ordenados en forma secuencial y plenamente clasificados según se necesite, para lograr un fin determinado o poder ejecutar algo en particular. Es decir, es un sistema donde se realizan un grupo de operaciones en sucesión, para lograr obtener un resultado para una situación dada.

  El vocablo procedimiento puede encontrarse en diferentes ámbitos como por ejemplo en el ámbito legal o en derecho está el procedimiento judicial, este alude al grupo de actos jurídicos o pasos por medio del cual se llega a una decisión final sobre un caso en particular, estos actos son realizados por sujetos procesales ante tribunales del poder judicial donde la decisión final es dada por un juez o tribunal. O sea, el procedimiento judicial alude a la manera o forma de proceder en justicia, son los tramites que se realizan, se discuten y resuelven el derecho de los litigantes antes un tribunal o ya sean las autoridades administrativas encargadas de esa jurisdicción.

   Otro ámbito en la cual es usada esta palabra es en la informática, que son aquellas instrucciones o pasos que brinda un programa para poder realizar un fin en particular o una tarea en específico, este muestra paso a paso que se debe hacer para lograr el buen uso del mismo. Así como en estos entornos logramos toparnos con este término, podemos encontrarlos en muchos otros, pero siempre con el fin de realizar una cosa determinada, siguiendo una serie de paso secuenciales.

   Pensamiento: conforme a la definición de procedimiento, aquí hay un procedimiento de Dios. O sea, una orden de Dios de consagrar a los primogénitos, pero no sacrificarlos sino redimirlos para Dios. La enseñanza para el creyente es que debemos obedecer a las ordenes de Dios, honrando a Dios por la liberación ya que vamos a la Canaán celestial, no se olvide que Ud. como creyente no pertenece ha esta tierra sino la del Cielo prometida por Dios, por tanto, a los hijos hay que consagrarlos para Dios. Ud. ¿Se acuerda del día que el SEÑOR lo redimió o salvo por misericordia?

3er Titulo:

Recordando En Familia La Salvación De Dios. Versíc. 14 al 16. Y cuando mañana te pregunte tu hijo, diciendo: ¿Qué es esto?, le dirás: Jehová nos sacó con mano fuerte de Egipto, de casa de servidumbre; y endureciéndose Faraón para no dejarnos ir, Jehová hizo morir en la tierra de Egipto a todo primogénito, desde el primogénito humano hasta el primogénito de la bestia; y por esta causa yo sacrifico para Jehová todo primogénito macho, y redimo al primogénito de mis hijos. Te será, pues, como una señal sobre tu mano, y por un memorial delante de tus ojos, por cuanto Jehová nos sacó de Egipto con mano fuerte.  (Léase Deuteronomio 4:9. Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos.).

   Comentario: Los padres debían compartir la gran consagración con sus hijos (vv. 14-16).

  • Los padres debían compartir que el SEÑOR mismo, su mano poderosa, los había redimido y liberado de Egipto, de la tierra de la esclavitud.
  • Los padres debían compartir el juicio de Dios sobre Egipto (v. 15). Fue el propio Dios el que abatió a todos los primogénitos de Egipto, tanto hombre como animales.

Los padres debían compartir, pues los hijos pertenecían al SEÑOR, la vida, las manos y los ojos de los hijos, todo pertenecía al SEÑOR 8v. 16). Los padres y los hijos todos pertenecían al SEÑOR porque el SEÑOR había liberado a su pueblo por su poderosa mano fuera de Egipto.

   Pensamiento 1: La lección para nosotros está claramente ilustrada. Debemos enseñarles a nuestros hijos tres grandes lecciones.

  • Solo Dios es el gran libertador; ellos deben ser redimidos por la mano poderosa de Dios a través de su hijo, el SEÑOR JESUCRISTO. (Ro. 3.23-24; Gá. 3-13; Col. 1:13-14; Tit. 2:14; He. 9.12; 1 Pe. 1:18-19).
  • El juicio de Dios cayó sobre Egipto y caerá sobre los no creyentes (Mt. 25:31-33,41; Hch. 17.31; Ro. 2:16; 2Pe. 2.9; Jud. 14-15; Ap. 20:11-15).
  • Nuestros hijos pertenecen a Dios; los consagramos al SEÑOR cuando nacieron. (Gn. 33.5; 48:9; Jos. 24:3; Sal. 113.9; Sal. 127:3; Is. 8:18).

