+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 14 de octubre de 2018: «Estatuto divino y perfecto que el pueblo debe obedecer”.

Domingo 14 de octubre de 2018: «Estatuto divino y perfecto que el pueblo debe obedecer”.


Notice: Undefined offset: 1 in /home/historia/public_html/wp-includes/media.php on line 764

Notice: Undefined offset: 1 in /home/historia/public_html/wp-includes/media.php on line 766

Notice: Undefined offset: 1 in /home/historia/public_html/wp-includes/media.php on line 769

Notice: Undefined offset: 1 in /home/historia/public_html/wp-includes/media.php on line 70

Lección: Éxodo Cap. 12, versículos 14 al 20: «Y este día os será en memoria, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis. Siete días comeréis panes sin levadura; y así el primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, será cortado de Israel. El primer día habrá santa convocación, y asimismo en el séptimo día tendréis una santa convocación; ninguna obra se hará en ellos, excepto solamente que preparéis lo que cada cual haya de comer. Y guardaréis la fiesta de los panes sin levadura, porque en este mismo día saqué vuestras huestes de la tierra de Egipto; por tanto, guardaréis este mandamiento en vuestras generaciones por costumbre perpetua. En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes por la tarde. Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado, así extranjero como natural del país, será cortado de la congregación de Israel. Ninguna cosa leudada comeréis; en todas vuestras habitaciones comeréis panes sin levadura».

 

  • Comentario:

La fiesta de los panes sin levadura; el segundo elemento esencial y básico para la redención es sacar toda la levadura, todo el mal, de nuestra vida. Es decir, una vez que una persona es salva, surge una cuestión de importancia crítica:

a. Debe huir inmediatamente del mal de su vida pasada.

b. Debe darse prisa en vivir una vida de justicia en su marcha a la Tierra Prometida del cielo.

Esta era una ilustración, el símbolo que Dios quería que vieran en la fiesta de los panes sin levadura. Imagínese la escena, una familia israelita de pie alrededor de la mesa en horas de la madrugada. Habían sido esclavos toda su vida, maltratados, atropellados y tratados brutalmente. Pero ahí estaban ellos, totalmente vestidos, con sandalias en los pies, bordones en las manos y listos para partir.

Gracias a Dios, serían libres al fin. Cuando llegó la orden de partir (de subir para la iglesia de hoy), estaban listo, listos en el acto. Se les había dado muy poco tiempo, pero prepararse. Debían llevar pan ázimo, pan sin levadura. No había tiempo pero que la levadura trabajara o fermentara, no había tiempo pera que impregnara el pan.

Esta era la ilustración presentada por el pan sin levadura. Fíjese que la levadura se menciona ocho veces en este pasaje. La levadura hace que la masa fermente. Debido al efecto de fermentación, la levadura se usaba para representar la corrupción y el mal en el mundo entero y los corazones de los hombres. En todas las Escrituras, la levadura simboliza el mal. Esto significa que el pan sin levadura simboliza la justicia: Debemos comer el pan de justicia.

Históricamente, la fiesta de los panes sin levadura era para recordarle al pueblo de Dios el momento en que debían salir rápidamente de Egipto, alejándose de los males de Egipto (el mundo para los creyentes de hoy), y de la esclavitud.

– Espiritualmente, la fiesta simboliza la total necesidad del creyente cristiano de alejarse del mundo con todos sus males (la levadura) y dirigirse rápidamente a la Tierra Prometida del cielo.

 

  • Referencias:

Levítico 18:26: «Guardad, pues, vosotros mis estatutos y mis ordenanzas, y no hagáis ninguna de estas abominaciones, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros».

Levítico 16:28: «Y esto tendréis como estatuto perpetuo, para hacer expiación una vez al año por todos los pecados de Israel. Y Moisés lo hizo como Jehová le mandó«.

1 de Juan 2: 7-8: «Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio. Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra».

 

Texto: Hebreos Cap. 10, versículo 22. Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia y lavados los cuerpos con agua pura.                                              

 

1er Titulo: «La Pascua, fiesta solemne a Jehová»:

«Y este día os será en memoria, y lo celebrareis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebrareis». ( Léase 1a a los Corintios 5:7: «Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros».)

 

  • Comentario:

(12:14): Fiestas — Panes sin levadura — Justicia — Pascua: El significado de la fiesta de los panes sin levadura. Su significado se hallaba en tres hechos.

