+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

“Desagrado De Dios Contra Los Que Desobedecen Sus Instrucciones”

“Desagrado De Dios Contra Los Que Desobedecen Sus Instrucciones”

Domingo 24 de febrero de 2019

   Lección: Éxodo Cap. 16, versículos 18 al 28. 18 y lo medían por gomer, y no sobró al que había recogido mucho, ni faltó al que había recogido poco; cada uno recogió conforme a lo que había de comer. Y les dijo Moisés: Ninguno deje nada de ello para mañana. Mas ellos no obedecieron a Moisés, sino que algunos dejaron de ello para otro día, y crió gusanos, y hedió; y se enojó contra ellos Moisés. Y lo recogían cada mañana, cada uno según lo que había de comer; y luego que el sol calentaba, se derretía. En el sexto día recogieron doble porción de comida, dos gomeres para cada uno; y todos los príncipes de la congregación vinieron y se lo hicieron saber a Moisés. Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo, el reposo consagrado a Jehová; lo que habéis de cocer, cocedlo hoy, y lo que habéis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana. Y ellos lo guardaron hasta la mañana, según lo que Moisés había mandado, y no se agusanó, ni hedió. Y dijo Moisés: Comedlo hoy, porque hoy es día de reposo para Jehová; hoy no hallaréis en el campo. Seis días lo recogeréis; mas el séptimo día es día de reposo; en él no se hallará. Y aconteció que algunos del pueblo salieron en el séptimo día a recoger, y no hallaron.  Y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?

   Comentario: En la tarde subieron codornices, y la gente estaba con facilidad a todos los que necesitaban. El maná cayó en el rocío. Lo llamaron Maná, Manhu, lo que significa, ¿Qué es esto? Es una porción; que es lo que nuestro Dios nos ha asignado, y vamos a tomarlo, y sean agradecidos. Fue comida agradable; que era la comida sana. El maná fue suspendido por lluvia del cielo; al parecer, cuando el rocío se había ido, como una cosa menuda, redonda, menuda como una helada, como semilla de culantro, en color como las perlas. El maná cayó sólo seis días en la semana, y en cantidad doble en el sexto día; crió gusanos y se convirtió en la ofensiva si se mantiene más de un día, a excepción de los sábados. El pueblo nunca se había visto antes. Podría ser molido en un molino o golpeado en un mortero, y luego se convirtió en tortas y se cuece. Continuó los cuarenta años los israelitas estaban en el desierto, donde quiera que iban, y cesó cuando llegaron a Canaán. Todo esto demuestra lo diferente que era de cualquier cosa encontrado antes, o que se encuentran ahora. Fueron a recoger el maná cada mañana. Estamos presente enseña,

1. Para ser prudente y diligente en el suministro de alimentos para nosotros y nuestras familias.; con la tranquilidad de trabajo, y comer nuestro pan, no el pan de balde o engaño. La generosidad de Dios deja espacio para el servicio del hombre; lo hizo incluso cuando el maná fue suspendido por lluvia; que no tienen que comer, hasta que se han reunido.

2. Para que contentarse con lo suficiente. Los que tienen la mayoría, tienen por sí mismos, pero la comida y el vestido; los que tienen menos, por lo general tienen los mismos; de manera que el que recogió mucho no tiene nada encima, y el que reúne a poco no tiene falta. No hay tal desproporción entre uno y otro en el disfrute de las cosas de esta vida, como en la mera posesión de ellos.

3. Para dependerá de Providence. Dejarlos dormir en silencio, a pesar de que no tienen pan en las tiendas de campaña, ni en todo su campo, confiando en que Dios, con el día siguiente, los traería en su pan de cada día. Era más seguro y más seguro en el almacén de Dios de las suyas, y volvería allí más dulce y más fresca. Vea aquí la locura de acaparamiento. El maná establecido por algunos, que se creían sabios y mejores administradores, que sus vecinos, y que daría para que no fallara día siguiente, gusanos criados, y se convirtió en un bueno para nada. Eso demostrará ser más perdido, que es codicia y desconfianza ahorrado. Tales riquezas están podridas, (Stgo 5:2,3. Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días postreros. He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos.) La misma sabiduría, poder y bondad que llevaba comida todos los días de antes para los israelitas en el desierto, trae la comida anual de la tierra en el curso constante de la naturaleza, y nos da todas las cosas en abundancia para disfrutar.

