+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Domingo 24 de marzo de 2019: “Dios usando los medios para unir la familia en todos los tiempos”

Domingo 24 de marzo de 2019: “Dios usando los medios para unir la familia en todos los tiempos”

Domingo 24 de marzo de 2019:   Lección: Éxodo Cap. 18, versículos 1 al 5. Oyó Jetro sacerdote de Madián, suegro de Moisés, todas las cosas que Dios había hecho con Moisés, y con Israel su pueblo, y cómo Jehová había sacado a Israel de Egipto. Y tomó Jetro suegro de Moisés a Séfora la mujer de Moisés, después que él la envió, y a sus dos hijos; el uno se llamaba Gersón, porque dijo: Forastero he sido en tierra ajena; y el otro se llamaba Eliezer, porque dijo: El Dios de mi padre me ayudó, y me libró de la espada de Faraón. Y Jetro el suegro de Moisés, con los hijos y la mujer de éste, vino a Moisés en el desierto, donde estaba acampado junto al monte de Dios. 

   Comentario General del capítulo (18:1-27): Introducción: El agotamiento es un problema muy serio para algunas personas. ¿Quiénes? Piensan acerca de: • Las madres que trabajan. • Madres solteras que trabajan y crían a sus hijos. • Hombres y mujeres que tienen que trabajar durante muchas horas y que tal vez tengan dos trabajos sencillamente para poder llegar a fin de mes. • Ejecutivos, gerentes y profesionales que tienen sobre sí tantas responsabilidades. • secretarias y trabajadores de oficina que tienen que ejecutar y estar pendientes de tantos detalles.

   La lista podría continuar interminablemente, pero la idea ya esta clara: Tener demasiado trabajo representa un problema para muchas personas en la sociedad. Muchos de nuestros conocidos, amigos, vecinos y quizá nosotros mismos tenemos demasiado trabajo. Y, para muchos de nosotros, el problema parece no tener solución. Tener demasiado trabajo es un problema que a veces erosiona a los matrimonios y a la salud, hasta el punto en que ambos se destruyen. Tener demasiado trabajo fue uno de los problemas, una verdadera crisis, que tuvo que enfrentar Moisés. Tal es el tema de el presente pasaje: La sexta crisis de Israel en el desierto: Separación matrimonial y sobrecarga de trabajo: Ayudar a otros 18:1- 27.

  • Primera ayuda: Jetro hizo que Moisés se reuniera con su familia (vv. 1-8). (esta semana)
  • Segunda ayuda: Jetro reconoció públicamente que Dios había bendecido a su yerno y a Israel (vv. 9 -12).
  • Tercera ayuda: Jetro vio que Moisés estaba agotado y le ofreció una sabia solución (vv. 13 -27).

   Vv. 1—6. Jetro vino a regocijarse con Moisés por la felicidad de Israel, y para traerle a su esposa e hijos. Moisés debe tener a su familia consigo, para que mientras gobierne la iglesia de Dios pueda dar un buen ejemplo de gobierno de su familia, 1 Timoteo 3: 5. (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); Hechos 7.29. Al oír esta palabra, Moisés huyó, y vivió como extranjero en tierra de Madián, donde engendró dos hijos.

   Comentario 2: El sueño de Dios es una FAMILIA unida en amor, para siempre.

   El sueño de Dios cuando creó al hombre y la mujer a su imagen y semejanza y les dio la capacidad de reproducirse en la misma especie, queda absolutamente claro: EL quería tener una familia, una gran familia alrededor de todo el mundo.

   Igualmente, una familia comienza por medio del matrimonio de un hombre y una mujer, y comienza con un sueño: el sueño de amar y ser amado, de vivir una vida juntos, trabajar, tener hijos, disfrutar de todas las cosas buenas de la vida, enfrentar las circunstancias de la vida juntos y terminar viejitos amándose y felices.