  1. La fiesta fue instituida por Dios. Dios les dio instrucciones a Moisés y a Aarón de que establecieran la fiesta. La fiesta era tan importante que Dios mismo se sintió obligado a establecer su celebración. Fíjese que la fiesta debía celebrarse todos los años y sería una ordenanza eterna de Israel.
  2. La fiesta de los panes sin levadura era parte de la Pascua, pero también se consideraba una fiesta aparte y distinta. Ambas se celebraban al mismo tiempo y eran parte una de la otra. No obstante, eran dos fiestas distintas que simbolizaban dos verdades diferentes. La Pascua se celebraba el primer día de la fiesta de los panes sin levadura.

 

Ambos nombres se usan para referirse a la misma fiesta:

– Las dos fiestas se llaman la Pascua (Éx. 34:25; Ez. 45:21).

– Las dos fiestas se llaman la fiesta de los panes sin levadura (Dt. 16:16; 2 Cr. 30:13,21; Esd. 6:22).

 

Ambas fiestas se tratan por separado (Lv. 23:5-6; Nm. 28:16-17; 2Cr. 35:1, 17; Esd. 6:19-22; Ez. 45:21).

El nuevo testamento también usa cada uno de los nombres para referirse a las mismas fiestas

– La Pascua (pascha, Jn. 2:13, 23; 6:4; 11:55)

– El pan sin levadura (ázimos, Mt. 26:17; Lc. 22:1, 7).

 

  1. La levadura simboliza el mal y la no levadura simboliza la justicia. Como se expresó más arriba, esta fiesta era para recordarles a los israelitas la gran liberación de Dios, con cuánta rapidez Dios los había liberado. Las personas se vieron obligadas a salir apresuradamente de Egipto, dejar rápidamente el mal de la esclavitud. Debieron comenzar su marcha hacia la libertad con tanta premura que solo tuvieron tiempo de preparar pan sin levadura. La levadura simbolizaría por siempre el mal de la esclavitud egipcia. Y el pan sin levadura simbolizaría por siempre la total necesidad de dirigirse rápidamente a la vida nueva en la Tierra Prometida, una vida nueva de justicia bajo la guía y el gobierno de Dios.

 

  • Pensamiento:

La persona que es realmente salva por Jesucristo nace de nuevo, tiene una vida nueva. En su marcha hacia la Tierra Prometida del cielo, deberá vivir para Cristo

– Deberá vivir una vida recta y piadosa. (Ro. 6:3-4; 6:6; 6:12-13; 12:1-2; 2 Co. 5:17; Ef. 4.24; 2 Pe.3:10-14; 1 Jn. 2:15-16)

– Deberá vivir una vida estudiando la palabra de Dios, pura y sin levadura. (Hch. 17:11; 20:32; Ro. 15:4; 2 Ti. 2:15; 3:16; 1 Pe. 2:2-3; Sal. 119:9, 11; Is. 34:16.).

 

  • Referencias:

Éx. 12:26-27: «Y cuando os dijeren vuestros hijos: ¿Qué es este rito vuestro?, vosotros responderéis: Es la víctima de la pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas. Entonces el pueblo se inclinó y adoró».

Romanos 5:8-9: «Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira».

Hebreos 11:28: «Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos».

 

2° Titulo: «Levadura, símbolo de contaminación».

«Siete días comeréis panes sin levadura; y así el primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas; porque cualquier que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, será cortado de Israel. El primer día se habrá santa convocación. Y asimismo en séptimo día tendréis una santa convocación; ninguna se harás ellos, excepto solamente que preparéis lo que cada cual haya de comer».  (Léase 1 a los corintios 5:8: Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad».)

 

  • Comentario:

(12:15-16) Fiesta — Panes sin levadura — Mal — Justicia: Estaban las instrucciones de Dios que regían la fiesta de los panes sin levadura.

  1. La fiesta debía celebrarse durante siete días (v. 15). Únicamente se debía comer pan sin levadura durante esos siete días. Esto muestra lo importante que era esta fiesta para Dios. Él quería que su pueblo pasara una semana entera, siete días completos:

– Concentrándose en su desesperada huida de los males de Egipto (símbolo del mundo).

– Concentrándose en su feliz marcha hacia la libertad y la Tierra Prometida (símbolo del cielo).

  1. La persona debía sacar toda la levadura (El mal, el pecado, la mundanalidad) de su casa, fuera de su presencia (v. 15).

 

  • Pensamiento:

La levadura simboliza el mal en las Escrituras. Debemos sacar todo el mal de nuestra vida y de nuestra casa. (Mt. 16:6; Ga. 5:9; Ef. 4:22; Heb. 12:1; 1 Pe. 2:11: Job 11:14).