   Aquí hay mención de un día de reposo del séptimo día. Se sabía, no sólo antes de la promulgación de la ley en el monte Sinaí, pero antes de la interposición de Israel de Egipto, aun desde el principio, Ge 2:03. El apartar un día en siete para el trabajo santo, y, a fin de que, para el descanso santo, era desde que Dios creó al hombre sobre la tierra, y es la más antigua de las leyes divinas. Nombrar a descansar en el séptimo día, se ocupó de que deben haber perdedores por ella; y ninguno jamás será perdedores por servir a Dios. Ese día fueron a buscar en lo suficiente para dos días, y para que quede listo. Esto nos lleva a inventar asuntos de la familia, por lo que nos pueden obstaculizar lo menos posible en el trabajo del sábado. Obras de necesidad se deben hacer en ese día; pero es deseable tener tan poco como puede ser la de hacer, que podemos aplicar a nosotros mismos más de cerca para prepararse para la vida que está por venir. Cuando guardaban el maná en contra de un comando, que apestaba; cuando ellos callaron por un comando, era dulce y bueno; cada cosa es santificado por la palabra de Dios y la oración. En el séptimo día Dios no envió el maná, por lo que no deben esperar, ni ir a recoger. Esto demostró que fue producido por milagro.

   Pensamiento en referencia a la desobediencia: El primer caso que nos muestra la Biblia es el de Adán en Génesis 2:17 “Pero del árbol que está en medio del huerto, no comerás…” las consecuencias a ese acto de desobediencia están un capítulo después, en Génesis 3:17 “…Maldita será la tierra por tu causa…”

   Dios demanda obediencia, porque nos ama y desea nuestro bienestar y seguridad.

   Todas las fábricas de productos, tienen una serie de reglas y normas que son estrictamente para la seguridad y bienestar del empleado: Casco de protección; guantes, lentes y botas de seguridad. Y al empleado se le exige el uso del equipo de protección, porque de otra forma, no solo podría perder el trabajo, sino la vida, un brazo, una pierna. Y muchos en verdad la han perdido, pero no por culpa de la empresa. Es por la negligencia, por no haber obedecido las normas de seguridad. Y es después de un accidente, cuando el empleado pregunta: “¿Por qué no use el equipo de protección? De seguro no me hubiese pasado esto…

   La mayoría de los empleados no tienen problemas en seguir al pie de la letra lo que se les pide que hagan, porque saben que es para su protección.

   Pero cuando se trata de seguir lo que Dios establece, ese es ya otro cantar, es diferente… No le creemos a Dios ni lo que Él dice en su palabra. No creemos que Dios demanda obediencia, porque nos ama y desea nuestro bienestar y seguridad.

   Ahora esto no significa, que no vamos a sufrir las consecuencias de nuestra desobediencia o de nuestros pecados. Muchas veces en su infinito amor Él ha evitado que esas consecuencias nos alcancen. Pero cuando insistimos en desobedecer sus mandamientos y actuamos en contra de su voluntad Él permite que suframos las duras consecuencias.

   La Biblia nos habla de grandes hombres que sufrieron las duras consecuencias de su desobediencia.

Moisés, no pudo entrar a la tierra prometida.

Saúl, perdió el reino que Dios le había dado.

Sansón, perdió no solo la fuerza, pero la vida.

David, fue traicionado por alguno de sus hijos, y sus altos oficiales quienes intentaron quitarle la vida.

La esposa de Lot se convirtió en estatua de sal.