   Este es el sueño de Dios y es también el sueño de las parejas al comenzar la relación. Pero lamentablemente a través de la vida, este sueño enfrenta muchos obstáculos y muchos se desaniman, no saben cómo superar los obstáculos, y pierden el sueño. Se dan por vencidos en algún momento de la vida del matrimonio. Y la principal razón por la que se dan por vencidos y abandonan el sueño que un día los unió, es porque no saben cómo manejar los conflictos, no buscan ayuda adecuada a tiempo y se desesperan.
   Gen 1:27-28: Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
   Como es un sueño primeramente de Dios, EL estableció las reglas sobre las cuales debe funcionar. Y quienes siguen las instrucciones de Dios, alcanzan un matrimonio saludable y una familia estable y feliz. Es una rebeldía tratar de manejar el matrimonio a la manera de cada quién. Dios ya dejó escrito lo que funciona y como funciona. EL nos diseñó y EL sabe perfectamente como funcionamos. Por lo tanto, si queremos que nuestros matrimonios funcionen, ¡tenemos que hacerlo a la manera de Dios!

   Como todo sueño, para que se haga realidad, debe de tener una Visión, una Misión. La Visión la aporta Dios como diseñador y creador de la raza humana. La misión la desarrollamos cada pareja, siguiendo la visión de Dios y con una importante cuota de Trabajo, Esfuerzo, Capacitación y una Actitud sabia y correcta.

   Todo sueño pasa pruebas. Y tenemos que entender que esto es normal. Y tenemos que entender sobre todo que en los tiempos de pruebas es cuando más debemos unirnos los esposos, orando juntos, asistiendo a la Iglesia regularmente, buscando la ayuda correcta en el momento oportuno.

   Nunca permitas que nada ni nadie te robe tu más preciado sueño: tener una familia saludable. No permitas que el orgullo y el egoísmo te roben el sueño de disfrutar de una familia estable. Nunca permitas que el enojo y el resentimiento destruyan tu sueño más preciado. ¡No dejes que el pasado destruya este sueño familiar!

   Si has perdido fuerzas para luchar por tu matrimonio, hoy te exhortamos a que no te rindas jamás. Nunca abandones el sueño de Dios y tu sueño de tener una familia saludable. Si has flaqueado, levántate hoy con nuevas fuerzas, clama al Señor por fortaleza y sabiduría y trabaja fuerte por la sanidad y restauración total de tu matrimonio y tu familia. Luego pídele perdón a tu cónyuge por haber considerado la opción del rompimiento como una opción normal. Oren juntos y tomen la decisión de luchar por su matrimonio con las fuerzas y las herramientas del Señor. Y oren para que este sueño de Dios impacte sus vidas.
   Pensamiento: El personaje Clave en esta relación fue el suegro, pero debemos destacar la importancia del suegro sabio que une la familia. Hoy como creyente que papel desarrollamos dentro del matrimonio de nuestros hijos. Como suegro, hay favoritismo, orgullo, celos, no aceptamos la relación de la hija o hijo, estamos orando dentro de la voluntad de Dios para mantener esa unidad. ¡Creyentes! ¿Qué hace Ud. para mantener su matrimonio estable en la voluntad de Dios? ¿Es un canal de bendición para otros matrimonios? O le gusta echar más leña al fuego para que arda y se destruya. Nosotros como creyente debemos orar, por nuestro matrimonio o familia para mantenerla unida como Jetro este sacerdote de Madián, esperamos que sea un ejemplo para los creyentes de hoy. La segunda palabra clave usando: Dios lo usa a Ud. Tercera para palabra es: unir la familia (Filipenses 2.5. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús).

   Referencias: Filipenses 4.1-3. que, hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía, estad así firmes en el Señor, amados. Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor. Asimismo, te ruego también a ti, compañero fiel (Sícigo), que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida. 

Deuteronomio 6:6-7. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

1ª de Corintios 1:10. Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis toda una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

Salmo 103: 17-18. Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos; Sobre los que guardan su pacto, Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.

