+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 14 abril de 2019: “Respetando la investidura que Dios da a cada uno”

Domingo 14 abril de 2019: “Respetando la investidura que Dios da a cada uno”

   Lección: Éxodo Cap. 18, versículos 22 al 27. Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán a ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño. Así aliviarás la carga de sobre ti, y la llevarán ellos contigo. Si esto hicieres, y Dios te lo mandare, tú podrás sostenerte, y también todo este pueblo irá en paz a su lugar. Y oyó Moisés la voz de su suegro, e hizo todo lo que dijo. Escogió Moisés varones de virtud de entre todo Israel, y los puso por jefes sobre el pueblo, sobre mil, sobre ciento, sobre cincuenta, y sobre diez. Y juzgaban al pueblo en todo tiempo; el asunto difícil lo traían a Moisés, y ellos juzgaban todo asunto pequeño. Y despidió Moisés a su suegro, y éste se fue a su tierra.

   Comentario general del contexto: En la estructura literaria del libro, así como en Éxodo 2, el anuncio del nacimiento del niño Moisés sirve como preludio a la liberación del pueblo, Éxodo 18, con el nacimiento de la legislación, sirve como preludio de la dádiva de la ley constitucional que establecerá la naturaleza del verdadero pueblo de Dios (Éxo. 20).

   Cuando Jetro vio que la responsabilidad era demasiado pesada para un hombre solo (v. 18), le ofreció a Moisés un consejo paternal: (1) Que fuese Moisés el mediador entre Dios y el pueblo, y (2) que fuesen seleccionados hombres fieles para juzgar los asuntos comunes entre la gente (vv. 20–22; comp. las tareas de los apóstoles y diáconos en Hech. 6:1–7). Le aconsejó a Moisés que se ocupara de las tareas de intercesión y enseñanza, y juzgara únicamente los asuntos difíciles. La enseñanza de las leyes incluiría los decretos civiles (hukkim 2706) y las instrucciones religiosas (toroth 8451).

   Para mejorar la organización deficiente, Jetro sugirió que Moisés seleccionara subordinados para dirigir el trabajo menos difícil, poniendo jefes sobre grupos de mil, de cien, de cincuenta y de diez. Indicó cuatro cualidades esenciales para los hombres nombrados oficiales públicos (v. 21): Que fuesen capaces. La palabra viene de una raíz que significa fuerza o potencia, y se refiere normalmente a la fuerza física. En este sentido indica a hombres de valor, o héroes (ver Jos. 1:14; jue. 6:12). También se la emplea para los hábiles o experimentados y así indica a los competentes o aptos. Frecuentemente la palabra se refiere a una calidad moral (ver Gén. 47:6; Prov. 12:4; 31:10). La LXX la traduce como hombres potentes. Parece bien interpretarla en el contexto como los “capaces, física y moralmente”, para la tarea.

   Que fuesen temerosos de Dios. Son los que tienen respeto y reverencia para Dios; son dedicados a él y firmes en su fe.

   Que fuesen hombres íntegros (lit. “hombres de verdad”). Hombres de la verdad cuyas palabras podrían ser aceptadas al pie de la letra. La palabra también significa “firmeza” y “fidelidad”. Se deriva de un verbo que significa “confirmar”, “sostener”, o “creer”. Así que, un “hombre íntegro” es uno de confianza sobre el cual se puede apoyar con confianza; es confiable; es firme en palabra y hecho.

   Que aborrezcan la avaricia o las ganancias deshonestas. El soborno, la coima y el testimonio falso son temas de constante preocupación bíblica; son elementos que destruyen la justicia y hacen fallar el sistema judicial.

   Habiendo hecho sus recomendaciones, con autoridad Jetro animó a Moisés a llevar a cabo el programa si fuese la voluntad de Jehovah (v. 23). Para él era importante que su consejo estuviera de acuerdo con el propósito divino. Evidentemente, como sacerdote de Dios y suegro de Moisés, tenía el derecho de hablar así con él.

   Moisés aceptó el consejo de su suegro y el capítulo termina con el feliz cumplimiento de la organización (vv. 24–26; ver Núm. 11:16, 17, 24–30; Deut. 1:9–18). Después, Moisés despidió a su suegro y lo acompañó a la frontera de su tierra (v. 27). Jetro no acompañó a Israel a la tierra prometida, aunque algunos de sus hijos lo hicieron (Jue. 1:16). Con el cap. 18 se terminan los temas de la opresión, la liberación y el viaje a Sinaí.

