+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 13 de mayo de 2018: “Elegidos por Dios para dar a conocer Su voluntad”.

Domingo 13 de mayo de 2018: “Elegidos por Dios para dar a conocer Su voluntad”.

Lección: Éxodo Cap. 6, versículos 14 al 30. 14 Estos son los jefes de las familias de sus padres: Los hijos de Rubén, el primogénito de Israel: Hanoc, Falú, Hezrón y Carmi; estas son las familias de Rubén. 15 Los hijos de Simeón: Jemuel, Jamín, Ohad, Jaquín, Zohar, y Saúl hijo de una cananea. Estas son las familias de Simeón. 16 Estos son los nombres de los hijos de Leví por sus linajes: Gersón, Coat y Merari. Y los años de la vida de Leví fueron ciento treinta y siete años. 17 Los hijos de Gersón: Libni y Simei, por sus familias. 18Y los hijos de Coat: Amram, Izhar, Hebrón y Uziel. Y los años de la vida de Coat fueron ciento treinta y tres años. 19Y los hijos de Merari: Mahli y Musi. Estas son las familias de Leví por sus linajes. 20 Y Amram tomó por mujer a Jocabed su tía, la cual dio a luz a Aarón y a Moisés. Y los años de la vida de Amram fueron ciento treinta y siete años. 21 Los hijos de Izhar: Coré, Nefeg y Zicri. 22Y los hijos de Uziel: Misael, Elzafán y Sitri. 23 Y tomó Aarón por mujer a Elisabet hija de Aminadab, hermana de Naasón; la cual dio a luz a Nadab, Abiú, Eleazar e Itamar. 24 Los hijos de Coré: Asir, Elcana y Abiasaf. Estas son las familias de los coreítas. 25 Y Eleazar hijo de Aarón tomó para sí mujer de las hijas de Futiel, la cual dio a luz a Finees. Y estos son los jefes de los padres de los levitas por sus familias. 26 Este es aquel Aarón y aquel Moisés, a los cuales Jehová dijo: Sacad a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por sus ejércitos. 27 Estos son los que hablaron a Faraón rey de Egipto, para sacar de Egipto a los hijos de Israel. Moisés y Aarón fueron éstos. 28 Cuando Jehová habló a Moisés en la tierra de Egipto, 29 entonces Jehová habló a Moisés, diciendo: Yo soy JEHOVÁ; di a Faraón rey de Egipto todas las cosas que yo te digo a ti. 30 Y Moisés respondió delante de Jehová: He aquí, yo soy torpe de labios; ¿cómo, pues, me ha de oír Faraón?

 

Comentario general:  La tabla genealógica, 6:14–27. La narración abre un paréntesis para incluir el linaje de Moisés y Aarón. Es una tabla genealógica seleccionada de las casas paternas de Rubén, Simeón y Leví sin incluir a todas las generaciones nacidas en Egipto. El trozo sirve para varios propósitos: (1) Se trata más bien del linaje de Aarón, quien ahora es puesto en prominencia y cuya descendencia ha de jugar un papel de importancia como sacerdotes en Israel. Probablemente se preservaba muchos de estos informes en círculos sacerdotales, y siempre se procuraba mantener el linaje puro. (2) Se demuestra cómo Jehová estaba trabajando paulatina y silenciosamente para librar al pueblo. Había preparado a sus instrumentos para el momento propicio. (3) Además, se hace una conexión con el pasado certificando a Moisés y a Aarón como descendientes auténticos de Jacob.

 

Los hijos de Israel (Jacob), 6:14–17. No se presentan los doce hijos de Israel, sino los tres mayores nacidos a Lea: Rubén, Simeón y Leví (ver Gén. 46:8–25; Núm. 3:1–37). El autor quiere unir históricamente a Moisés y a Aarón con los que entraron originalmente en Egipto y, de acuerdo con el texto, los dos son de la cuarta generación desde Leví. Basándose en este trozo algunos sugieren un período más corto para la permanencia del pueblo en Egipto que lo sugerido en este estudio; sin embargo, parece que aquí se trata más bien de una genealogía seleccionada en vez de una completa. (Comp. Rut 4:18–20 y 1 Crón. 2:4–10 con Éxo. 6:23; Elisabet parece ser de la sexta generación.) De los tres nombrados, se indican únicamente los nombres de sus hijos de la primera generación. Con esto se cumple el fin orientador.

