+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 23 De Septiembre De 2018 “Jehová El Señor Se Levanta Para Humillar La Soberbia De Sus Enemigos”

Domingo 23 De Septiembre De 2018 “Jehová El Señor Se Levanta Para Humillar La Soberbia De Sus Enemigos”

Lección: Éxodo cap. 11, versículos 1 al 10. Jehová dijo a Moisés: Una plaga traeré aún sobre Faraón y sobre Egipto, después de la cual él os dejará ir de aquí; y seguramente os echará de aquí del todo. Habla ahora al pueblo, y que cada uno pida a su vecino, y cada una a su vecina, alhajas de plata y de oro. Y Jehová dio gracia al pueblo en los ojos de los egipcios. También Moisés era tenido por gran varón en la tierra de Egipto, a los ojos de los siervos de Faraón, y a los ojos del pueblo. Dijo, pues, Moisés: Jehová ha dicho así: A la medianoche yo saldré por en medio de Egipto, y morirá todo primogénito en tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está tras el molino, y todo primogénito de las bestias. Y habrá gran clamor por toda la tierra de Egipto, cual nunca hubo, ni jamás habrá. Pero contra todos los hijos de Israel, desde el hombre hasta la bestia, ni un perro moverá su lengua, para que sepáis que Jehová hace diferencia entre los egipcios y los israelitas. Y descenderán a mí todos estos tus siervos, e inclinados delante de mí dirán: Vete, tú y todo el pueblo que está debajo de ti; y después de esto yo saldré. Y salió muy enojado de la presencia de Faraón. Y Jehová dijo a Moisés: Faraón no os oirá, para que mis maravillas se multipliquen en la tierra de Egipto. Y Moisés y Aarón hicieron todos estos prodigios delante de Faraón; pues Jehová había endurecido el corazón de Faraón, y no envió a los hijos de Israel fuera de su país.

Comentario general: (11: 1-10).:Introducción ▬ Codicia ▬ Discriminación: No debe olvidar, cuando estudie las plagas del juicio de Dios sobre el antiguo Egipto, que Faraón y sus oficiales se enfrentaban a dos crisis de la vida real.

   La primera gran crisis era la crisis económica creada por las plagas, en particular la crisis ocasionada por:

  • La enfermedad del ganado (Éx. 9:7).
  • La tormenta de granizo (Éx. 9:13-35).
  • Las langostas (Éx. 10:1-20).

   Quedó muy poco ganado en la nación y muy poco o nada de las cosechas y la vegetación. Egipto y su economía quedaron catastróficamente devastados. Sin duda el gobierno confiscó la mayoría del ganado de Israel y comerció para conseguir alimentos de las naciones vecinas, así como se sustentaron de la comida que tenía almacenada para alguna para alguna situación de emergencia. Pero a pesar de todo, aún eran víctimas de la escasez de lo básico para la supervivencia de una nación y su economía. Además, podemos imaginarnos el miedo constante a la amenaza de que algún enemigo cercano estuviera al acecho, esperando el momento en que Egipto se debilitara.

   La segunda gran crisis fue la exigencia de liberar a los esclavos israelitas. Israel contada con más de dos millones de personas en aquella época (Éx. 12:37). Recuerde que los niños de todas las sociedades eran obligados a trabajar hasta hace relativamente poco tiempo. El numero de trabajadores israelitas sería entonces de más de un millón, casi seguro que fueran más de dos millones. La situación se reducía a una sola decisión económica y política:

  • Si los lideres del gobierno liberaban a los israelitas, ¿cómo reconstruirían Egipto su economía? Un hecho es seguro: Reconstruían su economía mucho más rápido con la ayuda de dos millones de esclavos trabajadores que lo que lo haría sin los dos millones de trabajadores, si las plagas se detenían. Por consiguiente, en el consejo de oficiales tomaron, sin duda, la decisión de no liberar a los esclavos:
  • Esperando en contra de todo pronóstico.
  • Haciendo promesas (que fue lo que Faraón hizo).
  • Confiando en que las plagas se detendrían en algún momento.

