+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

“Dios Muestra Su Gloria Y Majestad Ante La Arrogancia Del Hombre Natural”

“Dios Muestra Su Gloria Y Majestad Ante La Arrogancia Del Hombre Natural”

Domingo 13 de enero de 2019

   Lección: Éxodo Cap. 15, versículos 9 al 14. El enemigo dijo: Perseguiré, apresaré, repartiré despojos; Mi alma se saciará de ellos; Sacaré mi espada, los destruirá mi mano. Soplaste con tu viento; los cubrió el mar; Se hundieron como plomo en las impetuosas aguas. ¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios? Extendiste tu diestra; La tierra los tragó. Condujiste en tu misericordia a este pueblo que redimiste; Lo llevaste con tu poder a tu santa morada. Lo oirán los pueblos, y temblarán; Se apoderará dolor de la tierra de los filisteos. 

   Texto: Salmo 44, versículo 7. Pues tú nos has guardado de nuestros enemigos, y has avergonzado a los que nos aborrecían.

   Definición de: El Hombre Natural

   “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.”

El hombre natural vive de acuerdo con lo natural. Su intelecto y sus emociones lo gobiernan. Nunca ha nacido de nuevo – es inconverso. El hombre natural no está despierto a las cosas espirituales. No puede entender lo espiritual porque no es racional. La palabra de Dios, sus promesas, su gracia y la fe son cosas incomprensibles para el hombre natural. El mundo del hombre natural es limitado por su entendimiento finito y sus sentimientos. El hombre natural no puede entrar en el reino de Dios porque en él no hay lugar para lo racional. Jesús dijo, “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3).

   Comentario del tema: La alabanza a Jehovah por la victoria (vv. 4–10). En una forma poética se dramatiza el relato del cap. 14. La diestra (v. 6) era un símbolo de poder en el pensamiento del AT (ver Sal.  20:6; 48:10; etc.). Además, con ella se bendecía (ver Gén 48:17; Sal. 16:11), y con ella se fortalecía (ver Isa. 41:10, 13).

   Por medio del soplo de tu aliento (v. 8), o por medio de la tormenta del Señor, se abrió paso por el mar. Dijo el salmista: Con tu brazo has redimido a tu pueblo… Las aguas te vieron y temblaron… Los nubarrones vertieron sus aguas; tronaron las nubes; también se desplazaron tus rayos… la tierra se estremeció y tembló. Tu camino estaba en el mar… Como a un rebaño has conducido a tu pueblo por medio de Moisés y de Aarón (Sal. 77:15–20).

  (b) La alabanza por la victoria futura en Canaán, 15:11-18. Jehovah es alabado por la grandeza de su ser, por los hechos ya realizados, y por la victoria futura sobre los habitantes de Canaán.

   La alabanza a Jehovah, el Dios supremo (vv. 11, 12). “¿Quién como tú, oh Jehovah, entre los dioses?” (v. 11) ’elohim 430 (palabra plural, “Dios” o “dioses”) es el vocablo que se emplea con más frecuencia en el AT para el Dios verdadero (ver Gén. 1:1; aparece unas 245 veces y en de ellas se refiere a Dios). Por medio del contexto no hay problema en distinguir entre Dios y los dioses. El término se usa para indicar hombres destacados (2 Rey. 24:15 “los poderosos”),ángeles (ver Sal. 89:6), e ídolos (Isa. 44:9, 10, 15, 17). Entre todos los dioses, de Egipto o del mundo, no hay ninguno como Jehovah. Con frecuencia se habla en el AT de otros dioses como si existieran.

   Dios es majestuoso (v. 11) o “glorioso” (ver Isa. 33:21). La palabra viene de un verbo que quiere decir “ser amplio”, “ser grande”, “ser exaltado”, o “ser noble”. Es majestuoso en santidad (v. 11). Dios no es hombre; él es qodesh 6944, es “santo”, “diferente”, o “separado” del hombre. No implica que sea inaccesible, sino incomparable.