 

La casa de Leví: la genealogía de los líderes nuevos, 6:17–27. De los hijos de Leví, se enfoca a Amram quien tomó por mujer a Jocabed su tía, quien le dio a luz a Aarón y a Moisés (v. 20). Más tarde se prohibirán tales casamientos (ver Lv. 18:6, 12); sin embargo, los dos líderes son del linaje levítico. Los dos que Jehová seleccionó son auténticamente descendientes de Jacob. Debido al papel que desempeñarían en el culto de adoración, se incluyeron los nombres de los hijos de Aarón: Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar. Nadab y Abihú, por introducir ritos ilegales en el culto, murieron consumidos por un fuego sin dejar descendencia (ver Lev. 10:1, 2; Núm. 3:4; también Éxo. 24:1, 9). Eleazar sucedió a Aarón como sumo sacerdote (Núm. 20:23–29), y el tabernáculo del testimonio fue construido bajo la dirección de Itamar (Éxo. 38:21).

 

También aparecen los nombres de los hijos de Coré que llegarían a ser los porteros del tabernáculo (1 Crón. 9:19) y del templo (1 Crón. 26:1–9). Los hijos se libraron del castigo divino cuando su padre se rebeló contra Moisés y Aarón (ver Núm. 26:9–11; 16:1–35). Los coreítas son reconocidos también por sus salmos incluidos en el salterio. El texto no explica la razón por la que se omitió la descendencia de Moisés. Es posible que el autor inspirado simplemente quería dar las credenciales de Aarón, que jugó un papel importante como portavoz (profeta, ver 7:l) de Moisés en la liberación y como el padre de la línea sacerdotal. No obstante, hay otra razón que pudiera haber influido en la consideración. Trágicamente, la historia indica una herejía de la línea de Moisés: Jonatán hijo de Gersón, hijo de Moisés, él y sus hijos fueron sacerdotes de la tribu de Dan hasta el tiempo de la cautividad de la tierra. Así tuvieron instalada para ellos la imagen tallada que Micaías había hecho… (Jue. 18:30, 31). Si la línea de Moisés estuvo incluida originalmente, la eliminaron en la transmisión del texto por la herejía cometida por sus descendientes.

 

La genealogía concluye en una forma extraña: Estos son aquel Aarón y aquel Moisés… (v. 26); sin embargo, vuelve la narración nombrando a Moisés primero. Tratándose de una tabla genealógica, la posible explicación es que usaron el orden de edad. La comisión renovada, 6:28–30;. Después de la tabla genealógica se reanuda la narración. En tierra egipcia el Señor habla otra vez con Moisés y recalca su misión (v. 29); sin embargo, Moisés todavía se siente inadecuado para la tarea: yo soy un hombre falto de elocuencia… (v. 30). El Señor le responde indicando más específicamente el papel que Aarón ha de jugar en el proceso de la liberación: Mira, yo te he puesto como dios para el faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta. Tú dirás todas las cosas que yo te mande, y Aarón… hablará al faraón… (7:1, 2).

 

Verdades Prácticas:

  1. El Señor tomó al pueblo de Israel tal como estaba, y le reveló su verdad. Israel no entendió todo el significado de tal revelación. Trágicamente, en el mundo de hoy todavía no hemos podido aplicar las enseñanzas de Cristo a las relaciones mundiales.
  2. Frente a la opresión del hombre por el hombre, en todo tiempo y lugar, la voz del Señor continúa reclamando una y otra vez, dejad ir a mi pueblo.
  3. La Biblia enseña que el hombre no puede hacer la voluntad de Dios si confía solamente en el poder humano. Los grandes hombres de la fe en el AT ganaron sus victorias con la ayuda de Dios; sin embargo, no la suponían solamente, sino contaban con ella. Creían en la victoria final de Jehová y en su justicia (ver Jue. 7:2–22; Amós 2:14–16; Isa. 30:15–17; 31:1–5, etc.)

 

Texto: San Juan Cap. 15, versículo 16. No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé. 

 

1er Titulo:

   Manifiesto Cumplimiento De La Promesa Hecha a Sus Siervos. Versic. 14 al 25. (Léase Génesis 46:2 y 3.2Y habló Dios a Israel en visiones de noche, y dijo: Jacob, Jacob. Y él respondió: Heme aquí. 3Y dijo: Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas de descender a Egipto, porque allí yo haré de ti una gran nación).

