+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 22 de Abril de 2018: «La aflicción presente impide recordar las promesas de Dios»

Domingo 22 de Abril de 2018: «La aflicción presente impide recordar las promesas de Dios»

Lección: Éxodo Cap. 5, versículos 19 al 23.

19Entonces los capataces de los hijos de Israel se vieron en aflicción, al decírseles: No se disminuirá nada de vuestro ladrillo, de la tarea de cada día. 20Y encontrando a Moisés y a Aarón, que estaban a la vista de ellos cuando salían de la presencia de Faraón, 21les dijeron: Mire Jehová sobre vosotros, y juzgue; pues nos habéis hecho abominables delante de Faraón y de sus siervos, poniéndoles la espada en la mano para que nos maten. 22Entonces Moisés se volvió a Jehová, y dijo: Señor, ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? 23Porque desde que yo vine a Faraón para hablarle en tu nombre, ha afligido a este pueblo; y tú no has librado a tu pueblo».

 

Comentarios:

La queja contra Moisés, 5:15–21. De acuerdo con el sistema legal egipcio, los vigilantes pidieron una audiencia con el faraón buscando alivio. Con un lenguaje reverente y sumiso le explicaron el problema de la falta de paja que había reducido el nivel de producción. Consecuentemente, el castigo recibido era injusto puesto que la culpa era de los mismos egipcios, tu propio pueblo, por no darles paja (v. 16).

La respuesta del faraón fue corta y sin admitir ninguna clase de diálogo: ¡Estáis ociosos!… Por eso decís: “Vayamos y ofrezcamos sacrificios a Jehovah.” Id, pues, ahora y trabajad. No se os dará paja, pero habréis de entregar la misma cantidad de adobes (vv. 17, 18). El monarca arrojaba de vuelta las palabras de Moisés y en efecto decía: “Si queréis ofrecer sacrificios, hacédmelos: Id ahora y trabajad. Os doy oportunidad amplia de servirme a mí”. Con todo, no disminuyó la cantidad requerida de adobes (v. 19).

Al salir la delegación, Moisés y Aarón estaban esperándola (v. 20). La queja era dura y los vigilantes se volvieron contra Moisés y Aarón culpándoles por sus problemas: Jehovah os mire y os juzgue, pues nos habéis hecho odiosos ante los ojos del faraón… poniendo en sus manos la espada para que nos maten (v. 21).

El faraón había logrado su propósito. En vez de llevar a cabo su promesa de librar al pueblo, Moisés los había metido en peores circunstancias. Ahora la delegación pedía a Jehovah que juzgara a Moisés y a Aarón y los castigara de acuerdo con su culpa. Temían que el faraón los matara si no podían mantener la cuota de producción de adobes, y la culpa era de Moisés por pedir permiso de salir y celebrar una fiesta a Jehovah.

La oración de Moisés, 5:22, 23. Desanimado, Moisés llevó el desastroso problema a Dios. Era su primer contratiempo y no lo había esperado. Pero, en vez de rechazar su misión y abandonarla, buscó dirección divina. No se justificó ante los suyos, sino que acudió a Jehovah: Señor… ¿Para qué me enviaste? (v. 22). El sentía una vez más el rechazo del pueblo y, pensaba que había sido abandonado por Dios. (Comp. la angustia de Jesús sobre la cruz, Mar. 15:34.) Desde su entrevista con el faraón en el nombre de Jehovah las cosas habían empeorado y Dios no había librado al pueblo (v. 23).

Pensamiento: definamos que es una aflicción: tsarah (hr;x; , 6869), «aflicción, angustia, aprietos». Los 70 casos de tsarah aparecen durante todos los períodos de la literatura bíblica, aunque la mayoría de los usos son en poesía (literatura poética, profética y sapiencial). Tsarah significa «aprietos» o «aflicción» en un sentido sicológico o espiritual, y este es su significado la primera vez que se usa, en Gn 42.21: «Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le escuchamos».

tsar (rx’ , 6862), «angustia». Este vocablo también aparece mayormente en textos poéticos. En Prov. 24.10, tsar significa «escasez» o la «angustia» que esta ocasiona. El énfasis del nombre a veces recae sobre el sentimiento de «consternación» que viene de una situación que causa tensión (Job 7.11). De acuerdo a este uso la palabra tsar se refiere a un estado sicológico o espiritual. En Isaias 5.30 el vocablo describe condiciones angustiantes: «Entonces mirará hacia la tierra, y he aquí tinieblas de tribulación» (cfr. Isa. 30.20). Este matiz parece ser el uso más frecuente de tsar.