   Pensamiento conforme al tema: Investidura: Pero cuando Cristo había disipado la gran perplejidad de ellos que resultó de su crucifixión, y había confirmado la fe de ellos por encuentros repetidos con ellos, les dio la gran comisión para ganar todas las naciones para Él. Pero les advirtió que permanecieran en Jerusalén hasta que fueran investidos con poder desde lo alto, el cual dijo que recibirían dentro de poco. Ahora obsérvese lo que hicieron. Se reunieron los hombres y las mujeres para orar. Aceptaron la comisión, y sin duda, entendieron la naturaleza de la comisión, y la necesidad de una investidura espiritual la cual Cristo había prometido.      Mientras continuaban día tras día en oración y consulta, sin duda, vieron más y más las dificultades que tendrían, y sentirían más y más la ineficacia para la tarea. Una consideración de las circunstancias y resultados lleva a la conclusión que ellos se consagraron, con todo lo que tenían, a la conversión de la palabra como la obra de su vida. Debieron haber renunciado completamente a la idea de vivir para sí mismos en cualquier forma, dedicarse a sí mismos con toda su fuerza a la obra puesta ante ellos. Esta consagración de sí mismos a la obra, esta renuncia de sí mismos, este morir a todo lo que el mundo pudiera ofrecerles, debió, en el orden de la naturaleza, haber precedido su búsqueda inteligente de la investidura prometida de poder desde lo alto. Entonces continuaron, en común acuerdo, en oración por el bautismo ofrecido del Espíritu, que incluía todo lo esencial para su éxito. Obsérvese, tenían una obra puesta ante ellos. Tenían una promesa de poder para llevarla a cabo. Fueron advertidos para esperar hasta que la promesa se cumpliera. ¿Cómo esperaron? No en apatía ni indiferencia; no en hacer preparativos para el estudio y de otra forma arreglárselas sin la promesa; no por meterse en lo que les incumbía, y ofrecer una oración ocasional que la promesa pudiera ser cumplida, sino continuaron en oración, y persistieron en su súplica hasta que la respuesta llegara. Entendieron que iba a ser por el bautismo del Espíritu Santo. Entendieron que iba a recibirse de parte de Cristo. Oraron en fe. Se aferraron, con la expectativa más firme, hasta que llegó la investidura. Ahora, que estos hechos nos instruyan en cuanto a las condiciones para recibir esta investidura de poder.

   Definición: El Diccionario de la Real Academia Española dice bajo Respeto; (Del lat. respectus, atención, consideración).  Veneración, acatamiento que se hace a alguien.  Miramiento, consideración, deferencia.

   Lo que dice la Biblia sobre este tema es claro. Si analizamos bien los Diez Mandamientos, la norma que rige nuestra vida cristiana es un decálogo para mostrar respeto. Los cuatro primeros mandamientos nos enseñan a mostrar respeto por Dios, por Su majestad, Su poder, Su nombre (Éxodo 20:1-11; Deuteronomio 5:6-15). Los otros seis nos enseñan a mostrar respeto por nuestro prójimo, su autoridad (nuestros padres), su vida, su propiedad, su cónyuge, su reputación (Éxodo 20:12-17; Deuteronomio 5:16-21).

   También tenemos instrucciones específicas sobre mostrar respeto por los ancianos, algo que la sociedad en su mayoría no hace. Para Dios es muy importante que honremos y respetemos a los ancianos: Levíticos 19:32 Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová.

   En la Biblia encontramos una historia de falta de respeto que terminó trágicamente. Esta historia nos muestra lo grave que es para Dios la falta de respeto: 2ª Reyes 2:23-24 Después subió de allí a Bet-el; y subiendo por el camino, salieron unos muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡calvo, sube!  mirando él atrás, los vio, y los maldijo en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos a cuarenta y dos muchachos.

   Estos muchachos se estaban burlando de Eliseo, tal vez pensaron que era gracioso insultar y faltar el respeto a una persona mayor, pero para Dios nos fue nada gracioso.

   Dios espera que respetemos y nos sometamos a la autoridad. La única excepción es cuando esta autoridad nos quiera obligar a ir en contra de la voluntad de Dios.