   Texto: Génesis Cap. 2, versículo 24. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. 

1er Titulo:

Con Maravillas Y Prodigios Dios Da Liberación A Israel. Versíc. 1. Oyó Jetro sacerdote de Madián, suegro de Moisés, todas las cosas que Dios había hecho con Moisés, y con Israel su pueblo, y cómo Jehová había sacado a Israel de Egipto. (Léase Sal Lucas 8:39. Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo. Y él se fue, publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Jesús con él.; ▬Salmo 77:14-15. Tú eres el Dios que hace maravillas; Hiciste notorio en los pueblos tu poder. Con tu brazo redimiste a tu pueblo, A los hijos de Jacob y de José. Selah).

   Comentario: Jetro — Familia, División de la — Suegro — Moisés: Jetro dio su primera ayuda: Hizo que Moisés se reuniera con su familia.

• Jetro, el suegro de Moisés, escuchó las noticias de todo lo que Dios había hecho por moisés e Israel (v. 1). ¿Cómo? Viajeros y vendedores, hombres de estado y negociantes, todos pudieron haber hecho circular la noticia alrededor del mundo. El mundo, tal y como se conocía, se hubiera enterado de la gran liberación de Israel de la esclavitud egipcia. Y el líder de Israel era Moisés, el yerno de Jetro. Jetro obviamente se emocionó al escuchar la noticia, ya que Dios obraba por medio de su yerno. Jetro se encontraba justo como cualquiera de nosotros nos hubiéramos encontrado, emocionado, muy emocionado, porque su yerno era el líder de una gran nación.

   Pensamiento: La importancia del buen testimonio de Moisés y de Israel por las maravillas que Dios hacia en el desierto llegó a oído a Madián donde vivía Jetro el suegro de Moisés y su esposa Séfora con sus hijos. Bueno vemos una gran liberación para el pueblo de dios. Pero ahora como esta el testimonio personal de libración de la iglesia creyente. ¿han cesado los milagros de Dios? No continua Dios haciendo milagros y maravillas en favor de la liberación de los drogadictos, alcohólicos, pecadores, sigue el señor haciendo maravillas con su pueblo

   Referencia: Génesis 45:3-5. Y dijo José a sus hermanos: Yo soy José; ¿vive aún mi padre? Y sus hermanos no pudieron responderle, porque estaban turbados delante de él. Entonces dijo José a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron. Y él dijo: Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto. Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros. 

Filipenses 1.18-21. ¿Qué, pues? Que, no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún. Porque sé que, por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación, conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte. Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. 

Romanos15:17-21. Tengo, pues, de qué gloriarme en Cristo Jesús en lo que a Dios se refiere. Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras, con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que, desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo. Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno, sino, como está escrito:  Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de él, verán; Y los que nunca han oído de él, entenderán.

2° Titulo:

Nombres Que Reflejan La Verdadera Relación De Los Padres Con Dios. Versíc. 2 al 4. Y tomó Jetro suegro de Moisés a Séfora la mujer de Moisés, después que él la envió, y a sus dos hijos; el uno se llamaba Gersón, porque dijo: Forastero he sido en tierra ajena; y el otro se llamaba Eliezer, porque dijo: El Dios de mi padre me ayudó, y me libró de la espada de Faraón. (Léase San Mateo 1:23. He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.; ▬ 1ª de Samuel 1:28. Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. Y adoró allí a Jehová).

   Comentario: Ahora, fíjese en este importante hecho: Hacía algún tiempo Moisés había enviado a su esposa e hijos de regreso a casa, junto a Jetro (v. 2). ¿Cuándo? ¿Y con qué propósito? Las Escrituras no lo dicen, no de manera definitiva. Algunos expertos en el tema sugieren algunas razones de peso:

Þ Que Moisés había enviado a su familia de regreso por razones de seguridad, los había enviado de regreso antes del comienzo de sus confrontaciones con Faraón y el comienzo de las diez plagas.