Esto nos brinda una idea de la crisis que enfrentaban el rey y sus oficiales. Las reuniones en el gabinete ministerial debieron haber llevado varios días hasta bien entrada la noche durante las crisis ocasionadas por las plagas.

Sin embargo, repare en el siguiente hecho: Las personas, no importa quiénes sean, son más importantes que la economía y el bienestar de una raza o una nación. Todos somos creación del SEÑOR, del propio Dios. Por lo tanto, como miembros de la raza humana, todos somos hermanos y hermanas ante Él. Debemos sentir el uno por el otro, lo que las escrituras llaman amor fraternal. Debemos amarnos los unos a los otros como vecinos. En eso fue en lo que Egipto, de forma miserable, falló, y nada en la tierra iba hacer que la nación más poderosa sobre la tierra tratara a otro pueblo como sus iguales, como hermanos ante los ojos del SEÑOR. ¿Por qué? Porque rechazaron al único Dios vivo y verdadero y adoraba a falsos dioses y a religiones creada por la imaginación de los hombres. Por eso, la verdad de Dios y de sagrada voluntad les eran extrañas, la verdad:

  • De haber sido creados iguales a personas de diferente razas.
  • De ser vecinos.
  • De coexistir en igualdad.
  • Del amor Fraternal.

   La verdad del Dios vivo era sencillamente ajena a los antiguos egipcios. Por consiguiente, lo que con frecuencia les sucede a las personas que no conocen realmente al SEÑOR, les sucedió a ellos: Pensaron que eran una raza superior. Ellos se consideraban a sí mismos más poderosos, más intelectuales y pertenecientes a una raza superior. En sus mentes, los egipcios eran, genéticamente, una raza superior. Eran, sin duda, más ricos y poderosos. Por consiguiente, ellos esclavizaron y maltrataron a personas. Violentamente, los esclavistas obligaban a los esclavos a realizar trabajos degradantes y de baja categoría, alguien tenía que realizar el trabajo degradante, abyecto y digno de bestias. En ocasiones se utilizaban esclavos, no animales, para hacer girar las piedras de los molinos para moler los granos. Dicho trabajo así como trabajo de esclavos, es inhumano y brutal. Además, va en contra de la palabra de Dios y niega a Dios que existe un creador que nos creó iguales a todos, nos creó a todos para seamos su pueblo.

   Por lo tanto, la paciencia de Dios se agoto. Todos debemos recordar el siguiente hecho: La paciencia de Dios tiene un límite. Llega el momento en que Dios se ve obligado a intervenir, a castigar y a juzgar a las personas. Podemos endurecer nuestro corazón, hacernos de piedra y ser testarudos oponiéndonos a Dios, de manera que lleguemos al punto de nunca arrepentirnos. ¿Cuándo alcanza una persona dicho punto? Solo Dios lo sabe. Nadie podrá conocer jamás el corazón de otra persona, no lo suficiente como para saber si esa persona se arrepentirá algún día de sus pecados. Como ya se dijo, solo Dios puede conocer la dureza espiritual del corazón humano.

   Dios conocía los corazones de los egipcios, tanto el corazón de Faraón como el de los egipcios. Dios sabía que Faraón y su pueblo habían llegado a ese punto y jamás se arrepentirían. Recuerde que los antiguos egipcios eran culpables de un terrible, un terrible mal.

  • Eran culpables de cometer atrocidad tras atrocidad, de maltratar y esclavizar a otras personas.
  • Eran culpables de oprimir y maltratar al mismo pueblo que intentaba vivir para servir a Dios en la tierra.
  • Eran culpables de rechazar a Dios y de adorar a los falsos ídolos y a las religiones creadas por la imaginación de los hombres.

   Dios lo había visto y se sentía demasiado dolido. Su corazón había sido herido hasta el mismo fondo por las malvadas y pecaminosas prácticas de los egipcios. Faraón y su pueblo nos iban a arrepentir de su idolatría y de la malvada esclavización de las personas. No iban a liberar al pueblo de Dios, no por voluntad propia. Dios no tuvo más opción; tuvo que obligar a los egipcios a liberar a Israel. Por ello, Él lo preparó todo para lanzar una última plaga de juicio. Dicha última plaga haría que el rey de Egipto y sus oficiales imploraran al pueblo de Dios que se marchara de Egipto. Tal es el análisis de este importante pasaje de las escrituras: la décima plaga: Anunciada la muerte de los primogénitos: Evidencia de que Dios es el Dios de los creyentes verdaderos.