   Después de describir a Dios (cómo es), se declara lo que hace. Con maravillas extendió su diestra y la tierra los tragó (v. 11b, 12). Esta es una referencia simbólica al Seol, el lugar de los muertos debajo de la tierra, como si se hubiera abierto y tragado a los egipcios (ver Núm. 16:30–33).

   La alabanza a Jehovah por la victoria futura en Canaán (vv. 13–17). De repente se cambia el simbolismo de Dios guerrero al del pastor, y en su misericordia el Señor guía al pueblo redimido a la santa morada (v. 13). Aquí la santa morada es la tierra de Canaán en vez de Jerusalén, o Sion. De acuerdo con las promesas de Dios, llegarán a la tierra prometida por medio de la misericordia (hesed 2617) de Jehovah que les ha redimido (ga’al 1350).

   El destino del pueblo al cruzar el mar no era la orilla opuesta, sino Canaán. Dios iba a introducirlos y plantarlos en el lugar preparado para su habitación: en el monte de tu heredad (v. 17; ver Deut. 3:25; Sal. 78:54)). Con un destino asegurado, serían establecidos como un pueblo que adoraba a Dios.

   La misericordia (v. 13) es una palabra central del pacto. Significa el “amor de Dios” que se caracteriza como su “amor leal”. Refleja la gracia de Dios y despierta en el recipiente fidelidad y lealtad hacia su benefactor. Cuando la palabra se refiere al hombre, se espera una fidelidad (lealtad) que concuerde con la fe del pacto (ver Ose. 6:4–6). Cuando la palabra se refiere a Dios, como en el v. 13, sugiere el amor bondadoso e inmerecido que viene de él. Se incluye la redención de pecado, la dirección en la vida y la fidelidad de cumplir con lo pactado. Su amor es fiel.  

   Dios redimió a los esclavos. El verbo se refiere a una liberación por medio del pago de un precio de compra. Dios los compró, y de una manera especial le pertenecían a él (ver 1 Cor. 6:19, 20). El verbo ga’al 1350 (“redimir”) significa “hacer la función del pariente más cercano”. Eran varias las funciones de redención estipuladas en el AT: (a) Rescatar una propiedad vendida por un pariente pobre (Lev. 25:25), (b) ser el vengador de la sangre inocente derramada de un pariente (Núm. 35:19; Deut. 19:6–10), (c) casarse con la viuda del pariente más cercano para que hubiera prole para continuar el nombre de la familia (Rut 3:12, 13). Dios era el pariente más cercano que redimió al pueblo (ver Isa. 43:1; 41:14).

   Los hebreos se habían librado de un enemigo; sin embargo, habría más (vv. 14, 15). A éstos también pasarán: en cuanto a los filisteos, a los edomitas, a los moabitas, y a los habitantes de Canaán, sobre ellos caen terror y espanto; ante la grandeza de tu brazo (v. 16). El primer enemigo se hundió como piedra (v. 5), y los otros enmudecen como la piedra (v. 16).

   Referencias: Salmo 148:8. El fuego y el granizo, la nieve y el vapor, El viento de tempestad que ejecuta su palabra;

Proverbios 30:4. ¿Quién subió al cielo, y descendió? 
¿Quién encerró los vientos en sus puños? 
¿Quién ató las aguas en un paño? 
¿Quién afirmó todos los términos de la tierra? 
¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si sabes? 

Marcos 4:39. Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. 

Mateo 8:26. Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.

1er Titulo:

Jactancia Humana Abatida Por El Poder De Dios. Versíc. 9. El enemigo dijo: Perseguiré, apresaré, repartiré despojos; Mi alma se saciará de ellos; Sacaré mi espada, los destruirá mi mano. (Léase Isaías 2:17. La altivez del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y solo Jehová será exaltado en aquel día.).