El hijo pródigo experimentó las duras consecuencias de su desobediencia, fue grande su ruina, fue grande su miseria, deseaba comer la comida de los cerdos.

   Referencia: Proverbios 14:12. Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte.

   Porque hay una tendencia en el humano a hacer lo opuesto a lo que dios establece. Rom 7:15-23: “Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que, en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros”.

Genesis. 2.17. mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. 

Texto: 1a de Samuel Cap. 12, versículo 15. Mas si no oyereis la voz de Jehová, y si fuereis rebeldes a las palabras de Jehová, la mano de Jehová estará contra vosotros como estuvo contra vuestros padres. 

1er Titulo:

Desobediencia Al Siervo De Dios Causa Funestas Consecuencias. Versíc. 18 al 20. y lo medían por gomer, y no sobró al que había recogido mucho, ni faltó al que había recogido poco; cada uno recogió conforme a lo que había de comer. Y les dijo Moisés: Ninguno deje nada de ello para mañana. Mas ellos no obedecieron a Moisés, sino que algunos dejaron de ello para otro día, y crió gusanos, y hedió; y se enojó contra ellos Moisés.  (Léase Tito 1:16. Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra; Éxodo 32:9 y 10. Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande.).

   Comentario: El pueblo falló la prueba de Dios. Dios le dio al pueblo tres mandatos relacionados con el maná. Fíjese la respuesta a cada mandato.

   EL PRIMER MANDATO DE DIOS fue obedecido: El dio instrucciones al pueblo de recoger solo la cantidad de maná que necesitaba cada persona dentro de una tienda, un gomer, (dos cuartos de galón; 1 gomer = 3,7 litros) por cada persona, Fíjese

Þ El pueblo obedeció cada persona recogió exactamente lo que necesitaba.

Þ El pueblo obedeció estrictamente: Ellos realmente midieron la cantidad recogida. Ninguna persona se quedó con más ni menos de lo debía.

   EL SEGUNDO MANDATO DE Dios fue desobedecido (vv. 19-21). El siervo de Dios (Moisés) declaró la orden de Dios: El maná no debía ser guardado hasta el día siguiente. ¿Por qué? La razón es evidente: Esta era la prueba de Dios.

Þ Esta era una de las formas en que Dios expondría el corazón humano, que es egoísta y carnal.

ÞEsta era la forma en que dios le enseñaría a su pueblo que ellos debían confiar en Él día tras día, confiar en Él para los suministros de vida.

   Imagínese lo que se le pidió hacer al pueblo de Dios: Irse de noche a la cama sin un bocado de comida en la casa, confiar en Dios completamente para su pan diario.

   Pero tenga este hecho en mente: Ellos esperaban marchar directamente hacia la Tierra Prometida de Canaán, esperaban estar en el desierto por solo un corto periodo de tiempo. Ellos no tenían idea absoluta de que permanecerían vagando por el desierto durante cuarenta años, no tenían idea que se les pediría confiar en Dios para su pan diario por un periodo tan largo, por cuarenta años.

   Pero fíjese: Esto es exactamente lo que se supone que haga el pueblo de Dios: confiar en Él día tras día, confiar en Él diariamente.

• ¿Qué hicieron los israelitas? Algunos desobedecieron a Dios y guardaron una porción de maná para el día siguiente. Ellos no estaban bastante seguros de que Dios realmente hubiera proveído el maná, de que habría maná disponible a la mañana siguiente. Ellos simplemente no confiaban en la promesa de dios, no creían que Dios continuaría supliendo sus necesidades. Actuaron de manera egoísta, codiciando y acaparando el maná.

• Fíjese lo que sucedió: El maná estaba lleno de gusanos y hedía (no se podía comer) cuando los incrédulos se levantaron a la mañana siguiente.

• El siervo de Dios, Moisés, se hallaba justificadamente enojado con el pueblo (v. 20).

• Pero Dios demostró su misericordia: Él continuó proveyendo a su pueblo, continuó dándoles el maná (el pan del cielo). Y fíjese: El pueblo recogía el maná cada mañana, día tras día; y cuando salía el sol, el maná se derretía.