Pensamiento: concluimos con el tema general de la paciencia del amor: y por fin se levanta para juzgar a sus enemigo. Advierta que Dios tiene mucha paciencia, aún sigue esperando el arrepentimiento de los gentiles, para se vuelvan a Dios y dejen sus idolatrías paganas, y se arrepientan de sus pecados. Y advierte a los creyentes que se mantengan fieles y fervoroso en Jesucristo. Advertir sobre el pasaje importante de capitulo once: Versic. 7b. para que sepáis que Jehová hace diferencia entre los egipcios y los israelitas. (Dios hace una diferencia entre que sirve a Dios, y que no sirve.).¿Cómo sirve Ud a Dios, hoy como creyente?.

Referencias: Jeremías 11:11. Por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí yo traigo sobre ellos mal del que no podrán salir; y clamarán a mí, y no los oiré. 

La diferencias para su pueblo: Éxodo 32:14. Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo

Apocalipsis 20:12. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

Texto: Malaquías Cap. 4, versículo 3. Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos.

1er Titulo:

Por Orden Divina El Pueblo Prepara Provisión Para Su Salida. Versic. 1 al 3. Jehová dijo a Moisés: Una plaga traeré aún sobre Faraón y sobre Egipto, después de la cual él os dejará ir de aquí; y seguramente os echará de aquí del todo. Habla ahora al pueblo, y que cada uno pida a su vecino, y cada una a su vecina, alhajas de plata y de oro. Y Jehová dio gracia al pueblo en los ojos de los egipcios. También Moisés era tenido por gran varón en la tierra de Egipto, a los ojos de los siervos de Faraón, y a los ojos del pueblo. (Léase Salmo 132:15.Bendeciré abundantemente su provisión; A sus pobres saciaré de pan.)

Comentario: Justicia▬Retribución: El siervo de Dios recibió una encomienda.

  1. Moisés anunciaría una plaga más, una plaga que haría que faraón liberara al pueblo (v. 1). La palabra en hebreo que se utiliza para el término plaga (nega) significa mucho más que un acontecimiento triste, de gravedad. La palabra significa golpe. Por lo tanto, la décima plaga llevaría mucho más que tristeza a los egipcios. La plaga sería enviada por el golpe de la mano misma de Dios, el golpe de su poder todopoderoso. De hecho, el golpe de la mano de Dios causaría una confusión tal que Faraón, literalmente, expulsaría a los israelitas de Egipto.
  2. Fíjese en lo Dios encomendó a Moisés esta vez: Que dijera a los israelitas que les pidieran oro y plata a los egipcios. Los egipcios les debían una gran cantidad de dinero a los israelitas por concepto de salarios por décadas de trabajo forzado como esclavos. Además, los egipcios probablemente habrían confiscado o robado la mayoría de las posesiones de valor de los israelitas cuando los esclavizaron. Los egipcios le debían tanto al pueblo de Dios, que nunca podrían pagarle. Sin embargo, Dios quería que se hiciera justicia. Quería que Israel recibiera una gran suma por las injusticia cometidas contra ellos en el pasado. ¿Qué hizo que los egipcios dieran gratis plata y oro a los israelitas?.
  3. Los egipcios lo dieron porque Dios los movió a favor de su pueblo (v. 3).

▬ Es obvio que Dios sembró miedo en los egipcios. El Dios de los hebreos había lanzado plaga tras plaga sobre Egipto, y todo el tiempo los israelitas estuvieron protegidos. Sin duda los egipcios temían a los israelitas, les temían debido al poder de su Dios.

▬ Al parecer Dios hizo que los egipcios se sintieran culpables. Ellos habían maltratado y oprimido al pueblo de dios, habían tratado de manera brutal, les mintieron y les robaron. Era obvio que los egipcios los estaban indemnizando ya fuera para tener la conciencia limpia o para complacer al Dios de los hebreos.