   Comentario: (15:9) Orgullo ▬Jactancia: Dios liberó a su pueblo por su glorioso triunfo sobre el odio feroz de su enemigo, sobre su orgullo y jactancia (vv.9-10). El espíritu de los egipcios queda expuesto en estos dos versículos. De ellos se había posesionado un espíritu de odio feroz contra los esclavos israelitas. Para los egipcios, los israelitas eran la escoria de la tierra, descendientes de detestables pastores, un pueblo que solo merecía ser esclavizado. Además, los israelitas fueron motivos de que las diez plagas fueran lanzadas sobre Egipto, el motivo de la destrucción de Egipto y de su economía. Los egipcios siempre habían aborrecido a los israelitas, pero tras terrible destrucción de su nación por el Dios de los israelitas, su aborrecimiento se convirtió en odio, un odio feroz. Por tanto, los egipcios habían jurado destruir totalmente al pueblo de Dios.

• Fíjese en el juramento y la jactancia del ejército egipcio. Parece como si estuvieran tan empeñados en perseguir y destruir al pueblo de Dios que apenas podían recobrar el aliento. La imagen es la de un pecho jadeante y una voz sin aliento jactándose: “Perseguiré” ▬ “Apresare” ▬ “Repartiré despojo” ▬ “Hasta quedar hastiado” ▬ “Sacaré mí espada” ▬ “los destruirá mi mano” (v. 9).

Pero Dios había prometido liberar a su pueblo, y eso hizo. Cumplió su promesa. Dios hizo que el viento soplara y fíjese lo que sucedió:

Þ El mar cubrió al ejercito egipcio y se hundieron como plomo en las impetuosas aguas (v. 10).

   Pensamiento: El mundo odia a los creyentes. Los creyentes viven una vida recta y pura; predican el amor y la compasión, el desinterés y la generosidad, generosidad incluso al punto del sacrificio. El mundo desprecia esta forma de vivir. Las personas mundanas de este mundo quieren…

• hacer lo que les plazca

• vivir como les plazca

• conseguir y poseer todo cuanto puedan

• estar cómodos y satisfacer sus deseos.

   Por tanto, la vida del creyente y la vida del mundano están en conflicto. El resultado es trágico: El mundano ridiculiza y persigue al creyente. Pero Dios ha prometido un glorioso triunfo sobre los mundanos de esta tierra. Él ha prometido liberarnos de este mundo. Y Dios cumplirá su promesa; esto declara firmemente las Escrituras.

(Job 5:19; Salmo 91:3; 1 Co. 10:13; 2 Ti. 4:18; 2 Pe. 2:9).

   Definición de Jactancia: Es una actitud o acción de vanidad que algunas personas tienen al hacer alardes de sus propios logros, virtudes o cualidades como el desempeño en ciertas actividades, sin importarles sus propias debilidades. En el Derecho se dice que es la obligación que tiene un individuo de ejercer y defender sus derechos del cual aún no disfruta judicialmente, o prescindir de ellos. La jactancia es la expresión de una persona en su definición de sí misma.

   Al carecer de tacto y presumir su arrogancia como orgullo excesivo de sí mismo, colocándose valores y ensalzando sus cualidades que en muchos casos llegan al extremo hacia su persona, creando un halo de perfección a su alrededor, vanagloriando virtudes muchas veces inexistentes, y desempeño de un jactar de acciones ya sean de índoles criminal; por la destreza y desempeño en los actos ilícitos, llegando a un hablar provocador, molestando a otros y pasando a ser un fanfarrón o petulante, entendiéndose que para el ser humano en muchos casos la manera de demostrar es a través de lo material y no lo moral, o los logros sobre hijos; es decir, que no les pertenece a ellos o no son propios, dando a entender que son de una suerte inacabable o que la vida gira por ello y para ellos, sin darle el debido valor y respeto a la voluntad Divina o sea Dios, puesto que gracias a Él somos y estamos en esta tierra. En la biblia se dan claros en ejemplos de personas jactanciosas como lo fue Moab, que resultó ser arrogante, soberbio, altanero y altivo de corazón, la humildad no reinaba en ninguno de sus actos.