Þ Que Moisés había enviado a su esposa e regreso a casa hacía poco tiempo para que Jetro regresara con ella y le hiciera una visita.

   Existe una tercera posibilidad que parece ajustarse más a la historia de las Escrituras. Recuerden la última vez que las Escrituras mencionan a la esposa de Moisés, Séfora: Por su implacable rebelión contra Dios. Ella se había opuesto a circuncidar a su hijo de manera tan resuelta, que Moisés cedió ante ella y decidió no obedecer al mandamiento de Dios, el mandamiento de que circuncidara a su hijo. Resultado: Dios castigó y disciplinó a Moisés. De hecho, se enfermó de tal gravedad que por poco muere. ¿Por qué? ¿Por qué castigaría Dios a Moisés tan severamente? ¿En especial después de que Dios acababa de llamarle al ministerio? Porque Moisés no podría ser el líder del pueblo de Dios si no iba a obedecer y seguir a Dios, y la circuncisión era la primera y más básica señal de que una persona creía en Dios y seguía a Dios.

   Recostado en su lecho de muerte, Moisés, de alguna manera, se lo hizo saber a Séfora y ella accedió a la circuncisión para retirar la mano castigadora de Dios de encima de su esposo. Pero ella solo accedió exteriormente, solo verbalmente, no desde su corazón. Ella se sentía tan molesta y con ansias de venganza debido a aquella situación que tomó el prepucio de su hijo y lo arrojo a los pies de Moisés, quien se encontraba, recuérdenlo, en cama, gravemente enfermo, al borde de la muerte. En cuanto ella arrojo el prepucio todavía ensangrentado a los pies de Moisés, grito: “Tu me eres un esposo de sangre” (Éxodo 4:24-26).

   El punto es el siguiente: Séfora se había rebelado contra Dios, una rebelión implacable, y que entraba en conflicto mortal con Moisés y su creencia en dios. ¿Qué hizo Moisés con respecto a la crisis familiar después que Dios le devolvió la saludo? La mayoría de los expertos piensan que Moisés envió a su esposa de regreso a casa, junto a Jetro, después del estallido de su implacable rebelión. Como ya se dijo, esto parece adecuarse más a las Escrituras. Probablemente Moisés sintió que la rebelión implacable de su esposa contra Dios y contra sí mismo pondría en peligro la misión de Dios. Por ello, la envió de regreso a casa de sus padres.

   Pensamiento 1: Los conflictos familiares pueden obstaculizar y dificultar el llamamiento de una persona a servir a Dios, en especial si dichos conflictos comprenden alguna rebelión implacable contra el cónyuge y Dios. Las Escrituras plantean que las familias no deben vivir en el conflicto, las discusiones, la amargura, la división y la rebelión, no los unos contra los otros y no contra Dios. La enseñanza de las Escrituras es clara: Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; (Efesios 5:22). Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. (Efesios 6:4). No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos (Colosenses3:9). Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo. (1 Pedro 3:7).

   Comentario 2: (vv. 3-4). Fíjese que Moisés había demostrado tener gran fe al nombrar a sus hijos (vv. 3-4).

   Moisés nombró a su hijo mayor “Gerson”, que significa “extraño, extranjero, foráneo, expulsión” (v. 3). ¿Por qué nombró Moisés a su hijo Gerson? Porque Moisés era un forastero en tierra extraña. Era un extranjero, un extraño en una tierra que no era la de él. ¿Dónde estaba la tierra de Moisés? ¿Por qué Moisés no reclamaba a Madián como su hogar? ¿Acaso no se había establecido allí, casado allí, y ahora tenía hijos allí? Moisés debió vivir en Madián durante cuarenta años. ¿Qué quiso decir Moisés cuando dijo que él era solamente un forastero en una tierra extraña (Madián)? No se refería a Egipto, ya que él no era egipcio, y Egipto había esclavizado a su familia y pueblo.