 

  1. La importancia de la fiesta puede verse en el castigo impuesto a las personas desobedientes. La persona que desobedeciera, que comiera pan con levadura, debía ser cortada (v. 15). ¿Qué significa cortada? Algunos interpretes dicen que la persona debía ser desterrada y excomulgada de la comunidad de creyentes. Otros dicen que la persona debía ser ejecutada (cp. Éx. 31:14). Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo; Lv. 20:2-3. Dirás asimismo a los hijos de Israel: Cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que moran en Israel, que ofreciere alguno de sus hijos a Moloc, de seguro morirá; el pueblo de la tierra lo apedreará. Y yo pondré mi rostro contra el tal varón, y lo cortaré de entre su pueblo, por cuanto dio de sus hijos a Moloc, contaminando mi santuario y profanando mi santo nombre.).

 

  • Pensamiento:

Esto ilustra la formidable importancia del arrepentimiento, de aceptar a Cristo y sacar todo el pecado de nuestra vida. Si no lo hacemos, entonces seremos cortados de Dios. Deberemos enfrentar el terrible juicio del infierno, de existir eternamente sin Dios. (Ez, 18:4; Pr. 11:19; Mt. 25:31-33,41; Ro. 6:23; 2 Ts. 1:7-8; Jud. 14-15).

 

  1. El pueblo de Dios debía guardar dos días santos de adoración especiales (v. 16).

– El primer día. Que era la celebración de la Pascua. La Pascua realmente daba comienzo a la fiesta de los panes sin levadura. Que debía durar siete días.

– El séptimo día. Que daba fin a la fiesta de los panes sin levadura.

Fíjese en un hecho significativo: No se debía realizar ningún tipo de trabajo durante los dos días especiales de adoración. Solo cocinar. La única actividad permitida era la preparación de los alimentos para comer.

 

  • Pensamiento:

Esto recalca la importancia de guardar las ordenanzas y los días festivos religiosos. Dios puso énfasis en ellos. Él le dio instrucciones precisas a Israel: Debían celebrar dos días santos a siete días de diferencia uno de otros. ¿Qué otros días santos debemos recordar, los días que celebran el gran trabajo de salvación del SEÑOR?

  1. Debemos celebrar el nacimiento de nuestro SEÑOR JESUCRISTO. (Mt. 2: 1-2; Lc. 2:8 al 14).
  2. Debemos celebrar la muerte y la resurrección de nuestro SEÑOR JESUCRISTO. (Ro. 6:3-8).
  3. debemos celebrar la conversión y el bautismo de los nuevos creyentes. (Mt. 28:19-20; Hch 2:38).
  4. Debemos celebrar la muerte de nuestro Señor en la cena del Señor. (Lc. 22:19-20; 1 Co. 11:23-25).

 

  • Referencias:

Col. 3:8-9: «Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos».

Heb. 12:1: «Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante».

1 Tes. 5:22: «Absteneos de toda especie de mal».

Sal. 139:23-24: «Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno».

 

3er Titulo: «Gloriosa orden de pureza en la celebración pascual».

«Y guardaréis la fiesta de los panes sin levadura, porque en este mismo día saqué vuestras huestes de la tierra de Egipto; por tanto, guardaréis este mandamiento en vuestras generaciones por costumbre perpetua. En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes por la tarde. Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado, así extranjero como natural del país, será cortado de la congregación de Israel. Ninguna cosa leudada comeréis; en todas vuestras habitaciones comeréis panes sin levadura». (Léase 1° de Pedro 1: 14 al 16: «Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo».)

 

  • Comentario:

(12:17-19 a) Panes sin levadura ­­- Fiesta – Levadura – Mal: La celebración de la fiesta tenía dos propósitos.

 

a. La fiesta celebraba la gran liberación de Dios sacándolos de Egipto (v. 17).

 

  • Pensamiento:

Egipto representaba el mundo y el mal de la esclavitud. El creyente ha sido salvo y librado de ser esclavizado al mundo y sus males. El hombre observa al mundo y se vuelve esclavo de las manifestaciones del mundo, las manifestaciones de luces brillantes; placeres; posesiones; poder; posición; reconocimiento; honor; fama; avaricia; riqueza: confort; comodidades; bebida; comida (gula).

El mundo tiene una semilla de corrupción en su corazón, una semilla de corrupción que causa deterioro, desgaste y, finalmente, la muerte. Pero fíjese: El hombre no solo se esclaviza por las manifestaciones del mundo, que se esclaviza por la semilla de corrupción que lo lleva a la vejez y a la muerte, que lo lleva a la tumba. (Véase 2 Pe. 1:4. También Mt. 6:19; 8:17; 1Co. 15:50).