   Pensamiento: Dos lecciones muy importantes se pueden aprender de la desobediencia de los israelitas de su incredulidad y su desconfianza en Dios.

→ Debemos aprender a confiar en Dios para que provea a nuestra vida, día tras día, cada día de nuestra vida. Confiar en Dios no quiere decir confiar en Él de cuando en cuando, aquí y allá, por un rato como queremos. Dios exige que confiemos en Él siempre, en cada momento de cada día. (Salmo 34:22; 37:3;5; 125:1; Pr. 29:25; Is. 26:3-4; Mt. 6.33; Mr. 9:23; He. 11:6; 1 Jn. 5.4).

→ Debemos levantarnos temprano cada día y recoger el maná de Dios, el pan del cielo. Para mantenernos físicamente saludables, tenemos que comer diariamente. Lo mismo sucede espiritualmente. Para mantenernos espiritualmente saludables, debemos buscar el alimento espiritual para fortalecernos y pasar el día. Es decir, debemos levantarnos lo suficientemente temprano cada día para dedicarle tiempo al Señor Jesucristo:

• En adoración y devociones.

• En festejos y participando de ÉL.

• Alimentándonos espiritualmente, alimentándonos lo suficiente para que nos alcance para todo el día.

   Una vez que salga el sol, el maná se derrite. Las actividades del mundo comienzan cuando sale el sol; las esperanzas de tener tiempo para recoger el maná del alimento espiritual son escasas. La sugerencia de la palabra de Dios es fuerte: Debemos levantarnos temprano (antes de que las actividades del día caigan en tropel sobre nosotros) para recoger el maná del alimento espiritual.

→ Jacob se levantaba temprano en la mañana para adorar y orar (Gn. 28.18. Y se levantó Jacob de mañana, y tomó la piedra que había puesto de cabecera, y la alzó por señal, y derramó aceite encima de ella.).

→ Los padres de Samuel se levantaban temprano en la mañana para adorar y orar. (1 Sam. 1:19. Y levantándose de mañana, adoraron delante de Jehová, y volvieron y fueron a su casa en Ramá. Y Elcana se llegó a Ana su mujer, y Jehová se acordó de ella).

→ Ezequías se levantaba temprano en la mañana para adorar y orar. (2Cr. 29:20. Y levantándose de mañana el rey Ezequías reunió los principales de la ciudad, y subió a la casa de Jehová.).

→ Job se levantaba temprano en la mañana para adorar y orar. (Job 1:5. Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.).

→ Y otros ejemplos como David (Sal 57.8; Sal. 119.147); Jesucristo (Mr. 1.35).

Þ Las Escrituras habían predicho que Jesucristo sería despertado cada mañana para escuchar a Dios Padre. (Is. 50:4. Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios.).

   Definición: 16.16 Un gomer: Es una medida de peso equivalente, aproximadamente, a dos kilos. La palabra hebrea es omer y se puede utilizar indistintamente (BJ sigue la Septuaginta y traduce «gomor»). La alternativa de poner «unos dos kilos» (TLA) o «dos litros» (DHH, NVI, NBE) es aceptable. En caso que el traductor prefiera identificar el omer con un recipiente, puede traducir: “Dos vasijas, baldes, etcétera de… “. Por cabeza: Es la forma literal, pero es mejor seguir TLA, que propone: «Por persona».

   16.19 Ninguno deje nada de ello para mañana: No hay aquí problemas de traducción, pero es necesario resaltar el sentido teológico de esta expresión. La instrucción implica tener confianza en que Dios proveerá para las necesidades cada día. La búsqueda de acumulación se manifiesta como un acto de desconfianza, pero también como una forma de tomar lo que pertenece a otro. Si algunos recogían más de lo necesario, es probable que el maná no fuera tan abundante como para que toda la población pudiera saciarse. Esta instrucción no sólo probaba la fe en la providencia de Dios, sino también la solidaridad entre ellos mismos.