   El respeto es un valor muy importante para nuestra convivencia en familia y en sociedad. Es indispensable para vivir en paz, armonía y unidad con Dios y el hombre. A medida que en el mundo se relaja y hasta se pierde, nosotros en nuestra casa debemos recobrarlo. Debemos enseñar a nuestros hijos lo importante que es el respeto a Dios y nuestro prójimo. Esta enseñanza debe darse desde sus primeros años de vida y la mejor forma de hacerlo es que ellos sean testigos de nuestra conducta respetuosa hacia Dios y hacia nuestro prójimo, incluidos ellos. Recordemos lo que la Biblia dice con respecto a la educación de nuestros hijos: Proverbios 22:6 Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

   Definición: investidura – Diccionario Español

1. f. Acción y efecto de investir.

2. f. Carácter que se adquiere con la toma de posesión de ciertos cargos o dignidades.

   Referencias: Ezequiel 2:1 al 6. Me dijo: Hijo de hombre, ponte sobre tus pies, y hablaré contigo. Y luego que me habló, entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y oí al que me hablaba. Y me dijo: Hijo de hombre, yo te envío a los hijos de Israel, a gentes rebeldes que se rebelaron contra mí; ellos y sus padres se han rebelado contra mí hasta este mismo día. Yo, pues, te envío a hijos de duro rostro y de empedernido corazón; y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor. Acaso ellos escuchen; pero si no escucharen, porque son una casa rebelde, siempre conocerán que hubo profeta entre ellos. Y tú, hijo de hombre, no les temas, ni tengas miedo de sus palabras, aunque te hayas entre zarzas y espinos, y moras con escorpiones; no tengas miedo de sus palabras, ni temas delante de ellos, porque son casa rebelde. 

   Texto: Deuteronomio 1:17. No hagáis distinción de persona en el juicio; así al pequeño como al grande oiréis; no tendréis temor de ninguno, porque el juicio es de Dios; y la causa que os fuere difícil, la traeréis a mí, y yo la oiré. 

   Aporte para el texto: Moisés recordó al pueblo la feliz constitución de su gobierno, que podría darles seguridad y tranquilidad a todos, si no fuera por culpa de ellos. Él reconoce el cumplimiento de la promesa de Dios a Abraham y ora por su cumplimiento más pleno. No estamos por presión en el poder y la bondad de Dios, entonces, ¿por qué tendríamos que sentirnos presionados en nuestra fe y esperanza? A los israelitas se les dieron buenas leyes y se nombraron buenos hombres para que se encargaran de ponerlas por obra, lo que demuestra la bondad de Dios con ellos, y el cuidado de Moisés.

1er Titulo:

Especificando Deberes De Los Colaboradores Que Trae Bendición. Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán a ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño. Así aliviarás la carga de sobre ti, y la llevarán ellos contigo. Si esto hicieres, y Dios te lo mandare, tú podrás sostenerte, y también todo este pueblo irá en paz a su lugar. Versíc. 22 y 23. (Léase 1ª a los Corintios 12.28. Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente, apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.).

   Comentario: Moisés se encargaría de los casos más importantes y difíciles, los jueces se encargarían de las disputas más sencillas (v. 22). Moisés realizaría la organización siguiendo sólo los mandamientos de Dios (v. 23).

   Observe la humildad de Jetro. Él sabía que nadie haría caso a su idea a menos que Dios la aprobara. Así se lo dejó saber a Moisés. Resultado: Si Dios permitía que Moisés estructurara las cortes de Israel de dicha manera, ello significaría una carga menos pesada, menos presión y paz nacional (v. 23).

   Pensamiento 1. Tener demasiado trabajo es un problema muy serio para algunos de los miembros del pueblo de Dios. Algunos de nosotros tenemos que trabajar día y noche, y, a pesar de ello, nos espera una cantidad similar de trabajo para cuando terminemos. ¿Cuál es la respuesta? Parte de la respuesta consiste en:

  • Reestructurar la organización, justo como hizo Moisés.
  • Estructurar la carga de trabajo en unidades más pequeñas, justo como hizo Moisés.
  • Delegar más y más trabajo en otros, justo como hizo Moisés.
  • Conseguir más y más trabajadores, justo como hizo Moisés.
  • Pedir a las personas que ayuden a encontrar trabajadores aptos y devotos, justo como hizo Moisés.
  • Pedir a Dios para que solucione el problema, justo como hizo Moisés (v. 23. Cp. Dt. 1:9-13.)
  • Pedir fuerza a Dios día tras día, justo como seguramente hizo Moisés.

   Definiciones: 18.22 Asunto grave: Se reserva para Moisés sólo los asuntos de mayor complejidad. TLA dice «algún problema muy difícil de resolver», y NVI, «los casos difíciles».