  1. Los egipcios lo dieron porque tenían a Moisés en gran estima (v. 3). Imagínese cuánto apreciaba el pueblo a Moisés, aquel hombre por medio de quien el dedo de Dios obró extraordinariamente.

▬ Los magos no pudieron ponerse frente a él (Éx. 8:18-19).

▬ Los oficiales del gobierno conocían de su poder, y algunos creyeron incluso en su mensaje (Éx. 9:20; 10:7).

   Pensamiento : En las tarea que Dios dio a Moisés se observaron claramente dos lecciones.

  • Hay un día en que la justicia ha de hacerse, un día en que la puerta de la misericordia y la salvación se encuentra cerrada. Ese día había llegado para Faraón y su pueblo. También llegará el día en que la puerta de la misericordia y la salvación también se encuentra cerrada para nosotros. (los gentiles).
  • Llegará el día en que Dios impartirá justicia a favor de los creyentes, un día en que los creyentes serán recompensados por sus servicio aquí en la tierra.
  • ¿A tomado provisión necesaria para salir de esta tierra para ir a la tierra Prometida del cielo?

   Referencia: Hebreo 2:3. ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron.

Lucas 12: 37-38. Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles. Y aunque venga a la segunda vigilia, y aunque venga a la tercera vigilia, si los hallare así, bienaventurados son aquellos siervos.

   Éxodo 16:16-18. Esto es lo que Jehová ha mandado: Recoged de él cada uno según lo que pudiere comer; un gomer por cabeza, conforme al número de vuestras personas, tomaréis cada uno para los que están en su tienda. Y los hijos de Israel lo hicieron así; y recogieron unos más, otros menos; y lo medían por gomer, y no sobró al que había recogido mucho, ni faltó al que había recogido poco; cada uno recogió conforme a lo que había de comer.  

2° Titulo:

Moisés Informa Los Secretos De Dios Que Le Fueron Revelados. Versic. 4 al 8. Dijo, pues, Moisés: Jehová ha dicho así: A la medianoche yo saldré por en medio de Egipto, y morirá todo primogénito en tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está tras el molino, y todo primogénito de las bestias. Y habrá gran clamor por toda la tierra de Egipto, cual nunca hubo, ni jamás habrá. Pero contra todos los hijos de Israel, desde el hombre hasta la bestia, ni un perro moverá su lengua, para que sepáis que Jehová hace diferencia entre los egipcios y los israelitas. Y descenderán a mí todos estos tus siervos, e inclinados delante de mí dirán: Vete, tú y todo el pueblo que está debajo de ti; y después de esto yo saldré. Y salió muy enojado de la presencia de Faraón. (Léame Amos 3:7.Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.).

Comentario 1: (11:4-6). Juicio▬Muerte▬Advertencia: Hubo advertencia y proclamación del juicio. Dicha advertencia tuvo lugar realmente durante la novena plaga cuando Faraón hizo que Moisés se personara ante {el (Éx. 10:24-29). Es obvio que Dios le había dado a Moisés instrucciones antes de que fuera llevado ante Faraón para su última confrontación. Ello significa que Dios había preparado a Moisés para el abrupto final que tendría su reunión, al comunicarle que Faraón iba a reaccionar con furia y amenazaría a Moisés con la muerte. Lo que no podemos olvidar es que lo que Moisés le dijo a Faraón ocurrió realmente durante su encuentro en la noche de la novena plaga. Fíjese en la advertencia que recibió Faraón.

  1. Dios mismo ejecutaría el juicio en hora cercana a la medianoche (v. 4). El idioma hebreo es enfático y dramático: “Yo, Yo [el SEÑOR] saldré” [aní yose], es decir, marcharé a través de Egipto. Y Fíjese cuándo: Justo después de medianoche.
  2. El juicio acarrearía una noche de horror y terror vv. 5-6). Todos los primogénitos de los hombres y los animales morirían: Todos en esa única noche; todos en algún momento entre la medianoche y el amanecer. El juicio caería también sobre el primogénito de Faraón, así como el primogénito de una esclava egipcia, incluso sobre los primogénito de los animales. Nadie resultaba muy poderoso ni nadie demasiado débil para escapar a la plaga del juicio final de Dios.