   El jactancioso no es solamente aquel que como Napoleón Bonaparte deliberada y arrogantemente pone a Dios fuera de sus planes. El jactancioso es además aquel que involuntariamente o inconscientemente pone a Dios fuera de sus planes. El que quizá por costumbre vive su vida sin siquiera detenerse a pensar en Dios. El que es dueño de sus actos, el que trata a Dios con indiferencia. Santiago describe al jactancioso con cuatro características. Primero, piensa que tienen derecho de estar donde quiera. Hoy y mañana iremos a tal ciudad. Segundo, piensa que tiene derecho de vivir lo que quiera. Estaremos allá un año. Tercero, piensa que tiene derecho de hacer lo que quiera. Y traficaremos y cuarto, piensa que tienen derecho de ganar lo que quiera. Cuan parecido a nuestra propia experiencia en algún momento de nuestra vida, ¿verdad? ¿Acaso nosotros también no pensamos que tenemos derecho de estar donde queramos? ¿Acaso nosotros también no pensamos que tenemos derecho de vivir donde queramos? ¿Acaso nosotros también no pensamos que tenemos derecho de hacer lo que queramos? ¿Acaso nosotros también no pensamos que tenemos derecho para ganar lo que queramos? No nos auto engañemos amable oyente, nosotros también hemos manifestado jactancia al pretender manejar nuestra vida a nuestro propio gusto. Algunos quizá dirán: Pero ¿acaso el hombre no tiene derecho a la libre determinación? Bueno, considere lo que dice 1 Corintios 6:19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
Los creyentes no nos pertenecemos a nosotros mismos, pertenecemos a aquel quien pagó el precio para comprarnos, al Señor Jesucristo. Nuestra vida por tanto no es nuestra. No podemos hacer lo que queramos con ella. Somos del Señor, no nos jactemos al manejar nuestra vida a nuestro antojo. 2a Corintios 5:15 dice: y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.
De modo que, amable oyente, conducir nuestra vida como queramos, independientemente del Señor es jactancia y el que lo hace es jactancioso. Una vez que hemos considerado la descripción del jactancioso, consideremos el descuido del jactancioso. El jactancioso, amable oyente, no toma en cuenta algo muy importante. Santiago 4:14 dice: cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.

   El jactancioso descuida la fragilidad de la vida. Ni usted ni yo sabemos si el día de mañana vamos a estar en este mundo. Es más, ni siquiera sabemos si la hora siguiente o el minuto siguiente o el segundo siguiente vamos a estar todavía en este mundo, ¿cómo nos atrevemos a asegurar que mañana vamos a estar en tal o cual lugar? Para ilustrar la fragilidad de la vida, Santiago la compara con la neblina. ¿Cuál es la característica de la neblina? Aparece por un poco de tiempo y luego, así como aparece se desvanece. Así es nuestra vida amable oyente. Somos tan pasajeros. Por eso Proverbios 27:1 dice: No te jactes del día de mañana;
Porque no sabes qué dará de sí el día.
• Job, el campeón de la paciencia tenía un claro concepto de esto. Job 7:7 dice: Acuérdate que mi vida es un soplo,
Y que mis ojos no volverán a ver el bien.
• David también tenía un concepto equilibrado de la fragilidad de la vida. En Salmo 39:5 dice lo siguiente: He aquí, diste a mis días término corto,
Y mi edad es como nada delante de ti;
Ciertamente es completa vanidad todo hombre que vive. Selah

   Referencia: Romanos 3.27. ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. 

Jueces 9.38. Entonces Zebul le dijo: ¿Dónde está ahora tu jactancia con la cual decías: “ ¿Quién es Abimelec para que le sirvamos?” ¿No es éste el pueblo que despreciabas? Ahora pues, sal y pelea contra él.

Santiago 4.16. Mas ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala.