   Solo podía haber una tierra a la que Moisés hiciera referencia: La Tierra Prometida, la tierra de Canaán, que era símbolo e imagen de la Tierra Prometida de Dios. Él declaraba su fe en la Tierra Prometida, tanto en la Tierra Prometida de Canaán como la Tierra Prometida del cielo. El nuevo Testamento declara que los grandes líderes de la Bíblia creían en la Tierra Prometida del cielo, al igual que en la Tierra Prometida de Canaán. Ellos creían en una tierra celestial y una cuidad celestial. Su verdadero hogar no estaba en esta tierra, no en una tierra ni una ciudad terrenal. Su verdadero hogar era un hogar celestial, una tierra y una ciudad celestiales que son eternas, que Abraham y todos los creyentes heredarán. Fíjese cómo las Escrituras declaran con claridad dicho hecho: (Hebreos 11:8-10; 11:13-16; 12:22; 13:14; Ro. 4:13).

   Moisés llamó a su hijo Eliezer, que significa “mi Dios es quien me ayuda”. Fíjese por qué: Debido a Dios. Él creía que Dios era el único que lo había librado de ser capturado y ejecutado por Faraón. Por lo tanto, honró a Dios nombrar a su hijo Eliezer, “mi Dios es quien me ayuda”

   El punto a analizar es el siguiente: Moisés nunca persiguió su fe en Dios, ni siquiera cuando el gobierno de Egipto lo persiguió por criminal, ni siquiera cuando era un joven tratando de formar una familia. (2 Re. 17:39; Job 5:19; Salmo 32:7; 91:3; Is. 46:4; Jer. 1:8; 2 Co. 1:10; 2 Ti. 4:18).

   Referencias: 1ª de Crónicas 15:15. También Ahí hijo de Abdiel, hijo de Guni, fue principal en la casa de sus padres. (Fue nombrado una única vez en toda la Biblia como padre de Ahí e hijo de Guni. Su significado es “entregado a Dios”.)

   Los hechos 16:1-2. Después llegó a Derbe y a Listra; y he aquí, había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego; y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio. 1ª a Corintios 4:17. Por esto mismo os he enviado a Timoteo, que es mi hijo amado y fiel en el Señor, el cual os recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño en todas partes y en todas las iglesias. (su significado: (gr. Timótheos, “alguien que reverencia [honra] a Dios” o “adorando [honrando] a Dios”; aparece con frecuencia en inscripciones gr.); (HONOR DE DIOS, VALORADO (APRECIADO) POR DIOS, QUE HONRA A DIOS, TIMOTEO. (Hch 16:1). TIMOTHEUS. Timoteo nació en Listra. Fue hijo de un griego y de una judía llamada Eunice (Hch 16:1), (2 Ti 1:5). Eunice y Loida, la madre de ésta, eran cristianas (convertidas en la primera visita de Pablo a Listra) e instruyeron a Timoteo en las Escrituras desde la juventud. En su segunda visita, Pablo descubrió grandes posibilidades en Timoteo, quiso emplearlo, y para no chocar con los prejuicios judíos lo hizo circuncidar (Hch 16:3). Timoteo acompañó a Pablo en parte de su viaje por Macedonia. Cuando Pablo fue a Atenas, inmediatamente hizo que Timoteo se volviera a visitar la iglesia de Tesalónica. Durante la larga permanencia de Pablo en Éfeso, – Timoteo ‘le sirvió’ y fue enviado delante a Macedonia y Corinto para recordar a los corintios ‘mi proceder en Cristo’ (1 Co 4:17). En Roma, Timoteo estuvo con Pablo durante su encarcelamiento, cuando el Apóstol escribió algunas epístolas. Timoteo mismo al parecer estuvo encarcelado algún tiempo (He 13:23). Algunas leyendas antiguas afirman que Timoteo fue obispo de Éfeso véase (1 Ti 1:3), y que fue muerto por anatematizar la fiesta de Diana por su inmoralidad. Se menciona a Timoteo en 2 Corintios, Tito, Gálatas, Hechos, y naturalmente, en 1 y 2 Timoteo, a él dirigidas. Es interesante que Pablo le haya dirigido la última carta que escribió (2 Timoteo)).                                          