   Todos los egipcios llorarían de angustia, llorarían como nunca antes lo habían hecho y como nunca lo volverán a hacer (v. 6).

   Existen algunas evidencias históricas aparte de la Bíblia que sirven de prueba de la muerte de los primogénitos de los egipcios.

   Pensamiento 1: Dios nos advierte: El juicio está en camino y no habrá escape: Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Mateo 25.6. Dios advierte a su iglesia día a día que él viene, no lo sabemos cuando, pero la medianoche esta por llegar. Estimado creyente apercibite de la gracias del SEÑOR JESUCRISTO, busca esa llenura del Espíritu _Santo, reconciliate con Dios, con tu familia, hermanos.

   Referencias 1: Hechos 16:25-26.Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.

Romanos 1:18-20. Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

Comentario 2: (11:7-8). Protección, del pueblo de Dios▬Los creyentes, Carácter distintivo de: Estaba el propósito para el juicio. Se dan tres propósitos para esta plaga en particular.

  1. Propósito 1: Demostrar que Dios es el dios de los verdaderos creyentes: Él protegió a su pueblo (v. 7). La protección de Dios sería tan fuerte que los perros ni ladrarían, mucho menos gruñirían, a un creyente durante la noche del juicio. El pueblo de Dios sentiría la paz y tranquilidad del dios mismo durante el juicio.
  2. Propósito 2: Incitar a Egipto (el mundo) a conocer un simple hecho: Existe una diferencia entre los no creyentes y los creyentes (v.7). Dios mismo hizo la distinción entre Egipto e Israel, entre no creyentes y creyentes. Los no creyentes no siguen a Dios. Se apartan de Dios, lo rechazan, lo niegan y hasta lo maldicen. Los no creyentes simplemente no quieren tener nada que ver con Dios. Por lo tanto, Dios no puede cuidarlos, ni en la tierra ni el día del juicio. Tienen que permanecer solos y enfrentar el juicio de Dios solos.

   Pero esto no es así con los creyentes. Los creyentes siguen a Dios y se entregan a la misericordia de Dios, confiando en Él para que los cuide. Y debido a que se entregan a Él, Él pude cuidar de ellos.

  1. Propósito 3: Obligar a Egipto a darle la libertad al pueblo de Dios. El pueblo de Dios sería puesto en libertad, Dios iba a cerciorarse que serían puesto en libertad. Este juicio haría que los gobernantes de Egipto se inclinaran ante Moisés y le pidieran que él y el pueblo de Dios abandonaran Egipto.

   Fíjese que Moisés estaba “muy enojado” cuando dejo a Faraón (v.8). ¿Por qué?

   “La estupidez y el desperdicio de todas esas vidas solo debido a una obstinada pecaminosidad enfureció en extremo a Moisés. Estar en presencia de la perversidad y no enfurecerse es una terrible enfermedad”

   Pensamiento 2: Existe una diferencia entre Egipto e Israel, entre los no creyentes y los creyentes de este mundo. Si lo hay. Veamos las dos diferencia:

  • La diferencia radica en la presencia y el cuidado de Dios, la protección y la seguridad de Dios, la promesa de Dios del cielo y la eternidad.
  • La diferencia también radica en la lucha del creyente por vivir una vida justa y devota, servir y ser testigo de Dios y tener piedad de los necesitados y los extraviados de este mundo.

   ¿Cuales son los secretos de Dios, que le fueron revelado a Moisés?: Respuesta: Que vienes a medianoche; que ni los perros moverán su lengua, en otras palabra no ladrarán. Aquí hay una advertencia que el mundo no se dará cuenta del arrebatamiento de la iglesia del SEÑOR; y que Jehová hace diferencia entre los Egipcio e Israelitas, o sea entre creyente y no creyentes.

Referencia 2: Salmo 119: 63. Compañero soy yo de todos los que te temen. Y guardan tus mandamientos.