   18.23 Irá en paz a su lugar: Así traducen también BJ y NBE, con mínimas variantes. Es muy importante mantener el concepto de “ir en paz”, en hebreo shalom, pues contrasta con el estado de conflicto con que se fue ante el juez. Otras versiones prefieren: «Irá a su casa feliz y contento» (TLA), «se irá a casa satisfecho» (NVI), «se irá feliz a su casa» (DHH). En todos estos casos se preserva el sentido, pero la traducción pierde la fuerza de la expresión original. De ser posible, es preferible mantener la forma de RV95.

   Nota sobre los jueces: Estos hombres debían actuar con rectitud, sin temores y sin parcialidad (Dt.  1:16, 17), mediante el código de leyes como norma para juzgar que Dios dio a Moisés (Ex. 20-23; Lv. 18-20; etc.). Al establecerse en Canaán, los israelitas debían designar jueces y funcionarios en todos sus pueblos (Dt. 16:18-20; 17:8-12). Después del establecimiento del reino, el rey llegó a ser el juez principal en asuntos civiles (1 R. 3:9; 7:7; cf 1 S. 8:5). David designó levitas como jueces (1 Cr. 23:4; 26:29), y Josafat mejoró el sistema judicial en Judá, designó jueces en todas las ciudades fortificadas y estableció una suprema corte en Jerusalén, que en todo lo religioso lo presidía el sacerdote principal, y en lo civil, el príncipe de Judá (2 Cr. 19:8, 11). 
   En un sentido especial, el término “juez” se aplica a los magistrados que Gobernaron Israel en el período entre Josué y el establecimiento de la monarquía. Por causa de la idolatría, el Señor permitía que diversos enemigos oprimieran a Israel por un tiempo (jue. 2:14). Cuando clamaban a Dios como resultado de sus dificultades, él suscitaba jueces (v 18) que los libraban y los juzgaban (2:16; cf 10:2). De este modo, el período de los jueces se caracterizó por la alternancia de apostasía con servidumbre y de arrepentimiento con liberación; siempre se repetía el esquema de apostasía, declinación y opresión. Estos jueces no gobernaron en sucesión ininterrumpida, sino que aparecieron esporádicamente, a veces en forma contemporánea en diferentes partes del país; es decir, mientras algunos de los jueces gobernaban la nación entera, otros servían sólo a una tribu o a un grupo de ellas. 
   Uno de los grandes temas de Salmos es la función de Dios como juez supremo (Sal. 7:8, 11; 9:8; 58:11; 82:1; 96:13). Los hombres a menudo apelaron a Dios cuando sentían que sufrían injusticias de mano de los hombres (Sal. 35:24-43:1). En definitiva, Dios será el juez final y su juicio satisfará todas las demandas de la justicia (Ez. 33:20; 2 Ti. 4:1; Ap. 19:2). Él ha designado un día en que ha de juzgar al mundo) con justicia (Hch. 17:31). La base del justo juicio de Dios será, en cada caso, la evidencia de la vida de cada persona juzgada (Ec. 12:14; Lc. 19:22; Ro. 2:12, 27, 14:10; 2 Co. 5:10; Ap. 20:12, 13).

   Definición de colaborador: sunergos (sunergov”, 4904), denota a un trabajador con, colaborador, y se traduce así­ en Rom 16:3,9,21; 1ª Co 3:9; 2ª Co 1:24 “colaboramos”, VM: “somos ayudadores”; 8.23; Flp. 2:25; 4.3; Col 4:11 “que me ayudan” (VM: “mis colaboradores”); 1Ts. 3:2; Flm 1.24; 3 Job 8: Véase también AYUDAR. Nota: El verbo sunergeo, ayudar, etc., se traduce en 2ª Co 6:1 “como colaboradores”, lit., “que ayuda”.

   Referencias: 1ª Corintios 3:9-10. Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno miré cómo sobreedifica.

1ª Pedro 5:1 al 4. Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria. 

2° Titulo:

Obedeciendo Conforme A La Orientación Recibida. Versíc. 24 y 25. Y oyó Moisés la voz de su suegro, e hizo todo lo que dijo. Escogió Moisés varones de virtud de entre todo Israel, y los puso por jefes sobre el pueblo, sobre mil, sobre ciento, sobre cincuenta, y sobre diez. (Léase Deuteronomio 1.15. Y tomé a los principales de vuestras tribus, varones sabios y expertos, y los puse por jefes sobre vosotros, jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez, y gobernadores de vuestras tribus.).