3er Titulo:

Reencuentro De Moisés Con Su Familia. Versíc. 5. Y Jetro el suegro de Moisés, con los hijos y la mujer de éste, vino a Moisés en el desierto, donde estaba acampado junto al monte de Dios (Léase Génesis 33: 3 al 5. Y él pasó delante de ellos y se inclinó a tierra siete veces, hasta que llegó a su hermano. Pero Esaú corrió a su encuentro y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó; y lloraron. Y alzó sus ojos y vio a las mujeres y los niños, y dijo: ¿Quiénes son éstos? Y él respondió: Son los niños que Dios ha dado a tu siervo.)

   Comentario: Hubo la decisión de Jetro de reunir a Moisés con su familia (v. 5). En algún momento, Jetro decidió realizar un viaje para ir a visitar a Moisés y llevar a la esposa e hijos de Moisés de regreso junto a él. Al parecer, la situación era delicada, fíjese en lo que hizo Jetro.

• Fíjese que Jetro demostró gran cortesía. Él envió a un mensajero a decirle a Moisés que iba a visitarlo y que llevaba consigo a la esposa e hijos de Moisés. Esto era lo que se estilaba en aquellos días o pensaba que la situación entre Séfora y Moisés era aún extremadamente delicada. Él, por lo tanto, quiso notificar a Moisés con antelación que Séfora y los niños irían con él.

   Pensamiento: Cortesía, bondad, receptividad, perdón y compartir juntos, así debe ser el espíritu del creyente al recibir a miembros alejados de la familia. Observe: Este debe ser incluso el espíritu de los creyentes que pueden haber tenido diferencias grandes con algún miembro de su familia. Reconciliación y perdón constituyen la voluntad de Dios para los miembros de familias divididas. Dios quiere que las familias se reconcilien y vivan juntos en perdón y amor (Mt 6:12 y 14; 18.21; Mr. 11:25-26; Ef. 4:32; Col. 3:13; 1 Pe. 3:7).

   Es importante considerar cuidadosamente lo que dice la Biblia sobre la reconciliación para tener una base para el trabajo de desarrollo que realizamos. Esta sección considera algunos principios bíblicos que nos ayudan a reflexionar sobre la razón por la cual los cristianos deberían participar en incentivar la reconciliación. Estos principios también se pueden compartir con los cristianos afectados por este conflicto para que sean consecuentes con sus actitudes durante y después del conflicto.

   La palabra hebrea shalom se usa en muchas partes de la Biblia. La traducción al español es paz. La definición de paz en español moderno es una ausencia de tensión o guerra. Pero la palabra shalom significa algo más que eso. Es experimentar una plenitud con Dios, con los demás y con la creación.

   Sin embargo, la Biblia nos dice que Jesús es capaz de unir a la gente de diferentes grupos y darles una identidad común. Los términos familia, comunidad y nación se usan todos en la Biblia para describir el grupo de creyentes (ver Gálatas 6:10, Hebreos 2:11, 1 Pedro 4:17, Génesis 28:3, Génesis 12:2, Génesis 18:18, Deuteronomio 26:19, 1 Pedro 2:9-10).

   Referencias: Colosenses 1:19-20. por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

2ª a los Corintios 5:18-21. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

   Definición: Jetró – Diccionario Perspicacia (de una raíz que significa: “más que suficiente; sobreabundancia”). Quenita, suegro de Moisés. (Éx 3:1; Jue 1:16.) También se le llama Reuel (Núm 10:29), lo que podría indicar que Jetró era un título, mientras que Reuel era su nombre personal. Sin embargo, no era extraño que un principal árabe tuviera dos o incluso más nombres, como lo atestiguan muchas inscripciones. En Éxodo 4:18 el texto masorético usa la grafía “Jéter”.