2° Titulo:

Reconociendo La Santidad Y Autoridad De Dios Sobre La Creación. Versíc. 10 al 12. Soplaste con tu viento; los cubrió el mar; Se hundieron como plomo en las impetuosas aguas. ¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios? Extendiste tu diestra; La tierra los tragó. (Léase Isaías 6:3. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria; Salmo 89:6. Porque ¿quién en los cielos se igualará a Jehová? ¿Quién será semejante a Jehová entre los hijos de los potentados?).

   Comentario: (15:10-12). Magnifico ▬Maravillas ▬Prodigios:

• Pero Dios había prometido liberar a su pueblo, y eso hizo. Cumplió su promesa. Dios hizo que el viento soplara y fíjese lo que sucedió:

Þ El mar cubrió al ejercito egipcio y se hundieron como plomo en las impetuosas aguas (v. 10).

• Dios liberó a su pueblo por su incomparable persona: Ningún dios es como Él (vv. 1-12). Ninguna persona, ningún ser (real ni imaginario) puede compararse con Dios. Esto el SEÑOR lo acababa de probar.

Þ Egipto era famoso por sus dioses, pero estos no eran sino dioses creados por el hombre. Eran simples ídolos incapaces de proteger a los egipcios de la ejecución de la justicia divina de Dios.

Þ Los líderes, los reyes y los príncipes de este mundo son tratados con frecuencia como dioses, pero son simples hombres. Son frágiles, limitados y mortales, totalmente incapaces de pararse delante o contra el SEÑOR.

   El cántico de Moisés declara gráficamente la verdad: “¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? Quién como tú…”

• Magnifico en Santidad

• Sorprendente en gloria.

• Hacedor de prodigios.

¿Qué prodigios? El Señor extendió su diestra y la tierra se tragó a los enemigos de su pueblo. Ningún dios creado por el hombre pudo evitar que Dios hiciera justicia con los opresores y malvados perseguidores de su pueblo (Dt. 32:4; Salmo 37:28; Is. 9:7; Jer. 33:15; Ez. 39:21; Hab. 1:12; Ro. 2:2-3; 2Pe. 2:9).

   Definición de Magnifico:

1. adj. Espléndido, suntuoso.

2. adj. Excelente, admirable.

3. adj. U. como título de honor para algunas personas ilustres y hoy, en España, para los rectores universitarios.

   Referencias: Salmo 138:2. Adoraré al templo de tu santidad, y alabaré tu Nombre sobre tu misericordia y tu verdad; porque has hecho magnífico tu Nombre, y has engrandecido tu dicho sobre todas las cosas.

Jeremías 10:6. No hay semejante a ti, oh Jehová; grande eres tú, y grande tu nombre en poderío; 32:19. grande en consejo, y magnífico en hechos, porque tus ojos están abiertos sobre todos los caminos de los hijos de los hombres, para dar a cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras;

Hechos 2.11. cretenses y árabes, los oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios. 

Numero 11:23. Entonces Jehová respondió a Moisés: ¿Acaso se ha acortado la mano de Jehová? Ahora verás si se cumple mi palabra, o no. 

3er Titulo:

Dirección Divina Causa Temor Y Dolor Entre Los Impíos. Versíc. 13 y 14. Condujiste en tu misericordia a este pueblo que redimiste; Lo llevaste con tu poder a tu santa morada. Lo oirán los pueblos, y temblarán; Se apoderará dolor de la tierra de los filisteos. (Léase Salmo 37:28 Porque Jehová ama la rectitud, Y no desampara a sus santos. Para siempre serán guardados; Mas la descendencia de los impíos será destruida; ▬Salmo 111:9 Redención ha enviado a su pueblo; Para siempre ha ordenado su pacto; Santo y temible es su nombre.).