   Comentario: La sabiduría es provechosa para dirigir, para que no nos contentemos con menos que nuestro deber, ni nos ocupemos más allá de nuestras fuerzas. —Jetro aconsejó a Moisés y le propuso un mejor plan.

   Los grandes hombres no sólo deben estudiar para ser útiles, también deben arreglárselas para que los demás sean útiles. — Hay que poner cuidado en la elección de las personas que se admiten en esa tarea. Tienen que ser hombres de buen sentido, que entiendan el asunto y que no se amedrenten por los enojos, ni por las quejas, y que aborrezcan la idea del soborno. Hombres piadosos y de fe; que teman a Dios, que no se atrevan a hacer algo malo, aunque pudieran hacerlo en secreto y sin problemas. El temor de Dios fortalecerá en la mejor forma al hombre en contra de las tentaciones a cometer injusticia. — Moisés no despreció el consejo. No son sabios quienes se creen demasiado sabios para ser aconsejados.

   Hombres virtuosos, temerosos de Dios, hombres veraces, que aborrezcan la avaricia: Esta descripción es una suma de palabras que expresan la integridad y la seriedad de los que deben ser designados. No hay problemas de traducción, aun cuando en algunos casos pueden utilizarse distintos términos. La lista de virtudes puede variar en diferentes culturas y, en este sentido, el traductor tiene que evaluar cuáles de ellas se ajustan mejor a las virtudes que son reconocidas en el contexto al que se dirige su traducción.

Además de TLA, otras versiones dicen: «Hombres capaces, que tengan temor de Dios y que sean sinceros, hombres que no busquen ganancias mal habidas» (DHH); «hombres hábiles, que respeten a Dios, sinceros, enemigos del soborno» (NBE).

   Definición de la frase: 18.24 Oyó Moisés la voz de su suegro: Es un giro del lenguaje que significa que aceptó los consejos de su suegro. Así lo explicita TLA: «Siguió el consejo de su suegro»

   Pensamiento: advierta la frase más importante es esta oyó Moisés la voz de su suegro, reflexión par hoy como creyente en forma general estamos oyendo a los ancianos de la iglesia. ¿Obedezco a su palabra escrita la Santa Escritura? Hoy día falta un oído dócil para oír la sabiduría, el consejo de nuestros ancianos padres, suegros cristianos. El joven se exalta en su conocimiento de ciencia terrenal, pero no la Dios, que viene desde arriba. Quisiera advertir a los creyentes que inclinen sus oídos para oír la enseñanza genuina de las Escrituras. Que acepten el consejo de vuestros Pastores, ancianos de la iglesia, oficiales, jefes de grupos (1000,100, 50, 12-10).

   Aplicación A La Vida Diaria: Obedecer es difícil. Los niños pequeños están aprendiendo cómo obedecer a sus padres, a sus maestros y a otras autoridades. Jesús es el mejor ejemplo para aprender a obedecer. Jesús obedeció siempre, tanto a su Padre Celestial como a sus padres terrenales (José y María). Con el ejemplo de obediencia de Jesús, los niños aprenderán a obedecer a Dios y a sus padres. Durante la semana pondrán en práctica lo aprendido, obedeciendo a sus padres y personas mayores.

   Referencias: Lucas 2:40-42. Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él. Iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la pascua; y cuando tuvo doce años, subieron a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta. 

Jeremías 42:4-6. para que Jehová tu Dios nos enseñe el camino por donde vayamos, y lo que hemos de hacer. Y el profeta Jeremías les dijo: He oído. He aquí que voy a orar a Jehová vuestro Dios, como habéis dicho, y todo lo que Jehová os respondiere, os enseñaré; no os reservaré palabra. Y ellos dijeron a Jeremías: Jehová sea entre nosotros testigo de la verdad y de la lealtad, si no hiciéremos conforme a todo aquello para lo cual Jehová tu Dios te enviare a nosotros. Sea bueno, sea malo, a la voz de Jehová nuestro Dios al cual te enviamos, obedeceremos, para que obedeciendo a la voz de Jehová nuestro Dios nos vaya bien.

3er Titulo:

Dispuestos En Todo Tiempo Para Atender El Deber Encomendado. Versíc. Y juzgaban al pueblo en todo tiempo; el asunto difícil lo traían a Moisés, y ellos juzgaban todo asunto pequeño. Y despidió Moisés a su suegro, y éste se fue a su tierra.(Léase Proverbios 22:29. ¿Has visto hombre solícito en su trabajo? Delante de los reyes estará; No estará delante de los de baja condición.).