Pero este es el glorioso mensaje del poder de Dios para librar a las personas. Dios nos puede librar como libró a los israelitas sacándolos de Egipto y de sus males. A través de Cristo, podemos ser librados de la esclavitud y de los males de este mundo. (Lc. 19:10; Jn. 1:29; Jn. 3:16-17; Ga, 1:4; 1Pe. 2:24; 1 Jn. 2:2).

 

b. La fiesta era la gran celebración de comer solo pan sin levadura. Al comer pan sin levadura se celebraban dos cosas dos grandes hechos (vv. 18-19).

– La rápida huida a una vida nueva, una vida nueva que escapaba de Egipto (el mundo) y marchaba a la Tierra Prometida de Dios (v. 18). Recuerde la ilustración que aparece en la introducción (Éx. 12:14-20). Los israelitas tenían poco tiempo para prepararse antes de que el juicio de Dios cayera sobre Egipto (el mundo). Debían prepararse inmediatamente, prepararse para huir de Egipto y comenzar la marcha hacia la Tierra Prometida. Había poco tiempo, tan poco que tuvieron que llevar solo pan sin levadura. No había tiempo para dejar que la levadura fermentara el pan.

 

  • Pensamiento:

El pan sin levadura simboliza la total necesidad de que el creyente se prepare ya, que huya de los males del mundo y comience la marcha hacia la Tierra Prometida del cielo. Queda muy poco tiempo para que el juicio de Dios caiga sobre el mundo.(Mt. 24:44; 25:10; 13; Mr. 13:35; Lc. 14:21; 2 Co. 6:2; 1 Ts. 5:3; He. 2:3).

 

– El pan sin levadura celebraba el hecho de sacar la levadura, toda la levadura, de las casas (v. 19). Recuerde que la levadura simboliza el mal y la no levadura simboliza la justicia.

 

  • Pensamiento:

– La persona deberá actuar rápidamente y sacar el mal, todo el mal, de su vida.

– Deberá quedar limpio, libre de todo pecado: Limpio por la sangre de Cristo (Is. 1:16; Jer. 4:14; Mt. 16:6 y 12).

– La persona que ha sacado el mal de su vida, que ha sido limpio por la sangre de Cristo, de inmediato deberá empezar a comer el pan sin levadura de la justicia, el pan de vida mismo. Deberá comenzar a andar en una vida nueva. (Ro. 6:4; Jn. 6:32-35; 48 al 51; 58; 1 Co. 6:14; 1 Ti. 6:11-12; Tito 2:11-12; Oseas 10:12).

 

  • Comentario:

(12: 19b – 20): Fiesta – Pan sin levadura – Juicio – Justicia – Vida del creyente: Estaba la importancia de guardar la fiesta. La importancia crítica de guardar la fiesta. La importancia se mostraba en una instrucción muy específica dada por Dios.

La persona independientemente de quien fuera, sería cortada, ejecutada, o excomulgada de la congregación si comía pan con levadura (el mal) (v. 19). Recuerde que algunos interpretes difieren en cuanto al significado de “cortar”. Unos opinan que significa desterrado o excomulgado; otros, que significa ejecución (Éx. 31:14; Lv. 20:2-3).

Fíjese que el castigo era aplicable a los extranjeros o foráneos entre los hijos de Israel. Había una gran cantidad de egipcios y personas de otras nacionalidades que al parecer habían aceptado al Señor durante las plagas de juicio y marcharon con los israelitas hacia la Tierra Prometida (Éx. 12:38). Los nacidos en el país se refieren a israelitas, los verdaderos descendientes de Abraham. La cuestión es esta: La fiesta de los panes sin levadura era tan importante que la persona no tenía otra opción. Tenían que comer solo pan sin levadura; si comía pan con levadura, sería cortado. Sería desterrado de la congregación o ejecutada.

 

  • Pensamiento:

No debemos comer con levadura, no debemos tener nada que ver con el mal. Nunca debemos: Participar del mal – asimilar el mal – digerir el mal – introducir el mal en vuestras vidas (Falsas doctrinas). (Salmo 34:14; Salmo 97:10; Pr. 4:27; 14:16; Zac. 7:10; Ro. 12:9; 1 Co. 10:6; 1 Pe. 3:11; 1 Ts. 5:22).

Concluimos en este tercer titulo que debe haber una pureza para participar de la Pascua o Santa Cena. No debemos cenar indignamente ni participar en pecado ajenos. Cuanto más debemos prepararnos para la gran Cena en la Tierra Prometida del Cielo, la gran Cena de las Bodas con el Señor Jesucristo.

 

  • Referencias:

1 Corintios 5:6 al 8: «No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa?  Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad».

