+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

Hermana Adela Gómez de Justiniano: “Diaconisa Misionera en las salitreras chilenas”.

Hermana Adela Gómez de Justiniano: “Diaconisa Misionera en las salitreras chilenas”.

Hermana Adela Gómez de Justiniano

(1883-1972)

 

 

El pastorado ejercido por la hermana Adela Gómez de Justiniano en el norte de nuestro país, es un ejemplo que muestra la misión, de muchas mujeres que, como ella, fueron pilares en el inicio y desarrollo de la obra pentecostal.

Nació en el año 1883 y se convirtió al Señor en la Iglesia de Valparaíso en 1914, siendo recibida por el pastor Willis C. Hoover. “Frescos están en mi memoria aquellos días del año 1914, cuando me convertí por un sermón predicado en un sábado de vigilia. Fue en el local de la calle Arratia. Yo vivía en esa época frente a la Iglesia y desde los primeros pasos que di en el camino cristiano, él (Hoover) fue mi consejero y Pastor”. 1

Fue una esforzada y fiel hermana en Valparaíso, abnegada hasta donde le fue posible. Por el trabajo de su esposo, don Rogelio Justiniano, se trasladaron al norte, y es así como ella, con el permiso de su esposo, quien no era convertido, va evangelizando por la pampa salitrera de oficina en oficina. “Después de año y medio de conocer al Señor me vine al norte, en enero de 1916. El (Hoover) me siguió con sus cartas que siempre fueron guía y ayuda en mis tristezas y pruebas para estar más cerca del Señor”. 2

La hermana Adela desde 1916 ya estaba en el norte, específicamente en la Oficina Salitrera Chacabuco, como misionera. Ella y el Superintendente Hoover mantuvieron una amistad y correspondencia en el tiempo. Ella se enfrentó a la dificultad de no ser respetada por ser mujer y son varias las respuestas del pastor Hoover insistiendo en su trabajo pastoral “a usted se le dió la autoridad de la Conferencia, no se deje amedrentar, ya le escribí…usted es la encargada”. 3

En el año 1929 recibe la grata visita del Superintendente Hoover: “El año 1929 (Hoover) iba de viaje de descanso al Perú y nos supo trabajando en la Oficina Chacabuco, en compañía del hermano Máximo Montecinos. Nos visitó siendo nuestro huésped y ¡que gozo tuvimos con tan agradable compañía! Era día domingo y me encontraba feliz, porque nos dirigiría la Escuela Dominical; pero, cuando ya estaba todo listo, me dice: “hermana, haga cuenta que yo no estoy presente, dirija usted la Escuela”. Obedecí con lágrimas en mis ojos. Era su agrado escuchar de sus hijos espirituales las lecciones y experiencias alcanzadas en el trabajo del Señor”. 4

La misionera Adela después de años de esforzado trabajo en la obra del Señor fue ungida como DIACONISA en una visita que hizo a Santiago en 1930. A lo anterior consta:

  • Certifico: que con fecha 20 de abril del año mil novecientos treinta, fue ordenada Diaconisa, la hermana Adela de Justiniano, por la imposición de mis manos conforme al rito de la Iglesia Metodista Pentecostal”. (firma: Willis Collins Hoover). 5
  • “Hermana, usted me pregunta si puede (…) recibir en Plena Comunión. Por supuesto que sí, usted es una sierva y tiene la autoridad ministerial del Espíritu y de la Iglesia de Cristo para hacer esta ceremonia”. 6
  • “La hermana Adela G. de Justiniano, de Chacabuco puede también aconsejarles, es una hermana diaconisa”. 7

En la crisis que afectó a la Iglesia en 1933 ella estuvo al lado de su guía y superintendente: “después, cuando la ingratitud de algunos produjo el levantamiento de varios miembros de la Iglesia… sufrimos y lloramos juntos. Era nuestro padre espiritual y le amábamos”. 8

El día 6 de junio de 1936 la hermana Adela recibe una carta con la noticia de la partida del que fue su amado pastor Willis C. Hoover. Ella dice: “¡Oh, que dolor! Un gemido profundo se escapó de mi alma. Lloré al padre cariñoso que siempre me supo reprender y consolar”. 9

Al fallecimiento del Superintendente Hoover, ella escribe una carta al Fuego de Pentecostés, donde relata momentos y experiencias vividas con él. Al terminar su carta dice lo siguiente: “que Dios revista de toda la virtud del Espíritu Santo al amado Pastor Guillermo Castillo, como Superintendente de la querida Iglesia Pentecostal y que le obedezcamos como el pueblo de Israel obedeció a Josué después de la muerte de Moisés”. 10

Más tarde su nombre aparece en la lista de las direcciones de los Pastores de la Iglesia Evangélica Pentecostal (Fuego de Pentecostés N°104, mayo de 1937) como OBRERA de las Oficinas Salitreras de Buenaventura y Alianza. Fue la única mujer que ha sido publicada en nuestro órgano oficial como la Obrera. Su corazón lleno de amor le impulsó a predicar a pesar de las dificultades de la época, llena de sabiduría de lo alto, ganando almas para el Señor durante años. Al fallecer su esposo, en el año 1942, con dolor deja el trabajo en manos de aquellos que continuaron con la obra adelante.

Así es como ella se traslada a La Calera, siendo de gran ayuda en esa Iglesia, en la Clase de Dorcas y en la predicación a la calle. Más tarde se radica en Quilpué, siempre sirviendo al Señor hasta el último momento y el primer día de diciembre de 1972 fue llamada a la presencia del Señor a la edad de 89 años.

 

A DIOS SEA LA GLORIA.

 

  • Notas Bibliográficas:

– 1, 2, 4, 8, 9, 10: Revista Fuego de Pentecostés N°95, agosto 1936, paginas 10-11. Órgano Oficial de la Iglesia Evangélica Pentecostal.

– 3: Cartas de W. Hoover a Adela Gómez de Justiniano: 14 de julio de 1928, 11 de noviembre de 1929, 6 de mayo de 1930, 5 de julio de 1933, 29 de enero de 1936.

– 5: Certificado escrito por puño y letra de W. C. Hoover. Archivo de documentos Pastor L. Saavedra.

– 6: Carta de Hoover para Adela Gómez de Justiniano. Oficina Chacabuco. Valparaíso, febrero de 1928.

– 7: Carta de Hoover para Juan Lagos de la Oficina Salitrera Aníbal Pinto. Valparaíso, agosto de 1929.

– Salazar, Elizabeth. “Todas seriamos Rainhas” Historia do Pentecostalismo Chileno da Perspectiva da Mulher, 1909-1935. (Tesis de Maestría) Instituto Metodista de Ensino Superior. Sao Bernardo do Campo, Sao Paulo, Brasil, 1995.

– Defunción, Revista Fuego de Pentecostés N°526, junio 1973, pagina 17.

(Fotografía del Recuerdo: Diaconisa Adela Gómez de Justiniano, junto a su nieta Viviana y sobrino. La fotografía fue facilitada por la Hna. Viviana Torres Justiniano, nieta de la Hna. Adela).


Manuel Alveal Vera

Recopilador de información e historia pentecostal. Miembro de la Iglesia Metodista de Chile (Metodista Episcopal). Cuento con una biblioteca y hemeroteca personal.