+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

DOMINGO 11 DE OCTUBRE DE 2020 “Cuidado Y Orden En La Construcción Del Tabernáculo”

DOMINGO 11 DE OCTUBRE DE 2020 “Cuidado Y Orden En La Construcción Del Tabernáculo”

  Lección: Éxodo Cap. 38, versículos 21 al 31. 21Estas son las cuentas del tabernáculo, del tabernáculo del testimonio, las que se hicieron por orden de Moisés por obra de los levitas bajo la dirección de Itamar hijo del sacerdote Aarón. 22Y Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá, hizo todas las cosas que Jehová mandó a Moisés. 23Y con él estaba Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan, artífice, diseñador y recamador en azul, púrpura, carmesí y lino fino. 24Todo el oro empleado en la obra, en toda la obra del santuario, el cual fue oro de la ofrenda, fue veintinueve talentos y setecientos treinta siclos, según el siclo del santuario. 25Y la plata de los empadronados de la congregación fue cien talentos y mil setecientos setenta y cinco siclos, según el siclo del santuario; 26medio siclo por cabeza, según el siclo del santuario; a todos los que pasaron por el censo, de edad de veinte años arriba, que fueron seiscientos tres mil quinientos cincuenta. 27Hubo además cien talentos de plata para fundir las basas del santuario y las basas del velo; en cien basas, cien talentos, a talento por basa. 28Y de los mil setecientos setenta y cinco siclos hizo los capiteles de las columnas, y cubrió los capiteles de ellas, y las ciñó. 29El bronce ofrendado fue setenta talentos y dos mil cuatrocientos siclos, 30del cual fueron hechas las basas de la puerta del tabernáculo de reunión, y el altar de bronce y su enrejado de bronce, y todos los utensilios del altar, 31las basas del atrio alrededor, las basas de la puerta del atrio, y todas las estacas del tabernáculo y todas las estacas del atrio alrededor.

Temas a tratar en esta lección:

[4]. El inventario de los materiales para la construcción del tabernáculo: ilustra la fidelidad del pueblo de Dios.

-a. Los compiladores de las cuentas fueron los levitas.

-b. Quien llevó el registro fue Itamar, hijo de Aarón.

-c. El encargado de la construcción fue Bezaleel.

1) Su legado.

2) Su fidelidad: hizo todo conforme a lo que el Señor había mandado.

-d. El encargado asistente fue Aholiab.

  1. l) Su legado.

2) Sus destrezas.

-e. Los presentes de oro:

1) Recolectados mediante la presentación de una ofrenda mecida.

2) El total fue de alrededor de 965 kilos de oro.

-e. Los presentes de plata:

1) El total fue de alrededor de 3320 kilos de plata.

2) Se recogió por medio del impuesto del censo o impuesto del rescate.

◘ El precio por persona era de la mitad de un siclo de plata (el equivalente a 5,5 gramos).

◘ Se les cobró a todos los hombres de 20 años o más: a un total de 603 550 hombres.

3) Se usaron alrededor de 3300 kilos de plata para hacer las cien basas de las paredes del santuario y de las columnas que sostenían el velo interno: unos 33 kilos de plata por basa.

4) Se usaron unos 20 kilos de plata para hacer los corchetes y anillos y para las cubiertas de las cabezas de las columnas.

-g. Los presentes de bronce:

  1. l) El total fue de alrededor de 2335 kilos de bronce.

2) Se usó para hacer todos los elementos restantes que requerían bronce:

  • las basas para las columnas de la entrada al tabernáculo;
  • el altar de bronce y sus utensilios;
  • las basas del atrio;
  • las basas de la puerta del atrio.

3) Se usó para hacer todas las estacas de la tienda y el atrio.

   [4]. (Éxodo 38:21-31) tabernáculo de Moisés ─ materiales inventario ─ levitas ─ Itamar ─ Bezaleel: Israel llevó un inventario de los materiales que se usaron para la construcción del tabernáculo (vea bosquejo y notas de Ex. 25:1-9), una lista que muestra lo fiel que fue el pueblo de Dios en su labor para él. Moisés, siempre un escritor preciso, resumió la lista de todo lo que se empleó para la construcción en una lista que especifica todos los detalles importantes.