2 Pedro 3:10-14. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz. 

3er Titulo:

Notable Manifestación De La Omnisciencia De Dios Para Mostrar Su Gloria. Versic. 9 y 10. Y Jehová dijo a Moisés: Faraón no os oirá, para que mis maravillas se multipliquen en la tierra de Egipto. Y Moisés y Aarón hicieron todos estos prodigios delante de Faraón; pues Jehová había endurecido el corazón de Faraón, y no envió a los hijos de Israel fuera de su país. (Léase Isaías 46:10. Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero.).

 Comentario: (11:9-10). Plagas, Las diez ▬ El juicio: Esta e la conclusión de las diez; plagas; hay varios hechos que debemos recordar acerca de las plagas.

  1. Hecho 1: ¿Por qué el juicio de Dios cayo sobre Egipto? ¿Por qué fue necesario que Faraón y los egipcios padecieran el juicio de Dios? Porque Faraón y los egipcios no quisieron escuchar el llamado de Dios a arrepentirse (v. 9). Recuerde siempre que los egipcios eran culpables de un terrible mal: Habían rechazado a Dios siglos atrás y empezaron a adorar falsos dioses y religiones. Igual de trágico, cometieron atrocidades una detrás de la otra contra muchos de los pueblos del mundo conocido de aquella época. Los esclavizaron y trataron brutalmente bajo carga pesada de esclavistas salvajes.
  2. Hechos 2: El propósito de Dios con las plagas del juicio era dar a conocer su poder (v. 9). Como ya señalamos, los egipcios eran un pueblo pecador y malvado; Adoraban falsos dioses y esclavizaban a los pueblos. Sin embargo, Dios no quería que muriera ni un solo egipcio, sino que todos se arrepintieran. Esta fue la razón por la que hizo los prodigios de las plagas: Para probar:
  • Que todos los dioses y las religiones adorados por los egipcios eran falsos.
  • Que había un solo único y verdadero Dios viviente, el SEÑOR mismo (Jehová, Yahveh).
  • Que el SEÑOR era el único Dios de la salvación, la redención, y la liberación.
  1. Hecho 3: Los siervos de Dios fueron fieles (v.v10). Moisés y Aarón hicieron exactamente lo que Dios les ordenó. Proclamaron la palabra de Dios y llamaron a los egipcios al arrepentimiento, a arrepentirse del terrible mal de la idolatría y de la esclavitud de las personas.
  2. Hecho 4: El juicio de Dios fue justo. El corazón de Faraón era duro y perverso (v. 10). Como gobernante de Egipto lideró el rechazo a Dios, el rechazo a la advertencia y la misericordia de Dios una y otra vez. Guió al pueblo en la adoración de falsas religiones y falsos dioses creados por la imaginación de los hombres. Se puso a la cabeza en esclavizar y tratar brutalmente a las personas, incluso las mismas personas que intentaban seguir a Dios en su época y día.

   Pensamiento: Dios tiene el poder de juzgar y el poder de salvar a los hombres. Ambos poderes se demostraran ante toda persona que haya vivido.

   Muchas personas oyen la palabra de Dios igual que Faraón y aun así no escuchan. Se niegan a escuchar. El resultado: Rechazan a Dios, lo niegan y hasta lo maldicen.

   Tenemos como deber resaltar las maravillas de Dios en las plagas enviada a Egipto por el Dios vivo. Para mostrar su omnipotencia, omnisciencia, y su soberanía. Y también mostrar su misericordia para su pueblo amado cumpliendo sus promesas. Como resultado Dios lo hace para mostrarnos a los creyentes su poder y sus juicios, que vendrán igual como vinieron al pueblo egipcio. Advierta Dios nos esta hablando día a día no lo rechacemos. Muchos creyentes escuchan su palabra pero no ponen por obra.

Referencia: Mateo 25:31-34. Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

Judas 1:14-16. De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él. Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho.

Daniel 4:3. ¡Cuán grandes son sus señales, y cuán potentes sus maravillas! Su reino, reino sempiterno, y su señorío de generación en generación.

Hechos 6.8. Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.

Texto: Malaquías Cap. 4, versículo 3. Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Comentario: DIOS CASTIGARÁ A LOS MALOS Y BENDECIRÁ A LOS JUSTOS, Mal. 3:13–4:3.