   Comentario: Conducción, Guía ▬Propósito de Redención de Dios ▬ Poder ▬Temor: El cántico es un cántico del glorioso propósito de Dios: Guiar a los redimidos a su santa morada, es decir, a la tierra prometida. Este pasaje definitivamente se refiere a la Tierra Prometida. Fíjese que los enemigos se levantarán por el camino mientras Israel marche a reclamar su prometida heredad, pero Dios hará que el corazón de los enemigos se deshaga. Dios traería a su pueblo a su heredad, a la Tierra Prometida, al propio santuario donde mora la presencia del SEÑOR (un símbolo del cielo).

   Fíjese en un hecho significativo: Estos versículos hablan del futuro. Afirman la seguridad del pueblo de Dios en la gran promesa de Dios. ¿Qué promesa?

Þ Que Dios guiaría a su pueblo a la Tierra Prometida; que Dios se aseguraría absolutamente de que su pueblo recibiera su prometida heredad, la heredad de la Tierra Prometida (1 Sam. 26:19. Ruego, pues, que el rey mi señor oiga ahora las palabras de su siervo. Si Jehová te incita contra mí, acepte él la ofrenda; más si fueren hijos de hombres, malditos sean ellos en presencia de Jehová, porque me han arrojado hoy para que no tenga parte en la heredad de Jehová, diciendo: Vé y sirve a dioses ajenos; ▬Sal. 79:1. Oh Dios, vinieron las naciones a tu heredad; Han profanado tu santo templo; Redujeron a Jerusalén a escombros.).

   Las Escrituras y los puntos del esquema cubren el mensaje proclamado por el cántico. El glorioso propósito de Dios es guiar a su pueblo redimido a su santa morada, a la Tierra Prometida (simbólicamente, la Tierra Prometida del cielo donde su divina presencia mora eternamente).

• La fuente del gran propósito de Dios es su misericordia, su amor (v. 13). Dios había demostrado su misericordia y amor redimiendo a su pueblo. Él los había salvado del yugo de la esclavitud liberándolos de sus enemigos a través del Mar Rojo.

   El punto está claro: En el futuro, el pueblo de Dios podía confiar en la misericordia y el amor de Dios continuarían guiando a su pueblo hasta que llegaran a la Terra Prometida.

   Pensamiento: Es la misericordia y el amor de Dios quien nos redime, nos salva y libera durante toda la vida. Podemos estar seguros: El amor y la misericordia de Dios nos guiarán a la Tierra Prometida, la heredad prometida de vivir junto a Dios eternamente (Jn. 3:16; Ef. 2:4-7; Tit. 3:5-7; 1 Pe. 1:3-4).

   Definición: La dirección divina es la doctrina del determinar cuál es la voluntad de Dios para el género humano; la comunicación de la voluntad de Dios a través de la revelación divina.

   Referencia: Efesios 2:4-7. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

Versus impíos ▬ creyentes: Salmo 32:10. Muchos dolores habrá para el impío; Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia. 

Salmo 16:4. Se multiplicarán los dolores de aquellos que sirven diligentes a otro dios. No ofreceré yo sus libaciones de sangre, Ni en mis labios tomaré sus nombres.

   Texto: Salmo 44, versículo 7. Pues tú nos has guardado de nuestros enemigos, y has avergonzado a los que nos aborrecían.

   Comentario: (Los vv. 6, 7 enfatizan que no es el esfuerzo humano sino el poder de Dios que puede dar liberación. A través de los Salmos se repite la verdad de Zacarías 4:6: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehovah de los Ejércitos; ▬ Salmo 136:24. Y nos rescató de nuestros enemigos, Porque para siempre es su misericordia.).

Amén, para la gloria de Dios.

2a Crónicas 25:8. Pero si vas así, si lo haces, y te esfuerzas para pelear, Dios te hará caer delante de los enemigos; porque en Dios está el poder, o para ayudar, o para derribar. 

Bibliografía a usar como aporte: Bíblia de Bosquejos y sermones Éxodo 1 al 18. Comentario Bíblico Mundo Hispano. Bíblia de referencia Thompson. Libro de Éxodo Pablo R. Andiñach.

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO

Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.