La aflicción es como un camino angosto: Números 22:26. Y el ángel de Jehová pasó más allá, y se puso en una angostura donde no había camino para apartarse ni a derecha ni a izquierda. Así es la aflicción, es como un camino y que turba la mente, porque es un proceso que aflige el alma (corazón), el espíritu (mente), y muchas veces se turba a causa de la aflicción, pero Dios nos da siempre una salida, porque el siempre nos guardara en la aflicción. Salmos 119:75. «Conozco, oh Jehová, que tus juicios son justos, Y que conforme a tu fidelidad me afligiste».

Citas:

1 Crónicas 21:13. «Entonces David dijo a Gad: Estoy en grande angustia. Ruego que yo caiga en la mano de Jehová, porque sus misericordias son muchas en extremo; pero que no caiga en manos de hombres».

Proverbios: 27:10. «No dejes a tu amigo, ni al amigo de tu padre; Ni vayas a la casa de tu hermano en el día de tu aflicción. Mejor es el vecino cerca que el hermano lejos».

 

Texto: Éxodo Cap. 4, versiculo 31. «Y el pueblo creyó; y oyendo que Jehová había visitado a los hijos de Israel, y que había visto su aflicción, se inclinaron y adoraron».

1er Titulo:

     Respuesta negativa que causa dolor. Versic. 19. Entonces los capataces de los hijos de Israel se vieron en aflicción, al decírselo: No se disminuirá nada de vuestro ladrillo, de la tarea de cada día. (Léase Deuteronomio 24:14. «No oprimirás al jornalero pobre y menesteroso, ya sea de tus hermanos o de los extranjeros que habitan en tu tierra dentro de tus ciudades».).

Comentario: El efecto sobre los capataces fue exactamente el que podía esperarse debido a la reacción de Faraón: Un espíritu de desesperanza de impotencia los había dejado abrumado (v. 19). Solo podían esperar opresión, brutalidad y maltrato más severos.

Pensamiento: La aflicción siempre causa dolor, ademas cuando es una respuesta negativa, pero el creyente debe confiar en Dios aunque sea negativa la respuestas, porque vivimos conforme a la voluntad de Dios y No la del hombre por lo tanto el creyente debe esperar en la voluntad directiva de Dios. Y dolor se debe pasar con el gozo del Señor a través del Espíritu Santo. Porque debemos demostrar los frutos del espíritu en nuestra vida de creyente.

Frases: 5.19 No se disminuirá nada de vuestro ladrillo: La frase de RV95 no resulta clara. El sentido es que, ahora que no tienen provisión de paja, deben producir la misma cantidad de ladrillo que antes, cuando sí la tenían. Eso, precisamente, provoca la aflicción del pueblo, especialmente por temor a las consecuencias que podría acarrear no cumplir con las cuotas exigidas. DHH sugiere: «No debían reducir la producción diaria de adobes»; y NVI propone: «Se les dijo que la cuota diaria de ladrillos no se les iba a rebajar». Ambas alternativas son preferibles a la traducción de RV95.

Citas:

Job 2:10. «Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios».

Job 5:17. «He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; Por tanto, no menosprecies la corrección del Todopoderoso».

Lamentaciones 3:25- 26. «Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca. Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová».

2° Titulo:

      Buscando culpable en el desaliento. Vers. 20 y 21.20″Y encontrando a Moisés y a Aarón, que estaban a la vista de ellos cuando salían de la presencia de Faraón, 21les dijeron: Mire Jehová sobre vosotros, y juzgue; pues nos habéis hecho abominables delante de Faraón y de sus siervos, poniéndoles la espada en la mano para que nos maten». ( Léase Job 10:1.»Está mi alma hastiada de mi vida; Daré libre curso a mi queja, Hablaré con amargura de mi alma».).

Comentario: Oración Ministrar: El llamamiento del mensajero de Dios. Clamo a Dios en nombre del pueblo de Dios..