-a. Quienes compilaron las cuentas y números de la construcción fueron los levitas (v. 21).

-b. Quien llevó el registro fue Itamar, hijo de Aarón (v. 21).

-c. El encargado de la construcción fue Bezaleel, un hombre poseedor de un rico legado: fue hijo de Uri, nieto de Hur y miembro de la tribu de Judá (v. 22). Bezaleel fue un hombre fiel e hizo todo lo que el Señor le ordenó (v. 22).

-d. El encargado que asistió a Bezaleel fue Aholiab, hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan. Fue un artífice experto en las obras de grabado, diseño y bordado (v. 23).

-e. El pueblo entregó presentes de oro, recolectados como ofrenda mecida. El total del oro ofrendado para edificar el tabernáculo fue de alrededor de 965 kilos (v. 24).

-f. El pueblo también ofrendó plata, un total de alrededor de 3320 kilos. La plata se recolectó por medio del impuesto del censo o impuesto del rescate, que consistía en entregar un precio de la mitad de un siclo de plata (el equivalente a 5,5 gramos) por persona. Se les cobró a todos los hombres de veinte años o más y el total de quienes lo pagaron fue de 603 550 hombres (w. 25-26). Se usaron alrededor de 3300 kilos de plata para hacer las cien basas del santuario y de las columnas que sostenían el velo interno (unos 33 kilos de plata por basa) (v. 27). Se usaron unos 20 kilos de plata para hacer los corchetes y anillos y para cubrir las cabezas de las columnas (v. 28).

-g. El pueblo también dio presentes de bronce que sumaron un total de alrededor de 2335 kilos (v. 29). El bronce se usó para hacer todos los elementos restantes que requerían bronce:

  • las basas para las columnas de la entrada al tabernáculo;
  • el altar de bronce y sus utensilios;
  • las basas del atrio;
  • las basas que sostenían la cortina de la puerta del atrio (vv. 30-31).

También se usó bronce para hacer todas las estacas de la tienda y el atrio (v. 31). 

   Pensamiento 1. Hay dos lecciones que nos deja este pasaje.

(l) Debemos ser fieles en la labor que prestamos en el servicio a Dios: debemos trabajar arduamente y ser diligentes y celosos. Debemos dar lo mejor de nosotros para completar la obra de Dios sobre la tierra y terminar la tarea que él nos encomendó.

   “Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra” (Jn. 4:34).

   “¿No decís vosotros: ¿Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega” (Jn. 4:35).

   “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese” (Jn. 17:4).

   “Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabé mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios” (Hch. 20:24).

   “Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios” (1 Co. 3:9).

   “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (1 Co. 15:58).

   “Así, pues, nosotros, como colaboradores su- yos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios” (2 Co. 6:1).

   “Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos” (2 Ti. 1:6).

   “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe” (2 Ti. 4:7).

   “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría” (Ecl. 9:10).

(2) Dios siempre suplirá todo lo necesario para hacer su obra.

   “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hch. 1:8).

   “Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos” (Hch. 4:33).

   “Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra” (2 Co. 9:8).

   “Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros” (Ef. 3:20).

   “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Fil. 4:19).

   “Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio” (1 Ti. 1:12).

   “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Ti. 1:7).

   “Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado” (Mi. 3:8).

   “Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Zac. 4:6).

   (Encontrará el cuadro de “Tipos, símbolos e ilustraciones” correspondiente a este bosquejo al final del capítulo 30, donde se analizan por primera vez estos elementos del tabernáculo).

(Transcrito de la Biblia de Bosquejos y Sermones Éxodo 19 al 40 Tomo 2 Editorial Portavoz a Word, PDF.).

Texto: 1ª de Pedro Cap. 2, versículo 5. “Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo”.

   Comentario del texto áureo: [5]. También ustedes, como piedras vivas, van siendo edificados como casa espiritual para ser un sacerdocio santo, que ofrece sacrificios espirituales que Dios acepta por medio de Jesucristo.