   Pensamiento 2: Una pregunta que a menudo ha preocupado a algunas personas quizás esté respondida aquí: ¿Qué les sucede a los niños pequeños que mueren y eran demasiado jóvenes para diferenciar el bien del mal?

   “Los hijos de Israel pondrían la sangre, el ángel de la muerte pasaría por alto la casa. Pienso que aquí se ofrece una ilustración que da respuesta a una pregunta que se hace muchas veces: ¿Qué será de los hijos pequeños de los creyentes en el momento del rapto? Si los niños pequeños están dentro de la casa cuando el Señor viene a buscar lo suyo, ¿Se llevará a mamá y papá y dejará atrás a los pequeños? Este capitulo nos muestra que Dios no dejará atrás a los pequeños.

    “Dentro de la casa, la familia está comiendo cordero, y por la fe, están participando de Cristo. Los niños pequeños no saben lo que está pasando. ¿Los dejarán en Egipto cuando Israel salga del país? Si el pequeño aún no ha llegado a la edad de la responsabilidad, ¿será muerto? Ay no, hermanos, la sangre cubre a todos los miembros de la familia. Dios no dejará atrás a los niños pequeños en el momento del rapto de la misma manera que no los dejó atrás cuando los israelitas fueron redimidos y abandonaron el país de Egipto”

    Referencias: Efesios 3:14-17. Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor.

   Efesios 2.19. Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios.

   Tito 2.14. quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

   Salmo 22:27. Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra, Y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti.

   1 Timoteo 5.4. Pero si alguna viuda tiene hijos, o nietos, aprendan éstos primero a ser piadosos para con su propia familia, y a recompensar a sus padres; porque esto es lo bueno y agradable delante de Dios.

    Texto: Deuteronomio Cap. 8, versículo 11. Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy.

   Comentario en el texto Dios está dando una orden es de cuidarse de no olvidar a Jehová, pero este texto nos hace una promesa que Él no se olvida de nosotros: hebreos 6.10. Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.

   Pero la prosperidad económica podía transformarse en tentación si Israel se olvidaba de quién era el autor de esta prosperidad. Para combatir la tentación del olvido, Moisés apeló a la memoria de Israel. No podía olvidarse de Jehová en su prosperidad; necesitaban obedecer los mandamientos de Jehovah y vivir su vida bajo las demandas del pacto. La expresión cuídate (v. 11) sirve para exhortar a Israel a no abandonar a Jehovah (6:12). Esta exhortación muestra el peligro de la prosperidad económica. Cuando edificaran buenas casas y su ganado se multiplicará, y llegaran a tener mucho oro y plata, la tentación sería abandonar a Jehovah para seguir a otros dioses y así no guardar los mandamientos de Jehová.

   La posibilidad de la tentación del olvido sirvió para introducir la memoria del éxodo. Israel no podía olvidarse de que Jehovah su Dios los había sacado de la penuria y de la servidumbre de Egipto. Fue Dios quien los había guiado por el desierto, aquel gran y terrible desierto, lleno de escorpiones, un lugar sin agua y comida, para traerlos a una tierra de abundancia. La expresión la casa de esclavitud (v. 14) es una frase asociada con los Diez Mandamientos (5:6). La palabra enaltecer significa levantar el corazón con soberbia. El olvidarse de Jehovah es, por lo tanto, una negación de la liberación de Egipto como la obra fundamental de Dios para la salvación de Israel. La referencia a las serpientes ardientes en el v. 15 probablemente se refiere a la inflamación que las serpientes producen por su mordida (Núm. 21:6). En el desierto, Israel vivió una vida dura y difícil, pero durante todo este tiempo Jehovah protegió a su pueblo y les dio agua y comida. En su prosperidad Israel no podía olvidarse de la lección del desierto.

Amen, para la gloria de Dios

Un aporte para la Escuela Dominical de la Iglesia Evangélica Pentecostal

 

  DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.