 

Comentario: Moisés, Árbol genealógico-Aarón. Árbol genealógico: Hubo los grandes mensajeros de Dios y su árbol genealógico: Ellos fueron escogidos por la gracias de Dios. El mensaje de Dios debe ser proclamado solo por aquellos hombres que son verdaderamente del pueblo de Dios y verdaderamente escogidos por la gracia de Dios. Ahora se expone el árbol genealógico (genealogía) de Moisés y de Aarón. Fíjese que se expone el hecho de que Moisés y Aarón fueron los siervos escogidos de Dios. Se plantean tres puntos significativos. Se presenta la prueba de que ellos eran verdaderos israelitas, verdaderamente del pueblo de Dios. Se reseña el árbol genealógico de Moisés y Aarón (vv. 14-16). Pero fíjese que al presentar la historia familiar, solo se relacionan tres hijos de Jacob:

Þ Rubén

Þ Simeón

Þ Leví

 

¿Por qué detenerse en Leví Porque Leví era el cabeza de familia, el padre de la tribu de Leví, la tribu donde nacieron Moisés y Aarón. Moisés y Aarón fueron los mensajeros escogidos por Dios para conducir el gran éxodo del pueblo de Dios de Egipto. El objetivo de la presente genealogía es el mostrar que ellos eran mensajeros legítimos, verdaderos mensajeros del pueblo escogido por Dios, Israel. No hacía falta que la genealogía siguiera más allá de Leví. Observe otro hecho también: Todo lo que se menciona acerca del árbol genealógico de Moisés señala la gracia de Dios, no señala a antepasados de gran carácter moral, ni de capacidades naturales, ni de dotes de liderazgo político.

Þ Rubén cometió incesto con la sierva de su madre (Bilha, la concubina de su padre).

Þ Simeón y Leví los apoderó un espíritu de venganza y masacraron a todos los varones de la pequeña ciudad de Siquem.

 

Estos tres hombres se convirtieron más tarde. De hecho, José mismo los llevó a confesar su pecado y su fe en el Señor y en las grandes promesas pactadas con Israel (la promesa de la Tierra Prometida y de la Simiente Prometida). La cuestión es esta: Los antepasados de Moisés no fueron escogidos por Dios debido a su moralidad y rectitud. Ellos eran miembros del pueblo de Dios por la gracia de Dios porque llegó el día en que confesaron su terrible pecado y se arrepintieron, confiando en Dios en las promesas pactadas. Fueron salvo solo por la gracia de Dios a través de la fe (Efesios 2:8-9).

Y así fue con Moisés. Él no fue salvo y escogido por Dios por su antepasados o padres devotos: Fue salvo y escogido por Dios por la gracia de Dios. Moisés creía en el Señor y en las promesas pactadas de Dios; por ende, Dios mostró piedad hacía él y lo colmó con su gracia. Moisés fue escogido por la gracia de Dios y solo por la gracia de Dios. Observe otro hecho sobre el árbol genealógico de Moisés. Recuerde los grandes privilegios y responsabilidades que daba el mundo antiguo al primogénito varón. A la muerte del padre, recibía la primogenitura del padre con todos sus derechos, privilegios y responsabilidades. También recibía las dos terceras partes de la herencia. Esta era la ley del país. Por ende, cuando uno de los hijos menores recibía parte de la primogenitura o alguna herencia adicional, era un regalo, un regalo dado libremente. Era un acto de gracia. Observe ahora estos hechos acerca de Moisés y Aarón.

Þ Ellos no eran de la tribu del primogénito, Rubén, sino de otra tribu de Leví, el tercer hijo (vv. 14, 16, 20).

Þ Ellos no eran de la tribu del hijo mayor de Leví, sino de Coat, el segundo hijo de Leví. (vv. 16-19).

Þ Moisés no era ni siquiera el hijo mayor de su padre Amram, sino el segundo hijo (v. 20).

   Citas: 1 Reyes 8:20. Y Jehová ha cumplido su palabra que había dicho; porque yo me he levantado en lugar de David mi padre, y me he sentado en el trono de Israel, como Jehová había dicho, y he edificado la casa al nombre de Jehová Dios de Israel. 

Isaías 60:22. El pequeño vendrá a ser mil, el menor, un pueblo fuerte. Yo Jehová, a su tiempo haré que esto sea cumplido pronto. Lucas 24:44. Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. 

 

2° Titulo:

   Llamamiento Personal Para Cumplir Una Orden Especifica. Versic. 26 y 27. 26 Este es aquel Aarón y aquel Moisés, a los cuales Jehová dijo: Sacad a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por sus ejércitos. 27 Estos son los que hablaron a Faraón rey de Egipto, para sacar de Egipto a los hijos de Israel. Moisés y Aarón fueron éstos.  (Léase Efesios 4:11.Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,).