1a Corintios 10:5-6: «Pero de los más de ellos no se agradó Dios; Por lo que quedaron postrados en el desierto. Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no se codificaran cosas malas, como ellos codiciaron».

 

  • Texto: Hebreos Cap. 10, versículo 22.

«Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia y lavados los cuerpos con agua pura».

 

  • Comentario:

El creyente ha recibido una doble certeza de que puede acercarse a Dios; primeramente, porque tiene confianza por medio de la sangre derramada de Cristo; en segundo lugar, porque Jesús es el “gran sacerdote sobre la casa de Dios”. Si hubiera la más mínima vacilación en la mente del creyente, el escritor de Hebreos le está diciendo que mire a aquel único y gran sacerdote, Jesucristo (4:14).

Se nos exhorta a venir a Dios; en esta vida terrenal lo hacemos en oración. El gran sacerdote toma nuestras oraciones y, como intercesor, las presenta en nombre nuestro a Dios. Este sacerdote ha recibido la responsabilidad de cuidar la iglesia, es decir, la casa de Dios (3:6). La labor sacerdotal de Cristo continúa aún después de haber terminado con su obra expiatoria en la tierra (Jn. 19:30). Él ha sido designado como mediador del nuevo pacto (8:6), y “es capaz de salvar completamente a los que se acercan a Dios por medio de él, porque él siempre vive para interceder por ellos” (7:25).

 Los creyentes están absolutamente seguros ya que tienen un gran sacerdote que los representa. Este gran sacerdote nunca pierde de vista a los que pertenecen a la casa de Dios, puesto que él y ellos pertenecen a la misma familia (2:11).

 Aunque el escritor no sea explícito, se nos exhorta a acercarnos a Dios. En el pasaje paralelo (4:16) él nos dice que vayamos al trono de gracia en oración. El escritor ahora lleva este paralelo un paso más allá y describe cómo hemos de acercarnos a Dios en oración. Aparte de tener confianza hemos de ir con “con corazón sincero y en plena certidumbre de fe”.

El escritor enfatiza que el corazón debe ser sincero para que la fe sea genuina. La palabra sincero describe el corazón de una persona que es honesta, genuina, comprometida, confiable y sin engaño. Cuando el corazón del creyente es sincero, la fe es evidente con plena certidumbre. El creyente tiene completa confianza en Dios porque acepta plenamente la verdad del evangelio. En contraposición a ello, la duda hace que el creyente no se acerque a Dios. La duda insulta en tanto que la fe exalta.

Cuando el escritor de Hebreos dice que nos acercamos a Dios “con corazones rociados para limpiarnos de una conciencia culpable” y con “cuerpos lavados con agua pura”, él se está refiriendo a lo interno (corazones) y a lo externo (cuerpos). La frase lavados con agua pura nos hace recordar el bautismo. Pero el bautismo en sí mismo es solamente un acto externo experimentado objetivamente. Su contrapartida es el rociamiento de nuestros corazones con la sangre de Cristo (Heb. 9:14). Este rociamiento es un acto interno que se apropia subjetivamente. Se nos exhorta a acercarnos a Dios con el cuerpo y el alma purificados de pecado.

El corazón es el centro de nuestra vida moral. Dice el escritor de Hebreos: “Nuestros corazones [están] rociados [con la sangre de Cristo] para limpiarnos de una conciencia culpable”. Esa sangre libera al creyente. Él puede ahora libremente acercarse al trono de gracia porque su conciencia está limpia. Por fe él se ha apropiado del perdón del pecado por medio de Cristo. Él sabe que Cristo ha quitado para siempre la culpa que le impedía acercarse a Dios.

El bautismo no era algo desconocido para los judíos. La ley de Moisés estipulaba que el sumo sacerdote, en el Día de la Expiación, debía bañarse antes de ponerse sus vestiduras para entrar al santuario (Lv. 16:4; véanse también Ex. 29:4; Lv. 8:6). Y Ezequiel profetiza que Dios rociará agua limpia sobre su pueblo para lavarlos de las impurezas espirituales (Ex. 36:25). En su epístola, el escritor de Hebreos menciona el “agua pura” usada para lavar nuestros cuerpos. Esa agua limpia simbólicamente al creyente del pecado. “Cristo amó a la iglesia [la casa de Dios] y se dio a sí mismo por ella para santificarla, purificándola por el lavamiento con agua por la palabra” (Ef. 5:25–26).

 

 

 

Amén, para la gloria de Dios.

 

 

 

  • Bibliografía: 

– Biblia de Bosquejos y Sermones Éxodo 1 al 18.

– Biblia de Referencia Thompson RV. 1960.

– Comentarios del Nuevo Testamento – Simón J. Kistemaker.

 

 

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.