Esta sección se une a la anterior para confirmar la radical necedad y distanciamiento del pueblo hacia Dios. No había terminado Dios de decir “probadme…” (v. 3:10b) , cuando el pueblo declara: “Está demás servir a Dios… ¿Qué provecho sacamos de guardar su ley…?” (v. 13). El pueblo rechaza a Dios porque las bendiciones de Dios no coinciden con su concepto egoísta y materialista de bendición. (¡Qué difícil le resulta al ser humano aprender a apreciar las cosas desde la perspectiva de Dios!; ver Mat. 6:33).

El pueblo ha descubierto que la fidelidad a Dios, basada en la instrucción divina y no en sus deseos humanos, no pagaba nada valioso. La base utilitaria de la fe y la religión de muchos choca con el sistema de valores de Dios.

Pero la serie de disputas proféticas no termina con una nota pesimista y amargada. En medio de una comunidad marcada por el materialismo, la desesperanza, el abandono de la fe y el cinismo, había un “remanente”, un “resto fiel” (3:16–18); es el grupo a quien Malaquías llama “los que temen a Jehová”. A ellos Dios reconoce como su verdadero pueblo, “su especial tesoro” (comp. Éxo. 19:6; Deut. 7:6; 14:2; 26:18; Sal. 135:4). Ellos permanecen firmes en el Señor (Mal. 3:16; comp. Sal. 1) y llevan la marca de la justicia y el servicio (Mal. 3:18; comp. Mat. 25:31–46).

Con el tema de el día se muestra la clara diferencia entre los justos y los malvados. Para los primeros ese día será de perdón (3:17) y de salvación plena (4:2); para los segundos, ese será un día de castigo y destrucción (4:1, 3).

Con el tema del “día de Jehová” el profeta Malaquías se une a la tradición de sus antecesores (Amós 5:18; Isa. 2:12; 13:6; 49:8; Jer. 30:7; Eze. 30:3; Joel 1:15; 2:11, 31) y, parafraseando, lo define así: “El reconocimiento de la presencia de Jehová en su constante actividad de juicio y salvación” (vv. 1, 2). Y más específicamente: “El gran día en que Jehová salvará de una vez por todas a su pueblo”  (v.3.)

El NT recoge esta tradición y la presenta en los pasajes apocalípticos de los Evangelios (Mar. 13; Mat. 24; Luc. 21) y especialmente en la gran proclamación del libro de Apocalipsis (ver especialmente los dos últimos capítulos).

Semillero homilético

¿De qué lado estás?

Malaquías 3:13–4:3

Introducción: La Biblia, sobre todo en las partes conocidas como “literatura sapiencial”, constantemente divide a la humanidad en dos clases: los sabios y los necios, los buenos y los malvados, los justos y los injustos. Este pasaje de Malaquías plantea también la conducta de esos dos grupos (3:13–15 y 3:16–18).

  1. ¿Quiénes son los necios?
  2. Los que desestiman a Dios.
  3. Los que prefieren a los arrogantes e impíos.

 

  1. ¿Quiénes son los sabios?
  2. Son los prudentes y obedientes.
  3. Los que sirven a Dios y lo respetan.

III. El destino de cada uno.

  1. El malvado será quemado como la paja.
  2. El bueno será considerado como “especial tesoro”, será prosperado.

Conclusión: Qué bien refleja este pasaje al Salmo 1. Este pasaje refleja refleja muy bien a Mateo 25:31–46. El Dr. Albert Schweitzer, médico, músico y teólogo, desafió al mundo entero en su discurso de aceptación del premio Nobel de la Paz en 1952: “La humanidad entera tiene que enfrentarse a la realidad de que el ser humano se ha convertido en un Superman, pero este superhombre con poderes “superhumanos” no ha logrado alcanzar el nivel de la razón sobrehumana. Lo más triste es que a medida que su poder aumenta, este superhombre cada día se hace más miserable. Debe sacudir nuestra consciencia el hecho de que a la vez que nos hacemos más superhombres nos volvemos más inhumanos”.

Amén, para la glorias de Dios.

 

 [pdf_attachment file=”1″ name=”DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO”]


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.