  16.20 Pero crió gusanos, y apestaba: Otras versiones traducen: «Se llenó de gusanos y olía muy mal» (TLA), «y se pudrió» (BJ), «y comenzó a apestar» (NVI). Todas estas alternativas son correctas y pueden utilizarse. Lo que se describe es consecuencia de no haber obedecido la instrucción del versículo 19. Posteriormente (vv. 22-24), en vísperas del sábado, los israelitas guardaron una ración doble que no se pudrió. Es una manera de remarcar la necesidad de tener confianza en Dios y prestarle obediencia.

   Fatal, funesto: Estas dos palabras significan una cosa triste y de mal resultado, pero la primera es mas bien un efecto de la suerte y la segunda es mas bien la consecuencia de una falta o delito.

   Los guerreros están expuestos a concluir sus días de una manera fatal y los criminales están sujetos a morir de una manera funesta.

   Estas palabras se toman muchas veces en sentido profético. Entonces fatal designa cierta combinación de causas desconocidas, que impide que se lleve a cabo alguna cosa y que la hace inclinar más hacia el mal resultado que hacia el bueno. Funesto presagia sucesos de más importancia, sea para la vida, para el honor o para el corazón.

   La galantería hace la fortuna a unos y llega a ser fatal para otros. Toda amistad arraigada en el vicio es funesta.

   Referencia: proverbios 1.22-24. ¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza? Y los burladores desearán el burlar. Y los insensatos aborrecerán la ciencia? Volveos a mi reprensión; He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros. Y os haré saber mis palabras. Por cuanto llamé, y no quisisteis oír, Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese

Romanos 5.12-15. Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir. Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. 

Romanos 6:23. Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

2° Titulo:

Dios Enseñando A Guardar Y Respetar El Día De Reposo. Versíc. 21 al 24. Y lo recogían cada mañana, cada uno según lo que había de comer; y luego que el sol calentaba, se derretía. En el sexto día recogieron doble porción de comida, dos gomeres para cada uno; y todos los príncipes de la congregación vinieron y se lo hicieron saber a Moisés. Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo, el reposo consagrado a Jehová; lo que habéis de cocer, cocedlo hoy, y lo que habéis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana. Y ellos lo guardaron hasta la mañana, según lo que Moisés había mandado, y no se agusanó, ni hedió. (Léase Levítico 23:1 y 3. habló Jehová a Moisés, diciendo: Seis días se trabajará, mas el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis; día de reposo es de Jehová en dondequiera que habitéis; San Marcos 16:9. Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios.).

   Comentario: El tercer mandato de Dios también fue desobedecido. Dios ordenó al pueblo recoger el doble de pan el sexto día, dos gomer (cuatro cuartos de galón) por cada persona. Fíjese lo que sucedió.

• El pueblo recogió el doble de pan el sexto día y los príncipes se lo informaron a Moisés (v. 22).

• Se suponía que el pueblo cocinara lo que necesitaba para el día de reposo el sexto día (v. 23). ¿Por qué? Porque el día de reposo era un día de descanso, un día consagrado al Señor.

• ¿Obedeció el pueblo a Dios? Algunos lo hicieron. Y el maná ni hedió ni se lleno de gusanos (v. 24).

   debemos guardar el día del Señor cada semana (v. 23). El Día del Señor es…

• Un día de descanso

• Un día sagrado dedicado al Señor (v. 23).

   Debemos, por tanto, guardar el Día del Señor. No debemos recoger, es decir, trabajar, en su día. debemos apartar un día a la semana para el descanso y la santa adoración tal como Él manda.

Þ Debemos guardar el día del Señor: (Éx. 20:8; 34:21; Is. 56:2; 58:13-14).

Þ Debemos hacer el bien el día del Señor. (Mt 12.12; Mr. 6:2; Jn. 7.23; 9.14; Hch. 16:13; 17.2).