   Comentario: Las condiciones nos recuerden con todas las salvedades que surgen de circunstancias muy diversas las que regían para el nombramiento de los siete administradores de la primitiva comunidad cristiana en Jerusalén, pues aun tratándose de “servir a las mesas;” o sea, de una labor administrativa habían de ser ” varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría” (Hch. 6:3). Es algo muy serio poner la mano a la obra del Señor, y a que el mayordomo tendría que rendir cuentas exactas de su administración en la esfera que sea.

   Moisés acepto los consejos de su suegro, y aunque no leemos más de cómo funcionaba el sistema, podemos suponer que operaba si empre, con las naturales modificaciones introducidas en el proceso histórico por jueces y reyes (v. 26).

   La despedida de Jetro (l 8 :27). Jetro volvió a su tierra, Seguramente tras las prolongadas ceremonias propia de la época. Más tarde Moisés invitó a su cuñado Hobab para que acompañara a Israel por el desierto como Guía, y bien que no contestó afirmativamente entonces, es evidente por referencias posteriores que Jetro pertenecía a la familia madianita de Ceneos, y que éstos terminaron por identificarse con el pueblo de Israel acompañando a la tribu de Judá en la conquista del Neguev Jueces 1.16). por eso se salvaron de los juicios que más tarde alcanzaron a los madianitas por colaborar en la seducción de una parte de Israel y de ellos surgieron los recabitas, muy conocidos en la nación tanto antes como después del destierro de Israel en Babilonia.

   Note la sabiduría del liderazgo de Moisés: Él escuchó a su suegro (vv. 24-27). Otro pasaje nos dice que en ese momento Moisés verdaderamente estableció una democracia: Le dio a conocer la idea al pueblo y les dejó elegir a aquellos fue fungirían como sus jueces (v. 25. Cp. Dt. 1:9-13.) Los jueces se encargaron de los problemas entre las personas, excepto los casos más difíciles. Los casos más difíciles eran llevados ante Moisés (v. 26). Entonces Jetro regresó a casa (v. 27).

   Definición de la frase: 18.27 Este se fue a su tierra: Significa que Jetro volvió al lugar adonde pertenecía. Es evidente, entonces, que no estaban en Madián, sino que Jetro había ido hasta el lugar donde los israelitas habían acampado.

   Juzgar: verbo transitivo: 1. Deliberar

[un juez, un tribunal o quien tiene autoridad para el caso]

acerca de un asunto o de las acciones de una persona y emitir sentencia o dictamen sobre ello. “juzgar a un acusado; juzgar un caso de homicidio; juzgar el comportamiento de los demás” — 2. Formar un juicio o una opinión sobre una persona o una cosa. “no se debe juzgar a la gente tan a la ligera; juzgó necesario formular dos consideraciones previas; no juzgo imposible su propuesta; juzgue usted mismo”

   Referencia: Deuteronomio 1:16-18. Y entonces mandé a vuestros jueces, diciendo: Oíd entre vuestros hermanos, y juzgad justamente entre el hombre y su hermano, y el extranjero. No hagáis distinción de persona en el juicio; así al pequeño como al grande oiréis; no tendréis temor de ninguno, porque el juicio es de Dios; y la causa que os fuere difícil, la traeréis a mí, y yo la oiré. Os mandé, pues, en aquel tiempo, todo lo que habíais de hacer.

Lucas 10:1-3. Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies. Id; he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos.

Lucas 9.1-2. Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos. 

Romanos 15:20-21. Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno, sino, como está escrito: Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de él, verán; Y los que nunca han oído de él, entenderán.

Nota de: Proverbios 22:29. Se nos enseña a no transgredir el derecho de otro hombre. Cuesta encontrar un hombre verdaderamente industrioso. Tal hombre se levantará. ¿Ves a un hombre diligente en la religión? Probablemente se destaque. Entonces, seamos diligentes en la obra de Dios.

Joya bíblica

Escogió Moisés hombres capaces de entre todo Israel… ellos juzgaban al pueblo en todo tiempo (18:25, 26).

Amén para la gloria de Dios.

 [pdf_attachment file=”1″ name=”DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO”]

Bibliografía a usar como aporte: Bíblia de Bosquejos y sermones Éxodo 1 al 18. Comentario Bíblico Mundo Hispano. Bíblia de referencia Thompson. Libro de Éxodo Pablo R. Andiñach; Comentario de toda la Biblia, de Matthew Henry. El Libro De Éxodo Ernesto Trenchard Y Antonio Ruiz Prologo De José M Martínez


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.