 

Comentario: El planteamiento está claro: Moisés no fue escogido por Dios porque fuera el primogénito varón. Él no mereció el llamado de Dios porque hubiera nacido en la clase privilegiada. Fue escogido por gracia de Dios y solo por la gracia de Dios. Fíjese que el árbol genealógico de Levi se da con bastante detalle. Esto se debe al objetivo expresado anteriormente: Demostrar que el sacerdocio era verdaderamente del pueblo de Dios. Los sacerdotes (levitas) eran realmente escogidos por la gracia de Dios, escogidos para ser mensajeros y ministros antes Israel. Los sacerdotes estaban con Israel desde el principio: Ellos ayudaron en la fundación y la creación de la nación.

 

Observe: El hecho de que Moisés y Aarón eran mensajeros de Dios es tan importante que se repite. Moisés y Aarón fueron los siervos escogidos por Dios para proclamar su mensaje de liberación y libertad al Faraón (vv 26-27).

   Citas: Hechos 26:16. Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti.

2 Timoteo 1:9. quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.

 

3er Titulo:

   El Mensaje De Dios No Debe Ser Alterado. Versic. 28 al 30. Cuando Jehová habló a Moisés en la tierra de Egipto, 29entonces Jehová habló a Moisés, diciendo: Yo soy JEHOVÁ; di a Faraón rey de Egipto todas las cosas que yo te digo a ti. 30Y Moisés respondió delante de Jehová: He aquí, yo soy torpe de labios; ¿cómo, pues, me ha de oír Faraón? (Léase Jeremias 1:6 y 7.6Y yo dije: ¡Ah! ¡ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. 7Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande; Y Tito 2.1.Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina.).

 

Comentario: El llamado, de Dios-Mensaje, de Dios: El gran mensaje de Dios debe ser proclamado solo por los hombres llamados por Dios: Dios reafirmó el llamamiento de Moisés, le hizo un segundo llamado. ¿Por qué Dios le hizo un segundo llamado a Moisés? ¡Por qué fue necesario que Dios se enfrentara de nuevo a Moisés y le dijera lo que tenía que hacer? Por la formidable tarea que Dios le había encomendado. Moisés se sentía como todos nosotros nos sentiríamos: abatido, destruido y desesperado. Faraón había reaccionado severamente con venganza, oprimiendo al pueblo de Dios inconmensurablemente:

Þ Obligándolos a realizar cada vez más trabajos pesados.

Þ Mandando azotados y golpearlos cuando no cumplían la asignación diaria de trabajo.

Þ Mandando matar a los débiles y enfermos para no tener que alimentarlos y mantenerlos.

 ¿Quién tenía la culpa de la reacción vengativa de Faraón? El pueblo acusó a Moisés. Lo culparon y lo repudiaron. Fue esto lo que abatió y destrozo a Moisés. Temía regresar a Faraón, temía despertar la ira de Faraón aún más. Esta fue la razón por la que dios tuvo que hacer un segundo llamado a Moisés. Dios tenía que reafirmar, explicar muy claramente, lo que su querido siervo debía hacer. Dios sabía que Moisés necesitaba que lo animaran, que lo alentaran, que necesitaba que le reafirmaron el llamado hecho por Dios. Así, Dios se encontró con su querido siervos, se encontró con él cara a cara, y lo volvió a llamar al ministerio. Observe cuatro hechos.

  1. El segundo llamado de Dios a Moisés fue hecho en Egipto (v. 28). Dios le dijo a Moisés que debía ir a ver a Faraón con el mensaje del propio Dios, que debía ir a declarar todo lo que Dios le dijo que dijera.
  2. Pero fíjese: Moisés de nuevo dio razones en contra del llamado de dios, de igual forma que el el primer llamado de Dios (v. 30). Moisés cuestionó a Dios, hablando con voz entrecortada. Como no era elocuente y Faraón ya lo había rechazado una vez, ¿por qué Faraón habría de prestarle atención ahora? (ÉX. 4:10-12; 6:10-12).

   Citas: Génesis 24:33.Y le pusieron delante qué comer; mas él dijo: No comeré hasta que haya dicho mi mensaje. Y él le dijo: Habla. 

Hechos 10:36.. Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos.

1 Juan 1:5. Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. Y 3:11. Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros.

Texto: San Juan Cap. 15, versículo 16. No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé. 

AMÉN, PARA LA GLORIA DE DIOS.

 

[pdf_attachment file=”1″ name=”DESCARGA ESTUDIO AQUÍ”]

Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.