Þ Los primeros discípulos adoraban a Dios el día del Señor. (Hch. 20:7; 1 Co. 16.2; Ap. 1:10-11).

   Pensamiento: Hay una fuerte lección aquí sobre la acumulación y el acaparamiento del maná. No debemos nunca esconder ni acaparar al “pan del cielo”, Jesucristo. Jesucristo es el único alimento espiritual que puede satisfacer al corazón humano. Debemos por lo tanto compartir el Pan de vida, Jesucristo, con el mundo.

   Referencias: Apocalipsis 14:12. Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. 

San Juan 20:19: Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros.

San Marcos 2.27-28. También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo. Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo.

Éxodo 31:12 al 18. Habló además Jehová a Moisés, diciendo: Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico. Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo. Seis días se trabajará, mas el día séptimo es día de reposo consagrado a Jehová; cualquiera que trabaje en el día de reposo, ciertamente morirá. Guardarán, pues, el día de reposo los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó. Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios.

3er Titulo:                  

Rotundo Rechazo Divino A Quienes No Acatan Sus Mandamientos. Versíc. 25 al 28. Y dijo Moisés: Comedlo hoy, porque hoy es día de reposo para Jehová; hoy no hallaréis en el campo. Seis días lo recogeréis; mas el séptimo día es día de reposo; en él no se hallará. Y aconteció que algunos del pueblo salieron en el séptimo día a recoger, y no hallaron. Y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?  (Léase Romanos 2:5. Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios).

   Comentario: Ahora, Fíjese lo que hizo el mensajero de Dios. Él recalcó, enfatizó el tercer mandato (vv. 25-26). El punto está claro: El Día de reposo era un día dedicado al Señor. (v. 25).

Þ Seis días se emplearían para recoger alimento, pero no hallaron alimento que recoger el día de reposo (v. 26).

   Dios hizo que su mensajero recalcara el mandato una y otra vez. No puede haber un malentendido: El pueblo sabía exactamente lo que tenía que hacer.

   ¿Nuevamente, obedeció el pueblo a Dios? Algunos no lo hicieron: Desobedecieron a Dios (v. 27). A pesar del claro y bien definido mandato de Dios, algunas personas deliberadamente decidieron actuar por su cuenta, hacer lo que les pareciera. Se rebelaron contra el mandato de Dios y lo desobedecieron. Salieron en el día de reposo a recoger maná. Pero fíjese: No lo encontraron.

   ¿Cuál fue la respuesta de Dios? Él reprendió al pueblo y le dio un duro encargo (v. 28).

Þ Los reprendió con una pregunta: ¿Hasta cuando no querrían guardar sus mandamientos y sus leyes? (v. 28).

   Pensamiento: Dos claras lecciones pueden verse en la experiencia de Israel.

• Debemos obedecer a Dios. Dios quiere que se haga lo que dice, y espera que nosotros lo obedezcamos. Nunca debemos desobedecer a Dios, no deliberadamente, no en rebelión. (Éx. 19.5; Dt. 5:29; 26:16; Jos. 1:8; 1 Sam. 15:22; 1 R. 3:14; Mt. 7:21, 24; Jn. 14.23; 15.10,14; Ap. 22.14).

   Referencias: San Juan 3:36. El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

Romanos 1.18. Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad.; Romanos 2:8. pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia;

Efesios 5:6. Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. 

Amén para la gloria de Dios.

DESCARGUE AQUÍ ESTUDIO COMPLETO

Bibliografía a usar como aporte: Bíblia de Bosquejos y sermones Éxodo 1 al 18. Comentario Bíblico Mundo Hispano. Bíblia de referencia Thompson. Libro de Éxodo Pablo R. Andiñach; Comentario de toda la Biblia, de Matthew Henry.


Hno Roberto Saldías Roa

Miembro de la IEP en Nacimiento Bajo, nació en el evangelio del Señor en la Iglesia de Laja 1975. Casado con María Nahuelmán, estudia teología de manera autodidacta. Me gusta mucho leer y escribir.