   Jetró era “el sacerdote de Madián”. Como el cabeza de una gran familia formada al menos por siete hijas y un hijo mencionado por nombre (Éx 2:15, 16; Núm 10:29), y como no solo tenía la responsabilidad de mantener a su familia, sino también de dirigirlos en la adoración, se le llama con propiedad “el sacerdote [o principal] de Madián”, hecho que por sí solo no significa necesariamente que adorase a Jehová Dios, aunque es posible que los antepasados de Jetró estuviesen arraigados en la adoración verdadera, y quizás algo de esta adoración continuó en la familia. Su conducta indica que al menos tenía un profundo respeto por el Dios de Moisés e Israel. (Éx 18:10-12.)

   La relación de Jetró con su futuro yerno empezó poco después que Moisés huyó de Egipto en 1553 a. E.C. Moisés ayudó a las hijas de Jetró a abrevar los rebaños de su padre, que al enterarse le ofreció hospitalidad. Moisés aceptó vivir en la casa de Jetró y con el tiempo se casó con su hija Ziporá. Después de unos cuarenta años cuidando los rebaños de Jetró en las inmediaciones del monte Horeb (Sinaí), Jehová llamó a Moisés para que volviese a Egipto, lo que hizo con la bendición de su suegro. (Éx 2:15-22; 3:1; 4:18; Hch 7:29, 30.)

   Cuando Jetró recibió el informe de la gran victoria de Jehová sobre los egipcios, en seguida fue hacia Moisés en Horeb, con Ziporá y los dos hijos de Moisés; ciertamente fue un encuentro muy emotivo. Jetró respondió al resumen que le hizo Moisés de los poderosos actos de salvación de Jehová bendiciendo a Dios y confesando: “Ahora sí sé que Jehová es mayor que todos los demás dioses”. Luego ofreció sacrificios al Dios verdadero. (Éx 18:1-12.) Al día siguiente, observó cómo Moisés escuchaba los problemas de los israelitas “desde la mañana hasta la tarde”, y al percatarse de lo agotadora que era esta tarea tanto para Moisés como para el pueblo, le recomendó un sistema para delegar autoridad. ‘Prepara a otros hombres capaces y dignos para que sean jefes sobre decenas, cincuentenas, centenas y millares a fin de juzgar casos, de modo que tú tan solo tendrás que oír los casos que ellos no puedan manejar.’ Moisés aceptó la recomendación y Jetró volvió a su propia tierra. (Éx 18:13-27.)

   Moisés le pidió a Hobab, hijo de Jetró, que los acompañase por ser conocedor del terreno. Este accedió después de Moisés insistirle, y algunos de su familia entraron en la Tierra Prometida con Israel. (Núm 10:29-33.) En Jueces 4:11 se dice que Hobab es el suegro de Moisés, en lugar de su cuñado, lo que ha creado cierta confusión. Sin embargo, la expresión hebrea que por lo general se traduce “suegro” puede denotar en un sentido más amplio cualquier pariente político, así que también se puede entender como “cuñado”. Decir que Hobab era el suegro de Moisés en lugar de Jetró estaría en desacuerdo con otros textos. Si Hobab fuese otro nombre de Jetró, como algunos opinan, significaría que los dos hombres, padre e hijo, tenían el mismo nombre. Por otro lado, como miembro prominente de la siguiente generación de quenitas, es posible que en este texto Hobab figurase como representante de su padre. (Véase HOBAB.)

Amén para la gloria de Dios.

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO

Bibliografía a usar como aporte: Bíblia de Bosquejos y sermones Éxodo 1 al 18. Comentario Bíblico Mundo Hispano. Bíblia de referencia Thompson. Libro de Éxodo Pablo R. Andiñach; Comentario de toda la Biblia, de Matthew Henry.


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.