+56 9 5417 6219
contacto@historiaycontingenciaiep.cl

1958 – Inaguración del local de La Troya – IEP San Felipe

1958 – Inaguración del local de La Troya – IEP San Felipe

El 30 de marzo de 1958 nuestro amado Dios, nos concedió el gran privilegio de inaugurar un local para glorificar y alabar su nombre.

Este acto fue presidido por nuestro amado Superintendente Pastor Enrique Mourgues y la asistencia de los siguientes pastores: Víctor Gatica, de Los Andes; Manuel Tudesca, de La Calera; Manuel Guajardo, de Rosemblit; Marcelino Sánchez de Petorca y Samuel Martínez de Llay-Llay, estos amados pastores fueron acompañados por miembros de sus respectivas iglesias. También tuvimos un grupo de Dorcas y Ciclistas de puente alto, Compuesto por 41 en total, contando entre este grupo la esposa del pastor peralta.

El sábado 29 recibimos la grata visita de los hermanos ciclistas de Puente Alto, y el domingo 30 por la mañana la de nuestro Superintendente, pastores y hermanos, compartiendo con ellos en la Escuela Dominical en San Felipe. Después de la escuela nos dirigimos al local a inaugurar, distante 5 kms. De la ciudad. Allí nos esperaban las tradicionales hermanas “Martas” con un rico almuerzo. El ambiente era muy grato, era latente la presencia del Santo Espíritu de Dios, de inmediato principió el ajetreo de servir las mesas. La juventud compuesta por jóvenes y señoritas de la iglesia, vistiendo sus respectivos uniformes, mostraron su destreza en servirnos lo que estaba preparado. En todos los rostros se reflejaba la alegría confirmando así la presencia del Espíritu Santo, imperaba con poder y dulzura en los corazones de  los congregados, había alegría, lágrimas de gozo y alabanzas al Cordero de Dios. ¡Bendito día de regocijo y comunión con nuestro Dios!

A las tres de la tarde se principio la inauguración, la que duro hasta las 5 P.M.  En medio de un bullicio santo y solemne se oían las lindas experiencia de nuestros pastores, las que hacían conmover nuestros corazones ¡Gloria sea a Él! El mensaje de la palabra fue de grande estímulo para todos. Una vez terminado este servicio volvimos donde las “Martas” para servirnos unas once comida para luego seguir atendiendo los servicios de la noche.

Al salir a dar las buenas nueva de salvación, Satanás trató de estorbarnos por medio de algunos elementos contrarios, los que al sentir la predicación de los Atalayas del Señor  ayudados por un equipo parlantes que funcionaba a pilas, trato de apagar la potente voz de la predicación, y no pudiendo recurrieron a repicar sus acostumbradas campanas. Mientras que la gente salía alarmada para oír lo que se decía, otros elementos eran mandados a sacar los tapones que la Cía. De electricidad tiene instalados en la vía publica para el alumbrado del sector, creyendo que el aparato utilizado para hablar este mensaje funcionaba con dicha corriente, dejando a oscuras la localidad. De manera que fue grande la confusión. El mensaje de Dios era dado con toda fuerza por intermedio de este parlante, mi Señor dio en aquella hora tanta gracia a mis amados pastores para testificar su dulce nombre, que la gente inconversa que oída, alguien dijo: “esto lo entiende hasta las hormigas”, bendito y alabado sea el nombre del Señor. Una vez cumplido este servicio regresamos al local para celebrar la reunión de la noche y así poner término a las actividades de este glorioso día. Esta reunión de la noche y así poner término a las actividades de este glorioso día. Esta reunión fue presidida por nuestro Superintendente, tomando partes los demás pastores y esposa del pastor Víctor Gatica de Los Andes; Pedro Peralta, de puente alto y jefe de ciclistas de esta última. En esta reunión predomino la grata y poderosa presencia del Santo espíritu de Dios, fue una grande reunión de mucha bendición, tanto por el sermón como por las experiencias; nuevamente se dejaron sentir llantos, confesiones de pecados, danzas, nuevas lenguas, en resumen todo el obrar del Espíritu Santos. A las 23 horas se puso término a esta reunión, para luego recibir la última atención de las hermanas “Martas”. Después la despedida en medio de una bendita alegría que nos participó nuestro amado Dios por su espíritu y luego regresar a Los Andes y San Felipe.

