+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

A 110 años del Avivamiento de Valparaíso, y 100 años del Templo de Retamo: “Un templo cuenta la historia de aquellos que en el se cobijan”.

A 110 años del Avivamiento de Valparaíso, y 100 años del Templo de Retamo: “Un templo cuenta la historia de aquellos que en el se cobijan”.

“Que tus ojos estén abiertos sobre esta casa de día y de noche, sobre el lugar del cual dijiste: Mi nombre estará allí. Escucha la oración con que tu siervo ora en este lugar”.

2° Crónicas 6:20

Al introducir este artículo histórico, y sin afán de entrar en debates ni polémicas, sólo buscando el máximo nivel de objetividad en el texto, expongo, para la consideración del lector, que este análisis, al igual que muchas otras investigaciones históricas objetivas, estima que la historia de la Iglesia Pentecostal en Chile, entre los años 1909 y 1933, es compartida plenamente entre las dos grandes iglesias pentecostales del país, es decir, entre la I.E.P. (Iglesia Evangélica Pentecostal) e I.M.P. (Iglesia Metodista Pentecostal). Por tanto, se comparten durante este periodo, pastores, templos, membresías, himnología, tradiciones litúrgicas, etc. Es sólo después del año 33´, cuando se produce el “Gran Cisma” en la iglesia pentecostal chilena, que es posible establecer algunas diferencias entre ambas ramas, las cuales, aún a la fecha, no logran ser absolutas. Pero existe un evento aún mayor que entrelaza su historia, específicamente entre la IEP e IMP, un tronco común: “El Avivamiento de Valparaíso de 1909”, pues la cuna de sus principales pastores fue la Iglesia porteña.

  • El Avivamiento Pentecostal de 1909:

La ciudad de Valparaíso, ya desde inicios del 1900 fue sacudida por un despertar espiritual, el cual en el año 1909 dejó ver sus máximas manifestaciones. El numeroso público que se agolpaba en la entrada del templo de la Iglesia Metodista Episcopal, ubicado en la calle El Olivar, fue testigo de los hechos ocurridos a partir de julio de 1909 en adelante, tales como, la confesión pública de pecados, la conversión de endurecidos malhechores y la reconciliación de personas cuyas relaciones estaban rotas, de esta manera, la congregación creció de forma exponencial.

Como era de esperar, muy pronto el Avivamiento comenzó a ganar adeptos y detractores. La jerarquía de la Iglesia Metodista Episcopal, rápidamente tildó el “despertar” como “antimetodista, contrario a las Escrituras e irracional”, situación que terminó por separar a los hermanos que aceptaban el avivamiento de las filas de la Iglesia Metodista Episcopal. Producto de lo anterior, en mayo de 1910 los hermanos de Valparaíso junto al pastor Hoover crearon su propia organización bajo el nombre de “Iglesia Metodista Pentecostal”. Con posterioridad, el pastor Willis C. Hoover en sus años como pastor de la Iglesia en Valparaíso, y como Superintendente, ahora de la nueva Iglesia Metodista Pentecostal, impulsó la extensión de la obra a todo el territorio nacional, manteniendo si, el celo por la doctrina y disciplina metodista.

Sin embargo, en la década del “30”, sufre un gran dolor; fue calumniado y despreciado injustamente, viendo con sus propios ojos como la naciente iglesia pentecostal en Chile se dividía. A pesar de esto, el continuó al frente de los hermanos y pastores que le fueron fieles. Fue así que “la parte leal de la Iglesia a los principios del movimiento pentecostal originado en 1909 sigue con la línea que Dios, por medio de su Superintendente Willis C. Hoover, le trazó. Esto mismo impulsó a sus dirigentes a legalizar la “Iglesia Evangélica Pentecostal”.

  • El Templo de la calle Retamo:

Habiéndose consumado, en 1910, la salida de la Iglesia Metodista Episcopal, el pastor Hoover y sus hermanos debieron buscar nuevos lugares para congregarse. Después de mudarse varias veces, en un lapso de 9 años, se encontró definitivamente, un lugar permanente para la iglesia de Valparaíso. El edificio que se encuentra localizado en el Almendral, específicamente en calle Retamo, anteriormente había servido, entre otros fines, como bodega de licores, y fue adquirido por la iglesia el día 14 de junio de 1919. Fue el mismo pastor Hoover quien compró el terreno y edificio de calle Retamo, esto lo hizo con el dinero que contaba la tesorería de la Iglesia, el cual ascendía a los $10.000 de la época, junto con un aporte de Frank Hoover desde Estados Unidos. Todo lo anterior, y sin duda la provisión de Dios, hicieron posible la compra de este terreno y edificio.

La Revista Chile Pentecostal N°93, de julio de 1919 informa lo siguiente: “En Valparaíso la Iglesia ha efectuado la compra de un sitio con edificio, ubicado en calle Retamo, cerca de calle Colón, donde están activamente ocupados en refaccionar el edificio para su uso, trabajos que esperamos serán terminados el próximo mes”.

Hasta antes de la compra, el lugar tuvo un uso profano, habiendo sido utilizado entre otros menesteres, como bodega de licores. Transformado en templo, el edificio de Retamo fue el primero adquirido por la Iglesia de Valparaíso. Siendo además el primer templo pentecostal post-avivamiento del puerto. El día 25 de diciembre de 1919 es inaugurado y consagrado al Señor el templo de Retamo, quien debe su nombre a la calle donde se ubica, todo ante una asistencia de 1087 fieles.

Esta es la descripción que realizaron los hermanos en la Revista Chile Pentecostal N°99, de enero de 1920: “El templo es de 28 metros de fondo por 7.50 de ancho en claro. Los diez metros a la entrada y dos y medio del lado que forma la derecha del púlpito son duplicados por medio de cómodas galerías alcanzadas por una escala amplía donde se juntan las dos galerías. Hay tres grandes puertas de dos hojas que da amplia salida a la congregación más grande. La luz está asegurada de día por tres grandes claraboyas en el techo, dos ventanas a la calle y tres tragaluces sobre las puertas, todas las cuales, menos una, proveen también ventilación. Para la noche está provista de luz eléctrica”.

La actual fachada del templo de Retamo, no es la misma que arregló el Pastor Hoover con sus propias manos. En el año 1965, con el terremoto del 28 de marzo, se cayó el frontis del templo y se reconstruyó de concreto casi a mano. Con el cambio de fachada, las dos puertas laterales se transformaron en ventanas, preservando solo la puerta central. Producto del terremoto del 3 de marzo de 1985, gran parte del muro norte cayo y la galería del costado quedó destruida. El muro fue demolido y reemplazado por un tabique en estructura de acero y paneles de madera, y la galería lateral fue definitivamente eliminada. Desde el año 2001, el Templo Central de la Iglesia Evangélica Pentecostal de Valparaíso se encuentra en calle Independencia, y el antiguo templo de Retamo 721 permanece desde esa fecha como Local de la iglesia.

Por tratarse del primer templo pentecostal de Valparaíso, y ser el lugar que cobijó al Superintendente Hoover, el templo de Retamo es reconocido por la Iglesia Evangélica Pentecostal, y por toda la hermandad pentecostal chilena e internacional, como un templo de alta significación histórica y espiritual.

A Dios sea la gloria.

DESCARGA AQUÍ


Rodrigo Turra Morales

Miembro de la IEP en San Carlos Poniente. Administrador en Historia y Contingencia IEP & TeAdoramos.Org. Estudiante de Derecho - Universidad de Magallanes.

 

Deja una respuesta