Moisés, junto con Aaron, fueron encontrarse con los representante de los capataces, esperando con ansiedad recibir una respuesta favorable de Faraón (v. 21). Lo que sucedió estremeció a Moisés. Los capataces culparon a Moisés y Aaron implacablemente por el maltrato brutal y salvaje que les estaba cayendo encima. No obstante, como un verdadero ministro de Dios, Moisés escuchó sus quejas y necesidades.

Sin embargo, los capataces le dijeron a Moisés que él personalmente era el culpable, que él los había hecho abominables ante Faraón y sus funcionarios, de manera que Faraón podría tomar la espada y matarlos en cualquier momento (v.21).

Pensamiento: La culpabilidad siempre en el creyente va a buscar una justificación de lo que pasa. Pero este es un mal del principio de la creación cuando Adán y Eva pecaron. Porque el hombre natural le cuesta reconocer su pecado por eso Adán dijo la mujer que me diste y Eva dijo que la serpiente la había engañado. Pero la enseñanza para el creyente debe superar estas cosas y no buscar justificación de los hechos que acontecen en su vida personal es el culpable el otro (El Hermano, El pastor, La Iglesia, Esposa, Familias, etc). El creyente debe echarse su propia culpa y reconocer su propio pecado, y confesar delante de Dios que él ha errado.

Frases: 5.21 Que Jehová os examine y os juzgue: Es una traducción literal preferible a la de TLA: «Que Dios los castigue por el mal que nos han hecho» (también DHH). Se debe tener en cuenta que el verbo shafat significa «juzgar» y sólo por extensión se lo traduce directamente como «castigar», en determinados contextos donde se da por entendido que el juicio conducirá al castigo. En este caso, es preferible mantener RV95, a la que siguen BJ, NVI y NBE. Sus siervos: Se refiere a los siervos del faraón, pero no debe entenderse como sus esclavos sino como sus súbditos. Se refiere a quienes trabajan para el faraón en relación con los israelitas. Es mejor buscar otra palabra que exprese mejor el sentido evidente del texto, como «sus funcionarios» (DHH) o «su corte». La espada en la mano para que nos maten: La expresión es clara y casi todas las versiones siguen esta traducción. Si es aceptable en la lengua receptora, debe dejarse así, pero si la frase no se entiende, es mejor usar la opción de TLA, que es muy buena, pues ofrece el sentido de la frase: «¡Ustedes les han dado un pretexto para que nos maten!» Esa es la verdadera preocupación de los capataces israelitas.

Citas:

1 Samuel 22:15. «¿He comenzado yo desde hoy a consultar por él a Dios? Lejos sea de mí; no culpe el rey de cosa alguna a su siervo, ni a toda la casa de mi padre; porque tu siervo ninguna cosa sabe de este asunto, grande ni pequeña». 

2 Samuel 19:19-20. 9″y dijo al rey: No me culpe mi señor de iniquidad, ni tengas memoria de los males que tu siervo hizo el día en que mi señor el rey salió de Jerusalén; no los guarde el rey en su corazón. 20Porque yo tu siervo reconozco haber pecado, y he venido hoy el primero de toda la casa de José, para descender a recibir a mi señor el rey».

Oseas 5:15. «Andaré y volveré a mi lugar, hasta que reconozcan su pecado y busquen mi rostro. En su angustia me buscarán».

3er Titulo:

      Acudiendo al único que puede librar en la adversidad. Vers. 22 y 23.22″Entonces Moisés se volvió a Jehová, y dijo: Señor, ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? 23Porque desde que yo vine a Faraón para hablarle en tu nombre, ha afligido a este pueblo; y tú no has librado a tu pueblo». (Léase Salmo 121: 1 y 2. «Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra».).

Comentario: Oracion-Ministerio: Que su propio pueblo lo atacara ferozmente perturbo a Moisés infinitamente. Estaba claramente abatido, conmocionado. Hizo lo único que podía hacer: Se dirigió a Dios a solas y lo llamó en sus oraciones (v. 22). Le preguntó por qué Dios había permitido que recayeran tantas dificultades sobre el pueblo. Y fíjese, él cuestionó su propio llamamiento al ministerio: ¿Por qué Dios lo había llamado?