Los congregados fueron unas 650 personas, Gloria sea al Señor por esta inolvidable bendición.

  Paso a hacer un pequeño relato sobre dicho local. Este local nació en 1942 bajo un humilde parrón en la casa de una hermana viuda, allí permaneció hasta el años 1946, desde allí fue trasladado a una pieza en muy mal estado que se arrendo; donde nuestro Dios derramo un gran avivamiento por el poder de su Santo Espíritu, de manera que las reuniones que empezaba a las 8 P.M. terminaban a las 7 A.M. del día siguiente, muchos fueron salvados. El Señor daba mensajes para los inconversos y estos eran redargüidos a buscar a Dios. Allí estuvo este local hasta el año 1958, 30 de marzo, fecha en que nuestro Dios nos concedió este cómodo y amplio local.

El año recién pasado en el mes de marzo me hice cargo de este campo mediante la misericordia del Señor ,principiando de nuevo otro avivamiento espiritual por el cual nuestro buen Dios salvó varias almas, de manera que este local se hizo estrecho, el Señor se glorificaba con muchas manifestaciones de su Santo Espíritu y tomaba a los hermanos en danzas que era necesario muchas veces sacar las bancas para afuera o apercharlas en un rincón, la polvareda que se levantaba era enorme, que al término de reunión todos nos encontrábamos de otro color; por ejemplo los que vestían de ropa negra o azul quedaban blancos .

Así que viendo la necesidad que teníamos de un local en mejores condiciones, nos dispusimos a orar a nuestro Dios, y El que siempre oye las oraciones de los suyos no tardó en respondernos, pues se presentó una propiedad para comprar, y aunque nuestro recursos eran escasos económicamente, el Señor nos dio la propiedad. Una vez obtenido el terreno confiado en mi Dios dije a mis hermanos: vamos a hacer los heridos para empezar a edificar; muchos se preguntaban ¿y con qué vamos a edificar?, otros hermanos me dijeron: la palabra de Dios dice: que el que edifica una torre cuenta primero sentado los gastos si tiene lo que necesita para acabarla; yo le contesté, hermanos esa es una torre, pero esto es una casa para el Señor y Dios proveerá. De manera que principiamos por la fe; para hacer los cimientos se necesitaba $60.000.- orando al Señor llego el cemento y así dimos otro paso hacia delante, gracias al Señor, mientras otros hermanos se proponían a cortar adobes. Dios me fue guiando en todo lo que había de hacer; un día me inspiró a decir a la iglesia: bueno hermanos, hemos principiado a edificar por la fe, por lo tanto todos debemos cooperar, los diezmos no son suficientes para esta obra, hay libertad para cooperar, obteniéndonos de una sola cosa, no robar; para este fin los negocios deben ser claros y honestos, el hermano agricultor debe ofrendar una primicia de su siembra para el local en construcción; las hermanas deben ofrendar sus avecitas para el Señor, y así en muchas otras maneras mis hermanos se esforzaron en cooperar y ayudarme hasta terminar ¡Aleluya al nombre de mi Dios!, y digo para la Gloria de Señor que desde que pusimos manos a la obra, esta no se paró hasta terminar.

Nuestro amado Dios nos concedió este hermoso local para la gloria de su nombre y su costo ascendió a la suma de $1.500.000.-  sin contar la obra de mano que se hizo con la cooperación de dos hermanos, los maestros que se ocuparon fueron albañiles y carpintero, lo que muchas veces para pagarles no había dinero suficiente; pero orando a Dios llegaba oportunamente , la gloria sea al Señor.

Ahora estamos orando para que nuestro Dios llene esta nueva casa de almas. Todo esto quiero que sirva para estímulo y confianza de muchos de mis hermanos, pastores , creyendo que mi Dios vive y es poderoso para sacar de donde hay, y donde el abre nadie cierra.

Bendito y alabado sea el nombre del Señor por siglos de siglos.

Amén.

 

Andrés Figueroa Hernández

Pastor Diácono

San Felipe

 

 

FUEGO DE PENTECOSTÉS Nº 351 – NOVIEMBRE 1958

 

NOTA: el 17 de noviembre de 2018 se celebró el aniversario de este local con la predicación al aire libre y vigilia posteriormente.

 


Manuel Obreque Yáñez

Miembro de la IEP en Puerto Montt. Administrador en Historia y Contingencia IEP, Cuarteto Legado de Esperanza, Cuarteteros en Instagram.