-a. Traducciones. El verbo principal del versículo 5 es “van siendo edificados”. Los traductores de la NVI, junto con traductores de otras versiones, han tomado el verbo en modo indicativo y voz pasiva. Es decir que el verbo es descriptivo del proceso de edificación de la casa espiritual de Dios: los creyentes son vistos como piedras puestas en su lugar por Dios.

   Sin embargo, otros traductores toman el verbo como imperativo, y en voz pasiva. La siguiente es una traducción representativa: “Sed edificados como casa espiritual” (VRV). Y queda todavía una traducción posible, la de poner el verbo en modo imperativo, pero con una connotación reflexiva: “Edificaos”.

   Generalmente los traductores están de acuerdo en que el verbo está en la voz pasiva, de modo que Dios es el agente que edifica la casa espiritual. Se encuentran divididos, sin embargo, en cuanto al modo.

   Algunos señalan el uso frecuente que hace Pedro del imperativo en la sección precedente (1:13– 2:13). Pero otros correctamente argumentan que una nueva sección con su propio tema doctrinal no necesita seguir el patrón establecido por la serie de exhortaciones de la sección que le antecede. En otras palabras, el contexto sustenta el uso del modo indicativo. Por consiguiente, tenemos buena razón para atenernos al modo indicativo en el versículo 5 (NIV), ya que aporta una descripción de la vida de la iglesia.

-b. Ilustraciones. Pedro recurre a ilustraciones que con creciente claridad describen el culto: piedra viva, casa espiritual, sacerdocio santo, sacrificios espirituales.

   Piedras vivas. Pedro describe a Jesús como “la piedra viva” (v. 4) y a los creyentes como “piedras vivas”. Los creyentes derivan de Jesús el principio de la vida. En forma de piedras ellos son los elementos de construcción de la casa de Dios. De paso, Pedro aporta un pasaje paralelo de una casa espiritual y de sacrificios espirituales.

   Casa espiritual. Pedro se expresa a través de una metáfora, ya que no son las piedras sino los creyentes en forma individual los que forman la casa de Dios (Ef. 2:19–22; 1 Ti. 3:15; Heb. 3:6; 10:21). Esta metáfora comunica la idea de una comunidad de creyentes que, en función de su sacerdocio santo, presentan un sacrificio vivo.

   Sacerdocio santo. Esta expresión, comúnmente denominada “sacerdocio de todos los creyentes”, se refiere a la comunidad de los sacerdotes y quiere decir que todo cristiano verdadero es un sacerdote en la casa de Dios (véase v. 9). “Es un honor singular que Dios no sólo nos consagre como templo para sí mismo, en el cual él mora y es adorado, sino que también nos constituya sacerdotes”. El adjetivo santo significa que tal sacerdocio está dedicado a Dios y separado del mundo.

   Sacrificios espirituales. ¿Cuál es la tarea del sacerdote? El ya no necesita ofrecer sacrificios para quitar el pecado y la culpa, porque “Cristo fue sacrificado una vez para quitar los pecados del mundo” (Heb. 9:28). Lo que un miembro del sacerdocio de todos los creyentes hace, entonces, es ofrecer sacrificios de gratitud a Dios por la magnífica obra de redención llevada a cabo por Cristo.140 Es decir, presenta ante Dios “un sacrificio de alabanza—el fruto de labios que confiesan su nombre” (Heb. 13:15). Además, el sacerdote trata de reflejar la santidad de Dios según su mandamiento: “sean santos, porque yo soy santo” (1:16). Y, por último, ofrece su cuerpo como sacrificio vivo en servicio de agradecimiento a Dios (Ro. 12:1). Estos sacrificios espirituales pueden ser presentados a Dios sólo mediante Jesucristo, porque sin Cristo nuestras obras de justicia no son otra cosa que trapos de inmundicia (Is. 64:6).

1er Titulo:

Siervos escogidos por Dios para dirigir la obra del tabernáculo. Versíc. 21 al 23. 21Estas son las cuentas del tabernáculo, del tabernáculo del testimonio, las que se hicieron por orden de Moisés por obra de los levitas bajo la dirección de Itamar hijo del sacerdote Aarón. 22Y Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá, hizo todas las cosas que Jehová mandó a Moisés. 23Y con él estaba Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan, artífice, diseñador y recamador en azul, púrpura, carmesí y lino fino. (Léase Jeremías 1: 5 al 7. 5Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. 6Y yo dije: ¡Ah! ¡ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. 7Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.).