Moisés se estaba culpando a si mismo por haberle traido tantos problemas al pueblo. Estaba desesperado, cuestionándose qué estaba sucediendo, por qué Dios estaba permitiendo tantos problemas cuando habia prometido liberar al pueblo. Entonces, como siempre sucede con los queridos siervos de Dios, Moisés clamo a Dios: “No has librado a tu pueblo, no como prometiste. Liberalos” (v. 23).

Pensamiento: Todos los ministros, más aun, todos los creyentes, deberían hacer lo que hizo Moisés:

  1. Atender las quejas y necesidades del pueblo cuando enfrentan dificultades.
  2. Reunirse a solas con Dios, clamando a Dios en oración para que Él libere a su pueblo de los problemas.

Pensamiento: advertencia para el creyente que en la aflicción tenemos un Dios vivo y verdadero quien nos socorre y auxilia y debemos quejarnos. En la aflicción o angustia acude en Oración a Dios, ¿tiene tal confianza que tu Dios te va ha responder, consolar, afirmar?. En la adversidad Dios nos esta mirando para auxiliarnos. Estimado creyente vas pasando alguna aflicción en este momento: de donde viene tu socorro, ten fe y confía en tu Dios, no alterques con Dios sino humíllate en la aflicción, ríndete a su voluntad que el haga como el quiere.

Frases:  5.21 Que Jehová os examine y os juzgue: Es una traducción literal preferible a la de TLA: «Que Dios los castigue por el mal que nos han hecho» (también DHH). Se debe tener en cuenta que el verbo shafat significa «juzgar» y sólo por extensión se lo traduce directamente como «castigar», en determinados contextos donde se da por entendido que el juicio conducirá al castigo. En este caso, es preferible mantener RV95, a la que siguen BJ, NVI y NBE. Sus siervos: Se refiere a los siervos del faraón, pero no debe entenderse como sus esclavos sino como sus súbditos. Se refiere a quienes trabajan para el faraón en relación con los israelitas. Es mejor buscar otra palabra que exprese mejor el sentido evidente del texto, como «sus funcionarios» (DHH) o «su corte». La espada en la mano para que nos maten: La expresión es clara y casi todas las versiones siguen esta traducción. Si es aceptable en la lengua receptora, debe dejarse así, pero si la frase no se entiende, es mejor usar la opción de TLA, que es muy buena, pues ofrece el sentido de la frase: «¡Ustedes les han dado un pretexto para que nos maten!» Esa es la verdadera preocupación de los capataces israelitas.Moisés de lo que está sucediendo. Él entiende que el endurecimiento del faraón es decisión de Dios, cuando, en realidad, se trata de la actitud propia del monarca que siente peligrar su poder y actúa para atemorizar a los esclavos. Que Dios tiene otro plan quedará claro en su respuesta, en 6.1.

5.23 Y tú no has librado a tu pueblo: Continúa la queja de Moisés. Probablemente él esperaba una acción rápida de Dios, que evitara el sufrimiento de ese momento. El traductor debe asegurarse que se preserve el sentido general del pasaje en relación con esta tensión entre lo que Moisés piensa e interpreta y la verdadera voluntad de Dios. Moisés está angustiado por los nuevos sufrimientos que entiende son producto de su propia intervención y reclama una acción pronta de liberación. Aquí, aunque TLA se aparta de una lectura literal del texto hebreo, es más clara aún: «Desde que vine a Egipto y le di al rey tu mensaje, él no ha dejado de maltratar a tu pueblo; sin embargo, tú todavía no nos has liberado». Si es necesario, puede utilizarse esta opción.

Citas:

Hebreos 13:17. «Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso».

Santiago 5:9. «Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta».

Números 11:1. «Aconteció que el pueblo se quejó a oídos de Jehová; y lo oyó Jehová, y ardió su ira, y se encendió en ellos fuego de Jehová, y consumió uno de los extremos del campamento».

Isaías 41:14.»No temas, gusano de Jacob, oh vosotros los pocos de Israel; yo soy tu socorro, dice Jehová; el Santo de Israel es tu Redentor».

Hebreos 4:16. «Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro».

 

 

AMÉN, A DIOS SEA LA GLORIA.

DESCARGAR AQUÍ - Domingo 22 de Abril

Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.