   Comentario del texto complementario: (1) La destrucción y desolación de Jerusalén, 1:1–7. Aun la primera palabra es importante. ¡Cómo …! se usa con frecuencia para empezar las endechas. La ciudad llena de dolor se personifica como una viuda enlutada, solitaria, abandonada, traicionada y despreciada. Llora amargamente.

   Se hace un contraste entre el estado de antes y el de ahora. La ciudad que era populosa (llena de gente), la grande entre las naciones, … señora de las provincias (princesa) ahora se encuentra solitaria, viuda, tributaria.   El cuadro es de una ciudad ocupada, activa, bulliciosa que ahora está muerta, sin actividad, desolada. Es una que había ocupado un puesto alto y había gozado de prestigio, pero ahora está humillada y desprestigiada. Ha caído desde la posición de poder a la de debilidad, desde la de autoridad a la de dependencia, desde la de recibir tributo a la de ser tributaria (v. 1).

   Por esto, “llorando llora” amargamente (v. 2). No había quien se interesará lo suficiente para consolarla. Los amantes y amigos podrían haber sido las naciones aliadas con Judá contra los babilonios poderosos. No ayudaron a Sion. Permitieron su derrota, y participaron traidoramente en su caída (v. 3).

   Aun los caminos se personifican (v. 4). Lamentan la situación triste de Sion. Sion era el monte donde estaba ubicado el templo, pero en este versículo se aplica a la ciudad entera. No había peregrinos en camino a Jerusalén para participar en las fiestas y feriados religiosos. Los verbos son participios, y expresan acción larga y continua. Sirven para intensificar el cuadro de miseria debido a las circunstancias.

   Una de las grandes enseñanzas teológicas se encuentra en las palabras: Porque Jehovah la afligió por la multitud de sus rebeliones (v. 5). El poeta no solamente pinta con palabras cuadros de los sufrimientos sino, también, dice el porqué de los sucesos. El Señor mismo ha traído esta tragedia, pero lo hizo porque lo tuvo que hacer. Sus hijos de edad tierna fueron conducidos como una manada de ovejitas.

   Sion había perdido no solamente lo que amaba más, los pequeños, sino también todo su esplendor (v. 6).

   Aun sus príncipes, debilitados por el hambre, no pudieron escapar de sus perseguidores, los cuales los alcanzaron y los tomaron presos. Como venados que no podían hallar pasto, huyeron débiles y sin defensa delante del perseguidor. Este pasaje trata de la captura del rey Sedequías y los príncipes al procurar escapar de Jerusalén (2 Rey. 25:4–7).

   Mientras nadie le ayudaba en la lucha contra sus adversarios y se burlaban de ella los enemigos, Jerusalén, en aflicción y desamparo, se acordó de tiempos mejores (v. 7). Todos los tesoros y artefactos del templo habían sido llevados por los babilonios.

2° Titulo:

Metales nobles utilizados en el santuario. Versíc. 24 al 28. 24Todo el oro empleado en la obra, en toda la obra del santuario, el cual fue oro de la ofrenda, fue veintinueve talentos y setecientos treinta siclos, según el siclo del santuario. 25Y la plata de los empadronados de la congregación fue cien talentos y mil setecientos setenta y cinco siclos, según el siclo del santuario; 26medio siclo por cabeza, según el siclo del santuario; a todos los que pasaron por el censo, de edad de veinte años arriba, que fueron seiscientos tres mil quinientos cincuenta. 27Hubo además cien talentos de plata para fundir las basas del santuario y las basas del velo; en cien basas, cien talentos, a talento por basa. 28Y de los mil setecientos setenta y cinco siclos hizo los capiteles de las columnas, y cubrió los capiteles de ellas, y las ciñó. (Léase 1ª de Reyes 6:21 y 22. De manera que Salomón cubrió de oro puro la casa por dentro, y cerró la entrada del santuario con cadenas de oro, y lo cubrió de oro. Cubrió, pues, de oro toda la casa de arriba abajo, y asimismo cubrió de oro todo el altar que estaba frente al lugar santísimo.).

   Comentario del texto complementario: Vv. 15—38. Véase lo que tipifica este templo. —1. Cristo es el Templo verdadero. En Él habita toda la plenitud de la divinidad corporalmente; en Él se reúne todo el Israel espiritual de Dios; por medio de Él tenemos entrada a Dios con confianza. — 2. Todo creyente es un templo vivo en quien habita el Espíritu de Dios, 1 Corintios 3:16. Este templo vivo es edificado sobre el fundamento de Cristo y será perfeccionado a su debido momento. — 3. La iglesia del evangelio es el templo místico.

   Crece como templo santo en el Señor, enriquecida y embellecida con los dones y las gracias del Espíritu. Este templo está firmemente edificado sobre la Roca. — 4. El cielo es el templo eterno. Ahí quedará establecida la iglesia. Todos los que serán piedras de ese edificio, en el estado presente de preparación, deben acomodarse y prepararse para todo esto. Que los pecadores acudan a Jesús como fundamento vivo para ser edificados en Él, como parte de esta casa espiritual, consagrados en cuerpo y alma a la gloria de Dios. (Comentado x Matthew Henry)

3er Titulo:

Ofrenda del pueblo de Dios para la construcción del tabernáculo. Versíc. 29 al 31. 29El bronce ofrendado fue setenta talentos y dos mil cuatrocientos siclos, 30del cual fueron hechas las basas de la puerta del tabernáculo de reunión, y el altar de bronce y su enrejado de bronce, y todos los utensilios del altar, 31las basas del atrio alrededor, las basas de la puerta del atrio, y todas las estacas del tabernáculo y todas las estacas del atrio alrededor. (Léase Éxodo 36.3. Y tomaron de delante de Moisés toda la ofrenda que los hijos de Israel habían traído para la obra del servicio del santuario, a fin de hacerla. Y ellos seguían trayéndole ofrenda voluntaria cada mañana.).

   Comentario del texto complementario: (Éxodo 36:3) fidelidad —- mayordomía — dar -—- ofrendas — abundancia. Luego leemos sobre la increíble fidelidad del pueblo en sus ofrendas. El pueblo estaba conmovido hasta lo más profundo de su corazón y así ofrendé voluntariamente. Se percibía un enorme entusiasmo por ser parte de algo tan especial. Consideremos cómo fue la experiencia del pueblo al ofrendar:

-a. Las ofrendas fueron entregadas a los trabajadores (v. 3). El pueblo tuvo la seguridad de que sus ofrendas llegarían a las manos correctas.

   Pensamiento 1. A veces, el dinero que se entrega a la obra del Señor acaba en el lugar equivocado. N0 pasa mucho tiempo antes de que los costos administrativos absorban la ofrenda del dador. En lugar de suplir las necesidades del pueblo para las que las ofrendas estaban destinadas, se generan fondos para satisfacer el apetito insaciable de la maquinaria recaudadora de fondos. Además de cubrir costos administrativos estrafalarios, el dinero a veces:

◘ se usa mal;

◘ se derrocha;

◘ se roba;

◘ se acumula;

◘ se guarda sin ningún uso.

   “Alborota su casa el codicioso; más el que aborrece el soborno vivirá” (Pr. 15:27).

   “El que cierra su oído al clamor del pobre, también él clamará, y no será oído” (Pr. 21:13).

   “El que da al pobre no tendrá pobreza; más el que aparta sus ojos tendrá muchas maldiciones” (Pr. 28:27).

   “El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad” (Ecl. 5:10).

   “Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol: las riquezas guardadas por sus dueños para su mal” (Ecl. 5:13).

   “Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios. Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron” (Hch. 5:1-5).

   “Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días postreros” (Stg. 5:3).

-b. El pueblo siguió presentando ofrendas todas las mañanas (v. 3).

Amen para la honra y gloria de Dios.

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.